Category Archives for comercial-y-marketing

Querido compañero,

¿Sabes cómo persuadir a tus clientes? ¿De qué manera persuades con tus correos? Como ya te comenté en mi anterior post, la persuasión de la que hablamos en  2miradas no tiene nada que ver con el engaño o la manipulación del otro, sino en saber convencer a la persona de la necesidad que tiene de nuestro producto o servicio y que los argumentos que se utilicen sean en pro de influir positivamente en las personas.

¿Qué buscan los distintos tipos de copywriting?

  • El copywriting de marca busca generar emociones y crear una experiencia memorable.
  • El copywriting para las redes sociales trata de conectar con el público y será diferente para cada red social porque cada una tiene un perfil diferente de mensajes y de personas que las utilizan.
  • El copywriting de SEO busca posicionarte en los buscadores por lo que aquí el mensaje estará cargado de las palabras y etiquetas adecuadas.
  • El marketing copywriting es el adecuado si lo que buscas es ser un referente. Habrá que cargar el contenido de soluciones a los problemas o puntos de dolor del público objetivo. Tiene un contenido más educacional y de alto valor.

¿Cómo escribir un email de ventas?

Persuadir con un e-mail copywriting es todo un reto. Es necesario que el asunto y el comienzo del correo sea tan atractivo o impactante que no pueda ser borrado sin saber qué hay detrás. Y ha de tener mucha más fuerza para llevar a la acción a quien lo lee. En esta ocasión voy a compartirte los 13 pasos que en 2miradas hemos creado para escribir el copywriting para un email de ventas:

  1. Escribe un asunto. ¿Qué debe de cumplir un asunto? La clave está en que los dejes con las ganas de saber más, que des la información necesaria para que entiendan de qué va el correo pero que tengan que ir a verlo para descubrir la información. Debe ser breve, y que invite a leer el contenido del email y, además puedes:
  • Asunto con prueba social. Contar lo que otros ya han conseguido. Ejemplo: 1.000 participantes ya han logrado su sueño.
  • Asunto con cifra exacta. Ejemplo: 10 masterclass a la venta, estas 5 son.
  • Ir directo al grano. Ejemplo: 2 gafas + 1 de regalo.
  • Ofrecer asuntos de utilidad o datos de valor. Ejemplo: Conoce el crecimiento del mercado inmobiliario de este año.
  • Crear intriga o sorprender: Ejemplo: Este correo no es para ti. Otro ejemplo: Llegó el día.
  • Generar una necesidad. Ejemplo: ¿Quieres lograrlo y aún no lo has leído?
  • Generar una llamada a la acción. Ejemplo: Luis, esta oferta es la tuya.
  • Conectar con el dolor de tu prospecto. Ejemplo: ¿Te sientes apagado? Puedo ayudarte.
  • El asunto que has escrito, ¿tú lo abrirías?

2. Cuerpo inicial del email. Comienza hablando del problema que tiene tu público al que te diriges y llévale a su límite, para que se dé cuenta de que te necesita o necesita tu producto o servicio. ¿A qué situación extrema puede llegar tu cliente? Es importante que te dirijas a él/ella como si estuviera a tu lado, háblale directamente y sigue estos pasos:

  • Describe su problema de la forma más específica y clara posible, con un número importante de detalles, para que tu prescriptor se dé cuenta que sabes de lo que estás hablando.
  • Escribe lo que hace con ese problema, si sigue una rutina…
  • Háblale de cómo siente cuando actúa de esa manera.
  • Indícale incluso en lo que está pensando.
  • Hazle sentir que le comprendes. Dile, por ejemplo, “a mí me pasaba muy a menudo”

3. Continúa escribiendo sobre su frustración y muéstrale tu empatía porque ya ha probado otros productos o servicios y no le han funcionado o le ha empeorado el problema o necesidad. Hazle consciente de que sabes sus “pruebas” y de que por eso ha llegado a ti y hazle ver que entiendes todo lo que está pasando.

4. Momento de la decisión. Esta parte tiene que ser precisa y directa. Puedes hacerlo a través de una frase o una pregunta. Ejemplo: puedes seguir comprando cursos de desarrollo personal y seguir sin poner nada en práctica. Otro ejemplo: ¿Cómo vas a sentirte mañana cuando te levantes y, te des cuenta de que son las 8,00 y no quieres ir al trabajo?

5. Presentar la solución. Ahora que el lector reconoce que tiene un problema o necesidad que resolver, ya te conoce a ti, y ya sabe que le entiendes y comprendes. Ahora ya puedes plantearle directamente la solución que tienes para él. Háblale como si fuera un amigo al que quieres ofrecerle una ayuda, una solución. Ojoooo no le digas lo que tiene que hacer, sino explícale las ventajas y beneficios que va a obtener y el porqué es lo mejor para él.

6. Crea a tu público: Urgencia y Escasez. Una de las estrategias que se implementan en las campañas de marketing con la intención de que los que no se han decidido eviten posponer la compra es generando urgencia y escasez.

El sentido de urgencia está relacionado con el miedo que tenemos los seres humanos de perder algo y el sentido de escasez hace que demos un mayor valor a los productos o servicios que están por agotarse.

Algunas de las estrategias que puedes utilizar en tu email pueden ser:

  • Plazas limitadas.
  • Regístrate ahora o perderás tu plaza.
  • Ediciones limitadas.
  • Cupo limitado a cierto número de personas.
  • Pre-venta.
  • Ofertas por tiempo limitado.
  • Ofertas y ventas flash.
  • Envío gratis o con descuento.

7. Escribe Testimonios y/o brinda ejemplos comprobables y reales. Haz que otras personas hablen de ti. Escribe sobre la prueba que ha hecho la gente sobre el producto o servicio y cómo les ha funcionado nos hace querer lo que el otro ha conseguido. Nos aporta confianza. Aprovecha el feedback de clientes para determinar los puntos de dolor y los beneficios a destacar. Incluye los testimonios y casos junto al copywriting para inspirar y reforzar la acción de comprar.

8. Agrega estadísticas que respalden lo que indicas.

9. Realiza un llamado a la acción (CTA= Call To Action). Emplea llamadas a la acción claras y originales. Una CTA o llamada a la acción es una palabra, frase o botón que motiva a los usuarios a dar un próximo paso, debe indicar lo que quieres que haga el usuario, suelen ser imperativos como: “Compra Ahora”, “Leer más”, “Suscríbete”, “Regístrate”, “Apúntate”, “Suscríbete”, etc. Su objetivo es atraer a clientes potenciales y convertirlos en leads o clientes finales.

Cuando diseñes la palabra, pregunta o botón de CTA, explica concretamente qué ocurrirá cuando el usuario haga clic. Dale al usuario todo hecho.

10. Lee el texto en voz alta. ¿Te convence lo que has escrito? ¿Qué falta? ¿Qué sobra? El leerlo te va a ofrecer una oportunidad de mejora.

11. Promociona tus textos si lo ves necesario.

12. Analiza los KPI’s. Como se indica en su entrada en la Wikipedia, Google Analytics “ofrece información agrupada del tráfico que llega a los sitios web según la audiencia, la adquisición, el comportamiento y las conversiones que se llevan a cabo en el sitio web“.

Si no prestas atención a los KPI, es poco probable que tu contenido alcance su máximo potencial, lo que significa que estás perdiendo tráfico, conversiones y ventas valiosas.

