Tag Archives for funcionamiento-empresarial

Querido compañero,

¿Qué tienes en cuenta a la hora de gestionar una negociación? ¿Cómo gestionas estos elementos?

negociación

Ya os compartí hace tiempo en otro artículo algunos trucos para preparar la negociación. Hoy quiero compartir contigo la importancia de conocer y gestionar los elementos que aparecen en una negociación.

Algunos de estos elementos son:

  • Intereses: Centrarse o hacer notar los intereses y objetivos mutuos, no las posiciones.
  • Criterio: Insistir en que los resultados se basan en objetivos comunes.
  • Opciones: Generar una variedad de posibilidades / alternativas para un beneficio común. En general ninguna de las partes deberá convenir en algo que sea peor para esa parte que su MAAN (Mejor Alternativa a un Acuerdo Negociado).
  • Personas: Separar a las personas del problema. Mantener la relación. Intentar crear compromisos con la otra parte. Tomar un acuerdo será más fácil en la medida que los compromisos adoptados sean comprensibles y verificables y para ello es conveniente diseñarles, plantearles y estructurarles.
  • Clima: orientado a soluciones, conseguir una buena comunicación entre las partes, crear un ambiente colaborativo…
  • Legitimidad (win-win): intentar que a cada parte le parezca justo, teniendo algún criterio de referencia externa que otorgue imparcialidad o algún principio de reciprocidad.

Algunas tácticas para gestionar estos elementos son:

  • Proveer de expectativas de futuro.
  • Poner límite: si es inaceptable, hacerlo saber y en ese momento no negociar.
  • Indicar lo Malo y lo Peor: proponer una situación realista, que será el objetivo y otra situación peor.
  • Echar un Farol.
  • Frases como: “Qué más quisiera yo”, da pie a explicar nuestra postura.
  • Arriba y abajo: aceptar si se hace otra concesión.
  • Enlazar: Si la otra parte nos destaca una debilidad, la intentamos enlazar con una fortaleza.
  • Chantaje emocional.
  • Hacer preguntas, escuchar activamente y saber manejar los silencios.
  • Actuar empáticamente, diciendo frases como: te entiendo, comprendo lo que me dices... de esta forma, la otra parte se relajará y se manifestará abierto a escucharte.
  • Muéstrate con actitud positiva, haz comentarios como que estas seguro que vamos a encontrar juntos soluciones para lo que estamos planteando...

¿De qué otras maneras gestionas los elementos de una negociación?

Es importante tener en cuenta, que si en un momento en una negociación lo que plantea la otra parte es inaceptable para la otra y nos encontramos en una situación de punto muerto, lo más adecuado, en ese caso, es proponer un aplazamiento y quedar otro día para retomar la negociación.

Con el fin de complementar lo que estoy hablando te dejo un  texto de un módulo que habla de los elementos de una negociación:

http://www.bvsde.paho.org/cursoa_mcc/e/modulo2.html

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué otros elementos tienes en cuenta en una negociación? ¿Cómo vas a mejorar la gestión de los elementos que intervienen en una negociación?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Conoces la misión, la visión y la cultura empresarial de tu empresa? ¿Conoces tu misión, visión y valores?

Misión, visión, valores, cultura empresarial

Hoy quiero compartir contigo la importancia de conocer a tu empresa, de conocer la misión, la visión y su cultura empresarial, ya que son el pilar de toda organización, lucrativa o no.

Me gustaría partir de algo para entender la importancia de conocer todo esto y para ello, voy a explicar algunas premisas:

Quisiera comenzar por preguntar ¿qué entiendes por una organización? Para mí una organización es:

Un grupo de personas, coordinadas por un dirigente/líder con un sueño por cumplir, que tiene un objetivo común a medio y largo plazo y que se adapta a los cambios que se encuentren en el camino hacia el objetivo. Este grupo de personas tiene una cultura específica y sus miembros trabajan siguiendo determinadas “reglas de juego”. Además, una organización cuenta con una estructura que relaciona recursos y personas entre sí y con el exterior, y hace uso de herramientas de planificación, producción, análisis y control.

La visión establece una meta futura, es decir, lo que la empresa anhela.

Responde a la pregunta: ¿Cómo queremos que sea en el futuro?

La visión para mí es la que guía cuanto hago. Antes de decidir o hacer algo pienso en la visión y me ayuda a tomar la mejor decisión posible. ¿Por qué quiero esto? ¿Encaja con lo que quiero? Incluso hago un ejercicio que es visualizarme habiendo conseguido lo que pretendía, antes de que esto suceda, anticipándome a lo que veré, escucharé y a cómo me sentiré.

La Misión explica la existencia de una organización. Responde a la pregunta: ¿Cuál es nuestra razón de ser?

En la misión se exponen: las intenciones de la empresa, las actividades que piensa desarrollar y la dirección que seguirá la empresa para alcanzar dicha visión.

Una declaración de la misión bien elaborada y comunicada cumple en la organización las siguientes funciones:

  • Cristalizar o materializar la visión.
  • Dotar de coherencia a todas las acciones desarrolladas en todos los niveles.
  • Transmitir un propósito y una identidad.
  • Evitar una dirección sin visión y sin sentido.
  • Preparar a la empresa para el futuro.

Te dejo más información sobre la dirección estratégica de la empresa, para que puedas profundizar en fundamentos empresariales como estos, aquí.

La Cultura empresarial sería el conjunto de principios, valores y creencias de la organización.

Determina la forma de actuar más o menos habitual. El cómo hacer.

Se convierte en su rango distintivo y diferenciador.

  • Los Valores serían los principios morales, la ética de la organización.

Determinan la forma de relacionarse, de actuar de la empresa, con los colaboradores, clientes, proveedores, competidores, administraciones públicas, etc. Y permiten el reconocimiento social y ético desde la mirada externa de la empresa, así como el marco en la manera de trabajar dede la mirada interna de la empresa.

Normalmente, el número de valores de una organización suele estar entre 5 y 7. El motivo es que es muy complicado que las organizaciones basen sus decisiones y el día a día en más de 5 criterios. Hoy día es una práctica habitual revisar la definición y selección de los valores de la organización para adaptarse a los nuevos tiempos, y es una acción que como consultores realizamos para ayudar a las empresas a marcar su identidad.

¿Cómo trabaja tu empresa para llevar a la práctica todos sus valores? ¿Cómo traslada tu empresa los valores a su día a día?

Está garantizado que las empresas que disponen de una declaración explícita y compartida (tanto con clientes como empleados) de su misión, visión y de la cultura empresarial elegida para lograrlas, orientan mejor sus acciones y afrontan mejor sus decisiones, ya que tanto sus directivos como los colaboradores saben perfectamente dentro de esta organización: quiénes son, quiénes quieren ser en un futuro y los valores a seguir para poder conseguirlo. Y esto, además, facilitará el estar más alineados con los objetivos de la propia compañía.

Este conocimiento, unido a su competencia técnica y a la capacidad de escucharse mutuamente, hace que todos los miembros de la organización se enfoquen y sumen en la elaboración de esta visión compartida. Y es necesaria para llevar a los equipos a su desarrollo en equipos de alto rendimiento.

De hecho, de no compartir la visión, la misión y la cultura empresarial, o si no se siente el equipo cómodo con ellas, la relación entre los colaboradores y la empresa puede ser menos positiva y más desgastante, pudiendo llevar a la desmotivación por parte de las personas que así lo sientan.

Con el fin de complementar lo que estoy hablando te dejo un vídeo sobre la misión y la visión que aporta más información sobre su importancia.

Después de lo que acabo de compartir, ¿de qué te has dado cuenta? ¿Cuál es tu misión, visión y valores? ¿Conoces la misión, la visión y la cultura empresarial de tu organización? Si no la conoces ¿qué vas a hacer para conocerla y llevarla a tu día a día?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Muchas personas comienzan su día faltos de energía, sin ganas de hablar con nadie, molestas hasta que se toman el primer café,... A veces muestran más irritabilidad e impulsividad, son más susceptibles al estrés y a los cambios de humor...

A estas personas habría que preguntarlas ¿qué tal has dormido?

 Cansado

Los estudios de neurociencia están comenzando a darnos pistas sobre cómo funciona nuestro cerebro y también sobre la importancia del sueño. Muchas personas piensan que dormir es una pérdida de tiempo, y está calculado que si medimos el tiempo que dormimos respecto al tiempo que vivimos, más de un 30% del tiempo lo pasamos durmiendo. ¿Y por qué? ¡Porque así lo necesitamos para vivir!

Una de las funciones del cerebro según los neurociéntíficos (aunque hay aún numerosas hipótesis más) es que durante el sueño el cerebro ejerce un efecto reparador. Lo que hemos gastado durante el día, lo reemplazamos, y reconstruimos durante la noche. Y también, otra de las funciones importantes es que nos permite procesar los aprendizajes y sucesos ocurridos durante el día, consolidando la memoria. Os dejo un vídeo de Russel Foster explicando los avances en neurociencia sobre el sueño y la importancia de su cuidado para nuestro bienestar y estado emocional.

