Category Archives for coaching

3 abril, 2018

 

Las empresas se componen cada vez más de personas de diferentes edades, culturas, sexos, capacidades, talentos,… y como ya te he hablado en otros artículos, hoy se hace necesaria una buena integración entre generaciones porque ya no queremos que nos dirijan igual.

Y la cultura de la empresa será un elemento clave para integrar a todas las personas y para fomentar un modo de proceder más abierto a las diferencias y más curioso por lo desconocido o por la innovación. Y también, hoy en día, para atraer o gustar a los posibles candidatos a formar parte de la empresa, es decir, para que las personas con talento quieran trabajar con y para nosotros. Como dice Anxo Pérez en su libro "Inteligencia del éxito", crea algo único y el mundo querrá formar parte.

 

inteligencia-multicultural-en-las-empresas

Photo by jens on Unsplash

 

Los equipos multiculturales aportan una gran riqueza siempre que se esté dispuesto a aprender de todos y de cada uno, si se está abierto a atender opiniones y perspectivas diferentes, al menos para cuestionarnos la nuestra a través de un ¿y si funcionase?

Pero muchas personas consideran que es un riesgo tener equipos multiculturales porque buscamos personas afines para entendernos mejor, para trabajar mejor. Entonces, ¿es un riesgo tener equipos multiculturales? Es un riesgo:

  • Tener la oportunidad y no asumirla por miedo a posibles conflictos.
  • Crear un equipo multicultural sin haber estudiado la casuística y los estereotipos de cada país o las bases culturales de la persona que queremos integrar en la empresa o en el equipo.
  • No evaluar posibles consecuencias o prevenir posibles inconvenientes.
  • El desconocimiento y la falta de preparación es el mayor riesgo que se puede asumir en la gestión de equipos multiculturales.
  • Pensar que el seguimiento de normas estrictas y mecánicas y un estilo de dirección autocrática son capaces de solucionarlo todo.

Hacer equipo es una tarea de los líderes de hoy. Y en un entorno VUCA  tan global como el actual, los líderes tendrán que desarrollar una buena inteligencia multicultural. Habrán de marcar las reglas del juego que serán necesarias vivir en armonía, para funcionar. Richard Branson ya decía que hay que dejar claro el tablero de ajedrez en el que jugamos para que después podamos tener la libertad de jugar como queramos en él.

Pero no es lo mismo querer trabajar globalmente, que tener un equipo multicultural al que acompañar en su desarrollo y promover a la vez el bienestar en la compañía.

Para elegir la estrategia más adecuada, hemos de conocer:  

  • La cultura de los distintos países para averiguar con cuáles podemos tener mayores sinergias o dónde puede ser más interesante nuestro producto.
  • La cultura general, orientaciones y dimensiones concretas propias del país/países seleccionado/s.
  • Condiciones laborales y calidad de vida (salario vs coste de vida). Eso también incluye ayudas que se podrían tener por ser de la UE, sanidad, etc.
  • Accesibilidad, no solo geográfica sino también de cara a los extranjeros.
  • Esta clave es complicada porque según qué países hay veces que es más importante el idioma que las condiciones laborales. Por ejemplo, ir a trabajar a Japón o China sabiendo solo hablar inglés puede ser complicado ya que la mayoría de la población no sabe inglés. No es lo mismo ir de vacaciones que ir por negocios.
  • Las características culturales propias de cada uno de los miembros del equipo. Se puede hacer una evaluación 360º.

 

El líder tendrá que encontrar las posibles sinergias entre la empresa, los miembros de los países colaboradores, o los miembros del propio equipo.

Por eso, a la hora de crear el equipo, hay que partir de una buena selección. No es solo la capacidad cognitiva o el talento que la persona pueda aportar, sino saber elegir entre las personas con la capacidad y talento que buscamos, la persona que mejor se alinea con los valores y con la actitud que queremos compartir en nuestra empresa o en el proyecto y equipo en el que se va a participar, independientemente de la cultura del país del que procedan.

En los equipos multiculturales, la identidad del equipo es esencial. Han de buscar la forma en la que relacionarse, en la que sumar en lugar de poner impedimentos, en la que entenderse y comunicarse de forma más efectiva. Cuidar el lenguaje, ser pacientes, pedir explicaciones para comprender mejor a los demás y evitar malos entendidos, escuchar, preguntar, expresarse con la mayor claridad posible facilitará las relaciones.

Que el equipo se sienta parte del equipo hace que se pueda alinear más fácilmente con los demás al logro de los objetivos comunes. Que por encima de las diferencias, haya un interés de todos por avanzar, por sumar y por superar aquello que pueda surgir o frenar el desempeño.

El líder del equipo multicultural tiene un papel importante para dar soporte al equipo y a la vez es el referente para todos. Es el modelo, el que indica qué es más o menos importante, el que posee la autoridad y no solo el poder que le da el puesto. Es un líder que ha de estar presente y atento, que comprende, que es empático y actúa cuando es necesario, para hacer prevalecer el sentido del equipo y de las reglas del juego. Su autoridad se la gana trabajando la confianza dentro del equipo y asumiendo su responsabilidad.

Además, cuando se trabaja con equipos en países diferentes el uso del tiempo es también un aspecto a tener en cuenta. Sobre todo por la diferencia horaria y los usos y costumbres horarios (comer pronto, acostarse pronto…). No podemos abusar constantemente de la buena disposición de las personas para conectarse para una reunión en horarios intempestivos. Es algo que puede ser puntual o que puede acordarse por anticipado. Cada uno quiere trabajar en su horario laboral. El sobre esfuerzo continuo genera desgaste, falta de descanso y eso lleva a una disminución de la creatividad y de la capacidad de resolución de conflictos.

En definitiva, un equipo diverso necesita el apoyo de sus líderes para llegar al entendimiento. Comprender las características de las diferentes culturas de los miembros del equipo será un factor importante, pero sin perder de vista que no son todo estereotipos, que después cada persona puede tener su propia manera de pensar, del mismo modo que no todos los españoles bailan sevillanas, o no todos los alemanes son inflexibles.

Por eso, viajar, conocer distintos países, formas de actuar y de hacer negocios, ayudará a desarrollar una mejor inteligencia multicultural. ¿Te sumas al reto de dirigir equipos multiculturales?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

20 marzo, 2018

 ¿Vives desde el miedo o desde el Amor?  

¿Vives desde la ternura, la comprensión o la entrega?

“El Amor es más que una meta, más que un combustible, más que un ideal.

El amor es nuestra naturaleza. Somos amor.” Brian Weiss. 

claves-para-vivir-lo-que-hagas-desde-el-amor

Foto de Unsplash

Últimamente, estoy escribiendo sobre cómo vivir la vida porque parece que viviera en una doble realidad. Por un lado, y aunque practico la dieta hipo-informativa, no paro de escuchar en medios de comunicación: lo mal que va el mundo, las desgracias que pasan, la maldad de los demás… en definitiva, sufrimiento y miedo y por otro lado, mi realidad, lo que yo vivo: me rodeo de buena gente y vivo en un ambiente de bienestar, alegre y de Amor.

El Amor lo podría definir como el conjunto de emociones y sentimientos que producen placer y alegría en la vida. ¿Te apetece vivir desde el Amor? ¿Te apetece poner conciencia en lo que haces para producir bienestar a tu alrededor? Entonces, te invito a seguir leyendo…

Ya en mi anterior artículo te hablé de los beneficios de poner Amor en todo lo que haces, hoy quiero compartirte algunas claves para que puedas vivir la vida desde la bondad, el optimismo, el compartir, desde la conexión contigo y con los demás.

 

Algunas de estas claves son:

  • Encuentra tu Pasión y serás más feliz y exitoso. Además, cuando trabajas poniéndole el Amor que surge cuando algo te apasiona sientes que dejas realmente de trabajar. Pasamos más de un tercio de nuestra vida trajando, así que, si queremos vivir la vida con Amor, es necesario Amar lo que hacemos profesionalmente. Te recuerdo un artículo que escribí que habla de que la pasión es un don que se puede lograr y mantener.
  • Practica el buen humor, alegría y la paz si quieres ser feliz. Acepta lo que no puedes cambiar, intenta ver lo positivo de todo lo que te pasa en la vida y aprende a reirte con la vida. Sonríe siempre que puedas, no tiene costes y tiene infinidad de beneficios. El buen humor mejora las relaciones sociales y es una increíble medicina para curar la tristeza.
  • El Amor es un sentimiento que vive en nuestro corazón y que se alimenta con uno mismo, luego una clave para vivir desde el Amor es conociéndote y aceptándote. Aprecia y apóyate en tus puntos fuertes y reconoce y acepta tus puntos débiles.
  • También el Amor se alimenta con el contacto de los demás. Otra forma de vivir la vida desde el Amor es aceptar con respeto que los demás pueden ser diferentes a ti y que pueden pensar y hacer cosas distintas y que esto, en lugar de alejarnos, nos enriquece y ayuda a aumentar nuestro mapa mental, nuestra forma de comprender el mundo.
  • Vive la vida con humildad. La humildad es una cura para nuestro ego y solo reconocer nuestros errores, afrontar nuestro desconocimiento o pedir disculpas es un acto de Amor hacia uno mismo y hacia los demás. Ya te hablé en otro de mis post sobre claves para desarrollar la humildad y sus beneficios.
  •  Cuando des o hagas algo, hazlo sin esperar nada a cambio. Que tus actos sean desinteresados. Está demostrado que todo lo que haces por lo demás, el universo y la vida nos lo va a retornar multiplicado de muchas maneras diferentes. El genuino amor se da porque se siente, porque vive dentro de nosotros y necesita ser entregado.
  • Hay algo que vengo practicando con mucha frecuencia y es que procuro mirar a las personas con Amor. Es ya más que probado que las emociones se contagian y que los ojos son el espejo del alma, si vas mirando amorosamente a los demás, sin duda, harás amigos y la gente al sentirse bien, querrán estar a tu lado. A mí, me está pasando!!!
  • Cuida tus 4 partes del ser humano: cuerpo, alma, emoción y mente. Cuidate y regálate al día momentos de bienestar. Por ejemplo: practica deporte, medita, atiende a tus emociones y vívelas y cultiva tu crecimiento personal y profesional. Cuidar de ti es una forma de darte Amor.
  • Dialoga de forma asertiva. La pasividad y la agresividad son 2 mecanismos de defensa, en cambio comunicarte desde la asertividad te lleva a defender y tener en cuenta tus derechos y opiniones, tanto como lo de los demás y además, te lleva a no juzgar, ni etiquetar a los demás, ni a ti  mismo. Te recuerdo que una técnica para poder practicar la asertividad es con DEPA Y DEPCA: técnicas de comunicación asertiva.
  • Participa activamente para hacer que este mundo sea mejor. Ayuda a que otros crezcan como tú, contribuye con tus acciones y generosidad a que algo o alguien cambie o mejore. La generosidad es el principal acto de Amor hacia el mundo.

 

¿De qué otras formas aplicas el Amor para moverte por la vida? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un artículo en el que se habla de Las dos únicas formas de vivir: desde el amor o lejos de él 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para desarrollar tu Amor en lo que haces? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

Como decía Teresa de Calcuta...

“No importa lo que hagas, sino cuanto amor le pongas”

Milagros García

 

13 marzo, 2018

Como dice el periodista deportivo Sam Walker en  libro "Capitanes. La fuerza oculta detrás de los mejores equipos de la historia", una de las principales cualidades de los capitanes es el férreo control emocional. Es tan solo un ejemplo más de la importancia de la gestión de las emociones en el día a día. Y para los líderes, aún más, porque son ejemplos, modelos, mediadores, promotores, inspiradores de sus equipos… y de su gestión emocional dependerá la emocionalidad del equipo.

Aristóteles decía: “Cualquiera puede enfadarse, eso es fácil. Lo difícil es enfadarse con la persona adecuada, en el momento justo y en el grado necesario”.

la gestion de las emociones en el día a día
Foto de Ty Williams en Unsplash

 

Por este motivo, quiero compartirte hoy algunas técnicas de gestión emocional, pero para poder gestionar algo, hay que conocerlo. Así que lo primero que hemos de trabajar es:

El autoconocimiento. Nos permite conocer los estados internos, nuestros deseos, valores, creencias, prejuicios, intuiciones, pensamientos, recursos, etc. La principal técnica de autoconocimiento proviene de la Gestalt y consiste en tomar esa conciencia de cómo te sientes, como haciendo un chequeo por tu cuerpo. Así nos evaluamos y podemos comenzar a conocer qué diferencia hay de mi aburrimiento ahora y mi aburrimiento en la oficina, o dentro de 2h. O lo contento/a que me pongo cuando es la hora de volver a casa del trabajo o lo contento/a que me pongo al ver a mis amigos. Para ayudarte en esta práctica te recuerdo la técnica del péndulo de las emociones que creé hace un tiempo.

Una vez reconocido mi sentimiento y valorada la intensidad del mismo, podemos comenzar a gestionarlo para que sea una emoción desde la cual podamos actuar con una mayor calidad y responder en lugar de solamente reaccionar.

Algunas técnicas de gestión emocional:

  1. Técnica de 7 pasos que practicamos y recomendamos en 2miradas, y que puedes volver a revisarla aquí. Consiste en ir paso a paso avanzando para conseguir que las emociones estén más equilibradas.
  2. Gestión del tiempo. ¿En qué ocupas tu tiempo? Si podemos saber a qué dedicamos nuestro tiempo, podemos valorar si está alineado a los objetivos laborales que queremos conseguir, con los objetivos de nuestra vida, e incluso con nuestros valores. La puntualidad, el uso del tiempo, la programación de las tareas…hay numerosas técnicas para gestionar nuestro tiempo. Cuanto mejor gestionemos nuestro tiempo, más tranquilos nos sentiremos y con más flexibilidad abordaremos los imprevistos. Por eso,
    • Aprovecha tu tiempo.
    • Planifícate.
    • Establece prioridades.
    • Comienza el día positivamente.
    • Ten en cuenta la curva de rendimiento.
  1. El humor. La risoterapia le sienta muy bien tanto a la mente, como al cuerpo o al entorno. Ver programas y películas de risa, contar o escuchar chistes, alivia el estrés, mejora el estado de ánimo y ayuda a tener una actitud más positiva frente a la vida.
    • Facilita la comunicación.
    • Ayuda a mantener el equilibrio, tomar distancia.
    • Alivia el dolor y desplaza las emociones negativas.

Las vocales de la risa: Según la vocal que predomine en la risa, la risa tiene unos efectos u otros. En base a la milenaria medicina tradicional china, las diferentes vocales producen vibraciones internas en diferentes zonas del cuerpo. La letra que predomina en cada persona tampoco es aleatoria, si no que el propio organismo, en base a donde necesite esa vibración, tiende a hacernos reír con dicha vocal. Y es que cada vocal tiene un valor símbolo; movilizan emociones determinadas y potencian deferentes aspectos, tal y como nos explican en el portal de risoterapia.

  1. EFT. Emotional Freedom Technique. Técnica de Libertad Emocional. La EFT sostiene que la causa de todas las emociones desagradables es una alteración en el sistema energético del cuerpo producida en el momento del impacto emocional. EFT es un procedimiento simple que rápidamente reequilibra y corrige esa alteración. Combina el tratamiento físico sobre los meridianos energéticos con el tratamiento mental centrando el pensamiento en el problema que se tiene y se desea tratar (dolor, emoción discordante, fobia…).

 

la-gestion-de-las-emociones-día-a-dái
Imagen recogida de la publicación de la Asociación Krystalia

 

¿Qué emoción quieres cultivar en ti? Te dejo este vídeo para ayudarte a darte cuenta de qué emoción es la más habitual en ti para que te pongas una alerta cada día de forma que dediques al menos un momento de tu tiempo a la emoción que más desees vivir. ¡Que lo disfrutes!

 

 

Y no olvides que cada emoción te define...

Raque Bonsfills

 

 

6 marzo, 2018

¿Eres de los que protestan o se molestan por tener que hacer esto o aquello?

¿Haces o atiendes a las personas con Amor?

Photo by Sharon McCutcheon on Unsplash

Habitualmente me paso el tiempo escuchando a las personas quejarse de mucho de lo que viven o de lo que tienen que hacer o de la persona a la que van a ver o de las cosas que les pasan o de la poca suerte que tienen… vamos,  de su vida en general.

Hoy quiero compartirte otra forma de vivir la vida y de afrontarla y todo desde mi secreto, “lo que hagas, hazlo desde el Amor”.

Vivir desde el Amor es entender el más alto significado de la vida. Es una forma de vivir con humildad, lejos de nuestro ego y reconociendo a cada ser humano.

Quisiera hablarte de los múltiples beneficios que puedes obtener cuando tus relaciones o lo que haces lo llevas a cabo desde el Amor:

  • Para comenzar quiero compartirte que la palabra “profesional” tiene su origen en “profesar” que significa “entregarse por entero” y nunca podrás entregarte por entero si no lo haces con Amor. John Ruskin dijo una vez: “Cuando la habilidad y el Amor se juntan, se crean obras maestras”.
  • Ya te he compartido que el primer principio de todo ser humano es: Amar y ser Amado. Amar es una necesidad intrínseca en las personas, por eso hemos de estar abiertos al amor y dispuestos a darlo y así poder recoger lo que sembramos.
  • Poniendo Amor en lo que decides hacer aunque sea algo no elegido directamente por ti, te provee de una energía que te facilita creatividad, emoción y entusiasmo.
  • “Si no puedes trabajar con amor y lo haces solo con disgusto, es mejor que dejes tu trabajo” Kahlil Gibran. Puedes vivir quejándote toda la vida de tu trabajo y lo poco gratificante que lo encuentras, o puedes irte, o puedes trabajar cambiando de actitud y prepararte a la vez para comenzar a realizar lo que realmente te gusta. ¡¡Es tu decisión!!
  • Cuando aplicamos el Amor y/o el agradecimiento en lo que hacemos, la sensación de realizar la tarea en sí misma resulta más motivadora, frente a percibir una sensación de malestar o que nos resulte arduo llevarla a cabo. Cuando es solo obligada no da felicidad.  “El hombre que no trabaja por amor al trabajo, sino solamente por dinero, no es muy probable que haga dinero, ni que encuentre mucha diversión en su vida” Charles Schwab.
  • Hacer las cosas por Amor mejora la autoestima y es un antídoto contra el estrés. El amor reduce la producción de cortisol, una sustancia relacionada con el incremento de la tensión arterial y mejora la producción de oxitocina, la llamada hormona del bienestar, lo cual reduce el riesgo cardiovascular. Además, el cerebro incrementa la producción de norepinefrina y dopamina que disparan los sentimientos de felicidad y placer. 
  • Todo lo que se hace desde el Amor sale mejor. En lugar de hacer tus deberes de mala gana, puedes hacerlo con diligencia y agradecido, comprobarás que así obtienes mejores resultados. Prueba a ponerle amor, tómatelo y aprovéchalo como una oportunidad de aprendizaje.

¿Qué otros beneficios obtienes cuando practicas el Amor en lo que haces? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un artículo en el que se habla de 5 beneficios del Amor para la salud.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para poner Amor en lo que haces? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

Y recuerda...Hagas lo que hagas, hazlo con amor

 

Milagros García

27 febrero, 2018

La gestión de las emociones a través del cuerpo

"El cuerpo es sabio". Es una frase que hemos escuchado muchas veces pero no siempre somos conscientes de toda la información, posibilidades y alertas que el cuerpo nos da.

Dejando a un lado la consideración de la belleza que cada uno le otorga a su cuerpo, es importante saber que el cuerpo nos puede ayudar: en nuestro bienestar (si lo cuidamos y evitamos enfermar), en la toma de decisiones o en la gestión emocional.  

Como gestionar emociones a través del cuerpo

Foto de bady qb en Unsplash

Ya la corriente de inteligencia emocional Alba Emoting, que fue desarrollada por Susana Bloch y Guy Santibáñez en la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, demostró que toda persona puede conectarse físicamente con sus emociones básicas a través de unas formas de respirar determinadas, acompañadas de unas posturas corporales y los gestos faciales correspondientes.  Y de esta forma, cualquier persona puede expresar, reconocer y modular creativamente sus propias emociones, puede reconocerlas mejor en los demás y puede transmitirlas a terceros sin ambigüedad, como explica Carme Tena, especialista en Alba Emoting en España.

Entonces, dada la demostrada relación del cuerpo con la gestión emocional, vamos a ver algunas formas de actuar sobre el cuerpo para mejorar el manejo de nuestras emociones, lo que facilitará la relación con los demás y nos desbordaremos mucho menos.

 

5 técnicas corporales de gestión emocional:

  1. La respiración abdominal. Te será más fácil practicarla poniendo las manos en el abdomen. Puedes comenzar realizando al menos 3 respiraciones profundas y lentas todos los días. Pero lo importante es mantenerte concentrado en la respiración y pensar que con cada exhalación salen las tensiones, nervios y todo lo "malo" que nos ronda. Podemos practicarla, por ejemplo:
  • Llena tus pulmones como si fuera una botella. Comienza llenando el abdomen y luego la parte alta de los pulmones. Y para sacar el aire, primero el de la parte alta de los pulmones y luego el aire del abdomen.
  • Llena tus pulmones comenzando por la parte alta de los mismos y luego, la parte abdominal. Y para sacar el aire, al revés, primero la parte abdominal y después, la parte alta.
  1. Relajación. Dentro de las diferentes posibilidades que tenemos a nuestro alcance para relajarnos, aunque, a veces, nos cuesta por el ritmo frenético que llevamos, podemos optar por dedicarnos un momento, ponernos en una postura cómoda y cerrar los ojos y respirar profundamente dejándonos llevar. Puedes ayudarte con:
  • Un ambiente tranquilo y sin interrupciones.
  • Escuchar música.
  • Darte un masaje relajante.

Todo esto está relacionado con el control mental, que nos permite disfrutar cada momento, como ya planteaba Horacio con su "Carpe Diem", y nos lleva a vivir con mayor plenitud en el aquí y ahora. Es una práctica para aprovechar mejor los recursos y capacidades de nuestro cerebro. Nos prepara para ser más efectivos, más creativos, tomar mejores decisiones, desarrollar nuestra inteligencia, etc.

Como dice Rafael Santandreu, podemos aprender el control mental como filosofía de vida. Para ello, la psicología cognitiva nos enseña las claves para controlar cualquier situación cotidiana con unas emociones más suaves y constructivas en todos los ámbitos.

Según él, los tres pilares emocionales para el control mental son:

  • Centrarnos en el interior. Mirar dentro de nosotros: nuestros pensamientos, ¿qué necesitamos?, ¿qué tenemos?, ¿qué nos falta?, ¿qué estoy haciendo mal?
  • Caminar ligero. Trabajar el desapego, tener claro qué es lo que necesitamos de verdad.
  • Apreciar lo que te rodea. Valorar todo lo que sí tenemos.

La respiración y la relajación son la base de la meditación y el mindfulness, que son técnicas muy valiosas de gestión emocional.

  1. Aromaterapia. Esta técnica consiste en utilizar aceites de hierbas y otras plantas aromáticas que aplicadas en el cuerpo o en el ambiente logran la relajación o el alivio de un dolor o trastorno. Además, está demostrada la capacidad de los olores para llevarnos a recuerdos tanto agradables como desagradables, como por ejemplo, al pasar por una panadería, con ese aroma a pan recién hecho que nos lleva a la infancia o tener una sensación de vuelta al hogar.
  2. Abrazoterapia.Se ha realizado un estudio por investigadores de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Pensilvania (EEUU), y han demostrado que los abrazos mejoran la salud mental de quien los practica y que además, nos protegen de las infecciones.

Cuatro abrazos al día son necesarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer como personas.

El acto de abrazar consolida los valores de la fraternidad y el compañerismo. Los abrazos influyen en el modo en el que nuestro cuerpo produce hormonas, y por lo tanto, dejan una huella en nuestra manera de pensar y de percibir las cosas, aunque sea solo por unos segundos o minutos.No todos los abrazos son iguales, ni tienen el mismo significado y funcionalidad.

  1. Hacer ejercicio. Practicar yoga, taichi, salir a correr… Además de ser algo absolutamente saludable realizándolo con moderación, si además lo hacemos al aire libre y en el campo nos va a facilitar tener más oxígeno. Nuestro cerebro y nuestro cuerpo nos lo agradecerán, pero sobre todo a nivel emocional volveremos mucho más contentos después de hacer ejercicio gracias a las endorfinas generadas.

Después de conocer estas técnicas, ¿qué vas a hacer para que tu cuerpo te ayude en la gestión de tus emociones? Te dejo un vídeo que puede complementar lo que te he compartido sobre cómo mejorar tu estado emocional a través de tu cuerpo.

