Hay muchos departamentos de Recursos Humanos que tienen muy mala prensa. Hay otros que tienen a su equipo repartido por áreas de actividad: formación, desarrollo, gestión del talento, gestión de conocimiento, administración de personal… Y hay empresas que no tienen ninguna persona dedicada a este área y es el propio dueño o director general quien la asume de algún modo.

Eso sí, por suerte, cada vez hay más departamentos/personas de RRHH que están y se están incorporando a su labor primordial: dar apoyo a la empresa para lograr que ésta tenga en todo momento a las personas necesarias, adecuadas y capacitadas según las necesidades y los objetivos estratégicos de la misma, que permitan la perdurabilidad de la empresa en el tiempo.

Visión local y visión global

Por comenzar, el propio nombre de 'recursos humanos' también tiene controversia. ¿Los humanos somos recursos? La evolución del nombre ha tenido mucho que ver con las políticas y funciones de éste área.

  • Hasta los años 50, tenían un papel administrativo, de salarios y normas de conducta. De aquí surgen los administradores de personal.
  • En los años 60, se introducen las relaciones laborales con las que se pasa a tener en cuenta el clima laboral y se negocian las condiciones de trabajo.
  • En los años 80, comienza a tener un papel estratégico donde se busca la eficiencia organizativa.
  • En los años 90, se habla ya de dirección y desarrollo de personas, con un sentido más global de la persona y con un sentido de mayor colaboración empresa-personas que la integran.
  • En el 2000, se profundiza en la valoración del desempeño y los planes de carrera así como en la gestión del estrés, la responsabilidad social corporativa o la importancia de que cada persona tenga su motivación propia para el desarrollo de la tarea, siendo preferible la vocación a los conocimientos, porque éstos se aprenden.
  • Hoy, Paco Muro, Presidente de Otto Walter, escritor de numerosos libros, considerado uno de los 7 mayores expertos españoles en management por el diario Expansión y Empleo, propone de nuevo un cambio de nombre: directores de optimización de RRHH.

Ahora bien, no todas las empresas han evolucionado de esta manera, aun siendo las necesidades y la evolución de las personas que las componen necesarias para su mejor desempeño y productividad. Algunas se han quedado por el camino y otras han vuelto en estos últimos tiempos al comienzo.

En mi opinión, lo importante es que todo responsable de equipo, mando medio, directivo, presidente o CEO conozca las claves de la dirección de personas para que el potencial de las personas a su cargo resplandezca. Para que el talento se valore y redunde en una empresa que llega más lejos, que no sólo sobrevive sino que aporta al mundo, gana y permanece.

Por ello, los responsables de equipos, managers directos y mandos, comportan la visión local de RRHH, realizando la dirección, gestión y  desarrollo de sus equipos, acompañándoles para optimizar su trabajo de forma alineada con la identidad de la empresa.

Mientras que los departamentos/personas de RRHH como tal, tienen la visión global. Juegan un papel estratégico, involucrados con todas las personas y con la empresa, son conocedores de cada persona y se moverán para todas ellas, aunque, en el peor de los casos, su papel sea el menos agradable.

Serán, además, los facilitadores de las competencias de estos mandos, responsables y directivos, y habrán de dotarles de la capacitación y las herramientas necesarias para realizar de la forma más óptima las funciones relacionadas con los RRHH, en su versión local.

Y dicho esto, a nivel estratégico, ¿qué hemos de hacer?: ¿Valorar a las personas que tenemos para ver su adecuación con el objetivo de la empresa o con las personas que tenemos, a dónde podemos llegar?

 Recuerda que te acompaño en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills