Cómo autoliderar tu vida

Querido compañero,

¿Lideras tu vida? ¿Qué haces para liderar tu vida?

¿Qué es autoliderar? Según la RAE liderar es “estar en la cabeza de un grupo” y auto hace referencia a “propio o por uno mismo”. Así que podríamos decir que autoliderar significa que eres capaz de ser proactivo en tus propios pensamientos y acciones para conseguir tus objetivos.

Cuando te autolideras eres dueño de tu vida, llevas las riendas de tu destino y te diriges hacia el camino que deseas.

¿Qué beneficios obtienes autoliderando tu vida?

Saber liderar tu vida conlleva muchos beneficios en diferentes aspectos y ámbitos:

  • Mejorar tu rendimiento profesional.
  • Mejorar tus relaciones personales y profesionales gracias a conseguir tus objetivos a corto, medio y largo plazo.
  • Una mayor motivación para realizar lo que te propongas
  • Un mayor entusiasmo frente a los nuevos retos, las adversidades y los cambios.
  • Una mayor confianza en ti mismo en todo lo que acometes.

En definitiva, cuando lideras tu vida eres más feliz.

¿El autoliderazgo es para ti?

Muchas personas hoy en día creen que no pueden ser líderes y que es para grandes empresarios o directivos. Sin embargo, el liderazgo requiere de un conjunto de habilidades, que nos permiten gestionar de forma más eficiente los recursos que tenemos dentro de nosotros. Pienso que el liderazgo es una actitud ante la vida más que una cuestión de estatus.

Todos nacemos con ciertas habilidades innatas para liderar nuestra vida, aunque se necesita entrenamiento y conocimiento para llegar a ser un gran líder y es que tal y como indico en mi libro: “Tú puedes ser líder de ti mismo y de tu organización” un buen líder se hace, no nace.

¿Qué pasos puedo seguir para lograr mi autoliderazgo?

¿Cómo enfocar esta necesidad de autoliderazgo? Quisiera compartirte algunas claves para que puedas liderar tu vida.

  1. Conócete y explórate. Busca espacios para ti, descubre y potencia tus fortalezas y transforma en oportunidades tus debilidades. 
  2. Comprométete contigo. Sé coherente contigo, con tus valores y convicciones y con tu forma de hacer en el mundo. Te recuerdo mi anterior artículo sobre las 8 claves para ser coherente.
  3. Cuida tus pensamientos automáticos. Los pensamientos crean realidades, así que es necesario que no dejemos a su libre albedrío los cerca de 70.000 pensamientos que producimos diariamente y que, más de un 90% son negativos. Cambia tu mente, ya que te traerá exactamente lo que tú le ordenes.
  4. Practica la mejora continua. Aprende y evoluciona permanentemente para lograr la mejor versión de ti mismo y acepta todas tus experiencias como una oportunidad de crecimiento, desarrollo y de autoaprendizaje.
  5. Programa tu mente. En todo lo que hagas o te pase, sé realista, haz una lectura objetiva apreciando lo ocurrido de una forma positiva y optimista. De esta forma tu intención marcará la diferencia en todo lo que hagas. Enfócate en soluciones, en lugar de en problemas o dificultades y atraerás energía positiva.
  6. Prioriza tus acciones y sé proactivo. Define tus objetivos, te dejo la técnica SMART-E para definir tus objetivos. Te recuerdo la ley de Pareto, que dice que el 80% de tus resultados provienen del 20% de tus actividades. Es necesario conocer qué actividades generan la mayoría de tus resultados y realizar una buena planificación. Ante los obstáculos, sé persistente y ten paciencia.
  7. Trabaja la gestión de tus emociones. Te dejo 7 pasos para poder gestionarte emocionalmente. Es de sobra conocido las ventajas que nos aporta el practicar una adecuada gestión emocional, y mucho más para liderarnos.
  8. Sé empático. La habilidad de identificarnos con las emociones y sentimientos de los demás para poder entenderlos mejor es clave para poder desarrollar tu auto-empatía; es decir, el reconocer lo que sientes y de qué forma eso limita o expande tu campo de acción y de conocimiento.
  9. Sé transparente, honesto y sincero. Un líder practica la comunicación asertiva y pone límites desde la tranquilidad. De esta manera, se gana la confianza y el respeto propio y de los demás.
  10. Ten vocación de servicio. Estoy convencida que no se puede ser mejor líder que persona. Si hay algo que puedes ofrecer al mundo, entrégalo. No lo guardes para ti. Un líder es ejemplar también para los demás. Ese servicio puedes aplicártelo también a ti, ofreciéndote lo que necesitas para estar mejor.
  11. Responsabilízate de tus actos y decisiones. La responsabilidad personal hacia lo que hacemos y lo que no hacemos es esencial para tu autoliderazgo. Si has decidido irte de algún sitio, asume que ha sido decisión tuya para no culpabilizar a nadie si luego no conseguiste lo que querías. Si decidiste coger aquel trabajo era porque pensabas que era lo mejor, aunque luego la realidad no fuera tan bonita como pintaba. Nadie te obligó a hacerlo. Para ti era la mejor elección en cada momento. No supiste hacerlo mejor. Responsabilidad, es asumir consecuencias, que si las puedes prever ¡cuánto mejor! Porque estarás más preparado.
  12. Mantén la confianza en ti. Ser líder es una cuestión de confianza y la confianza es costosa de conseguir, muy fácil de perder y prácticamente imposible de recuperar cuando se ha perdido. Así que asegúrate de seguir confiando en tus capacidades porque las tienes y todas son desarrollables.

¿De qué otras maneras lideras tu vida?

Después de lo que te acabo de comentar ¿De qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para liderar tu vida?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García Arranz

Comparte este artículo en tus redes

SOBRE LA AUTORA:

<a href="https://2miradas.es/blog/author/mila/" target="_self">Milagros García</a>

Milagros García

Ingeniera que pronto reconduce sus pasos hacia la administración empresarial, siendo Master Business in English: International Trade, Business negociations & Marketing. Más tarde da el salto a la Consultoría, Formación y Coaching Personal, Profesional, Grupal y Organizacional. Cuenta con 20 años de experiencia en dirección de compañías internacionales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar:

7 técnicas para evitar sobre pensar

7 técnicas para evitar sobre pensar

¿Cuántas veces has dado vueltas y vueltas a algo que te ha pasado o que te tiene preocupado del futuro? ¿Cuántas historias te has imaginado sobre algo que no ha sucedido? ¿Cuántas dudas con miles de argumentos te has escuchado decirte a ti mismo/a?...

La clave del éxito: autodisciplina

La clave del éxito: autodisciplina

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el factor clave que separa a aquellos que alcanzan sus metas de los que se quedan en el camino? La respuesta es simple pero fundamental: la autodisciplina. Soñarlo solo es el comienzo La autodisciplina es la...

Escribir para gestionar emociones

Escribir para gestionar emociones

Cuando decimos “no tengo tiempo”, “no me da la vida”, “no llego a todo”, “no puedo”, “no sé”, nuestro cuerpo se pone en modo estrés. Si además le añadimos la percepción de no tener recursos suficientes para abordar la demanda que tenemos delante...