Muchas personas trabajan mucho y duermen poco. Si bien es cierto que según la edad las necesidades de dormir varían (por ejemplo, los niños han de dormir mucho más que las personas mayores),todos necesitamos un tiempo para que nuestro cerebro realice las funciones que sólo en ausencia de luz natural está preparado para realizar, como por ejemplo, la secreción de la hormona del crecimiento, que en los adultos condiciona la reparación de nuestra piel.

Para facilitar nuestro descanso y poder sentirnos mejor, menos irritables por las mañanas y más descansados, también será un factor importante cómo vivimos nuestro día. El cerebro acumula las tensiones sucedidas durante el día, los anhelos, la ansiedad, etc. y después necesita un tiempo para desconectar aunque nos vayamos a la cama y caigamos rendidos.

Por eso, los expertos en sueño, como el Doctor Estivill, nos cuenta en su libro "Dormir natural", que puedes conseguir aquí, que hay tres fases fundamentales que puedes chequear para valorar qué tal duermes:

1. Preparar el sueño: igual que con los niños hacemos el baño, la cena, les leemos un cuento y vamos bajando la intensidad de la actividad hasta llegar al sueño, de adultos ocurre lo mismo. Ir bajando la intensidad de la luz, olvidarnos del ordenador, el móvil o la tablet como medio para "entretenernos" antes de ir a la cama (o ya en la cama si eres de los que te lo llevas para mandar el último mensaje antes de dormir), es decir, tener rituales para ir a la cama que vayan haciendo al cerebro darse cuenta de que nos estamos preparando para dormir.

2. La hora de dormir: un buen colchón, una habitación con una temperatura adecuada, relajarnos, centrarnos en nuestra respiración, más lenta, dejando pasar nuestros pensamientos...

Dentro de esta fase se desarrolla el ciclo del sueño,  donde pasamos por una serie de etapas, comenzando por la primera, de sopor, en la que se nos relajan los músculos y caemos en la somnolencia dejándonos llevar por el sueño. Después hay una etapa de transición hacia la etapa en la que hay un sueño más lento, en la que las ondas cerebrales mantienen ya un ritmo muy ralentizado y necesitamos un estímulo más fuerte para hacernos despertar porque entramos en un sueño profundo. Y la etapa que se da a continuación es la que se denomina fase REM (rapid eye movement) en la que podemos reconocer que soñamos. Estas etapas se repiten 4-5 veces a lo largo de la noche.

 Mal despertar

3. Tener un buen despertar: que suene de forma estridente el despertador no es, desde luego, nada facilitador para afrontar el día con una sensación agradable y energía. Por eso, lo ideal sería poder despertarnos de forma espontánea, aumentando la intensidad de la luz de la habitación, con caricias (si tienes a alguien a tu lado) y sonidos que vayan aumentando de forma paulatina y dándonos el tiempo suficiente para activarnos.  Podemos comenzar con pequeños ejercicios para ir despertando también a nuestro cuerpo, seguir un ritual de despertar que incluya la limpieza de la piel, pues como he comentado se produce durante el sueño la regeneración de la misma, y desayunar sano y con tiempo nos ayudará a mejorar nuestro estado de ánimo para comenzar el día.

Por todo lo aquí comentado, dormir bien nos ayuda a tener una mejor concentración, tomar mejores decisiones, ser más creativos, facilita nuestras relaciones sociales, y sobre todo ganamos en salud.  ¿Qué vas a hacer para cuidar de tu sueño y de tí?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

¿Ya has pensado lo que quieres hacer este año?

 Objetivos

En estas fechas muchas empresas revisan sus cuentas y cierran el año. Otras, comenzaron hace tiempo a prever lo que querían para el año que comenzaría, y unas cuantas más aún no se han sentado a ninguna de estas dos tareas.

Para aquellas que aún quieran plantearse las acciones para este 2015 y no sepan cómo hacerlo, hoy quiero dejaros una forma de hacerlo, ¡con planificación! Y estos pasos no solo son válidos para las empresas sino que también podemos aplicarlos en el ámbito personal. ¿Os animáis a probar a hacerlo?

1. Para comenzar, lo primero es determinar lo que queremos conseguir este año. Definir los objetivos y metas de aquellos aspectos que nos parece que sí o sí lograremos este año. Cuanto más concretos seamos, mejor podremos abordar lo que nos proponemos, sea en el ámbito que sea. Una técnica que podemos utilizar para ayudarnos a detallar los objetivos es la de SMART-E, que ya os hemos contado en anteriores ocasiones.

2. ¿De qué situación partes? Saber cómo estás ahora en relación a tus objetivos te permitirá clarificar y evaluar la distancia que te queda para lograrlo. No es lo mismo querer ir a Roma desde Verona que desde Madrid.

En las empresas hay una herramienta muy útil para tomar conciencia de la situación actual, y es el análisis DAFO. Aunque está diseñada a nivel organizativo, os animo a realizarlo de igual forma para las metas personales, identificando las Debilidades personales, Amenazas e impedimentos del entorno, Fortalezas personales para lograr lo que nos proponemos y Oportunidades que nos ofrece el entorno.

3. Definir la estrategia más adecuada. ¿Qué orientación vas a tomar? ¿Por dónde vas a guiar tus pasos?

“Si no sabes a dónde vas cualquier camino te conduce allí”  Proverbio del Corán

“Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va” Seneca

Se trata de elegir la estrategia que te permita de una mejor forma maximizar tus fortalezas aprovechando las oportunidades y minimizar las debilidades previendo, superando o sorteando las amenazas.

4. Planificación. Según la definición de Agustín Reyes Ponce, la planificación consiste en "fijar el curso concreto de acción que ha de seguirse, estableciendo los principios que habrán de orientarlo, la secuencia de operaciones para realizarlo y la determinación de tiempo y números necesarios para su realización."

En entornos cambiantes como los actuales, se habla también de Wikiplanning que, como nos cuenta Pablo Navajo, es el sistema de planificación para contextos complejos, que incorpora herramientas de la Web 2.0, para conocer de forma permanente, los cambios que se producen en el entorno y las expectativas de los diferentes grupos de interés, utilizando la inteligencia colectiva, la innovación abierta y el trabajo en red; empoderando a un grupo, colectivo u organización para que puedan colaborar en la decisión sobre su propio futuro y cuál es el camino por el que deben avanzar, para responder eficaz y eficientemente a las exigencias del entorno y puedan crear la organización deseada” (Navajo, 2010).

Para facilitarnos la tarea de planificación, podemos responder a las siguientes preguntas: ¿Para qué? ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo lo voy a hacer? ¿Con qué cuento? ¿A quién necesito?

Planificación estratégica

5. Concreta y programa lo planificado. Se trata de incluir lo que queremos hacer en la agenda. Para que no quede en el aire, y se nos vaya en buenos propósitos que nunca se cumplieron hay que bajarlos al día a día. Si, por ejemplo, queremos hacer reuniones semanales porque así lo hemos determinado en la planificación, ahora hemos de incorporarlo en la rutina diaria, es decir, plantear exactamente cuándo: los lunes a las 9 de la mañana comenzando este mismo lunes.

Y ahora que sabemos cómo hacerlo, ¿qué nos impide ponernos en marcha hacia el logro de nuestros objetivos? Estoy a vuestra disposición para acompañaros en el desarrollo de este proceso, ¡si así lo quisierais!

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Ya hablamos de cuestiones básicas a realizar desde la dirección de Recursos Humanos y también de uno mismo como empresario si no tiene un departamento dedicado a ello. Como decíamos, RRHH supone la gestión de todo lo relacionado con las personas, por eso se determina su actuación en diversas áreas.

Sabiendo esto, ahora quiero hablaros de las nuevas tendencias en las funciones de RRHH que se están comenzando ya a adoptar dentro de las empresas y que se prevén para el futuro. Para ello, diferentes entidades han realizado importantes encuestas preguntando cuáles creían que iban a ser las nuevas funciones de RRHH.

 

Virginio Gallardo. Presentación del estudio Cigma sobre tendencias de RRHH.

Virginio Gallardo. Presentación del estudio Cigma sobre tendencias de RRHH.

Del mismo modo que con las funciones básicas de las que ya hablamos, cualquier directivo puede comenzar a poner en práctica estas acciones de forma que se vaya adaptando a los nuevos tiempos y con las nuevas generaciones.

Algunas áreas que considero importantes son:

Gestión del talento y del compromiso: La gestión del talento ya destacada como tendencia por Juan Carlos Cubeiro en su libro "Del capitalismo al talentismo" , se perfila como uno de los principales retos para las empresas. Esto supone ser capaces de detectar, incorporar, desarrollar, potenciar, mantener el talento, de una forma holística y completa. Y para ello, se plantean acciones desde RRHH orientadas a favorecer la comunicación, la gestión de conflictos, la formación, el coaching, la gestión de equipos, la visión global y el posicionamiento estratégico, la creatividad, la salud física y emocional, etc. Todo lo que haga posible que las personas se sientan más capaces y más motivadas para permanecer porque quieren permanecer, en un entorno donde están comprometidas con lo que hacen, y porque lo hacen muy bien, y se les valora por ello.   

Gestión del cambio: RRHH se convierte en el principal facilitador del cambio, porque las organizaciones necesitan una mayor agilidad de respuesta, tener unas estructuras flexibles y adaptables que permitan la innovación y la adecuación al mercado, anticipándose. Y todo ello ha de ir acompañado de políticas  y normas que lo posibiliten, así como de una revisión de la cultura empresarial para que la definición de la misma y sus formas de actuar vayan acordes con los tiempos y las necesidades reales, para hacer que la empresa sea sostenible y perdure.

Adaptador a la digitalización de la empresa: las nuevas tecnologías como Big Data, la computación cognitiva, Internet, las redes sociales, aplicaciones de inteligencia artificial... todo ello contribuye a una nueva adaptación de las personas en su manejo y en su participación dentro de las mismas. Desde RRHH se trata de ser promotores, estar al tanto de cómo funcionan y acompañar en el aprendizaje digital de las mismas para su optimización y mayor productividad, así como, para que se obtenga el mayor beneficio de su uso con la colaboración y la cooperación de los equipos a tiempo real. Sobre este tema Octavio Ballesta nos habla en su blog: Talento en expansión

Employer branding ¿Cómo queremos que se nos vea como empleadores? Cada vez más la tendencia es a ser una empresa atractiva para que las personas quieran trabajar ahí, una buena empresa en la que, además, a las personas les guste trabajar. Esto hace que se haga un esfuerzo en la imagen y la comunicación interna, en el cuidado de las personas y en la gestión de la satisfacción en el puesto de trabajo. Para ello, también se apoyan las empresas en lograr certificaciones que las acrediten en estos ámbitos: Great place to work, EFR, etc.

Gestión de la diversidad: en dos grandes líneas, por un lado, la igualdad y conciliación; y por otro, la adecuación de las diferentes generaciones  que tienen necesidades distintas y afrontan su manera de trabajar desde perspectivas variadas que habrá que conciliar para enriquecer el desarrollo de la empresa. A modo de ejemplo, os dejo las tendencias por generaciones aquí.

Desarrollador de liderazgo: cada vez más se valora el liderazgo en las organizaciones (por eso le doy un apartado especial). Un liderazgo de cara al equipo que le permita ser transformador, innovador, inspirador, a través de los sentidos...y también un liderazgo de uno mismo, que fomente el autoconocimiento y la autogestión para ser modelo a seguir y dar lo mejor de sí mismo. Apoyar en el desarrollo de los nuevos líderes del futuro de la organización será una de las principales tareas.

Con todas estas nuevas funciones a desarrollar, desde los departamentos de RRHH o como empresarios y directivos autónomos de equipos, se pueden enriquecer las organizaciones y pueden incorporar una filosofía de progreso única para afrontar el futuro, con apertura y adaptabilidad, que les lleve al logro de su éxito.

¿Qué vas a comenzar a hacer en relación a la gestión de las personas en tu organización? ¿Qué quieres empezar a implantar en 2015?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Lo cierto es que en una entrevista de trabajo todos somos comerciales. ¡¡De nosotros mismos!!

Confianza para las entrevistas

Por lo tanto, la selección de comerciales tendría que ser muy fácil porque todos conocemos las competencias que hacen falta: buena comunicación, confianza en uno mismo, saber potenciar los puntos fuertes, tener humildad para reconocer nuestras áreas de aprendizaje,... ¿o no es así? Ya os contamos cuestiones a evitar para mostrarse convincentes que se pueden aplicar a las entrevistas de trabajo o a las reuniones en las que hemos de vender nuestras ideas, servicios y/o productos.

Sin embargo, hay cualidades que si bien estaban altamente valoradas hace años, ahora se van sustituyendo por otras. Por ejemplo, la verborrea. Hasta hace relativamente poco tiempo, se reconocía a los comerciales porque no callaban ni debajo del agua. Ellos te contaban todo, lo que se quería saber y lo que no, entretenían y eran escuchados con atención o desesperación por los clientes. Ahora esto ha cambiado ligeramente. Más bien se buscan asesores comerciales, y son éstos los que escuchan al cliente y le responden de forma personalizada y con labia.

En el proceso de selección, ya sea durante entrevistas, en dinámicas grupales, test o completos assessment centers, la intención es descubrir la máxima información del candidato, sus comportamientos conscientes o inconscientes, habilidades, conocimientos aplicables a la práctica, en definitiva, competencias que no se extraen en el repaso del currículum vitae o investigando por internet sobre el candidato.

Para ello, los casos de discusión sin respuesta definida o las preguntas sobre situaciones vividas y cómo se desarrollaron, dan pistas de las reacciones con las que nos podemos encontrar en el futuro si contratamos a esos candidatos.

En ocasiones, el uso de preguntas ambiguas es fundamental para ver por dónde sale el candidato. Por ejemplo, "convénceme de que tu jersey es rojo", cuando por supuesto no lo lleva así.  ¿Qué competencia queremos extraer con esta pregunta? Podría ser para validar la capacidad de persuasión, podría ser para ver si tiene creatividad y soltura para salir del paso ante una pregunta compleja, podría ser para valorar su honestidad si esperamos que responda que no es rojo, etc. Lo importante es tener claro qué competencia queremos chequear para que la pregunta sea la más adecuada.

Si en este caso la persona contesta que su jersey no es rojo sino blanco, entonces ¿habremos comprobado su capacidad de persuasión (si ésta era la competencia que queríamos validar)?

Cuanto mejores preguntas realicemos, mejores respuestas e información extraeremos. Hacer buenas preguntas es el mayor de los artes de los expertos en selección de personas.

Martha Alles, experta en selección por competencias, ha escrito numerosos libros sobre la definición de competencias y cómo abordarlas en procesos de selección. Y aunque no esté así definido en todas las empresas (porque elijan otros métodos de gestión), para ser formalmente estricto y coherente, la empresa ha de implantar un modelo de gestión por competencias. Os dejo más información sobre este tema aquí.

Por lo tanto, para seleccionar comerciales, y como decía al principio, comerciales en una entrevista somos todos, no nos quedamos en la primera impresión sino que hemos de indagar un poco más en la persona para averiguar si lo que estamos buscando a nivel de comportamientos, de actitud, de conocimiento, de valores, etc. lo atesora el candidato.

Y para poder discriminar entre unos candidatos y otros, estos requisitos detectados y necesarios para el puesto que se va a desempeñar habrán de ser medibles y comprobables. Se trata de ser lo más objetivos posibles en el proceso de selección.

¿Tienes bien descritos tus requisitos específicos para elegir comerciales? ¿Son medibles y comprobables? ¿Cómo indagas para extraer esa información?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Hace poco me preguntaron si es mejor hacer reuniones de unos minutos cada día o con salir juntos a desayunar se da por hablado lo necesario. ¡Buena pregunta!

En mi opinión no hay una respuesta válida y general. Lo que sí considero importante es la comunicación como elemento imprescindible para estar al día de las cuestiones importantes, de cómo van las cosas, en qué hemos avanzado y siguientes pasos a programar, pero… ¿cómo lo podemos hacer?

 reuniones diarias

Las reuniones diarias han de tener un sentido práctico y ser sobre todo eficientes. Con ellas se aumenta la productividad, debido a la coordinación y colaboración de los miembros del equipo, ya que están en conocimiento de las necesidades de cada miembro. Os dejo más información sobre los beneficios de las reuniones diarias aquí. Por este motivo todo el equipo ha de tener claro:

  • Para qué se hace la reunión. Normalmente tiene como objetivo tratar la agenda del día, dar y recibir información relevante de la empresa, del equipo, de los clientes, así como de los proyectos. También se puede aprovechar para realizar anuncios y comunicar celebraciones. Cada miembro del equipo tendrá que salir con la idea clara de cuáles son sus prioridades para una mejor programación de su día, teniendo en cuenta también aquellas cuestiones para las que habrá de contar con un compañero.
  • El tiempo. Hay quien hace este tipo de reuniones de pie para evitar que se alarguen. Si hay un tema a tratar en profundidad, o entre sólo parte de los miembros del equipo, se buscará un día para ponerlo en la agenda de los interesados para mantener esa nueva reunión. Suele ser recomendable que esas citas se consensúen tras esta reunión matutina.

Es una reunión ágil, concisa, en la que cada uno ha de llevar preparado lo relevante para poderlo comunicar al equipo: cómo voy, qué tengo previsto, qué necesito.

  • Un final motivador. Al final de la reunión diaria podemos reconocer el buen trabajo del equipo, impulsar el ánimo hacia su saber hacer, e incluso puede que el equipo tenga su frase especial, que les pone las pilas. Todo ello hará un buen cierre. Yo siempre me he de acordar de aquella serie de televisión que se llamaba “Canción triste de Hill Street”, en la que al finalizar la reunión diaria y antes de salir el equipo de la sesión para patrullar, el Sargento Esterhaus decía: “Tengan cuidado ahí fuera”.

Ahora bien, ¿podemos hacer este tipo de reunión sentados y acompañados de café y dulces? Sí. Sólo hay una cuestión que me parece interesante destacar. Quizá salir con el equipo a tomar café, desayunar, etc. y aprovechar a hablar de cuestiones de trabajo puede no ser realmente lo mismo. Y os planteo algunas preguntas que os pueden ayudar a decidir si esto es así o no:

  • ¿Todos los miembros acuden al café de manera habitual? ¿Es importante que estén todos? ¿Qué ocurre si algún miembro del equipo no está y se ha hablado de temas que le pueden concernir? ¿Os obligatorio ir al café? ¿Se sienten todos los miembros cómodos con que así sea?
  • ¿Está estipulado el desayuno como un momento para el equipo o se unen otras personas de otras áreas?
  • ¿Se utiliza el café como medio para hablar de manera informal de cuestiones formales? Y por el hecho de haberlo comentado en el café, ¿ya no se habla durante la reunión formal si la hubiera? ¿Dónde y cómo se hace constancia de lo acordado?
  • ¿Se pueden incluir todos los temas en el café? ¿Para qué podemos utilizar una reunión saliendo a tomar café? ¿Y para qué no?

Es cultural e incluso internacional el hecho de aprovechar las comidas de trabajo para cerrar negocios, dado que nuestro estado de ánimo y necesidades básicas están cubiertas tras una deliciosa comida. De hecho, siguiendo las pautas del análisis transaccional, si incluimos, por ejemplo, chocolate con churros, como es algo que nos lleva a la infancia, nos relajamos, desdramatizamos y resolver cuestiones peliagudas puede resultar más sencillo.

Por otra parte, se ha comprobado que el hecho de reunirse en torno a un café estimula la creatividad, facilita la inteligencia colectiva y genera una comunicación abierta e incluso confiada, mucho más si tenemos en cuenta que el espacio sea confortable.

Pensando en ello, The World Café fue creada como una metodología para facilitar el diálogo y las conversaciones sobre temas importantes, aunque ya no sea la idea de reuniones matutinas cortas y eficientes de las que aquí hablamos. Se trata de sacar provecho a las conversaciones mediante reuniones en mesas de trabajo, en torno a un café, en las que participan las personas relacionadas con el tema a tratar y debatir en profundidad, aunque sean de diferentes equipos, buscando soluciones e ideas de desarrollo sobre el tema en cuestión. Aquí podéis saber más sobre cómo funciona.

Por tanto, ¿os animáis a hacer reuniones diarias?, ¿qué es más eficiente para vuestro equipo?

Os espero en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Has realizado algún proceso de coaching?

 Resultado

 

Hoy quisiera hablarte de las áreas donde aplicar el Coaching y de algunas claves para conseguir mejores resultados.

areas coaching

 

 

El coaching se puede aplicar a los distintos ámbitos de nuestra vida. Y de igual forma el coaching se podría llevar a cabo en distintas áreas dentro de las organizaciones.

Te propongo hacer un ejercicio, que consiste en calibrar tu nivel de satisfacción en cada una de estas áreas sugeridas y una vez hecho, poner en cuál querrías estar, el deseado. Para alcanzar el deseado te sugiero pensar, ¡soñar en grande! Te dejo un vídeo que seguro te invitará a caminar hacia donde tus sueños te lleven:

Dependiendo de lo que quieres quizás necesites un proceso de coaching… Se trata de encontrar la armonía contigo mismo y con tu entorno en las diferentes áreas de tu vida: somos responsables de los resultados que obtenemos. Para ello es conveniente tener en cuenta algunas claves que te voy a compartir:

  • Ten confianza en ti mismo para inspirar confianza en los demás.
  • Optimiza tus relaciones personales y profesionales.
  • Mantén expectativas positivas y ambiciosas.
  • Comunica dichas expectativas de manera clara y consistente.
  • Ten en cuenta a las personas de tu entorno.
  • Valora tus capacidades y habilidades individuales y pon en valor las de los demás.
  • Involúcrate en las decisiones que tomes y  participa de forma activa.
  • Pide feedback para tu desarrollo y crecimiento.
  • Celebra cada uno de tus logros…

¿Qué otras claves tienes en cuenta para obtener tus resultados? ¿Cómo te responsabilizas de tus resultados? ¿Crees que estás en un momento en el que necesitas un buen coach?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

En los últimos tiempos ya no se habla de dirigir el trabajo ni a los equipos, ahora se escucha liderar equipos, liderar tu vida,…

Dirigir

Me gustaría comenzar por diferenciar estos conceptos. Según la RAE:

Liderar: Dirigir o estar a la cabeza de un grupo, de un partido político, de una competición, etc.

