Querido compañero,

¿Pones límites en tus relaciones personales y profesionales? ¿Por qué hacerlo? 

Hoy quisiera hablarte de los límites, de su dificultad y de sus múltiples beneficios.

2miradas. La necesidad de poner límites

Seguramente te han pasado alguno de estos casos: llegas a la conclusión de que tienes que poner límites en alguna relación pero no sabes cómo hacerlo o has querido ponerlos y no te has atrevido o los has puesto y luego te has sentido culpable o querías poner los límites y no sabías cómo…  Probablemente muchas veces, ¿verdad?

Poner límites en las relaciones significa hacer saber a las demás personas que se tienen deseos y necesidades diferentes a las suyas, y respetarnos como seres humanos únicos que somos.

Y es que pueden ser muy complicadas las relaciones hasta llegar a establecer un equilibrio sin asediarnos, mientras conocemos al otro y nos ganamos su confianza, nos conectamos o vinculamos.

¿En qué consiste no poner límites?

No pones límites cuando permites, por ejemplo: cosas que te duelen, palabras malintencionadas, golpes, negligencias, que abusen de ti física o verbalmente, que te juzguen o te critiquen, que te hagan sufrir con su comportamiento o sus palabras, que se aprovechen de tu predisposición o bondad, que invadan tu espacio, vulneren tu intimidad o valores o que no se respete tu forma de pensar… Con el tiempo las consecuencias son nefastas porque literalmente te estás faltando al respeto a ti, cargando tu autoestima y dañando tu dignidad

Decimos que una persona que te quiere te va a decir las cosas como son, muchas veces las que no quieres escuchar, pero no se puede justificar la dureza y vehemencia de las palabras solo “porque te quiere”, cuando en realidad no te está valorando. Y los motivos del “agresor” pueden ser múltiples: inseguridad, carencias de su infancia, aprendizajes inconscientes, cubrir su falta de autoestima, sentido de superioridad y posesión… Muy probablemente, sus acciones sean, bien por sus propias carencias o bien porque le estás haciendo espejo de lo que él realmente es y verse ¡¡¡duele!!!

¿Por qué nos cuesta tanto poner límites? Algunas de las razones que he vivido podrían ser: no querer entrar en conflicto, no saber asertivamente poner límites, creer que eres egoísta por no ceder a lo que nos piden, creer que puedes con todo, temer ser rechazado por el otro, tener miedo a que te dejen de querer, a que te despidan, bloquearte ante la actitud que muestra el otro…

No poner o poner límites en tu vida: las consecuencias

Cuando permitimos este tipo de actitudes y comportamientos nocivos y tóxicos del otro, tanto físicos como emocionales, repetidamente sin hacer nada, además de hacerte mucho daño a ti mismo, como ya he indicado, no le das al otro la opción de cambiar su forma de actuación y de alguna manera retroalimentas que el otro repita sus acciones, y muy probablemente, cada vez peor, estableciendo una relación de dominancia – sumisión por no saber pararle los pies.

Poner límites nos ofrece ser líderes de nuestra vida, tener una mayor autonomía, autorregularnos y cuidarnos, lo que es una base para mejorar nuestra autoestima y bienestar. Además, establecerás relaciones de igual a igual, promoviendo la reciprocidad (el yo cuido de ti y tú de mí, el yo te respeto y tú a mí), te conocerán realmente como eres, vas a prevenir estrés, tristeza y frustración innecesaria, te vas a mostrar más coherente contigo mismo, vas a aumentar el respeto por parte de los demás… 

El primer paso: hazte responsable de lo que te ocurre con esa persona

Este es el primer paso para poder llegar a poner límites. Puedes plantearte preguntas como: 

  • ¿Por qué permito que no me trates de igual a igual?
  • ¿Por qué acepto que me juzgues por mis actos y comportamientos? 
  • ¿Por qué permito que me critiques por ser como soy? 
  • ¿Por qué permito que me violentes?

Busca el beneficio último por el que lo estás permitiendo y no pones límites. Decide si quieres mantener ese beneficio y qué pasaría si lo pierdes, ¿qué otras puertas sí se abren para ti?

La reacción de la otra persona ante el límite

Cuando planteas límites no sabes cómo puede esa persona reaccionar. Te lo puede agradecer, te puede dejar o puede que se aleje de ti. Lo que está claro es que cuando alguien TE QUIERE en mayúsculas, sin egos, ni carencias, te acepta, respeta y abraza tal y como tú eres, sin exigirte ser lo que considera que tienes que ser o cómo considera que tienes que actuar.
La calidad humana de una persona se nota, especialmente, por cómo trata a los demás y estoy convencida (y seguro que tú también), que quien es buena persona no hace daño a los demás, ni tiene interés en ello.

La persona más importante en nuestra vida, eres tú misma, y no debemos permitir que las personas nos traten mal, o hagan con nosotros lo que ellos consideren. Por eso, aprender cómo poner límites es algo que se puede y es conveniente desarrollar. 

¡Ánimo, que siempre hay tiempo para echar un paso adelante y poner el freno a ciertas situaciones!

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para poner límites?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García