Tag Archives for liderazgo

Querido compañero,

¿Cuál es tu modelo de liderazgo? ¿Utilizas diferentes modelos de liderazgo según la situación, el momento, el equipo...?

Liderazgo Transformador

Para Sun Tzu en su libro: El arte de la guerra dice que “El liderazgo es una cuestión de inteligencia, honradez, humanidad, coraje y disciplina... Cuando uno tiene las cinco virtudes todas juntas, cada una correspondiente a su función, entonces uno puede ser un líder.”

En mi anterior artículo hablé del modelo de Liderazgo Transaccional. Hoy quisiera hablarte del modelo de liderazgo:

2. Liderazgo Transformador

Claros ejemplos de quienes ejercieron este tipo de liderazgo: Steve Jobs, Adolf Hitler, Martin Luther King, Ghandi… y actualmente Ferrán Adriá.

 ¿Qué diferencia principal y complementariedad hay entre el liderazgo Transaccional y el Transformador?

A diferencia del liderazgo transaccional que busca mantener las mismas cosas pero con una mejoría, en el liderazgo transformacional se busca cambiar el futuro.

Estos 2 modelos de liderazgo pueden ser complementarios en una organización, por ejemplo: líderes transformadores que tienen la capacidad de diseñar y comunicar grandes misiones estratégicas, pueden pasar las misiones a los líderes transaccionales para la ejecución de los detalles.

¿Qué lo caracteriza?

El líder transformador inspira y motiva a los demás con sus palabras, su hacer y su pasión. Para sus colaboradores son ejemplos a seguir. Este líder conoce a quienes le siguen y es capaz de dar a cada uno las tareas que mejor van a llevar a cabo, consiguiendo mejores resultados.

Además, este líder provoca cambios en las personas y en la empresa y promueve la autonomía, el empowerment de sus colaboradores.

Otra característica de este líder es que ofrece una visión a sus seguidores y de esta forma dota a las personas de un propósito y sentido a lo que hacen, consiguiendo que las personas trabajen más y mejor.

Estos líderes cuidan los intereses de las empresas y velan por cada uno de los miembros de su equipo preocupándose, tanto por su vida personal, como profesional.

Con el fin de complementar lo que estoy escribiendo te dejo un artículo en el que se habla de: “Ghandi: 12 lecciones de liderazgo”

  

Claves Liderazgo Transformacional

 

Una ventaja es que les hace sentir importantes a los colaboradores con lo que estos darán lo mejor de sí mismos, aumentado su rendimiento y como desventaja el beneficio que se obtiene es a largo plazo, además, puede utilizarse este tipo de liderazgo de forma inmoral.

¿Cuándo usarlo?

  • Cuando los colaboradores tienen un nivel suficiente de madurez que les permita lograr el éxito en la ejecución de sus resultados.
  • Cuando se quiere cuidar el clima organizacional, y fomentar la creatividad.
  • Cuando el líder quiere contribuir al desarrollo profesional de sus colaboradores.
  • Cuando se necesitan mejorar los procesos, innovar, buscar nuevas áreas de negocio, ampliar las opciones para la resolución de problemas y toma de decisiones.
  • Las Pymes que tienen líderes transformacionales pueden conseguir metas ambiciosas y pueden alcanzar un éxito rápido, gracias a la visión y habilidades de trabajo en equipo del líder.

¿Qué otros modelos de liderazgo conoces?

Te dejo un vídeo que complementa todo esto: “Líder Transformador”

Después de lo que te he compartido ¿En qué momento vas a utilizar este tipo de liderazgo? ¿De qué manera puedes mejorarlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Cuál es tu modelo de liderazgo? ¿Utilizas diferentes modelos de liderazgo dependiendo de la situación, el momento, el equipo...?

Liderazgo

 Para Harold Koontz el liderazgo es: “El arte o proceso de influir en las personas para que se esfuercen entusiasta y voluntariamente en el cumplimiento de metas grupales.”

 En mis próximos cuatro artículos hablaré de 4 diferentes modelos de liderazgo:

  1. Liderazgo Transaccional.
  2. Liderazgo Transformador.
  3. Liderazgo Trascendente.
  4. Liderazgo Emocional.

Hoy quisiera hablarte del modelo de liderazgo:

 1.       Liderazgo Transaccional

Claros ejemplos de quienes ejercieron este tipo de liderazgo: Napoleón Bonaparte, Margareth Thatcher, Juan Domingo Perón… Actualmente lo ejerce Angela Merkel.

¿Qué lo caracteriza?

Ludivina Herrera, directora de la Licenciatura en Administración y Estrategia de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Santa Fe habla sobre este tipo de liderazgo y dice: “Su mejor beneficio es lograr objetivos de manera inmediata, así como delimitar los beneficios según el acuerdo y el desempeño del trabajador, se puede decir que es inversamente proporcional a su desempeño”. 

El objetivo del líder que ejerce este tipo de liderazgo es que los empleados lleven a cabo las metas y objetivos marcados por el líder y la empresa, mientras que el objetivo de los empleados es hacer lo que su líder les indique y a cambio ellos, reciben premios o castigos en función del esfuerzo realizado.

El líder debe estar pendiente de sus empleados con el fin de encontrar las fallas y desviaciones, centrándose en el en el papel de supervisión, organización y desempeño del grupo.

Los líderes transaccionales se centran en seguir reglas existentes y en aumentar la eficiencia de las rutinas y procedimientos establecidos. En cambio, no se preocupan en hacer cambios en la estructura de la organización.

Una ventaja es que ambas partes pueden lograr su objetivo, con lo que los dos salen ganando, otra ventaja es que el líder transaccional tiene una alta capacidad de respuesta para hacer frente a pequeños detalles de funcionamiento.

Una desventaja es que no existe una relación de compromiso permanente entre las dos partes, si no hay implicación emocional; otra desventaja es que los líderes transaccionales no orientan estratégicamente a las empresas a conseguir liderazgo en el mercado.

¿Cuándo usarlo?

  • No hay demasiado tiempo para llevar a cabo la tarea.
  • Las personas no saben o no tienen la iniciativa para llevar a cabo la tarea. O no tienen autonomía para realizarla.
  • Cuando hay que marcar un qué y un cómo.
  • Cuando la meta está claramente marcada, y requiere una calidad de respuesta determinada o para proyectos que necesitan ser llevados a cabo de una manera específica.
  • El trabajo requiere de supervisión.
  • Este tipo de liderazgo también es eficaz en situaciones de crisis y de emergencia.

¿Qué otros modelos de liderazgo conoces?

Te dejo un vídeo que complementa todo esto: “Liderazgo en Práctica – Líder transaccional”.

Después de lo que te he compartido ¿En qué momento vas a utilizar este tipo de liderazgo? ¿De qué manera puedes mejorarlo?

 ¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

 No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Supongo que alguna vez habrás visto, comprado o leído una guía de viaje. Suelen tener la capacidad de hacernos desear ir a los sitios que nos muestran, saborear la esencia de cada lugar del recorrido, nos indican cómo aprovechar el tiempo y nos dicen incluso los costes que nos va a suponer. ¿Crees que esto está relacionado con el liderazgo de los equipos?

 Management como guía

Tal y como nos aporta la guía de viaje, como responsables de los equipos podemos:

Poner una foto del destino: elegir el destino y lograr que todo el equipo tenga en la mente ese lugar al que todos desean llegar. Visualizarlo y que sea compartido por todos.

Definir bien el destino:  no es lo mismo decir "ruta a pie hasta la cumbre del Teide" que "ruta del vino por la Ribera del Duero". Las sensaciones, la posibilidad de pensar que es un reto, la confianza de poder lograrlo, todo dependerá de lo claro que todos lo tengan y de que resulte atractivo abordarlo.

El mapa: necesitamos saber la ruta, las paradas, las metas volantes, las etapas del recorrido. En todo proyecto hay fases, en toda estrategia hay puntos en los que revisar cómo vamos avanzando. Por eso, es importante marcarlos.

El tiempo: cada ruta está previsto que sea realizada en un tiempo. Suele haber un tiempo estimado, pero luego puedes entretenerte en el camino, perderte, saltarte algún paso para llegar antes, o ir más o menos por donde dice la guía pero innovando o descubriendo nuevas rutas. Ese tiempo estimado, además, nos permite calcular y prever los recursos, los costes, los tiempos de producción, de distribución, de búsqueda de colaboración, de toma de decisiones, de ajuste, de reuniones, de trabajo en equipo...

 tiempo estimado de viaje

Describir lo que nos podemos encontrar en el camino: esto suele hacerse en las guías en varios sentidos: el alojamiento, la manutención, las compras, la foto desde el lugar idóneo... ¿Cómo lo podemos trasladar al equipo?  Podemos plantear con el equipo diferentes perspectivas sobre cómo vamos a llegar juntos, por ejemplo, aplicando técnicas de trabajo en equipo que nos permitan valorar lo que nos podemos encontrar, las dificultades, las facilidades, aquello que no hemos de olvidar, etc. Y también, describir lo que aporta cada miembro del equipo, que sea diferente, complementario, que sume, que sea provechoso para hacer que sea un camino de calidad, haciendo un viaje inmejorable.

Los precios: en toda guía que se precie nos vienen los costes esperados, tanto de alojamientos como de restaurantes. Y es que siempre podemos elegir el coste del proyecto.  Podemos poner los mejores materiales y los mejores profesionales, o podemos poner materiales más prácticos y menos costosos, podemos bajar la calidad, podemos disminuir los servicios ofertados, podemos elegir contratar a menor coste... Y siempre sopesaremos qué es lo que más nos interesa. La mayor parte de las veces, merece la pena invertir un poco más, hacerlo un poco mejor cada vez, caminar hacia la excelencia.

Y por último están los contenidos facilitadores: esto sí que es importante. ¿Qué hacemos si no comprendemos el idioma? ¿Si tenemos un accidente? ¿Si queremos saber más? ¿A quién acudimos? Necesitamos un líder facilitador, que resuelva dudas y conflictos, que ayude y apoye al equipo, que aporte su experiencia y sabiduría, que tenga una visión global de cómo va avanzando el proyecto, que sepa parar para que su equipo recupere fuerzas, que acompañe al equipo, lo comprenda, y, en definitiva, que el líder sea la guía que el viaje necesita.

Os dejo el vídeo de presentación del libro "Cómo preparar un gran viaje", donde seguro que encontraréis más similitudes con la forma de abordar proyectos con los equipos de trabajo.

Y tú, ¿cómo vas a aplicar el ser guía de viaje?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Hoy quisiera hablar de una distinción importante, la diferencia entre ayudar y apoyar.

Apoyar

Como líderes y directores o jefes de equipos, es necesario tener claras nuestras funciones. Unas funciones que en ocasiones tienen que ver con apoyar al equipo y en otras, con ayudar al equipo. Es posible que a estas alturas del post estés algo confuso ¿no es lo mismo apoyar que ayudar? No.

Apoyar, según el diccionario de la Real Academia Española es "Hacer que algo descanse sobre otra cosa".

Ayudar, según la RAE es:

1. tr. Prestar cooperación.

2. tr. Auxiliar, socorrer.

3. prnl. Hacer un esfuerzo, poner los medios para el logro de algo.

Una visión gráfica  de lo que significa "apoyar" versus "ayudar" podría ser la siguiente:

ayuda apoyo 

Expresado de otra forma, podría decir que para mí:

  • Apoyar supone dar soporte y sostener al equipo. Impulsar desde abajo, dejando que brille por sí mismo.
  • Ayudar supone tirar del equipo, echar una mano, asistirle desde arriba, ejerciendo el poder que como representante del equipo se posee.

Entonces, ¿cuándo apoyamos al equipo?

  • Cuando respaldamos sus decisiones y su actuación, asumiendo el riesgo y las posibles consecuencias.
  • Cuando nos responsabilizamos de los errores que pueden cometer.
  • Cuando les servimos de referencia.
  • Cuando saben que pueden contar con nosotros.
  • Cuando dotamos de las herramientas y recursos necesarios.
  • Cuando les escuchamos y atendemos en sus necesidades.
  • Cuando comprendemos sus motivaciones individuales y sabemos potenciarlas.
  • Cuando damos la base de conocimiento y formación requerida para su mayor capacitación.
  • Cuando acompañamos en la superación de hechos que no han salido como se esperaba o de aquellos sobre los que hay que aprender.
  • Cuando supervisamos el camino hacia los objetivos, validando los avances realizados.
  • Cuando sabemos trasladar toda la información relevante y necesaria para poder llevar a cabo su trabajo.
  • Cuando damos feedback constructivo.
  • Cuando delegamos de manera que contribuya al desarrollo de las personas.
  • Cuando acudimos a la historia de la empresa, a la experiencia, y narramos la esencia de las bondades, de los casos de éxito y de la cultura, que determina quiénes son y por qué están en la empresa. En definitiva, por qué son importantes.

Y ¿cuándo ayudamos?

  • Cuando somos líderes facilitadores de cara a los agentes externos al departamento.
  • Cuando les proponemos para ascensos, promociones internas e incluso al facilitar su salida de la empresa si es lo mejor para ellos.
  • Cuando reconocemos el trabajo y buen hacer diario.
  • Cuando resolvemos dudas y tomamos decisiones que les orientan en su trabajo.
  • Cuando mediamos en conflictos y cuidamos el clima laboral.
  • Cuando sabemos vender el buen trabajo que hace nuestro equipo.
  • Cuando peleamos para que nuestro equipo tenga mejores condiciones, las más adecuadas y coherentes.
  • Cuando marcamos objetivos SMART-E.
  • Cuando planteamos incentivos motivadores que fomenten el logro de dichos objetivos.
  • Cuando pedimos una mayor partida en los presupuestos para nuestro departamento, por ejemplo, para poder innovar.   
  • Cuando somos flexibles ante las necesidades especiales y particulares de cada persona.
  • Cuando impulsamos el cambio, premiamos la proactividad, la innovación y la mejora continua.
  • Cuando realizamos reuniones eficaces con el objetivo de que fluya la comunicación y se sume.
  • Cuando inspiramos y mantenemos la ilusión por lograr la misión y visión de la empresa.

Hemos de recordar que además de nuestras tareas más técnicas, hemos de ejercer tareas de dirección, desarrollar nuestro liderazgo, estar pendiente del equipo, conocerlo, para saber cuál es la mejor forma de apoyarlo o ayudarlo. Como en tantas otras habilidades, la virtud está en el equilibrio.

¿Qué más acciones se os ocurren que podrían caber entre las que pertenecen a apoyar?, ¿y a ayudar?

Y tú, ¿eres de los que ayudan? o ¿eres de los que apoyan?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

El liderazgo es una habilidad cada día más demandada, no solo para los equipos sino también para desarrollar esta capacidad cada uno en nuestra vida, tomando las riendas en los distintos ámbitos de la misma. Necesitamos líderes en este nuevo paradigma.

Ponerlo fácil

Facilitar

Hoy quiero hablaros de un tipo de liderazgo, el que ejerce el líder facilitador. ¿Y por qué? En mi opinión, este líder se hace cada día más importante porque las empresas van contando con personas muy especialistas en sus áreas, con organizaciones más horizontales en las que se subcontratan servicios concretos a las personas más cualificadas.

Por tanto, para este tipo de casos, no se busca un líder que sea maestro que contrata al aprendiz, sino más bien un líder que representa, une, coordina y facilita el trabajo de su equipo para que sea lo más competitivo y con mejores resultados del mercado.

Esta facilitación del líder se puede expresar desde dos puntos de vista, 2 miradas: 

A nivel estratégico, con una mirada hacia el exterior del equipo, tendremos un líder que:

  • Toma decisiones que procuren mejores negocios para la empresa.
  • Busca las mejores oportunidades para que su equipo aporte valor. Conoce el mercado.
  • Se relaciona con los otros departamentos de manera que construyan juntos, facilitando la cooperación.
  • Negocia las mejores condiciones para los miembros de su equipo y para sus proyectos, de forma que los puedan resolver con mayor éxito.
  • Allana el camino para que los miembros de su equipo puedan acceder a otros agentes de dentro de la empresa o de fuera.
  • Sabe vender las capacidades y virtudes de su equipo. Habla bien de él.
  • Cree y confía en las posibilidades y el buen hacer del equipo. Lo transmite con pasión.
  • Defiende al equipo cuando es necesario y asume su responsabilidad ante posibles errores.
  • Busca las herramientas, las personas, la formación y los recursos que faciliten el trabajo a su equipo.
  • Pelea y preserva los intereses de su equipo frente a superiores, incluso frente a la Dirección General.
  • Representa al equipo con orgullo.
  • Su pregunta: ¿cómo puedo hacer que mi equipo llegue más lejos?