Los KPI’s más importantes para un copywritter:

  • Tiempo en la página. Cuánto más tiempo pase como promedio es un buen indicador de que le parece un contenido interesante y útil.
  • Cantidad de páginas por sesión. Podemos medir cuántas páginas del sitio web ve el usuario en un período determinado.
  • Tasa de Rebote (Bounce Rate). Es el porcentaje de usuarios de un sitio web que “abandonan” su visita después de ver una sola página.
  • Profundidad del desplazamiento (Scroll). Con ella medirás la cantidad de contenido que consume la audiencia, ya que rastreas en qué parte de la página deja de leer.
  • Los Leads. Con este KPI podrás medir la frecuencia con que los visitantes realizan una acción específica.
  • Tasa de crecimiento de la lista de email. La tasa de crecimiento te permitirá conocer la velocidad a la que una lista de clientes o posibles clientes aumenta. Para calcularla puedes utilizar la siguiente fórmula: [(Número de nuevos suscriptores) – (Número suscriptores que cancelan la suscripción de correo electrónico)] / Número total de direcciones de correo electrónico en su lista]) * 100Suscriptores por correo electrónico.
  • La velocidad de la página. Es un factor crucial en la experiencia de usuario que nos deja saber cómo actúa éste con nuestro contenido, además de permitir la clasificación en los motores de búsqueda. Existe una herramienta muy práctica que se llama PageSpeed Insights de Google que se utiliza para medir la velocidad de carga de las páginas tanto en la versión de escritorio como en la de dispositivos móviles.
  • Factor conversión. Una conversión se refiere a la cantidad de visitantes que encuentran su contenido lo suficientemente atractivo como para registrarse en algo o convertirse en clientes de pago.

13. No dejes de probar y de formarte. Los gustos cambian continuamente y lo que funciona ahora puede que mañana no. Prueba si funciona con ese tipo de cliente, téstalo. Si no funciona, cámbialo. Tienes que descubrir qué te genera una mayor conversión. Algunos elementos a testar según el marketiniano Neil Patel:

  • El punto de vista que le das (no es lo mismo decir puede ahorrarte…” que “ahorra ahora”),
  • Los botones de acción (compra ahora, consigue tu descuento…),
  • Títulos y encabezados, el formato que utilizas, las llamadas a la acción.

Puedes usar Google Optimize para ayudarte a saber qué te funciona mejor.

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿De qué manera vas a mejorar tu copywriting? Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Qué técnicas utilizas cuando vas a hacer tus publicaciones? ¿Utilizas el copywriting? ¿Qué tienes en cuenta cuando escribes un email marketing?

Un copywriting, si lo traducimos del inglés, es el acto u ocupación de escribir un texto con fines publicitarios u otras formas de marketing.  

¿Dónde puedo usar copywriting?

Podemos usar un copywriting en nuestra web, en nuestras ofertas, en nuestra publicidad, en los flyers de información que podamos crear o en las páginas de lanzamiento de productos o servicios. Es necesario que no sea mera información, sino que tenga un propósito, que vaya destinado a una acción sin que parezca una pura venta, sino que toque emociones, que se dirija al cliente como si solo le hablases a él, como en una conversación apasionada con un amigo.

Para ello, las técnicas de copywriting son especialmente apreciadas en: temas de SEO, Social Media, publicidad, análisis de mercado, marketing de contenidos, e-commerce. Incluso, puede utilizarse en medios de comunicación tradicionales (radio o TV) o en temas políticos y religiosos.

En todo caso, esta comunicación la tienes que cuidar tanto en tus textos para redes sociales, en tu página web o blog o en los emails que envías, ya que refleja tu imagen de marca y es la forma en que te van a percibir tus clientes.

Si ya has preparado todo lo necesario para ponerte a escribir, te recuerdo mi artículo que habla sobre 5 Pasos antes de crear tu copywriting, ahora es el momento de crear el texto. Y para lograr que tu texto llegue a tu público objetivo es necesario aprender a usar el lenguaje.

Usando el lenguaje adecuado: 12 claves para un buen copywriting

¿Cómo hacerlo bien? ¿Qué tener en cuenta a la hora de escribir con copywriting? Para ponértelo fácil te voy a compartir 12 claves:

  1. Revisa el texto mientras lo escribes y cuando lo acabes. Ojo con las faltas de ortografía. Será imperdonable para muchos de tus lectores que comentas faltas. Además, hoy en día con los correctores que tenemos te puede resultar más fácil. Y, además, te recomiendo que revises el texto antes de publicar.
  2. Usa el copywriting para señalar los principales puntos de dolor del problema que tiene tu público objetivo. Corto, claro, conciso, directo al problema y a la acción. Según Rose Crompton, los seres humanos tenemos 6 puntos de dolor que son: temas financieros, riesgo y confianza, fácil y conveniente, productividad y tiempo, procesos y viaje, comunicación y apoyo. Identifica cuáles son los puntos de dolor de tus clientes y ofréceles soluciones.
  3. Utiliza el tono adecuado. No es lo mismo que suene aséptico, que cercano, que profesional, que técnico o serio. Hay herramientas similares a Grammarly (en inglés) para su uso en español que te pueden ayudar a adecuar el mensaje.
  4. Expón ventajas y beneficios. Convence a tu público explicando ¿por qué tú y no la competencia? Usa verbos y no abuses hipérboles y adjetivos. Ejemplo donde verás la diferencia, ¿con qué frase te quedas?
    • Contrata nuestra excelente formación. Es la mejor del mercado.
    • Con esta formación aprenderás técnicas para poder gestionarte desde el primer día.
  5. Evita rellenar contenido. De manera general, cuando hagas copywriting cuanto menos, mejor. Ve al grano, no hagas perder el tiempo a tu lector. Los nexos en las frases pueden evitarse. Revisa si son imprescindibles o no. Siempre podemos ser más concisos. No obstante, analiza a tus lectores e identifica su tipo:
    • El lector ansioso: siente que necesita algo YA. No piensa, prefiere actuar. En este caso es mejor emplear un copy corto.
    • El lector pensativo: no tiene prisa, le gusta comparar antes de comprar. Se lo piensa mucho. En este caso será mejor emplear un copy largo.
  6. Haz preguntas con gancho a lo largo del texto. Cada dos o tres párrafos puedes hacer alguna pregunta, consigues mantener al lector con ganas de seguir leyendo y que interactúe. Por ejemplo, ¿esto te ha pasado a ti?, ¿te lo vas a perder?
  7. Sustituye el gerundio por otra forma verbal. De esta manera lograrás un mensaje más personal. Ejemplo:
    • Logrando un equipo de alto rendimiento.
    • Logramos un equipo de alto rendimiento.
  8. Manifiesta tu seguridad en lo que escribes. No dudes, cree en ti, en tu producto o servicio. No puedes venderte o vender algo en lo que no crees. No uses expresiones como: “podrías conseguir”, “quizás”, “creo que”… Usa en cambio expresiones como: “vas a conseguir”, “seguro que lograrás”…
  9. Usa palabras positivas. Evita las palabras o los nexos negativos como: no, tampoco, nunca, pero… ¡Transmite alegría en tus textos!
  10. Aporta datos o estadísticas siempre que puedas. Los datos ofrecen a los lectores el poder visualizar mejor el beneficio que recoge tu producto o servicio y llaman la atención. Esto lleva a que confíen más en tu marca, producto o servicio y que sean más propensos a realizar la acción que esperamos. ¿Qué frase te causa más credibilidad?
    • El coaching logra grandes beneficios.
    • El coaching logra un retorno de la inversión de 7 veces su coste.
  11. Evita palabras SPAM. Si las utilizas tu email irá directamente a esta papelera, sobre todo cuando lo pones en el asunto. Algunas de estas palabras son:
    • Promoción, oferta, gratis o descuento. “Promoción especial”, “descuento del 50%”…
    • Palabras relativas a comprar como: “tarjeta de crédito”, “PayPal”, “compra ya”, “Visa”…
    • Exaltación: “increíble”, “formidable”, “maravilloso”, “no te lo vas a creer”, “impresionante”, “felicidades”…
    • Muy urgente: “no te lo pierdas”, “¿a qué esperas?”, “oferta exclusiva”…
    • Términos sexuales: “caliente”, “desnudo”, “sexo”, “viagra”…
  12. Utiliza técnicas como: FAB y 4U.
    • La técnica FAB (características / ventajas / beneficios) responde a 3 preguntas:
      • F: ¿Qué puedes hacer tú, tu producto o servicio?
      • A: ¿Por qué puede ayudar al lector?
      • B: ¿Qué conseguirá tu lector con ello?
        • Ejemplo: Realiza esta formación sobre gestión del tiempo para aprender técnicas que te llevarán a ganar más de un 20% del tiempo que empleas actualmente.
    • La técnica 4U (Urgente / Único / Útil / Ultraespecífico) responde a:
      • 1U: Haz que sientan urgencia por tenerlo. Ejemplo: Oferta solo para este mes.
      • 2U: Transmite sus beneficios como únicos. Aquí te juegas tu prestigio, si dices algo cúmplelo. Ejemplo: Solo hoy, único descuento para asistir a esta formación (no saques la siguiente semana otro descuento, porque si lo haces tu público se sentirá estafado).
      • 3U: Hazlo útil para el lector. Que suponga un beneficio para el lector. Llévate 5 técnicas para poder crear tu equipo.
      • 4U: Sé ultraespecífico y no te vayas por las ramas. Ejemplo: 5 últimas plazas para esta formación.
        • Un ejemplo usando las 4U: “Consigue tu plaza para esta formación por solo 395€. Precio único para los primeros 5 participantes”.

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿De qué manera vas a mejorar cuando escribas tu copywriting?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Qué haces antes de crear tu copywriting? ¿Qué preparas?

El copywriting es una técnica de comunicación persuasiva que va orientada a conseguir que el cliente pase a la acción. Se trata de crear textos persuasivos que destaquen el valor de tu marca, producto o servicio por encima del resto. Consiste en persuadir al lector de que tu artículo resolverá su necesidad y convertir y fidelizar al cliente potencial a tu marca o servicio. Es decir, vender desde un ámbito coherente, cercano y franco.

Es una técnica directa en su lenguaje, precisa y evita malas interpretaciones. Expresa lo que vendemos, por qué ha de comprarlo el cliente potencial y qué puede hacer por él. El objetivo es la venta, es decir, convertir clientes potenciales en clientes reales.

Un ejemplo de mensaje que no lleva a la acción es decir “tu coach, siempre a tu lado” Queda muy bien pero no invita a que te contraten. Si conoces lo que les duele, las preocupaciones que pueden tener con su visión, entonces podrás crear mejores mensajes, que conecten mejor con el cliente potencial. Se ha de notar que entendemos sus malestares, y que, por ello, nos necesitan. Un ejemplo, sería: ¿Tienes un sueño que no logras? Llámame y hagamos que sea una realidad.

¿Cómo hacer un buen copywriting?

Lo primero que te sugiero es prepararnos y preparar todo lo necesario para poder redactar el copywriting, porque ya sabes uno de mis refranes que ya te he compartido: “lo bien preparado resultado esperado, lo mal preparado, resultado caótico” y para ponértelo fácil te voy a compartir una secuencia que hemos creado desde 2miradas

  1. Analizar tu producto o servicio. Puesto que no todos los productos ni servicios valen para todo el mundo, has de definir qué aportas y a quién. Tienes que explicar por qué eres la mejor opción para tu público específico. No es enfocarte en lo que otros también pueden hacer por ese público, sino en lo que solo tú puedes hacer por ellos. Aunque seas muy bueno en muchas cosas, señala qué es tu especialidad.
    • Lo primero que tienes que tener en cuenta es conocer para después poder transmitir el valor de tu empresa, de tu producto y de tu marca hacia todos los usuarios. Esto es la premisa fundamental del copywriting, antes de comenzar con el siguiente paso. Pregúntate: ¿qué problema quiero solucionar a mi lector? ¿En qué soy excelente? ¿Por qué yo y no otro?
  1. Conocer al cliente. Saber quién es, para quién exactamente estás escribiendo. Desarrollando el "buyer persona" o representación semificticia del cliente ideal de tu negocio, lo tendrás más fácil. Reflexiona sobre a quién vendes ahora, a quién quieres vender, qué les gusta a tus clientes de lo que estás ofreciendo, qué les cambia la cara a tus clientes y qué les puede ayudar a mejorar. Identifica a tu cliente ideal y las diferentes versiones que tiene del problema que quieres resolver.  Para poder ser persuasivo es necesario conocer y comprender los comportamientos, necesidades y problemáticas, así como, las metas, propósitos, sueños y aspiraciones de las personas y eso va a constituir el principio fundamental de todo lo que vayamos a desarrollar posteriormente en tu Marketing de persuasión. Responde a preguntas como: ¿Qué cosas le gusta a tu público? ¿Qué no le gusta? ¿Cuáles son sus principales intereses? ¿Dónde viven y qué edad tienen? ¿Cuáles son sus hábitos de consumo de contenidos online?
    • Una herramienta muy potente es el llamado mapa de empatía.  El mapa de empatía es un esquema simple y gráfico, que permite de una manera muy objetiva analizar a tu cliente ideal.
  2. Definir tu propuesta única de venta. Comprende bien cuál es la promesa que quieres hacer y a quién va dirigida, y cómo la vas a cumplir. ¿Qué prometes a cambio de tu producto o servicio?
    • La promesa es lo que va a enganchar a tu público, es la confianza y el compromiso posterior que vas a generar con esa persona que aún no te conoce.
  3. Averiguar lo que ya ha aprobado tu público antes. Saber qué ha probado ya tu público objetivo y el por qué aún no ha solucionado su problema.
    • Demuéstrale empatía para que se sienta comprendido y ofrécele una nueva oportunidad para influirle positivamente en su decisión de compra.
  4. Una vez que le conoces tienes que ser pensar de qué manera vas a emocionarle y de convencerle para que cumpla el objetivo que has establecido. Emociona y capta la atención del lector con tus textos, tienes que conectar, emocionar y convencer contando la historia que hay detrás de tus objetivos, escribe storytelling y utiliza el poder de las neuronas espejo y su relación con la empatía.
    • Recuerda que las palabras nos llevan a emocionarnos y a reaccionar, la palabra clave de este proceso neurolinguístico es la imaginación. En el momento en el que tocas la fibra sensible las neuronas espejo se activan y guías al lector hacia tu objetivo. Ejemplo: Imagina crear tu empresa en un mes. Imagina ganar la lotería… Una palabra mágica: “imaginar”.

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿De qué manera vas a prepararte antes de escribir un copywriting?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

27 septiembre, 2022

Querido compañero,

¿Qué tienes en cuenta para persuadir a tus clientes? ¿De qué manera persuades en tus correos?