Dirigir: Guiar, mostrando o dando las señas de un camino. Encaminar la intención y las operaciones a determinado fin. Gobernar, regir, dar reglas para el manejo de una dependencia, empresa o pretensión. Orientar, guiar, aconsejar a quien realiza un trabajo.

Por supuesto, ambas capacidades son necesarias para los jefes, responsables, directores de equipos, incluso la falta de ellas puede suponer una carencia para el buen desarrollo del trabajo diario.

Últimamente hay numerosa formación para ser los mejores líderes, se encuentran diferentes tipos de liderazgo (transformador, inspirador, coach…), incluso se hacen estudios de las tendencias en el desarrollo de liderazgo deseables para los próximos años, como el estudio que realizó Right Management en el que destacan como características: liderar el cambio, retener y desarrollar el talento en sus equipos y tener visión y pensamiento global.

Si los líderes actuales y del futuro tienen que ser “maestros en la estrategia, gestores del cambio, generadores de relaciones y desarrolladores del talento” tal y como concluyen en este estudio, ¿estas habilidades a desarrollar son realmente de liderazgo o de dirección? Y una cuestión más ¿son habilidades o son funciones incluidas en la dirección?

Según Juan Luis Urcola en su libro "Dirigir personas: fondo y formas", dirigir supone realizar dos tipos de funciones:

  • Funciones estratégicas: planificar, organizar, decidir, coordinar y controlar.
  • Funciones sociales: hacer/trabajar en equipo, formar, informar, motivar y controlar.

¿Y el liderazgo? Se encuadra dentro de las competencias directivas de gestión de los demás. Sin embargo, como nos cuenta Andrés Ortega, parece que los managers están en peligro de extinción, o al menos modificando algunas funciones dentro de su rol.

Entonces, yo os pregunto a vosotros, directivos y responsables de equipos ¿qué porcentaje dedicáis a liderar y qué porcentaje a dirigir? ¿Qué incluís en liderar y qué en dirigir?

 Os espero en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Qué cualidades destacarías de un emprendedor?

Hoy quisiera hablarte de las características que son convenientes que tenga alguien que quiera ser un emprendedor:

Cualidades Emprendedor

 

 1.       Conocimientos profesionales: 

  • Sobre la actividad a desarrollar: todo lo relacionado con el negocio que se va a montar.
  • Adquirir formación específica: como emprendedor tener todos los conocimientos generales necesarios de la actividad que vaya a desarrollar.
  • Sobre el sector, el mercado en que se desarrolla y la competencia.
  • Sobre aspectos técnicos: programas específicos o licencias de ese sector, necesidades concretas de calidad…
  • Tener contactos o buscarlos.

 2.       Capacidad de gestión de empresas: 

  • Adquirir formación específica: general y ad-hoc
  • Contratación de servicios: asesoría y gestoría (servicios que el propio emprendedor no tiene porqué acometer).

 3.       La buena noticia es que las características que voy a indicar ahora se pueden aprender. Cualidades personales:

  • Divertirte y apasionarse con lo que va a emprender.
  • Creer que con lo que emprende no solo él se va a beneficiar.
  • Confianza en sí mismo, conocimiento de uno mismo  y conciencia de las propias limitaciones.
  • Habilidades sociales y comunicativas.
  • Facilidad para negociar y  tomar decisiones.
  • Capacidad de asumir responsabilidades.
  • Capacidad de observación y previsión. Tener visión de negocio.
  • Capacidad de calcular y asumir riesgos.
  • Capacidad de organizar y dirigir.
  • Capacidad creativa e innovadora.
  • Capacidad de adaptación, flexibilidad y tolerancia.

 Además, de saber estas cualidades que considero necesarias para un emprendedor, os dejo un link a un vídeo de un emprendedor muy exitoso, que complementa lo que vengo tratando.

Después de lo que te he compartido ¿Qué otras características crees que son necesarias para emprender algo?

Y si eres emprendedor ¿qué vas a hacer para tener las que te faltan?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García