 

A nivel de su equipo, con una mirada hacia el interior del equipo, tendremos un líder que:

  • Crea un clima de confianza y ayuda a que el equipo funcione en un buen ambiente de trabajo.
  • Es un referente que da ejemplo sobre cómo ser parte del equipo, sobre la forma de comunicarse entre ellos.
  • Da respuestas.
  • Aporta su sabiduría e invita a que los demás también lo hagan.
  • Fomenta el apoyo entre cada uno de los miembros del equipo. Hace que uno y uno sumen más que dos.
  • Escucha a las personas y gestiona las emociones del equipo.
  • Conoce al equipo, sabe los intereses de cada miembro, sus motivaciones, sus fortalezas y debilidades.
  • Apoya la creatividad, promueve la innovación.
  • Prepara a sus equipos antes de mandarlos en su representación.
  • Da lo que cada miembro necesita de forma individual y también reconoce de forma colectiva.
  • Dirige estableciendo prioridades, organizando de forma eficiente los recursos según las tareas a realizar y el tiempo disponible.
  • Cuestiona y capacita al equipo para que den lo mejor de sí mismos.
  • Permite el aprendizaje del error.
  • Sus preguntas: ¿Cómo estás? ¿qué necesitas?

 

Hablando de los líderes facilitadores, Matthieu Ricard, dice que lo líderes han de ser serviciales, aportando un punto de altruismo a sus organizaciones. Os dejo algunas de sus interesantes reflexiones aquí.  

Sabiendo esto, ¿quieres ser un líder facilitador? ¿Qué vas a comenzar a hacer?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

El "empowerment" lleva años escuchándose en el ámbito empresarial, y creo que merece que le dediquemos un tiempo a comprender qué es y cómo se puede poner en marcha.

empowerment 

¿Qué es empoderar?

Una de las acepciones que nos ofrece el diccionario de la R.A.E. está relacionada con apoderar, con hacerse dueño de algo, ponerlo bajo su poder.

En mi opinión, la capacidad de empoderar viene dada por la capacidad de poner el mundo en nuestras manos, de hacernos conscientes de que podemos manejar nosotros nuestra vida, de responsabilizarnos sobre nuestras actuaciones y destino.

Y ¿para qué es esto de utilidad en las empresas?

En las empresas queremos cada vez más personas autónomas, con iniciativa, que asuman responsabilidad para innovar con creatividad, que sean capaces de desarrollar negocio, que tengan un buen desempeño y aporten crecimiento a la empresa.

Por este motivo, como líderes facilitamos el empoderamiento, para que cada colaborador asuma su capacidad para la toma de decisiones, otorgando la autoridad necesaria; permitimos la puesta en acción de las nuevas ideas,  damos los recursos y la confianza para la resolución de problemas, fomentamos la responsabilidad de cada persona hacia la consecución de sus objetivos, etc.

Os dejo un vídeo con más información sobre las ventajas del empoderamiento que nos facilitaba Víctor Rodríguez en Capacity: palabras con voz.

 

El fundamento para el empoderamiento según Koontz y Weichrich es: Poder = Responsabilidad. Una responsabilidad sobre las áreas de trabajo, sobre los rendimientos obtenidos, sobre los recursos utilizados, sobre las relaciones creadas y la organización del trabajo y de uno mismo, así como por los logros obtenidos.

Para el colaborador, el empoderamiento le supone un sentimiento de la confianza que deposita en él su responsable, de mayor capacidad de resolución, de mayor fortaleza y uso de sus fortalezas, de más alta autoestima, un mayor compromiso con su trabajo y con la empresa, etc. Os dejo aquí algunas claves más sobre las ventajas de empoderar a los colaboradores.

¿Cómo podemos fomentar el empoderamiento?

Con coaching. Una de las herramientas más potentes para el desarrollo de la acción desde las capacidades y recursos que tiene la propia persona. Acompañar a cada colaborador para que dé lo mejor de sí mismo.

Con liderazgo. Fomentar el autoliderazgo de cada colaborador. Ser su inspiración, ser su modelo, ayudar a utilizar los sentidos para desarrollar sus habilidades, como la visión global o saber detectar oportunidades y necesidades.

Con delegación. Basada en la confianza. Permite la capacidad de elección.

Con indagación apreciativa. Con una valoración positiva de lo que se hace, se hizo, y de lo que se puede hacer, desde el pensamiento positivo motivante. Una herramienta para practicar en la indagación apreciativa es el uso de preguntas que abran oportunidades.

Con feedback. Un feedback constructivo, una comunicación fluida bidireccional, una interrelación ágil, consultiva, potenciadora, orientada a resultados y a la mejora continua.

Con capacitación. Fomentando el conocimiento, el descubrimiento, ayudando a seguir en continua evolución personal y profesional, permitiendo que aprenda dando tiempo para su formación y para el mentoring con aquellos que puedan aportarle la capacitación necesaria para un mejor desempeño.

Con motivación. Pensar que puede y transmitírselo así, hacerle sentir importante porque por eso está en nuestro equipo.

¿Cómo vas a comenzar a empoderarte y empoderar a tu equipo?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Conoces la forma en que persuades a los demás? 

Persuadir

Hoy quiero comentar contigo algo que ayer compartí en el MBA Internacional especializado en marketing dentro del módulo resolución de conflictos, y es la habilidad de la persuasión, que junto con otras como la escucha completa del otro, la empatía, la asertividad, o el tratamiento de quejas y objeciones, nos permite llegar a mejores acuerdos y soluciones.

Wikipedia define la persuasión como la influencia social de las creencias, actitudes, intenciones,motivaciones y comportamientos. La persuasión es un proceso intencionado destinado a cambiar la actitud o comportamiento de una persona o un grupo hacia algún evento, idea, objeto o persona(s), mediante el uso de palabras para transmitir información, sentimientos, o el razonamiento, o una combinación de los mismos.

La persuasión es también una habilidad que podemos desarrollar con tiempo, esfuerzo y práctica. Cuanto más confiables parezcamos, más fácil nos será ser persuasivos.

Convencer no es vencer, es ser capaces de tener las respuestas y argumentos necesarios, de comprender al otro, de mostrar la actitud necesaria y de transmitirlo con entusiasmo, ya que si a ti no te entusiasma algo, no puedes lograr que a otro le entusiasme.

Me gustaría poner algo más de marco sobre este tema y para ello os pongo un link donde se explica la diferencia entre influir, persuadir y manipular.

¿Cuáles son los pilares de la persuasión? En mi opinión, os comparto los 6 pilares que considero más importantes, que son:

  • Credibilidad del mensaje. ¿Cómo has preparado el mensaje? ¿Cuál es el objetivo de tu mensaje? ¿A quién te vas a dirigir? ¿Crees en lo que vas a decir? Aportar experiencias, propias y ajenas, correctamente combinadas con el mensaje, facilitarán la comprensión y el deseo de aceptación del otro. Argumenta con explicaciones lógicas y racionales.
  • Credibilidad, coherencia y confiabilidad del emisor. ¿Qué haces para ser coherente en tu comunicación? ¿Qué haces cada día para resultar una persona creíble y confiable? Crea un clima de confianza para que el otro pueda manifestar todas sus dudas y expresa tu emoción, pues se contagia.
  • Capacidad de Comunicación. ¿De qué manera te comunicas? ¿Cómo te expresas? ¿Utilizas un lenguaje comprensible y adaptado a tu interlocutor? ¿Cuidas tu comunicación no verbal? ¿Qué preparas cuando quieres comunicar?
  • Capacidad para conocer a la otra parte. ¿Qué sabes del otro? ¿Qué preguntas para detectar sus necesidades y lo que le importa? ¿De qué manera te interesas por el otro? Haz que tus mensajes sean interesantes para el otro y piensa que en general lo que más nos interesa es que alguien nos escuche. Pregúntale. Interésate por él y procura que este interés sea verdadero (el falso interés se nota enseguida).
  • Liderazgo Personal. ¿Cómo desarrollas tu carisma? ¿Qué tipo de liderazgo sueles ejercer? ¿Cómo puedes inspirar para que te sigan? Y también el hecho de que te vean como un modelo, que gustes por tus cualidades, capacidades, tu forma de ser y hacer, será una clave muy importante para la persuasión.
  • Reciprocidad. ¿Lo qué pides se equipara a lo que estás dispuesto a dar?

Con el fin de complementar lo que estoy hablando te dejo un vídeo sobre la persuasión que aporta más información sobre las características indispensables para que tu mensaje sea más persuasivo.

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿De qué manera vas a mejorar tu capacidad de persuasión?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Conoces como lideras? ¿Conoces la diferencia entre gestionar y liderar?

Ovidio Peñalver y Milagros García

 Hoy quiero compartir contigo que he tenido el honor de compartir 2 jornadas de formación sobre Liderazgo con nuestro querido Ovidio Peñalver, como seguramente sabes, una persona de referencia en el mundo del management y un pionero en el liderazgo a través de los sentidos.

Me gustaría comentarte algunas claves que han surgido en estas formaciones.

Es importante darnos cuenta que estamos viendo un momento histórico fundamental. Tenemos la suerte de encontrarnos en un cambio de época, incluso en un cambio de paradigma. El cambio de entorno social lo ha provocado: la tecnología, especialmente el uso de internet, la integración de culturas muy diversas y el cambio de conciencia, con esto me refiero a nuevos hábitos culinarios, meditación…

Ovidio nos comentó que este cambio de paradigma provoca organizaciones emergentes, organizaciones con procedimientos ágiles, pocas jerarquías y que tengamos profesionales “líderes”.

¿Qué entiendes por líder? Nosotros entendemos que un líder es aquel que logra extraer lo mejor de los demás, a partir de lo mejor de uno mismo.

Además, en el liderazgo hay 3 ideas fundamentales: la primera el liderazgo lo elige uno, además me lo gano, los demás me lo reconocen y por último, lo mantengo.

¿Qué es para ti liderar? ¿Qué haces cuando lideras? Te proponemos algunas acciones de las que consideramos necesarias cuando alguien lidera:

Qué es liderar

 Y ahora te propongo hagas tu lista de las características que consideras convenientes que tenga un líder, te dejo la nuestra:

Características del líder

Algo muy característico de un líder es que tiene objetivos muy claros y sabe balancear el corto, medio y largo plazo. También un líder se arriesga y sugiere ideas.

Tanto Ovidio como yo tenemos muy muy claro, que “Uno no puede ser mejor líder que persona”

Hay algo que muchos olvidamos y es el hecho de que todos somos líderes en diferentes áreas de nuestra vida y que el liderazgo lo ejercemos de forma, no solo ascendente (como jefe o como papá o mamá), sino también descendente (cuando lideramos estando con nuestros padres) y horizontal (en muchos momentos que estamos por ejemplo con nuestros amigos o nuestra pareja).

Todos somos líderes desde antes de nacer, en el mismo momento de nuestra concepción y además, todos somos líderes y lideramos muchas veces a lo largo de nuestra vida.

¿Cómo podemos reconocer que estamos ejerciendo como líder en ese momento? Ovidio tiene una forma muy singular de expresarlo y es “que te ponga”. Lo primero, es necesario tener claro un sueño, un destino o un reto e ir a por ello o pedir ayuda para llevar a cabo el camino para conseguirlo, es el comienzo del liderazgo. Después para abordarlo nos marcaremos una acción, que con la pasión, la ilusión, el entusiasmo y la perseverancia nos llevará a nuestro futuro, a nuestro destino deseado.

Ovido en su modelo liderazgo nos propone lo que un líder experimenta a través de sus sentidos:

  • Ve – un destino, un futuro, e incluso, se anticipa a ese futuro.
  • Escucha – voluntades y necesidades.
  • Siente – personas.
  • Huele – oportunidades.
  • Saborea – cada proceso.

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Cómo lideras a través de tus sentidos?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García

 

 

En los últimos tiempos ya no se habla de dirigir el trabajo ni a los equipos, ahora se escucha liderar equipos, liderar tu vida,…

Dirigir

Me gustaría comenzar por diferenciar estos conceptos. Según la RAE:

Liderar: Dirigir o estar a la cabeza de un grupo, de un partido político, de una competición, etc.

Dirigir: Guiar, mostrando o dando las señas de un camino. Encaminar la intención y las operaciones a determinado fin. Gobernar, regir, dar reglas para el manejo de una dependencia, empresa o pretensión. Orientar, guiar, aconsejar a quien realiza un trabajo.

Por supuesto, ambas capacidades son necesarias para los jefes, responsables, directores de equipos, incluso la falta de ellas puede suponer una carencia para el buen desarrollo del trabajo diario.

Últimamente hay numerosa formación para ser los mejores líderes, se encuentran diferentes tipos de liderazgo (transformador, inspirador, coach…), incluso se hacen estudios de las tendencias en el desarrollo de liderazgo deseables para los próximos años, como el estudio que realizó Right Management en el que destacan como características: liderar el cambio, retener y desarrollar el talento en sus equipos y tener visión y pensamiento global.

Si los líderes actuales y del futuro tienen que ser “maestros en la estrategia, gestores del cambio, generadores de relaciones y desarrolladores del talento” tal y como concluyen en este estudio, ¿estas habilidades a desarrollar son realmente de liderazgo o de dirección? Y una cuestión más ¿son habilidades o son funciones incluidas en la dirección?

Según Juan Luis Urcola en su libro "Dirigir personas: fondo y formas", dirigir supone realizar dos tipos de funciones:

  • Funciones estratégicas: planificar, organizar, decidir, coordinar y controlar.
  • Funciones sociales: hacer/trabajar en equipo, formar, informar, motivar y controlar.

¿Y el liderazgo? Se encuadra dentro de las competencias directivas de gestión de los demás. Sin embargo, como nos cuenta Andrés Ortega, parece que los managers están en peligro de extinción, o al menos modificando algunas funciones dentro de su rol.

Entonces, yo os pregunto a vosotros, directivos y responsables de equipos ¿qué porcentaje dedicáis a liderar y qué porcentaje a dirigir? ¿Qué incluís en liderar y qué en dirigir?

 Os espero en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Crees que ser un buen gestor de las emociones ayuda a ser un buen líder?

 Liderazgo y Emociones

Hoy quisiera hablar de la aplicación de las emociones en el liderazgo. Si eres un buen gestor de las emociones y de la energía del equipo, serás un mejor líder. En anteriores post ya hablamos de los líderes emocionalmente inteligentes.

Es muy importante estar alerta a tus emociones y las que quieres generar en tu entorno, así como detectar qué ocurre a tu alrededor para ser facilitador del cambio. Para ello, es importante el observar, el escuchar y el sentir, en definitiva, el parar y el reflexionar sobre tus emociones.

A continuación te voy a facilitar algunas claves a tener en cuenta para ser un mejor gestor de emociones:

  • Ser más extrovertido.
  • Mostrar tus emociones con más frecuencia y sin juzgarlas.
  • Tener una actitud, postura e imagen abierta.
  • Mejorar las interacciones personales, desarrollando las habilidades sociales.
  • Mantener un tono constructivo y generar una conversación honesta.
  • Mejorar tu habilidad para hablar en público.
  • Ayudar a las personas que trabajan contigo a sentirse mejor.

Si yo cambio y aprendo a cambiar mis emociones, podré saber cómo ayudar a otros a que las cambien y recuperar el fluir diario de un entorno agradable.

¿Eso significa que no podemos tener días malos? No… Lo importante es saber gestionarlos con naturalidad. Te dejo un vídeo sobre el hecho de expresar las emociones en las empresas:

A través del aprendizaje nos re-creamos a nosotros mismos, ampliamos nuestras competencias y nos capacitamos para hacer algo que antes no podíamos hacer y/o creamos diferentes posibilidades. 

Después de lo que te he compartido, ¿qué vas a hacer para gestionar mejor tus emociones y ser un mejor líder?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García