¿Qué tienen algunos de nuestros Iconos que nos hacen admirarles?

Placido Domingo, Rafa Nadal, Severo Ochoa, Paloma Gómez Borrero, Tony Leblanc, Adolfo Suarez, Elsa Puncet,...

Todos ellos transmiten calidez, nos hacen seguirles, y sobre ellos la gran mayoría tenemos palabras de valoración y reconocimiento. De alguna forma, nos parecen buena gente, como a mí me lo parecen todas las personas mencionadas en este artículo.

Personas de referencia

Hoy quiero hacer referencia a 5 de las cualidades que estas personas tan representativas y de las que tenemos una gran imagen tienen, porque en mi opinión, son dignas de querer modelar:

Humildad: el significado de la humildad viene de no creerse más que los demás. Si bien es cierto que conseguir cosas materiales o ir promocionando profesionalmente nos da satisfacción, hemos de evitar que nuestro ego se alimente de ello. En su lugar, podemos acoger esos logros desde la autoestima, que se refuerza con la aceptación y el reconocimiento de uno mismo.

Ser capaces de detectar que estamos viviendo desde el ego, nos permite darnos la oportunidad de parar y retomar el camino desde la autoestima. A veces una persona que nos quiere bien es quien nos da esta alerta. Podemos obviarla o podemos escucharla y recapitular para seguir avanzando hacia donde queramos llegar. Un ejemplo de ello, nos lo cuenta Ovidio Peñalver en este vídeo:

Pasión por lo que hacen: ¿Cuántas veces hemos escuchado que hay personas que viven realizando su hobby? Cuando nos dedicamos a lo que realmente queremos hacer, el tiempo vuela, estamos disfrutando de la vida, nos cuesta menos esfuerzo, y nos sale bien. Ese refuerzo que nos da el hacerlo bien, hace que queramos seguir haciéndolo y esa experiencia genera nuevas ideas, con lo que seguimos desarrollando mejor aún nuestra pasión.

Patricia Ramírez, nos invita a fluir desarrollando la pasión, porque eso nos permite brillar en la vida, como nos cuenta en este vídeo:

Mejora y aprendizaje continuo: Y es que hay muchas formas de ser cada día un poco mejores. Podemos seguir los pasos del ciclo PDCA basado en el principio de mejora continua de la gestión de la calidad, para marcarnos unos objetivos, caminar hacia ellos, ir chequeando lo que vamos consiguiendo y retocando aquello que todavía no esté yendo como nos gustaría. Pero hay una clave importante en todo ello, y es que para hacerlo ¡hay que querer!

Crecer personal y profesionalmente depende de la voluntad que pongamos en ello. Por tanto, estar en aprendizaje continuo podríamos decir que tiene que ver con la calidad que tenemos como personas y con la perseverancia. Sí, con la perseverancia, porque si ante el primer obstáculo que nos encontremos, abandonamos, es que no era suficiente importante para nosotros lograrlo.

Sólo de esta manera se puede llegar a conseguir un éxito tan relevante como el que Severo Ochoa, premio Nobel de medicina, obtuvo y fue uno de los precursores de la biología molecular, ayudando con sus investigaciones a descifrar el código genético.

Mejora continua

Image by © Bettmann/CORBIS

Humanidad: Hoy en día decimos que una persona se muestra humana cuando muestra las emociones. Y es que no nos han enseñado mucho a gestionarlas a pesar de que está demostrado que el éxito profesional depende en un 80% de decisiones dictadas por las emociones, según estudió Daniel Goleman.

Por lo tanto, el desarrollo de la inteligencia emocional es un valor en alza en las empresas, en los líderes y en el desarrollo de cada una de las personas para ser más felices y lograr los objetivos deseados.

Por ejemplo, ¿cómo no emocionarse cuando te dan 80 minutos ininterrumpidos de aplausos? Eso le sucedió a Plácido Domingo en 1991 y es quien ostenta el record del mundo hasta el momento. Ya en anteriores ocasiones había ido batiendo su propio record, lo que le llevó (como se muestra en la imagen) a hacer pases con su capa de Otello, pero si queréis ver un trocito de ese momento de aplausos de 1991, aunque no se ve muy bien el vídeo, sí se siente la emoción.

Emoción

20minutos.es/ EFE

Cercanía: Prestar atención a quienes tenemos a nuestro alrededor, dedicarles un tiempo, una mirada, recordar sus nombres, firmarles un autógrafo o hacerse una foto (si hablamos de nuestros iconos). ¿Os habéis dado cuenta de que casi no tocamos a nadie a lo largo del día? Tocamos los ordenadores, tocamos los productos... ¿y a las personas? Un saludo genera la cercanía y la afectividad de acoger y hacer sentir acogidos. Incluso con los rivales, porque la educación no ha de faltar, como hace Rafa Nadal.

Rafael Nadal Cualidades éxito

Ser accesible para lo bueno y para lo malo, porque solemos saber con qué personas podemos irnos de fiesta, pero contamos con muchas menos para que nos presten sus oídos o su hombro para desahogarnos.

Seguro que tú conoces a muchas más personas estupendas que transmiten todas estas cualidades, personas amables, con las que gusta estar, de las que gusta aprender. Es posible que tengas alguna cerca, aunque no sea mundialmente famosa. Así que ponla en valor y si te gustan estas cualidades ¿cuándo vas a empezar a trabajarlas?

¡Me gusta la buena gente!

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills