Tag Archives for becarios

Tras la review sobre la película Los Becarios donde se ponían de manifiesto las claves de estas figuras en el ecosistema empresarial, y dado el incremento de las contrataciones de becarios y ofertas de prácticas en empresa en los últimos tiempos, he tratado de reunir las diferentes formas de tener personas formándose en las empresas y los errores en los que se puede incurrir.

formación en empresa

Los becarios se rigen por acuerdos no laborales que pueden ser:

a)      Acuerdos de prácticas realizados entre los Servicios Públicos de Empleo y las empresas según los criterios indicados en el Real Decreto 1543/2011.

b)      Acuerdos de prácticas académicas externas entre universidades o las entidades gestoras de prácticas vinculadas a ellas y las empresas. Éstas están reguladas por convenios de cooperación educativa que se realizan según los criterios indicados en el Real Decreto 1707/2011.

Por otra parte, se puede también realizar una formación en empresas mediante contratos laborales:

a)      Los contratos para la formación y el aprendizaje tienen por objeto insertar a jóvenes, entre 16 y 30 años sin cualificación, en el mercado laboral. Estos contratos pueden realizarse por 1 año y hasta 3 años con posibilidad de renovación en otra área de la misma empresa. Y obliga a la empresa a impartir formación ya sea de manera interna o externa. 

b)      Los contratos en prácticas, a los que pueden acogerse aquellas personas que tienen un título universitario o formación profesional. Estos contratos pueden realizarse por un tiempo de entre 6 meses y 2 años. Si se utiliza este contrato con personas que estén realizando prácticas no laborales,  se aplica una reducción de las cuotas de la Seguridad Social en un 75%. 

c)       Los contratos a tiempo parcial con vinculación formativa. Estos contratos son para jóvenes menores de 30 años inscritos en la oficina de empleo. Puede realizarse por tiempo indefinido y el contratante puede ser una empresa o un autónomo. 

Ahora bien, para decidir en una empresa que haya una persona en formación, debemos tener en cuenta lo que considero errores en los que se puede incurrir:

  • Confundir los fines para los que se recibe a un becario con contrato no laboral. No se trata de considerarlo como un sustituto de un empleado, al que se pueda pagar menos. Es un acuerdo para facilitar la incorporación de alumnos al mercado de trabajo en relación con la formación que venían realizando en la universidad o en su centro educativo. Ofrece la posibilidad de poner en práctica lo aprendido y desarrollarse en el entorno empresarial. 
  • Demandar becarios para ofrecer una imagen de empresa comprometida o para ganar publicidad. No se trata de seguir una moda o de elegir becarios para llevar café y dejarlos a su libre albedrío en la empresa. Elegir becarios supone comprometerse con una formación que requiere de tiempo de dedicación al alumno en prácticas y de formación en las funciones y tareas que se le encomienden. 
  • No tener previstas y definidas las tareas y funciones que la persona que se incorpora a la empresa va a desarrollar. También la persona que se va incorporar ha de saber las expectativas y objetivos por los que pasa su permanencia en la actividad diaria de la empresa. Incluso podemos prever su futura incorporación en caso de haber mostrado su valía durante el período en prácticas. 

Como empresas, podemos dar la oportunidad de incorporación al mercado laboral a personas que, además, podemos capacitar acorde a los criterios de la empresa. Y en los diferentes tipos de contratos y acuerdos no laborales, podéis ver que existen ciertos incentivos. Sin embargo, es cada empresa la que habrá de decidir si considera como ventaja el tener personas en prácticas. 

¿Consideras una ventaja la contratación de personas en prácticas? 

Te espero en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Desde el pasado día 28 de junio, está en la gran pantalla la película Los Becarios, una comedia de Shawn Levy que cuenta la historia de unos comerciales sin empleo que tratan de adaptarse al futuro buscando trabajo en Google.

Cartel Promocional Película Los Becarios

A pesar de que la crítica no ha sido muy benévola con Los Becarios y de que, según alguno de los propios trabajadores de Google, “la película toca de refilón la realidad”, quisiera quedarme con las claves que considero interesantes desde el punto de vista empresarial, y también personal:

·         Procesos de selección de personal con entrevista inicial online, con pruebas que supongan retos y con un tiempo de training en el que poder valorar el fondo de las personas.

·         Se busca el trabajo en equipo, donde todos los miembros son complementarios y necesarios. Hay sentido de unidad, hay comunicación y hay dificultades individuales que el equipo ayuda a superar. Se crea un equipo.

·         Superación personal, soñar lo que se quiere conseguir y no rendirse ante el primer revés del camino, sino recuperar el sueño para avanzar hacia él.

·         En un entorno informático, técnico, 'moderno' para algunos, centrar la atención en las personas, pues las relaciones se crean entre personas y todo lo informático y técnico lo crean personas para facilitarse la vida.

·         Importancia de integrar a las diferentes generaciones. Poner en valor el saber hacer (know-how) de cada una de ellas al servicio del fin común.

·         Posibilidad de seguir aprendiendo, de reciclarse profesionalmente y elegir para ello a quien sabe sobre el tema a tratar.

·         Tener decisión para hacer real lo idealizado. Para dar los pasos necesarios para lograrlo. Atreverse. Prueba, ¿y por qué no?.

·         Estar abierto a nuevas opciones y oportunidades, y también buscarlas.

·         Saber extraer el potencial de cada persona y acompañarla al logro.

·         Procurar no perder los valores de la empresa dando la oportunidad y la confianza a personas que puedan llevarlos con ellos.

Estas son las claves que yo he querido extraer, si alguien se anima a compartir alguna más o alguna menos, será un placer seguir enriqueciéndonos. En cualquier caso, os invito a ver la película Los Becarios. 

Ser becario es tener una oportunidad de trabajar aprendiendo, de coger experiencia en una empresa y sector al que pertenece nuestro puesto de trabajo. 

Aunque en un principio el hecho de ser becario ha estado asociado a primer empleo, hoy día puede ser además una oportunidad para volver al mercado laboral, para dar un giro profesional y para mantenerse activo profesionalmente.

En lo referente a la baja retribución salarial (cuando no nula) de un becario, conviene señalar que existen becas de muy diversas clases:  desde las que permiten vivir en otro país con un sueldo razonable hasta las que aportan una ayuda para el transporte; desde las que permiten conocer hasta el mínimo detalle de un trabajo, hasta las que ofrecen tareas más sencillas y/o rutinarias; desde las que duran 3 meses hasta las que suponen algo más de un año; desde las que dan la posibilidad de incorporación al finalizar el período, hasta las que no... En todo caso, es un aprendizaje on the job, es decir, mientras trabajas, sin libros, y siempre te permite decidir si ese trabajo es el que deseas seguir realizando.

Y es que hoy día, las ganas de abordar tu día a día, el mantener el sentido de ir a trabajar cada día, el querer aprender y desarrollarse profesionalmente, y en definitiva, el ser feliz supone una de las principales claves del rendimiento profesional (hecho corroborado por Reuven Bar-On , padre de uno de los modelos de Inteligencia emocional más importantes a nivel mundial). Por ese motivo, probar (que es lo que te permite ser becario) para poder decidir si quieres para ti ese futuro, me parece una gran oportunidad.

¿Te animas a contratar becarios o a serlo?

Te espero en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills