Inteligencia multicultural en las empresas

 

Las empresas se componen cada vez más de personas de diferentes edades, culturas, sexos, capacidades, talentos,… y como ya te he hablado en otros artículos, hoy se hace necesaria una buena integración entre generaciones porque ya no queremos que nos dirijan igual.

Y la cultura de la empresa será un elemento clave para integrar a todas las personas y para fomentar un modo de proceder más abierto a las diferencias y más curioso por lo desconocido o por la innovación. Y también, hoy en día, para atraer o gustar a los posibles candidatos a formar parte de la empresa, es decir, para que las personas con talento quieran trabajar con y para nosotros. Como dice Anxo Pérez en su libro «Inteligencia del éxito», crea algo único y el mundo querrá formar parte.

 

inteligencia-multicultural-en-las-empresas

Photo by jens on Unsplash

 

Los equipos multiculturales aportan una gran riqueza siempre que se esté dispuesto a aprender de todos y de cada uno, si se está abierto a atender opiniones y perspectivas diferentes, al menos para cuestionarnos la nuestra a través de un ¿y si funcionase?

Pero muchas personas consideran que es un riesgo tener equipos multiculturales porque buscamos personas afines para entendernos mejor, para trabajar mejor. Entonces, ¿es un riesgo tener equipos multiculturales? Es un riesgo:

  • Tener la oportunidad y no asumirla por miedo a posibles conflictos.
  • Crear un equipo multicultural sin haber estudiado la casuística y los estereotipos de cada país o las bases culturales de la persona que queremos integrar en la empresa o en el equipo.
  • No evaluar posibles consecuencias o prevenir posibles inconvenientes.
  • El desconocimiento y la falta de preparación es el mayor riesgo que se puede asumir en la gestión de equipos multiculturales.
  • Pensar que el seguimiento de normas estrictas y mecánicas y un estilo de dirección autocrática son capaces de solucionarlo todo.

Hacer equipo es una tarea de los líderes de hoy. Y en un entorno VUCA  tan global como el actual, los líderes tendrán que desarrollar una buena inteligencia multicultural. Habrán de marcar las reglas del juego que serán necesarias vivir en armonía, para funcionar. Richard Branson ya decía que hay que dejar claro el tablero de ajedrez en el que jugamos para que después podamos tener la libertad de jugar como queramos en él.

Pero no es lo mismo querer trabajar globalmente, que tener un equipo multicultural al que acompañar en su desarrollo y promover a la vez el bienestar en la compañía.

Para elegir la estrategia más adecuada, hemos de conocer:  

  • La cultura de los distintos países para averiguar con cuáles podemos tener mayores sinergias o dónde puede ser más interesante nuestro producto.
  • La cultura general, orientaciones y dimensiones concretas propias del país/países seleccionado/s.
  • Condiciones laborales y calidad de vida (salario vs coste de vida). Eso también incluye ayudas que se podrían tener por ser de la UE, sanidad, etc.
  • Accesibilidad, no solo geográfica sino también de cara a los extranjeros.
  • Esta clave es complicada porque según qué países hay veces que es más importante el idioma que las condiciones laborales. Por ejemplo, ir a trabajar a Japón o China sabiendo solo hablar inglés puede ser complicado ya que la mayoría de la población no sabe inglés. No es lo mismo ir de vacaciones que ir por negocios.
  • Las características culturales propias de cada uno de los miembros del equipo. Se puede hacer una evaluación 360º.

 

El líder tendrá que encontrar las posibles sinergias entre la empresa, los miembros de los países colaboradores, o los miembros del propio equipo.

Por eso, a la hora de crear el equipo, hay que partir de una buena selección. No es solo la capacidad cognitiva o el talento que la persona pueda aportar, sino saber elegir entre las personas con la capacidad y talento que buscamos, la persona que mejor se alinea con los valores y con la actitud que queremos compartir en nuestra empresa o en el proyecto y equipo en el que se va a participar, independientemente de la cultura del país del que procedan.

En los equipos multiculturales, la identidad del equipo es esencial. Han de buscar la forma en la que relacionarse, en la que sumar en lugar de poner impedimentos, en la que entenderse y comunicarse de forma más efectiva. Cuidar el lenguaje, ser pacientes, pedir explicaciones para comprender mejor a los demás y evitar malos entendidos, escuchar, preguntar, expresarse con la mayor claridad posible facilitará las relaciones.

Que el equipo se sienta parte del equipo hace que se pueda alinear más fácilmente con los demás al logro de los objetivos comunes. Que por encima de las diferencias, haya un interés de todos por avanzar, por sumar y por superar aquello que pueda surgir o frenar el desempeño.

El líder del equipo multicultural tiene un papel importante para dar soporte al equipo y a la vez es el referente para todos. Es el modelo, el que indica qué es más o menos importante, el que posee la autoridad y no solo el poder que le da el puesto. Es un líder que ha de estar presente y atento, que comprende, que es empático y actúa cuando es necesario, para hacer prevalecer el sentido del equipo y de las reglas del juego. Su autoridad se la gana trabajando la confianza dentro del equipo y asumiendo su responsabilidad.

Además, cuando se trabaja con equipos en países diferentes el uso del tiempo es también un aspecto a tener en cuenta. Sobre todo por la diferencia horaria y los usos y costumbres horarios (comer pronto, acostarse pronto…). No podemos abusar constantemente de la buena disposición de las personas para conectarse para una reunión en horarios intempestivos. Es algo que puede ser puntual o que puede acordarse por anticipado. Cada uno quiere trabajar en su horario laboral. El sobre esfuerzo continuo genera desgaste, falta de descanso y eso lleva a una disminución de la creatividad y de la capacidad de resolución de conflictos.

En definitiva, un equipo diverso necesita el apoyo de sus líderes para llegar al entendimiento. Comprender las características de las diferentes culturas de los miembros del equipo será un factor importante, pero sin perder de vista que no son todo estereotipos, que después cada persona puede tener su propia manera de pensar, del mismo modo que no todos los españoles bailan sevillanas, o no todos los alemanes son inflexibles.

Por eso, viajar, conocer distintos países, formas de actuar y de hacer negocios, ayudará a desarrollar una mejor inteligencia multicultural. ¿Te sumas al reto de dirigir equipos multiculturales?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

Comparte este artículo en tus redes

SOBRE EL AUTOR:

<a href="https://2miradas.es/blog/author/2miradas/" target="_self">2miradas</a>

2miradas

Especialistas en Gestión de equipos y formación de directivos. Preparamos y capacitamos a las empresas y a las personas que las componen a enfocarse de manera integral y coherente hacia la consecución de sus objetivos y llevarlos a cabo de forma sostenible para alcanzar el éxito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar:

Cómo lograr el éxito en tu vida

Cómo lograr el éxito en tu vida

Querido compañero, ¿Crees que has logrado éxito en tu vida? ¿Te consideras una persona exitosa? El concepto de éxito es subjetivo y varía de persona a persona, pero hay principios universales que pueden ayudarte a alcanzar tus metas y vivir una...

7 técnicas para evitar sobre pensar

7 técnicas para evitar sobre pensar

¿Cuántas veces has dado vueltas y vueltas a algo que te ha pasado o que te tiene preocupado del futuro? ¿Cuántas historias te has imaginado sobre algo que no ha sucedido? ¿Cuántas dudas con miles de argumentos te has escuchado decirte a ti mismo/a?...

La clave del éxito: autodisciplina

La clave del éxito: autodisciplina

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el factor clave que separa a aquellos que alcanzan sus metas de los que se quedan en el camino? La respuesta es simple pero fundamental: la autodisciplina. Soñarlo solo es el comienzo La autodisciplina es la...