Y recuerda: Mira a tu cuerpo para gestionar tus emociones y sigue aprendiendo en el camino del crecimiento.

O como solemos decir..."Mens sana in corpore sano"

 

Raquel Bonsfills

19 febrero, 2018
Comentarios desactivados en Claves para desarrollar la Humildad

Querido compañero,

¿Vives con humildad? ¿Quieres desarrollar la humildad?

 

En mi anterior artículo te hablaba de los beneficios de vivir la vida con humildad y del poder de la humildad, en esta ocasión quisiera invitarte a desarrollar la humildad y para ello te voy a aportar algunas claves.

Ya Confuncio nos decía que “la humildad es el sólido fundamento de todas las virtudes”. Y para ser más virtuosos, hemos de aprender a desarrollar nuestra humildad.

¿Cómo mostramos la humildad? Te dejo algunas formas que ayudan a cultivar nuestra humildad:

  • Decir “lo siento”. Reconocer que no somos perfectos y que podemos equivocarnos.
  • Decir “no sé”. Reconocer que no sabemos todo y mostrar interés por querer aprender.

Mostrar una actitud de mejora y buscar la excelencia son buenas bases para desarrollar la humildad.

  • No compararse, reconocer nuestros defectos y no obsesionarse con la imagen pública o lo que dicen de uno. Alfredo Hoffman dice “cuanto menos nos aceptamos, más necesitamos la aceptación de los demás”. Es importante aprender a ser tú mismo y aceptarte como eres, el compararte con los demás te lleva a que siempre encuentres a alguien mejor o peor en cualquier aspecto de tu vida. Te comparto un vídeo donde podrás ver el efecto de la comparación. Siempre vemos en los demás algo que no tenemos: https://www.facebook.com/soyamante/videos/1560476810740536/ Recuerda: Abre los ojos, descubre tu belleza porque para poder Amar a alguien es necesario que antes te Ames a ti mismo.
  • Decir “gracias”. El valor de ser agradecido implica que tienes en cuenta el entorno y las personas que te rodean y que se lo haces saber al otro. Decir gracias conlleva el apreciar lo que los demás hacen por ti y generar con ellos un compromiso de confianza. Lo bueno que nos sucede es motivo de reconocimiento, de alegría y de bienestar por lo que hemos de dar las gracias por ello. Además, el agradecimiento mejora y fortalece las relaciones.
  • Saber escuchar y no juzgar. Es necesario para mantener una comunicación eficaz. Escuchar es un proceso genuino que muestra verdadero y sincero interés por el otro y una prueba de respeto. Saber escuchar implica pararnos, prestar atención y vaciarnos de nuestras creencias, etiquetas o juicios sobre lo que el emisor nos esté transmitiendo o contando. Además, es importante para mejorar nuestra humilldad el practicar la escucha con nosotros mismos.
  • Respetar la diferencia. Aceptar la diferencia de raza, cultura, opinión, religión, género, edad, capacidades… lleva a valorar, apreciar, a alabar las virtudes de los otros, a poder aprender de los demás, a ser tolerantes y respetuosos y a evitar prejuicios.
  • No imponer. Es necesario para poder desarrollar la humildad el no exigir cumplimiento o aceptación de algo a alquien o el no infundir temor. Razonar implica no imponer, sino proponer y construir.
  • Aprender de los errores y asunción de los mismos. Aprender de nuestros errores nos lleva a la responsabilidad de nuestros actos. Cometer errores forma parte de la naturaleza humana, aceptarlos te lleva a desarrollarte como persona y a forjar tu humildad, el no aceptarlos te lleva a la culpabilización, al arrepentimiento y a la irresponsabilidad.
  • Estar al servicio de los demás y ser generoso. Ya te he compartido en numerosas ocasiones que el primer principio de un ser humano es Amar y ser Amado. El amor es más que un sentimiento, cuando amamos a los demás, deseamos ayudarlos. Es necesario para desarrollar la humildad el prestar servicio a los demás  con generosidad y el ayudarlos, sin tener en cuenta la edad o la posición social o económica.
  • Vivir el presente. Es fácil perdernos entre el futuro o el pasado, cuando lo único que existe es el presente. El vivir el momento presente te ayuda a aprender a disfrutar del aquí y del ahora y el reconocer, en ese momento, donde estás y lo que has conseguido con humildad.
  • Hacer lo mejor que uno puede y sabe. El esfuerzo por realizar en cada momento lo que mejor sabemos o podemos hacer va a incrementar nuestra humildad, autoconfianza, autorrealización, nuestra mejora continua y el saber conocer nuestros límites.

Recuerda:

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para desarrollar tu humildad? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

12 febrero, 2018
Comentarios desactivados en Gestión de emociones

¿Son todas las emociones positivas?

Hay días que nuestras emociones están como en una montaña rusa. Tan pronto estamos contentos, como tristes o enfadados. Y si bien las emociones son instantáneas en función de las situaciones que vivimos, lo importante es mantener el equilibrio para que nos permitan responder en lugar de reaccionar.

Gestión de Las emociones
Foto de Milada Vigerova de Unsplash

Todo ser humano posee 4 partes a cuidar y desarrollar a lo largo de la vida:

  1. La parte física. Nuestro cuerpo. Es nuestro medio para vivir y cuidarlo será clave para que nos permita hacer todo lo que deseamos. Por ello, es importante comer bien, hacer ejercicio... como ya te compartí en el artículo en el que te daba 20 claves para tu bienestar.
  2. La parte mental. No solo desde el desarrollo intelectual sino también desde la comprensión de las diferentes formas de entender el mundo, o lo que llamamos en PNL (Programación neurolingüística) ampliar nuestro mapa mental, enriqueciéndonos con las diferencias.
  3. La parte energética. Espiritual o de transcendencia, como cada uno lo quiera llamar. Se trata de plantearse el sentido de la vida, creer o buscar la forma en la que justificar que lo que hago hoy tiene repercusión para mañana. Y para cuidarlo, profundizar en la conciencia plena. Una técnica que ayuda es el mindfulness, como lo explica Mario Alonso Puig.
  4. La parte emocional. La vida, con sus idas y venidas, no nos deja indiferentes. Sentimos.

Sin embargo, hay veces que lo que sentimos no nos gusta, no son emociones satisfactorias o están asociadas al dolor.

Yo creo que el ser humano es la máquina más perfecta que existe. Y dentro de los miles de años de evolución, las emociones no han desaparecido, ni siquiera las que consideramos más desagradables.

Las emociones se sienten porque tienen una función positiva en nosotros. Todas las emociones son necesarias y útiles para nosotros. Se habla de 10 plataformas emocionales básicas, cada una con su finalidad:

  1. Miedo. Nos permite sobrevivir, tener prudencia y poner límites. Nos pone en alerta para detectar el peligro y nos prepara para la huída o el ataque. Y gracias a él podemos romper límites con precaución.
  2. Rabia. Regula la energía para conseguir retos y salvar obstáculos.
  3. Sorpresa. Provoca la sensibilidad. Nos ayuda a pasar de emoción a emoción. Nos para.
  4. Culpa. Nos permite entender el error como oportunidad. Nos lleva a reparar y aprender del error. Favorece la resiliencia y asumir la responsabilidad.
  5. Tristeza. Resetea el cerebro. Cuida de nosotros. Es la emoción que nos facilita recogernos para recuperarnos y volver a empezar.
  6. Asco. Nos sirve para rechazar lo nocivo, para no envenenarnos, para que no se nos pegue aquello que no deseamos para nosotros.
  7. Curiosidad ante lo nuevo. Nos invita a descubrir. Es la llave para querer saber y aprender.
  8. Admiración. Nos lleva a poner en valor, a apreciar, a diferenciar lo normal de lo extraordinario. Amamos lo que admiramos.
  9. Seguridad. Nos sirve para afrontar las situaciones con cierta confianza, para arriesgarnos, aprender y crecer mejor. También nos permite dar nuevas oportunidades.
  10. Alegría. Nos hace disfrutar, del momento, de los logros... y sentir que la vida merece la pena.

Una vez que somos capaces de reconocer las emociones que sentimos, hemos de aprender a descubrir dónde las sentimos, detectando sus señales en nuestro cuerpo, e identificando en qué grado de intensidad las sentimos. Así podremos darles las gracias por avisarnos y ayudarnos a cuidar de nosotros mismos.

El reto de la gestión emocional es expresar las emociones en la forma adecuada, en el momento oportuno, porque somos seres sociales y necesitamos poder convivir de una forma más armónica. Por eso, además, hemos de trabajar y entrenarnos en el afecto, con una educación orientada al amor incondicional, como dice Mar Romera en su libro "La familia, la primera escuela de las emociones".

Ahora que conoces la utilidad de las emociones, puede que cuando las sientas las aprecies más. ¿Qué sientes? ¿Cómo estás hoy?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

4 diciembre, 2017

Las prisas nos son buenas, como dice Fito en su canción "Soldadito marinero" o como decía Fernando VII, según lo cuenta Benito Pérez Galdós "vísteme despacio que tengo prisa".

El mundo gira muy deprisa, parece que llegamos tarde a los cambios que hacen falta en las empresas y que las personas tratamos de subirnos al carro del futuro, pero vamos siempre un paso por detrás. Y ¿por qué tenemos esa sensación de "no llego" o me siento presionado a actuar? Porque cada uno necesita un tiempo para adaptarse, para afrontar los cambios o para decidir qué prefiere.


Photo by Georgia de Lotz on Unsplash

Existe en psicología lo que se denomina la técnica del banco de niebla. Es una  técnica que se utiliza para parar y no reaccionar de manera impulsiva ante una situación desagradable, una crítica o un enfrentamiento. Es como si meternos en esa nube, nos ayuda a darnos un tiempo para tomar conciencia de nuestras emociones, para centrarnos y preparar una respuesta más adecuada. Este tiempo puede ser diferente para cada persona.

Además, en el caso de afrontar situaciones nuevas, no siempre nos sentimos tan fuertes como para gestionar la incertidumbre y nos sentimos vulnerables. Tener un tiempo para prepararnos, para capacitarnos, formarnos, tratar de conocer lo hasta el momento desconocido, indagar, respirar, tomar distancia y perspectiva, puede ser un gran aliado para ganar confianza ante lo que nos venga.

¿Cómo podemos darnos tiempo?

Primero de todo habría que decir que sí, que podemos darnos tiempo. Algunas personas piensan que hay que dar la respuesta inmediatamente, que no pueden decir, "mañana te lo digo" porque eso bajaría su profesionalidad. Sin embargo, cuando empiezan a practicar el darse tiempo de forma consciente, se dan cuenta que la respuesta es mucho más eficiente porque le ha permitido valorar cuestiones que seguramente con las prisas no hubiera podido.

Una de las claves para darnos tiempo es programarlo. Podemos incluir dentro de nuestra jornada laboral un tiempo para leer, para reflexionar, para pensar, para nosotros mismos. Así surgirán seguramente ideas más valiosas.

Prever el tiempo que las personas necesitan. Si hay que realizar un cambio, es necesario prever el tiempo que llevaría el cambio. No podemos pretender que 200 personas cambien su modus operandi en 3 meses cuando lo vienen haciendo de forma diferente 20 años. Habrá que dar a conocer lo que se va a cambiar, probarlo, ir cogiendo confianza, detectar las dificultades, seguir avanzando, hacerlo cada vez mejor con la práctica y así hasta coger el nuevo hábito. A mayor cambio, mayor tiempo para desaprender y volver a aprender lo nuevo.

Cada persona es diferente. Igual que cada persona aprende a distinto ritmo, también actúa más o menos pausadamente, necesita más tiempo para pensar en las posibles consecuencias hasta tomar una decisión más acertada según su criterio. Dejar que las personas se tomen el tiempo que necesiten dará mejores resultados. Conócete y conoce a tu equipo.

Excusarse para salir de la situación. Pedir un momento para ir al aseo, salir de la sala en la que estemos, nos permite tomar distancia respecto a la situación de conflicto. Salir a que nos dé el aire es importante para actuar de forma más sosegada, soltar la energía negativa y volver con una nueva mucho más clarificadora, que nos ayudará a comunicarnos más asertivamente con lo que podremos mantener mejor nuestras relaciones interpersonales.

Darnos tiempo no es perder el tiempo. La ansiedad no es buena compañera de viaje. Todos preferimos la serenidad. El tiempo lo estamos dedicando a cuidar de nosotros.