Es cierto que persuadir está asociado al engaño o a manipular al otro, pero lo que te voy a compartir nada tiene que ver con esta creencia general.

La persuasión en marketing

Persuadir es todo un arte y consiste en convencer a la persona de la necesidad que tiene de algún producto o servicio y es una técnica de oratoria que se utiliza para lograr que alguien crea en lo que estás diciendo y desde 2miradas siempre invitamos a que los argumentos que se utilicen sean en pro de influir positivamente en las personas.

La persuasión en marketing busca que un producto o servicio sea lo más atractivo posible para invitar a su consumo. Cuando hablamos de la persuasión en ventas, vamos un paso más allá. Se trata de escuchar al cliente y si tu solución responde a sus necesidades, darle argumentos convincentes para cerrar la venta.

Los 6 principios del comportamiento humano

Robert Cialdini es un psicólogo y escritor estadounidense considerado un experto en la psicología social de la persuasión, ventas y negociaciones, y ha publicado en 1984: “Influence: The Psychology of Persuasion” donde explica los 6 principios del comportamiento humano que si se utilizan adecuadamente llegan a ser una de las herramientas principales en una estrategia de marketing.

1. Principio de compromiso y coherencia

Robert Cialdini indica a través de este principio que la gente está más dispuesta a realizar acciones que sean consistentes con lo que ya han hecho en el pasado. La gente busca lo que les reafirma y les resulta familiar.

Un ejemplo, podría ser el ofrecer pruebas gratuitas y hacer que el cliente haga pequeñas cosas. Pídeles que compartan el enlace de tu eBook antes de descargarlo o que si les ha gustado tu artículo que lo compartan o te den un “like”.

Esto es una manera efectiva de ir consiguiendo un compromiso y comportamiento a favor de la compra o elección de nuestra marca.

¿Eres y pareces coherente? Te dejo otro de mis artículos donde hablo de la coherencia personal y otro que habla de la coherencia 2miradas

2. Principio de Reciprocidad

Las personas sentimos la obligación de devolver en igual medida o superior lo que otros nos han dado o han hecho por nosotros, con el fin de mantener el equilibrio y no sentirnos en deuda.

Está demostrado en numerosas investigaciones que las personas tratamos a los demás como percibimos que los demás nos tratan. Una recomendación: no dejes pasar mucho tiempo entre un canje y otro y practica siempre el “win-win” (ganar-ganar).

3. Principio de consenso y aprobación social

Los seres humanos tendemos a querer sentirnos parte de un grupo, lo que nos lleva a querer sumarnos a la mayoría.

Muestra tus logros y resultados conseguidos, tus méritos y éxitos…

Esto lo puedes aplicar, por ejemplo, si un cliente ha apreciado los beneficios de tu producto o servicio o si alguien ha hablado positivamente de ti o de lo que ofreces. Escribe este contenido en tu web y en tus Redes Sociales. Aprovecha los testimonios de tus clientes satisfechos.

4. Principio de autoridad

¿Qué tipo de liderazgo sueles ejercer? ¿Cómo puedes inspirar para que te sigan? ¿Qué puedes hacer para que te vean como un modelo? ¿Qué puedes hacer para ser un experto con conocimientos confiables y creíbles sobre el producto o servicio que sugieres? ¿En qué puedes ser una autoridad?

Ser el primero, ser el mejor, destacar lo que te hace diferente, único. Analiza las preguntas que te comparto. De esta manera tendrás una mayor influencia con tu público. Es por ello por lo que tendemos a imitar a los influencers, a los famosos…

5. Principio de simpatía

Cuanto mejor caigas a la persona, más posibilidades de persuadirlo.

Numerosos estudios indican que la simpatía que podemos sentir hacia otra persona está influenciada por: las personas que son similares a nosotras o las personas que nos hacen cumplidos o las personas que cooperan con nosotros en metas comunes.

Algunos ejemplos de cómo ser simpáticos a nuestro público son: sé divertido, a la gente nos encanta reír. Sé amable y educado, cálido, muéstrate cercano en tu forma de hablar y escribir, por ejemplo, al dirigirte a tus clientes, háblales como si estuvieras con ellos…. Otra manera de generar simpatía sería dándoles lo que quieren o necesitan.

6. Principio de escasez o urgencia

Robert Cialdini descubrió que las personas tendían a valorar más aquello que perciben como escaso o exclusivo y es que todos deseamos más aquello que necesitamos o es limitado, inmediatamente se despierta nuestro deseo.

Este principio lo puedes aplicar, por ejemplo, llevando a tu público a actuar con rapidez, ofreciendo tu producto o servicio como una oportunidad u oferta limitada en un espacio corto de tiempo: últimas unidades, descuento para los próximos 20 compradores…

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿De qué manera vas a aplicar estos seis principios en tu email marketing?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

¿Sabías que el 82% de los clientes se van por la percepción de indiferencia o por la mala atención de quién les atendió? Así nos lo cuentan desde Insight Squared.

¿Y cómo podemos ofrecer una atención que cumpla las expectativas de nuestro cliente si no le conocemos, si no sabemos lo que le gustaría recibir por nuestra parte o lo que pone en valor?

¿Para qué conocer a los clientes?

No es lo mismo tener un cliente millenial que un senior, ni un cliente leal que un indeciso. No trataremos de la misma forma a un cliente digital que a un cliente emocional.

Tenemos muchas clasificaciones de tipologías de clientes. La mayoría de ellas se han obtenido gracias a los estudios de técnicas como el DISC, el Eneagrama, o las diferencias generacionales. Todo el trabajo de autoconocimiento del ser humano ha llevado a poder extraer características concretas y generales de personalidades, o formas de comportarse particulares de unos tipos u otros.

Ahora bien, ¿para qué queremos conocer a los clientes? Si no te has hecho esta pregunta o si te la haces ahora, has de saber que es tan importante hoy en día que de ello puede depender el futuro de tu negocio.

Hoy la sociedad está tan sobre informada que solo si adecúas tu lenguaje y tu forma de comunicarte a un tipo de cliente (el que te interese), va a prestar atención a tu mensaje, porque de otro modo no le va a llegar, no le va a generar interés y va a sentir que no va con él. Con tantos mensajes que puede recibir esa persona, que se fije en el tuyo es todo un éxito.

Segmentar clientes: conocerlos y empatizar

¿Cómo conseguir que el cliente se fije en nuestro mensaje para él? Para conseguirlo has de:

Segmentar a tus clientes. Separa y diferencia a los distintos tipos de clientes que tienes. Hoy los datos de los clientes suponen una gran ventaja en tiempo y en conocimiento de ellos. Si tienes algún tipo de sistema de gestión de la información de tus clientes, tipo CRM, por ejemplo, te va a ser aquí de mucha utilidad.

Puedes separarlos por los tipos de productos que compran. Y después por edad, por ejemplo. O puedes agruparlos por ticket medio de compra, por la forma en la que requieren ser tratados, por el tiempo de dedicación que les has de prestar, etc. Lo importante es partir de una base que te sirva para agrupar tipologías de clientes.

Elige el segmento de clientes con el que quieres trabajar preferiblemente, que es lo que se suele llamar: define tu público objetivo o yendo más allá, tu nicho de mercado. ¿Cómo es ese tipo de cliente que has elegido? Es el momento de ponerle atributos, características, de identificar comportamientos, necesidades, y toda la información que puedas recopilar.

Puedes hacerte unas cuantas preguntas, que podemos englobar en 5 categorías:

  • Información tradicional: edad, género, nivel económico, estudios que posee, profesión, dónde vive…
  • Necesidades que tiene: lo que demanda a nivel de productos o servicio, lo que aclama y de lo que se queja que no tiene… y no tienen que ser solo aspectos funcionales, sino también emocionales porque al final, pesan más que los funcionales en la toma de decisiones.
  • Comportamiento: qué le gusta hacer, qué rutinas o hábitos tiene, por dónde se mueve, cómo y dónde suele comprar, por qué, qué herramientas suele utilizar, qué tecnología maneja, cómo se comunica…
  • Beneficios: qué resultados espera, qué tipo de atención le agrada, cómo podemos superar sus expectativas, qué busca, con qué sueña, qué es importante para él.
  • Frustraciones: qué le genera un esfuerzo, qué le disgusta, cuáles son sus valores básicos, qué riesgo siente, qué consecuencias tiene, qué teme…

 Y para poder contestar habrás de hacer un ejercicio de empatía, es decir, ponerte en sus zapatos, como si fueras esa tipología de persona y vieras el mundo desde su perspectiva, sintiendo lo que sentiría, oyendo lo que oiría, viendo lo que vería y diciendo lo que diría. Puedes utilizar el mapa de empatía creado por Dave Gray para ayudarte.

Validación y trabajo en equipo

Como todo esto lo has hecho desde ti, será importante validar con los clientes de tu público elegido si les encaja o no, si es cierto lo que he planteado. Si te cuesta establecer conversaciones con tus clientes, puedes leer el libro de Jon Fitzpatrick “el Mom test”.

Por supuesto, todos los ejercicios que conciernen al cliente son interesantes, por no decir necesario, que los hagamos con el equipo porque, por un lado, todos tratamos al cliente, y por otro, de cómo actúe el equipo dependerá la experiencia del cliente. Así que, cuando nos enfoquemos todos a una tipología de cliente: les sabremos detectar mejor, sabremos cómo comunicarnos con ellos, personalizar nuestra publicidad, generarles curiosidad, resolver sus dudas, cubrir sus necesidades incluso antes de que ellos mismos puedan darse cuenta de que las tienen, reducir sus frustraciones, y con cada acción y revisando cómo me funciona, iremos perfeccionando el trato al cliente, caminando hacia la excelencia.

Y ahora que sabes todo esto: ¿Quién va a ser tu público objetivo? ¿A quiénes vas a dirigir tus esfuerzos? Recuerda que no por querer llegar a todo el mundo consigues más clientes, pues tu comunicación no puede calarle de la misma forma a unas personas y a otras. Necesitan que les hables de una forma que les llegue y que lo hagas por su canal preferido. Es decir, has de estar donde te puedan ver y que cuando te vean, tenga sentido para ellos lo que digas.

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

13 febrero, 2022

Ya sabes que sin clientes no hay negocio. Todo serían costes y no habría beneficio alguno si no tienes quien te compre aquello que ofreces. Da igual si eres un artista o un escritor, si eres consultor o ingeniero. Si tienes tu empresa, si ofreces tus productos o servicios o tratamientos, necesitas clientes.

Como las personas cambiamos, también cambian nuestras necesidades, intereses y formas de comprar productos y adquirir servicios. No podemos seguir haciendo lo mismo que hace 20 años, porque el mundo hoy no es igual que hace 20 años. Me puedes decir que la tradición, la manufactura, la artesanía está valorada. Sí, cada vez más. Sin embargo, habrás de elegir bien cómo mostrar y hacer llegar esa artesanía al público que la busca y dónde o cómo pueden encontrarla mejor.

Conoce a tu cliente

Lo primero es saber quién es tu cliente, a quién te diriges. Tenemos la costumbre de pensar que lo que ofrecemos es beneficioso para todo el mundo y de ahí que no segmentemos a los clientes. Al final, no hacerlo es un perjuicio, porque no podrás ajustar tu oferta una tipología de cliente concreta.

Por ejemplo, si ofreces servicios de coaching, que son muy positivos para cualquier persona, tanto en el ámbito personal como en el profesional. Cuando comuniques las ventajas de hacer coaching, lo harás de una forma muy general, el lenguaje será muy abierto, para que le pueda valer a todo el mundo. Aparentemente, está bien. Sin embargo, un adolescente no va a pensar igual ni va a tener las mismas necesidades que un profesional que quiere crecer en su carrera profesional y que se siente limitado, ni va a ser igual que alguien que quiere cambiar de rumbo su vida y no se atreve, ni va a convencer a madres que están lidiando con sus hijos.

Cada uno de estos perfiles y todos los que se te ocurran que pueden ser tu público clave o público objetivo, tienen unos comportamientos, unos intereses, una forma de pensar, unas frustraciones, unas necesidades… Y si no lo especificas, es mucho más difícil hablar su propio lenguaje, con el que se sientan identificados. Y si no se sienten identificados, no van a pensar que eso que ofreces es para ellos. Luego, no tendrás clientes.

Piensa en qué tipo de clientes son los que más acuden a ti, los que se te dan mejor, los que más aprecian tus productos o servicios, y elígelos como tu público objetivo. No tiene por qué ser un solo tipo, puedes tener más de uno, aunque no muchos. Si tienes en mente 3 o 4, echa un vistazo a en quién se está enfocando tu competencia y si alguno de ellos no está cubierto por los demás, ése será tu filón para arrancar. 

¿Dónde te buscará tu potencial cliente?

Otro aspecto clave es dónde te buscarían tus potenciales clientes. Ahora que tienes elegido tu público objetivo, has de preguntarte dónde suele ir a comprar ese tipo de cliente. Por ejemplo, desde la pandemia, se ha incrementado enormemente el uso de internet como vía para adquirir productos y servicios. Las personas de mediana edad, que echan muchas horas en el trabajo se están animando cada vez más a hacer compras online, y los jóvenes, con el móvil en la mano, pueden adquirir rápidamente productos y servicios en un click. Sin embargo, si es una persona mayor, quizá no le sea tan fácil el manejo de la tecnología y los comercios de la zona sean su mejor opción.

Así que, ¿dónde has de estar para que te encuentren? ¡Donde te vayan a buscar!

Si tu público es joven, quizá una app sea la solución, o las redes sociales, pues son los principales usuarios. Internet, lejos de ser un riesgo para ti, se convierte en un aliado, y tienes herramientas como el lead generation de Facebook que te puede ir ayudando a concretar quienes son aquellos que se fijan en ti, los que hacen click en tus anuncios, y con la información que te ofrece, puedes ir ajustando tu comunicación a ellos, enviarles newsletters, optimizando tu captación de clientes.

También te será de gran ayuda un CRM (Customer Relations Management), en el que puedes ir incorporando información de tus clientes para luego sacar estadísticas de la tipología de los mismos, y puedes preguntarles cómo te conocieron para entender mejor dónde has de estar. Al ser ya clientes puedes aprovechar a hacerles encuestas, para saber qué es eso que más valoran, o qué les gusta de ti, pedirles feedback para tu mejora continua. 

Cuida las valoraciones de tus clientes

Es importante que también aproveches a preguntarles cómo se sienten de satisfechos para invitarles a que dejen su opinión y valoraciones en la red. Quiero decir, pide que te valoren en Google, que dejen un comentario de cómo les fue contigo o cómo de beneficiosos son tus servicios o productos.

Si te das cuenta, cuando alguien busca, por ejemplo, una óptica cerca de su casa es muy probable que mire en Google. Y ¿a cuál va a acudir? Seguramente que a la que salga mejor valorada.

Por eso, las valoraciones de los demás influyen en la decisión de compra, de igual manera que elegimos productos en amazon que estén mejor valorados, o los restaurantes, hoteles que mejores comentarios tienen. Los comentarios también van a ser importantes, pues, aunque la opinión de cada uno, es personal, a nosotros nos puede llevar a pensar si ese comentario es relevante para nosotros o no. Por ejemplo, si un comentario dice algo así como:

Si soy una persona que estoy jubilada, o que puedo organizarme para ir sin prisa, no será una opinión que me afecte demasiado. Sin embargo, si ando todo el día corriendo, será un comentario que pese mucho en mi decisión de acudir a ese lugar.

Por otra parte, cuando comentamos con las personas de nuestro alrededor que estamos buscando algún servicio o producto, somos todo oídos ante su recomendación. Cuando alguien cercano, en el que confiamos, nos dice: “vete a este sitio”, “que te atienda Milagros, que es una gran profesional”, Milagros o ese lugar se convierten casi al 100% en nuestra primera opción para acudir.

Así que, las referencias hoy pesan mucho en la toma de decisiones. Por eso, no las dejes al azar, cuida de tus clientes al máximo para que tengan una muy buena impresión de ti y animen a otros a ir a verte, a comprar tus productos o adquirir tus servicios.

Hoy más que nunca, se trata de estar en el mapa de tus potenciales clientes, ya sea en el mapa digital, para que te encuentren, o en su mapa mental, para que te recuerden como su mejor opción. Haz de la tecnología una aliada, utiliza datos, obtén información de tus clientes y ajusta tus productos y servicios a ellos y a su satisfacción.

Ahora que sabes todo esto, ¿qué vas a comenzar a hacer para conseguir a los clientes de hoy?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

¿Qué haces cuando negocias? ¿De qué maneras negocias? ¿Cuál suele ser el resultado de tu negociación?

10 claves para conseguir una negociación efectiva

 

freepik.es/foto

La negociación según la wikipedia es un esfuerzo de interacción orientado a generar beneficios.

Sus objetivos pueden resolver puntos de diferencia, ganar ventajas para una persona o grupo, diseñar resultados para satisfacer varios intereses, mejorar situaciones actuales, resolver conflictos o llegar a un punto neutral de la información.

El modelo Harvard define la negociación efectiva como una conversación entre dos o más partes para conseguir un arreglo de intereses divergentes o un acuerdo mutuo, con la habilidad de crear un ambiente de colaboración y compromisos duraderos.

Ya te compartí hace tiempo en otro artículo las 6 fases de un proceso de negociación  hoy quiero compartir contigo algunas claves para poder lograr una negociación efectiva:

  1. Prepara la negociación. Seguro que recuerdas uno de mis refranes que numerosas veces te he compartido en mis artículos: “lo bien preparado resultado esperado, lo mal preparado resultado caótico”.  Y en esta preparación comienza por prepararte tú, trabaja en tus 4 partes del ser humano: emocional (gestionando cómo estás y como te pueden llegar a sentir durante la negociación), energética (que vayas con una energía positiva y limpia con ganas e interés por desarrollar la negociación de forma efectiva para ambas partes), tu parte física (muestra una buena y saludable imagen y una postura corporal que invite a querer negociar) y por supuesto, la parte mental (aprende lo que puedas sobre la negociación, sobre las partes implicadas, posibles acuerdos, prepara estrategias, desarrolla habilidades negociadoras…). Te dejo mi artículo donde hablo sobre algunos trucos para preparar la negociación.
  2. Define los objetivos de la negociación. Es necesario saber lo que queremos lograr para saber planificarnos y poder pensar las diferentes opciones a llevar a cabo para lograrlos. Cómo saber definir objetivos racionales lo puedes comprobar con la técnica del SMART-E.
  3. Gestionar toda información posible. Todos sabemos que la información es poder, así que: obtén la mayor cantidad de información sobre las partes implicadas y recoge, a ser posible, por escrito toda la información necesaria que sustente tus intereses y respalde tu posición para poderla presentar cuando sea necesario.
  4. Plantea estrategias y alternativas desde el ganar-ganar. Si quieres hoy en día llevar a cabo una negociación exitosa es necesario trabajarla desde el ganar-ganar y que los intereses de todas las partes se encuentren atendidos, si esto no se produce toda solución que pase por ganar-perder o perder-ganar pondrá en riesgo la negociación, y podría acabar no avanzando o rompiendo la negociación.
  5. Crea un MAAN (Mejor Alternativa a un Acuerdo Negociador). Plantéate los diferentes escenarios posibles que podrías aceptar, así como lo que puede resultar inaceptable para ti. Trata de ponerte en el lugar de las otras partes pensando las zonas de interés y satisfacción de la parte contraria, lo que la otra parte quiere y necesita. Con este análisis seremos capaces de encontrar una zona de intereses común.
  6. Sé duro con el problema y sensible con las personas. Concéntrate en la solución y no en destruir a tu oponente. Las negociaciones se hacen entre personas y es importante cuidar las relaciones. Negociar con respeto, ética, sinceridad y transparencia favorece negociaciones futuras.
  7. Practica durante todo el proceso negociador la comunicación asertiva, la escucha activa y la empatía. Esta forma de afrontar una negociación te llevará a generar un mayor número de alternativas, e incluso para ceder en un momento dado, esto con la finalidad de que el beneficio para las partes negociadoras sea mutuo.
  8. Pregunta, no des nada por supuesto. No presupongas atrévete a preguntar, no tengas miedo a dar una imagen de que no sabes algo. Aclara las situaciones para evitar malos entendidos y poder encontrar las mejores opciones para ambas partes.
  9. Insiste, resiste y persiste. Un “no” inicial en un proceso negociador puede ser un “sí” posterior. Es necesario que no nos rindamos ante la primera dificultad, es importante persistir para lograr un acuerdo favorable para ambas partes. En mi artículo Pilares de la Persuasión te dejo 6 claves para ser persuasivos.
  10. Cerrad la negociación con un compromiso. De una forma clara y concreta especificar el acuerdo de la negociación o los siguientes pasos a llevar a cabo si no se ha logrado en ese momento un acuerdo, así como establecer cómo y cuándo se debe cumplir. De esta manera evitaremos los malos entendidos posteriores o las frustraciones futuras y tendremos un plan de cumplimiento.

Te recuerdo que ser un buen negociador implica conducir un suceso para llegar a un acuerdo satisfactorio entre dos partes enfrentadas.

¿Qué otras claves manejas para lograr negociaciones efectivas?

Con el fin de complementar lo que estoy hablando te dejo un vídeo que habla sobre las 6 fases de un proceso de negociación

Después de lo que acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué otros claves tienes en cuenta para llevar a cabo una negociación efectiva? ¿Cómo vas a mejorar un proceso de negociación?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

 

 

 

 

 

 

 

El lunes 22 de Abril, 2miradas recibió su acreditación en el acto de entrega de certificados a las Entidades Firmantes del Código de Principios para la Diversidad Generacional, con la presencia de Ana Isabel Lima, Secretaria de Estado de Servicios Sociales, en la sede corporativa Repsol.

evento-repsol 

Este primer encuentro organizado por el Observatorio generación y talento y Generacciona trata de acreditar y premiar a aquellas empresas que ponen el foco en el cuidado de las diferencias de las personas que componen las empresas, así como lo que pueden aportar cada una de ellas independientemente de la edad, poniéndolo en valor. O como ellos mismos dicen, reconocer a las empresas con "compromiso en el desarrollo favorable de la gestión de personas basado en la igualdad de oportunidades con total independencia de su edad, la no discriminación y el respeto a la diversidad generacional, promoviendo un entorno favorable y respetando en cada caso la legislación vigente y vinculante."

Como ya os compartimos, 2miradas se sumó al código de Principios de diversidad generacional del Observatorio Generación y Talento, cumpliendo con los valores y compromisos para el avance de la gestión ética y responsable de la diversidad generacional con la que las empresas nos encontramos en este momento.

"Queremos comprender los valores generacionales, sacar lo mejor de cada una de las generaciones y saber cómo impactan en productividad en las organizaciones"
Elena Cascante. Presidenta de 50plus y Socia Directora del Observatorio GT

Y para poderlo hacer, es importante darnos cuenta de:

  • ¿Por quiénes está compuesta nuestra empresa? ¿Qué edades tienen?
  • ¿Qué necesidades e intereses tienen en relación a la edad?
  • ¿Qué tenemos en cuenta a la hora de seleccionar a los colaboradores?
  • ¿Capacitamos y formamos a los miembros de nuestro equipo en base a las necesidades de desarrollo de sus habilidades y a los nuevos conocimientos requeridos sea cual sea su edad?
  • ¿Realizamos evaluaciones de rendimiento y de desempeño que nos permitan promocionar a las personas más valiosas, sean quienes sean?
  • ¿Acompañamos a los colaboradores para dar lo mejor de sí mismos, hasta su máximo nivel, independientemente de cuál sea ese nivel?
  • ¿Tenemos en cuenta las diferencias de las realidades de cada colaborador para favorecer su conciliación laboral?
  • ¿Favorecemos el empoderamiento de las personas para fomentar su autonomía facilitando la innovación y la optimización de procesos?
  • ¿Tenemos personas que desarrollen el liderazgo intergeneracional?
  • ¿Cumplimos la normativa vigente respecto a las políticas de diversidad generacional evitando cualquier tipo de discriminación?

No se trata de tener trabajadores que hagan solamente su trabajo. No se trata de no poder coger a una persona joven si es lo que requiere el crecimiento de mi empresa ni de contratar a personas mayores solo porque tiene beneficios fiscales. Va mucho más allá, es:

  • Poner en valor a las personas. Pensar en sus capacidades y en lo que pueden llegar a aportar también en el futuro.
  • Querer que las personas que componen la empresa se sientan capaces para hacer mejor su trabajo.
  • Saber detectar el talento de cada uno y querer que lo desarrolle en la empresa, para lo cual es importante que esté alineado con el crecimiento de la misma y de la propia persona.
  • Pensar que las personas son las que ponen el trabajo, el tiempo, el esfuerzo…sea cual sea su edad. Cada una en base a su forma de pensar, de trabajar, de relacionar su vida personal con la laboral, con las necesidades e intereses individuales. Y que en base a ello, tendrán una motivación u otra para hacerlo.
  • Darse cuenta que personas con intereses diferentes requieren formas de guiarlos y liderarlos diferentes. Lo que no significa mejor ni peor, solo distinto.
  • Que el compromiso varía según las necesidades de las personas. Habrá que conocer a cada colaborador para estar más acertado cuando buscamos favorecer dicho compromiso.
  • Reconocer los puntos fuertes y las debilidades de unos y otros, ver cómo potenciar lo positivo y equilibrar lo menos bueno o incluso reducirlo.
  • Evitar la pérdida de conocimiento de los seniors al dejar la organización y evitar la huída de talento innovador de las generaciones más jóvenes por no dar oportunidades a su desarrollo.
  • Saber que la diversidad suma y fomentar la inclusión de todos como parte de la cultura de la empresa.
  • Entender que la edad de un colaborador es solo un número y que el valor que aporta una persona puede ser independiente de ella. Cada persona es única, con una historia, y nos puede sorprender.
  • Facilitar la incorporación de un nuevo colaborador sin prejuicios, solo atendiendo a sus conocimientos, habilidades, actitudes, valores…y elegir al mejor.

Os dejo un vídeo en el que Rocío Lorenzo nos habla de qué forma la diversidad laboral crea equipos más innovadores 

 

Estamos ante un cambio de paradigma donde la variedad de personas en las empresas es cada vez mayor, donde no queremos que nos dirijan igual que hace 30 años, donde queremos que las personas aporten valor y que aquello que hagan en las empresas lo hagan con gusto. Y como empresas hemos de facilitarlo, aunque sea por nuestro propio interés.

Son las personas las que mejor pueden vender, desarrollar, hacer funcionar, resolver, optimizar la empresa, de igual forma que si no las cuidamos puede generarse todo lo contrario. Por este motivo, decidimos poner a las personas en el centro de las organizaciones. Y las acompañamos en su desarrollo personal y profesional.

¿Te sumas a apoyar y cuidar la diversidad generacional de tu empresa?

Raquel Bonsfills

Cuando hacemos un buen trabajo o cuando surgen ciertas circunstancias, llega un momento en que nos proponen promocionarnos a un puesto de mayor responsabilidad, nos instan a hacernos cargo de un equipo o de un departamento.

También personas autónomas que comenzaron solas su andadura puede que un día necesiten de otras personas que les ayuden o que les den algún tipo de soporte, que les permitan sumar a su negocio.

Ese es el momento en el que pasamos de ser técnicos a ser jefes. Pero ¿estamos preparados?

de-tecnico-a-jefe

Foto de Unsplash

Muchas empresas tienen planes de desarrollo de futuros directivos, especialmente orientados a puestos más relevantes o de un mayor nivel de responsabilidad, como ser directores de oficinas, directores de negocio o de área, directores de proyectos, etc. Sin embargo, cuando se trata de ser el jefe de un departamento, un mando intermedio dentro del organigrama de la compañía, no siempre se capacita de antemano a las personas que asumirán dichos puestos.

Haciendo un símil, cuando una persona llega a un puesto técnico, suele ser el jefe quien le dice cómo se hacen las cosas en esa empresa si no trae conocimientos previos, o le marca unas directrices para que aporte su propio conocimiento. Sea como sea, hay un seguimiento del trabajo y un cierto acompañamiento hasta que se puede decir que la persona sabe hacer su trabajo. Pero ¿quién lo hace con el nuevo jefe?

Es habitual escuchar a jefes de equipos que a ellos nadie les ha enseñado a hacer su trabajo, que han tenido que currárselo ellos solos, aprendiendo a base de errores y modelando o escuchando a otros, o incluso por intuición.

Por eso, creo que es importante tener en cuenta que ser jefe tiene unas funciones diferentes de las que tiene un técnico. Y muchas veces, a estos jefes, se les olvida que tienen un nuevo puesto y por costumbre, siguen desarrollando las mismas funciones que venían haciendo, y suman las nuevas tareas, como las reuniones a las que ahora está invitado. Así en poco tiempo, se ven desbordados o sintiendo que lo hacen todo y que no pueden delegar.

En mi opinión, cuando hacemos a una persona "jefe" tanto para la empresa como para la propia persona, es importante:

Tener claras las nuevas funciones. Ubicar a la persona, explicar cuáles son las funciones que como jefe tendrá que realizar a diferencia de las que realizaba hasta el momento. Y comprobar así, que la mayoría de las tareas más técnicas probablemente ya no estén en la lista.

Dedicar tiempo a las nuevas funciones. Hemos de ser conscientes de que las nuevas funciones requieren tiempo. Por ejemplo, de supervisión, de organización, de gestión del equipo, de desarrollo y optimización de recursos y procesos… No es solo hacer, hay un tiempo también de pensar en cómo hacerlo mejor.

Capacitación en áreas de dirección de equipos y liderazgo. No se nace sabiendo y aunque tengamos ciertas cualidades innatas hay que saber aplicarlas. Y facilite la empresa o no dicha formación, es importante al menos conocer formas de crear y dirigir equipos, formas de transmitir la cultura y valores de la empresa, estilos de liderazgo más adecuados según la empresa, la situación, la madurez del equipo…

Hay formaciones gratuitas para trabajadores y autónomos que pueden sernos de mucha utilidad y pueden ser subvencionadas para las empresas o que podemos hacer por nuestra cuenta aunque lo tengamos que hacer fuera de nuestro horario laboral. Y si cogen parte de nuestro horario laboral, la empresa seguramente nos permita salir un poco antes para llegar a esas formaciones dado que son en su propio beneficio.

Hay muchos libros y manuales e incluso blogs interesantes relacionados con la gestión de equipos y con claves que nos pueden ser de utilidad, además de permitirnos estar al día sobre lo que es importante para el sector, para la empresa, para las personas que han de trabajan en ella.

Aprender a delegar. Como ya no podemos estar a todo, es importante dejar que otra persona haga lo que antes hacías tú o parte de ello. Seguro que no será idéntico a como tú lo hacías pero podrás dar las indicaciones que consideres, incluso enseñando a hacerlo, y lo más importante, habrás de confiar.

Tener paciencia y tesón. No vamos a ser el mejor jefe del mundo en un día, aun cuando lleguemos con las ideas claras sobre qué hacer, porque ya desde nuestro puesto anterior veíamos lo que se podía cambiar o mejorar. Seguramente si llegamos y empezamos a decir todo lo que queremos hacer, la gente se extrañe o muestre rechazo porque los demás también llevaban haciendo las cosas de determinada manera hasta ese momento. Así que no trates de entrar como un burro en una cacharrería. Pero eso no significa que dejes a un lado tus ideas y propuestas. Ve buscando el momento adecuado.

Empezar a conocer el equipo y las rutinas propias de la empresa desde la perspectiva que te ofrece el nuevo cargo. Descubrir o redescubrir cómo funciona la empresa, cómo manejarse y relacionarse con los demás a los diferentes niveles, qué es más importante, qué intereses tiene el equipo y cada uno de sus miembros, … Antes de actuar, primero conoce bien el terreno en el que te mueves, porque no es igual desde la perspectiva de técnico que desde la de jefe.

Y después poco a poco, ir haciéndose con el cargo, con las tareas, con la nueva posición, con la responsabilidad, con las nuevas habilidades necesarias como tener una visión global, con ir más allá, con desarrollar el liderazgo, trabajar la mejor comunicación y seguir y seguir aprendiendo para llegar a ser, el mejor jefe del mundo.

Todos necesitamos aprender en cada nuevo puesto. Y sería muy positivo que las empresas tuviesen en cuenta que las personas necesitan capacitarse para asumir otros cargos que, dado que hemos hecho la selección, sabemos que son capaces de desarrollar. Ayudemos a que lo hagan lo más rápido y mejor posible.

Raquel

¿Fomentas la creatividad o la toma de decisiones de tu equipo? ¿Qué haces para fomentarlo?

ilustracion-ideas-bombilla

Creatividad 

Hoy quiero hablarte de una técnica de trabajo en equipo que fomenta la creatividad y la toma de decisiones dentro de un equipo y que fue desarrollada por Edward de Bono.

Edward de Bono es un escritor y psicólogo maltés famoso por haber acuñado el término “pensamiento lateral” que desarrolla en su libro “6 sombreros para pensar”.

Esta dinámica es muy clásica para favorecer la comunicación en las empresas.

El pensamiento es el recurso máximo del ser humano. Sin embargo, nunca estamos satisfechos con nuestra capacidad más importante. No importa cuan buenos seamos, siempre querríamos ser mejores.

La adopción de los "sombreros para pensar" que describe Bono en su libro es un modo de reforzar la intención de ser un pensador. Los sombreros nos permiten pensar y decir cosas que de otro modo no podríamos pensar ni decir sin arriesgar el ego.

El concepto de los seis sombreros para pensar que creó Bono nos permite separar la lógica de la emoción, la creatividad de la información y así sucesivamente. Ponerse uno implica definir un cierto tipo de pensamiento.

De Bono distingue entre pensamiento el rutinario y el deliberado. El pensamiento automático sirve para encarar rutina, cuya utilidad consiste en saber reaccionar ante un interlocutor, pero no para genera propuestas. El pensamiento deliberado para hacer las cosas mejor, no sólo para encararlas y resolverlas al paso, se centra en cambio en producir propuestas, establecer objetivos, evaluar prioridades y generar alternativas.

De acuerdo con el autor, son la intención y los movimientos para llegar a algo lo que convierte una idea en realidad. La intención de pensar nos convierte a cada uno de nosotros en pensadores. De lo que se trata es de racionalizar el proceso para

Cada persona se pone o quita un sombrero a la hora de afrontar el tema o problema que se esté tratando. La clave es que cada sombrero es una dirección de pensamiento en vez de ser una etiqueta de pensamiento.

El método de los Seis Sombreros se esquematiza a continuación, Cada uno de los seis sombreros para pensar tiene un color: blanco, rojo, negro, amarillo, verde, azul. El color da nombre al sombrero.

El método es simple. Basta utilizar los seis sombreros imaginarios, cada uno de un color diferente. Pueden usar un sombrero de un color concreto durante un tiempo en un momento determinado.

Los sombreros involucran a los participantes en una especie de juego de rol mental.

 

tecnica-para-fomentar-la-creativididad-y-la-toma-de-decisiones-de-tu-equipo


Mi editor Pedro Molina de la editorial Liberman y yo creemos que faltaría un sombrero más que es el de la ética, que podría tener un color Malva.
Los Seis Sombreros se pueden usar individualmente, en reuniones, para escribir informes y en numerosas circunstancias.Fuente: Extracto de BONO, E. de. 1986. Seis sombreros para pensar.

Este sombrero representaría el pensamiento ético y moral para decidir correctamente.

A este sombrero le caracteriza un pensamiento respetuoso con los demás, equitativo y ético. Es la búsqueda de la mejor decisión desde la perspectiva ética y de la inteligencia social.

El matiz del sombrero malva consistiría en ayudar a las organizaciones a ser más responsables socialmente y a promover las decisiones legales y éticas.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo que habla de los Seis sombreros para pensar de Edward de Bono

Después de lo que te he compartido, ¿Qué vas a hacer para mejorar la creatividad y la toma de decisiones en tu equipo? ¿Cuándo vas a empezar a llevarlo a cabo?

“Generalmente, los únicos que están satisfechos con su capacidad de pensamiento son aquellos pobres pensadores que creen que el objetivo de pensar es probar que tienen razón, para su propia satisfacción” - Edward de Bono

 

Milagros García