Con esto no quiero decir que no haya que correr cuando toca, o que no por tomarnos un tiempo vayamos a quedarnos parados. Nos mantenemos actuando sobre aquello que haya que tratar pero desde una nueva situación, con una mirada más comprensiva y compasiva. Porque a veces, hay que bajar el ritmo.

Como dice Jeff Foster en su libro "La senda del reposo", deja de presionar para que te lleguen las respuestas, deja que todo descanse. Permite que por ahora esas respuestas queden sin responder.  Date espacio a ti mismo para respirar y deja que todo esté fuera de control, permítete no ser capaz de mantener todo en su lugar. Permítete no saber cómo, no saber nada. Todo está tan bien cuando te relajas…

¿Cómo vas a darte tu tiempo? ¿Qué vas a hacer para permitírselo a los demás?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Llegas a final de mes? ¿Ahorras habitualmente?

como ahorrarDiseñado por Freepik

 

En el desarrollo de las personas detectamos que hay desórdenes en diferentes ámbitos de la vida, incluyendo el ámbito económico.

Te dejo una rueda de la vida para que puedas ver cómo estás gestionando y viviendo cada una de las diferentes áreas de tu vida: Rueda de la vida: herramienta de coaching

Esta área de la vida no solo incluye los ingresos, sino la responsabilidad y el uso que hagamos de los mismos. Aprender a ser eficiente en este ámbito de tu vida te ayudará a ser más eficiente en el resto de las áreas y además, cuanto más eficiente seas en este ámbito mayor calidad tendrá tu vida.

En mis últimos artículos te he hablado de temas sobre tu economía  Conciencia sobre tu economía: la educación financiera, 10 consejos para invertir tu dinero y de claves para realizar tus inversiones.

Si tu caso es el que apenas llegas o mal llegas económicamente al final de cada mes, no te preocupes, ¡ocúpate! y verás que hay muchas maneras de poder ahorrar. Además, según los  datos del INE, alrededor del 70% de los ciudadanos declara no disponer de dinero suficiente para poder ahorrar.

Jorge Planelló, coautor de ‘Cómo ahorrar 5.000 euros al año’, no cree en grandes “sacrificios”, dice que “ahorrar” no significa gastar menos, sino no derrochar y planificar los gastos.

Hoy quiero compartirte claves para que puedas ahorrar en tu día a día:

  1. La primera, no vivas por encima de tus posibilidades y elimina gastos superfluos. Comprueba si puedes sustituir o eliminar alguno de los gastos que realizas:

    • En lugar de coger un taxi vete en metro.
    • Anula los paquetes privados de televisión.
    • Cambia tu coche por uno más barato y que requiera menor mantenimiento.
    • Cambia de casa si es grande o pagas mucho por ella.
    • Si comes habitualmente en restaurantes, busca la forma de comer en casa o prepararte y llevarte la comida. Seguro que será bueno para tu economía y para la calidad de lo que comes.
    • Si quieres hacer ejercicio, sal a correr o ve a un gimnasio low cost, en lugar de pagar a un entrenador personal. Las clases grupales son más baratas que las particulares.
    • Evita las compras por impulso, normalmente esas cosas no las necesitas.
  2. Estudia ofertas de todos los gastos generales del hogar y negocia con la competencia:

    • Ver las ofertas de las distintas compañías telefónicas y elegir la que mejor se acomode por precio a tus necesidades.
    • Revisar las tarifas de las compañías de agua, electricidad y gas y negociar descuentos anuales.
    • Comprobar y negociar los gastos de mantenimiento de las cuentas bancarias.
    • Si eres un buen pagador, negocia tu alquiler. Un arrendatario prefiere tener a una persona responsable y comprometida que poder ganar más con alguien que no conoce.
    • Negocia tu hipoteca y condiciones viendo lo que esté ofreciendo otras entidades bancarias.
    • Paga mensualmente todos los gastos anuales que sean posibles. Por ejemplo, si pagas el IBI mensualmente y no con un único pago te ahorras un 10% y además, no te llevas el sofocón en noviembre de un único pago.
  3. Si tienes niños hay muchas partidas en las que puedes ahorrar:

    • Ver la posibilidad de hacer algunas compras de segunda mano. He comprado algunas cosas como las cunas de mis 2 niñas y luego, tras su uso, las he vendido por el mismo precio.
    • Haz un listado de material escolar y comprueba lo que ya tienes en casa antes de empezar a comprar.
    • Investiga si puedes obtener alguna beca para libros, comedor o transporte.
    • El comprobar en diferentes lugares el precio de los libros puede llevar a un ahorro de hasta un 25%. Busca dónde es más económico: en tiendas on line o supermercados o beneficiarte de una financiación sin intereses en hipermercados por la compra de material escolar u otras cosas.
    • Existe ahora un programa en la comunidad de Madrid para reciclaje y reutilización de libros de texto.
    • Otra forma de ahorrar es vendiendo todo aquello que tus niños ya no necesitan, hay multitud de páginas en las que fácilmente puedes publicar los objetos como: milanuncios o Vibbo o vete a tiendas de segunda mano como: cash converters.
  4. Ahorra en el consumo habitual de energía:

    • Si aún no lo has hecho cambia todas tus bombillas por las de bajo consumo o led.
    • Procura no tener encendidas las luces que no utilices en ese momento.

      Te dejo un vídeo de cómo ahorrar en la factura de la luz:

      http://www.antena3.com/programas/eso-que-te-ahorras/noticias/descubre-como-ahorrar-en-la-factura-de-la-luz_2017091459baee750cf2b1432c7f6dc4.html

    • Programa la calefacción para las horas que sean necesarias.
    • Utiliza adecuadamente el aire acondicionado. Por ejemplo, abriendo las ventanas muchas veces o manteniendo las estancias en penumbra durante las horas de más calor, no es necesario poner el aire acondicionado.
    • No malgastes el agua. Por ejemplo, no tengas abierto el grifo todo el tiempo mientras te lavas los dientes o te duchas, hay momentos que no se necesita el agua.
    • Cuida que no haya elementos en el hogar en que se produzcan fugas de energía, por ejemplo, tener ventanas no selladas o tener vidrios rotos…
    • Si usas el coche economiza gasolina. Reduce la velocidad porque pasar de 100 a 120 kilómetros por hora eleva un 44% el consumo de combustible.
  5. Ahorra cuando te diviertas:

  6. Posibles ahorros en la compra para la casa:

    • Aprovecha los cupones y descuentos de productos de los supermercados que te dan por fidelización.
    • No compres aplazando tus compras. El interés que te va a cobrar tu banco por ello supera en muchos casos el 20%.
    • Compra marcas blancas. Esto te puede ahorrar en tu cuenta habitual cerca de un 40%.
  7. Otros tipos de ahorros:

    • Utiliza cuentas diferentes, cuenta de ingresos de cada persona, cuenta de gastos del hogar… Tener el dinero organizado te va a ayudar a saber el dinero que te sobra para hacer inversiones.
    • Elige cuentas que te den cierta rentabilidad por tener tu dinero en ellas. Aunque ahora los bancos no dan mucho, es más que nada.
    • El economista Nicolás Litvinoff explica en Lanacion.com que “es un error pensar que hay que ahorrar lo que sobre”. Litvinoff considera que el ahorro no es un extra sino parte de la administración de nuestro dinero mensual.

¿De qué otras formas ahorras? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de  Cómo ahorrar ganando un salario mínimo o muy bajo

 

 

Y si tu caso es que, aún cuidando tu economía y los gastos que generas necesitas más dinero, te invito a buscar nuevas fuentes de ingresos.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu educación financiera? ¿Cómo vas a mejorar tu libertad financiera? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

30 octubre, 2017

Últimamente en diferentes congresos, foros y blogs leo muchas veces que hay que hacer cambios disruptivos, especialmente en cuestiones de transformación digital. Y yo me pregunto: ¿es realmente necesario que sean disruptivos?

Un cambio se considera disruptivo cuando rompe bruscamente con la situación anterior.

 

 

Sin embargo, en nuestra vida, normalmente evolucionamos, y salvo acontecimientos trágicos, no cambiamos drásticamente. Entonces, ¿por qué en las empresas queremos cambiar de manera tan radical?

En este punto, he de decir que hacer cambios bruscos  a veces sí es positivo, sobre todo en cuestiones tecnológicas, o en estrategias a seguir.  Por ejemplo, cuando la empresa empieza a entrar en una etapa de declive o llega la obsolescencia de procesos o productos y hay que subirse de nuevo al carro del mercado para volver a ser competitivos. Quizá sea el momento de parar y reflexionar para darse cuenta que hemos de cambiar de camino, y hacer algo distinto nos puede llevar mejor al éxito. Teniendo en cuenta que en este cambio disruptivo es importante aprovechar toda la experiencia, capacidades y sinergias del buen hacer hasta el momento. Lo positivo.

Y además, es necesario que los líderes tengan en cuenta que para las personas, un cambio brusco es mucho más costoso que un cambio paso a paso.

 

 

Para mí, cuando hay un abismo que saltar, porque los objetivos son ambiciosos, porque el cambio ha de ser importante, hay dos factores clave para que el equipo quieran sumarse al cambio:

  1. Foco. No vamos a hacer un salto al vacío sin un motivo, sin un sentido y hay que dárselo.

Las personas necesitamos información para tomar decisiones y también para poder gestionar nuestra propia incertidumbre ante los cambios. A mayor información menos sensación de riesgo asumimos, ofreciendo una sensación de mayor seguridad ante el cambio. Aunque también dependerá del tipo de personalidad que tengamos, de lo atrevidos, comedidos, intuitivos… que seamos.

Para enfocar a las personas en la organización hacia el cambio, habrá que indicar:

  • Qué se va a lograr, cuál es el objetivo y beneficios.
  • Qué camino ha sido el elegido para llegar a lograrlo.
  • Cómo. Un camino en el que no están solas y en el que se les va a apoyar para llegar de la mejor manera posible: con formación, con una comunicación efectiva y oportuna, con una gran atención a las necesidades que puedan surgir y sobre todo, creyendo en ellas y en su capacidad para hacerlo muy bien.
  1. Confianza. ¿Estamos pidiendo un salto de fe?

Como en Indiana Jones y la última cruzada, que era decisivo que saltase al abismo si quería conseguir salvar a su padre:

https://www.youtube.com/watch?v=0aQzG7rQ4VM

José Mª Gasalla y Laila Navarro dicen en su libro "Confianza", que para avanzar hacia los objetivos, es necesario crear confianza y nos proponen el modelo de Gestión por confianza en las organizaciones. Además, destacan que hay una serie de actitudes que crean confianza y de no haberlas, no crean confianza y a veces, pueden llegar a destruirla. Son las siguientes:

  • Decir lo que se espera del otro.
  • Dar ejemplo.
  • Tener humildad.
  • Ser generoso.
  • Ser equitativo.
  • Ofrecerse sin pedir nada a cambio.
  • Renunciar a un beneficio personal a favor de otros.
  • Transmitir seguridad.
  • Crear proximidad con las personas.
  • Dar feedback de los aspectos positivos y de los que precisan ser mejorados.
  • Rechazar la propuesta de hacer algo si no se tienen los conocimientos o habilidades necesarios.
  • Participar de manera activa, dedicada y duradera.
  • Empezar y terminar una reunión en horario establecido.
  • Manifestar verbalmente o por medio de actitudes que los principios son los mismos a lo largo del tiempo.
  • Actuar con empatía.

Una vez que hacemos todo esto para dar confianza, es cuando podemos pedirla. En realidad, no es algo tan descabellado porque actuamos continuamente apostando en la vida, con confianza de que irá bien, por ejemplo, al elegir una profesión, al elegir una pareja, al elegir a los amigos… Después ya se verá si va bien o no y haremos los cambios oportunos, pero ese primer paso, lo damos con la mayor de las confianzas e ilusiones. Nadie va a perjudicarse a sabiendas.

La confianza en uno mismo también será importante para afrontar estas situaciones complejas, cuanto más nos apoyemos en nuestros puntos fuertes, cuando más seguros estemos de nosotros mismos y de nuestras capacidades, cuanto más motivación tengamos por lograr nuestros propios objetivos personales, más fácil nos resultará tirarnos a la piscina con convicción.

Y ahora que sabes esto, ¿qué vas  hacer para afrontar con mayor éxito los cambio en tu organización?   

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills