Search results for "milagros"

20 julio, 2020

Los líderes… ¿Nacen o se hacen? ¿Pueden formarse? Según este manual de Milagros García Arranz, la formación permanente es fundamental para llegar a ser líder de uno mismo y de cualquier organización o empresa. Nos cuenta ella misma cómo llegó a esta conclusión y lo que su libro “Tú puedes ser líder, de ti mismo y de tu organización” puede aportarte en tu vida personal y profesional.

“Siempre he creído que todos los seres humanos hemos venido a hacer algo para mejorar este mundo y que hacer eso nos da la Felicidad, y yo seguía sin mi respuesta para lograr esa Felicidad tan anhelada. Entonces empecé a profundizar más en mi interior y comencé a hacer una introspección más importante de las que había realizado hasta entonces en mis formaciones o con mis terapeutas, para lograr tener la respuesta a la pregunta de mi vida y es el por qué estoy aquí, el por qué he nacido, cuál es mi misión en mi vida.

Hace 7 años, a mis 45 años, por fin tuve la respuesta y hoy, si me lo permitís os la voy a compartir. He venido a este mundo a ayudar a los demás, a que sean más felices todas las personas a las que pueda llegar. Pero claro, como no soy conformista, no quise limitarme a llegar solo a las personas que me rodean, yo quise llegar a más y esto de la “felicidad” empresarialmente no vende o al menos no vendía 7 años atrás. Ahora, afortunadamente, empieza a oírse algo sobre la felicidad del trabajador o colaborador…

Así que pensé cómo podía ser fiel a mi misión y llegar a mucha gente. Descubrí que una de las formas más importantes para ser feliz es: liderar nuestra vida y capacitarnos para liderar a los demás. Por eso he escrito este libro.

El liderazgo para mí es mucho más que una habilidad directiva, es una responsabilidad para con uno mismo y con el entorno y aunque, todos nacemos con esta habilidad, más o menos innata, me di cuenta que algunas personas no acaban de desarrollarla o necesitan un empujón para lograrlo y por eso, creé este libro, este manual para apoyar a las personas que quieran mejorar y ser líderes de su vida y de su organización.

Como indico en mi libro, en este momento histórico que nos encontramos, en un cambio de paradigma, hay una necesidad imperiosa de líderes y si no, un claro ejemplo, mirad dentro de la política en España ¿quiénes os parecen líderes? Otro dato, más de un 70% de las personas que abandonan una empresa es por su jefe directo.

¿Pero qué significa ser líder? Un líder es aquel que logra extraer lo mejor de los demás, a partir de lo mejor de uno mismo. Alguien que consigue influir éticamente en la conducta de los otros con el propósito común de lograr objetivos organizacionales o personales". 

En palabras del gran especialista en Talento, Juan Carlos Cubeiro, este manual “es un libro muy recomendable porque aúna método y técnica, teoría y práctica, elegancia y amenidad” y —añade dirigiéndose al lector— porque “tú éxito personal y profesional depende en gran medida de tu nivel de Liderazgo”, así como de la habilidad y capacidad para aprender día a día (Learnability).

Si la productividad de las empresas depende en más del 65% del talento de sus ejecutivos y de la cooperación de sus equipos, esta guía para profesionales, emprendedores y empresarios es esencial para todos. Porque necesitamos gestores con visión y misión, y porque “un líder sabe llevar a la gente a obtener su mejor potencial”.

Puedes adquirir una copia del libro pinchando aquí.

Querido compañero,

¿Cómo te relacionas con los demás? ¿Te gustaría mejorar la forma en que te relacionas?  

Seguramente que este verano has tenido que relacionarte con personas conocidas o con gente nueva con la que has tenido que mantener una buena relación. ¿Qué has hecho para no generar conflictos o saberlos bandear? ¿Qué has hecho para relacionarte mejor? En este artículo voy a hablarte sobre la importancia de saber relacionarnos con los demás y te voy a dar algunas claves de cómo lograrlo.

¿Para qué saber relacionarte con los demás?

Una buena relación con los demás genera un sentimiento de satisfacción interna en las interactuaciones con las demás personas. Para 2miradas saber relacionarse con los demás conlleva: comprender, valorar y respetar los sentimientos y emociones de los otros.

Además, llevarte bien con una persona supone que ambas se sientan más motivadas, felices y plenas. Está demostrado que mantener buenas relaciones sociales también mejora la salud, reduce el estrés, retrasa el envejecimiento, facilita la resolución de los problemas, alarga la vida…

Claves para generar mejores relaciones personales

Todos sabemos que las relaciones personales no son fáciles. Algunos no logran mantenerlas por su timidez, otros porque en su entorno familiar no han disfrutado de buenas relaciones… De hecho, saber interactuar adecuadamente con los otros es un aprendizaje y se puede lograr desarrollando habilidades, con esfuerzo y dedicación.

Me gustaría compartirte algunas claves que he practicado conscientemente este verano para generar mejores relaciones con los demás que te pueden ayudar:

  • Comparte tu tiempo. Siendo el tiempo uno de los recursos más importantes para un ser humano, resulta un regalo querer compartirlo con los demás.
  • Acepta a las personas tal y como son. Aceptar a los demás como son implica comprender que, si algo en ellos no nos gusta, el trabajo hemos de hacerlo con nosotros mismos.
  • Aprende a iniciar conversaciones. Es más fácil tener una idea más precisa de alguien cuando comienzas a conversar. ¿Qué preguntas se te ocurren que puedes realizar para iniciar una conversación? Puedes preguntar algo sobre el entorno en el que os encontráis, sus intereses… y siempre ¡en positivo!
  • Perdona las acciones del otro. Si deseas llevarte bien con el otro en el futuro, deberás dejar atrás el resentimiento y practicar la compasión hacia esa persona. Desarrolla la empatía, como habilidad para percibir y relacionarte con los sentimientos y necesidades de ella, sin culpar, ni ordenar, ni juzgar.
  • No siempre hay que hacer lo mismo. Parte de llevarte bien con alguien implica respetar que el otro quiera hacer algo con lo que no confluyes, entendiendo que eso funciona para él.
  • No confrontes todos los desacuerdos que surjan. Llevarse bien no se trata de ganar una pelea, o incluso comunicar cada opinión que tengas. Una persona puede mantener una opinión distinta a la tuya y no es necesario entrar en discusión por cada opinión que sea diferente.
  • Reflexiona cuando te den un punto de vista diferente. No respondas lo primero que te llegue a tu mente. Para y reflexiona antes de contestar. ¿Cómo crees que se siente el otro? ¿Desde dónde lo está expresando? Cada persona tiene su historia y seguro que no coincide con la tuya. Escúchala, porque con su versión abres tú también tu mente.
  • Escucha activamente. Para practicar esta escucha, entre otras cosas, puedes: hacer preguntas al hilo de la conversación, mostrando que te interesa lo que la otra persona está comentando; o explicar cualquier cosa que no haya quedado clara; o darle tiempo a la otra persona para hablar de sus problemas, sus sentimientos, o cualquier tema que lo esté agobiando; o también, puedes parafrasear los mensajes del interlocutor y devolvérselos para su verificación.
  • Sonríe. Se ha comprobado en numerosas investigaciones que las personas tienen mucha más confianza para acercarse a alguien que sonríe que a alguien que no lo hace.

Todas estas claves podrían resumirse en una, trata como te gustaría que te trataran. No hay nada más valioso que este axioma para construir buenas relaciones.

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para generar mejores relaciones?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Cómo te tomas la crítica? ¿La crítica te ayuda o te daña?  

Hoy quiero hablarte de la importancia de la crítica y de saber ofrecerla para ayudar y no dañar.

Las dos caras de la crítica

Toda crítica puede ser constructiva o destructiva dependiendo de cómo y cuándo se dé o de cómo se interpreta lo que te dice el otro.

La vida nos expone continuamente a situaciones criticables y es importante la intención con la que se critica. Es necesario aprender a reconocerlas para rechazarlas o para aprovecharlas.

Según la RAE criticar tiene dos acepciones:

  1. Analizar pormenorizadamente algo y valorarlo según criterios propios, de la materia que se trate.
  2. Hablar mal de alguien o de algo, o señalar un defecto o unas tachas suyas.

La primera sería aportar una opinión personal sobre algo y la segunda sería dar una crítica destructiva.

Si la crítica es constructiva la intención es ayudar a resolver un problema o ayudar a una persona a mejorar, te aporta algo nuevo, te enriquece y te potencia. Es aquella que llama la atención sobre un aspecto que ignoramos o hemos pasado por alto y que podríamos mejorar. En cambio, con la crítica destructiva lo que se pretende es herir, hacer daño a la persona a la que se hace la crítica o enardecer un hecho que consideras negativo de la persona, haciendo de altavoz de este.

Además, cuando haces una crítica constructiva, hablas desde ti y tu opinión, lo que es totalmente válido, ya sea que algo te guste como si no. En cualquier caso, la crítica en positivo siempre será una mejor opción.

El secreto de una crítica constructiva

Si quieres dar una crítica constructiva te invito a que practiques lo siguiente, Frank A. Clark resumió a la perfección el secreto para hacer una crítica constructiva: “Las críticas, como la lluvia, deben ser lo suficientemente suaves para alimentar el crecimiento de un hombre sin destruir sus raíces”:

  • Practica la autocrítica. Antes de criticar a alguien es conveniente evaluar los propios comportamientos y pensamientos y hacernos conscientes de nuestros errores para mejorar nosotros también.
  • Elige el momento. ¿Cómo se siente la persona que va a recibir la crítica? ¿Es un buen momento o está baja de ánimo o atravesando un mal momento? Valora los sentimientos y las emociones de la otra persona. Si te importa la persona cuida su estado de ánimo y el momento para que te escuche mejor y no le “hunda” más lo que quieres comentarle. No olvidemos tener siempre en cuenta la perspectiva, la situación y las circunstancias en que una persona se encuentra antes de hacerle nuestras sugerencias.
  • Escoge la intimidad. Si quieres comentar algo a alguien, mejor en un lugar tranquilo y a solas que con otras personas para que no se sienta poco valorado o atacado y no hacer latente eso que no es tan positivo a los demás. La idea es que logremos motivar a mejorar, no generar situaciones incómodas o que le resulte un reproche.
  • Separa a la persona de la situación o problema. No le cuestiones como incompetente, centra tu crítica en conductas o resultados no en la persona. “La mejor crítica es la que no responde a la voluntad de ofensa sino a la libertad de juicio”, escribió Fernando Sánchez Dragó.
  • Si vas a criticar algo, conoce el tema del que vas a hablar. Opina sobre temas que sepas, con el fin de sumar y que el otro valore tu opinión y el tiempo que pasa hablando sobre el tema que sugieres.
  • Utiliza un lenguaje claro y conciso. Es importante que profundicemos y detallemos, cuáles son nuestras observaciones y recomendaciones, con el fin de evitar malentendidos. Además, cuida tu comunicación no verbal, cuida tu tono amable, evita dramatizar y háblale como te gustaría que te hablaran a ti con empatía, respeto, asertividad y educación.
  • Valora las posibilidades de la otra persona. ¿Tiene el otro los recursos necesarios para cambiar la situación? Evita criticar si la persona no puede cambiar su situación real y si te importa, ofrécele tu apoyo en la medida que te sea posible.
  • Practica la comunicación bidireccional. Tras terminar tu crítica, es necesario que des la oportunidad a que el otro te dé su punto de vista sobre tus sugerencias y que intercambiéis opiniones.
  • Apóyale. Recuérdale lo que es importante para él, lo que desea y que vale la pena realizar el esfuerzo para lograr sus objetivos. Bríndale sugerencias y apoyo: no cierres puertas sin abrir nuevas posibilidades.

¿Qué otras claves conoces para realizar una crítica constructiva o positiva?

Recuerda, si tras hacerte una crítica alguien te dice por tu reacción o comportamiento, por ejemplo: “tienes la piel muy fina”, “no se te puede decir nada”… ¡plantéate si te han dado una crítica positiva o negativa!

Las personas que con frecuencia hacen críticas destructivas o negativas manifiestan escasa empatía, egoísmo, rigidez mental, intransigencia e insensibilidad. Muestran también su baja autoestima y su pésimo autoconcepto. Criticar es fácil, sin embargo, realizar una crítica constructiva es un arte que pocos conocen.

Winston Churchill dijo que “las críticas no serán agradables, pero son necesarias”.

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para realizar críticas constructivas?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Disfrutas con tu vida? ¿Sientes que fluyes o, por el contrario, sientes que vas contra corriente?  

Hoy quiero hablarte de la importancia de disfrutar y fluir con la vida para ser más feliz.

¿Qué es fluir?

Fluir con la vida es encontrar la mezcla perfecta entre disfrutar y tener retos. El doctor en psicología, Mihaly Csikszentmihalyi, formuló la teoría del flow o teoría de la experiencia óptima en 1975.

El Flow o Experiencia Óptima es un “estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa”.

El nombre de la teoría del flow se debe a que, durante las entrevistas y terapias de este psicólogo, sus pacientes describían estas experiencias utilizando la metáfora de una corriente de agua que los llevaba hacia adelante. Estás haciendo algo que realmente te apetece con tu atención puesta solamente en ese hacer.

Claves para fluir en tu vida

Existen unas claves a tener en cuenta para que las experiencias que vivas sean óptimas y puedas fluir, algunas de las cuales son:

  • Determina tu/s objetivo/s a cumplir. Cuando sabemos lo que queremos, está ya demostrado que el universo te facilita el camino y la información que necesitas para lograrlo o para abandonar cuando no sea lo mejor para ti. Aunque has de saber que los obstáculos están para que se queden atrás aquellos que no lo desean realmente.
  • Ten paciencia y vive más despacio. Reserva tiempo para ti mismo. De esta manera, vamos a prestar más atención en escucharnos y vamos a dedicar más tiempo a observarnos, conocernos y hacer aquello que realmente queremos hacer.
  • Escoge la esperanza en lugar del miedo. Aunque el miedo tenga más argumentos, elige siempre la esperanza, hazlo por ti, busca siempre el modo de vencer lo que pueda detener tu progreso.
  • Elimina el ruido de tu vida y de tu mente. Practica el acallar tu mente, el meditar, el eliminar lo que no te sirve, te agota o no necesitas. De esta manera, te vas a quedar con lo importante, con lo que te causa bienestar o con lo que es valioso para ti.
  • Déjate llevar por tu intuición. Hoy en día, debido a la infoxicación que tenemos resulta muy difícil dejarnos llevar de nuestra propia guía interior, cuando, además, en muchas ocasiones, el mensaje nos llega de una manera complicada de entender. El universo habla con su lenguaje y es necesario conocerlo para fluir con él.
  • Disfruta del camino y no solo del resultado. Aprende a confiar que todo forma parte de nuestra evolución personal. Lo más interesante de un camino no es llegar al objetivo, sino lo que sucede al recorrerlo. En el transcurrir del viaje vas a vivir un disfrute y un aprendizaje incluso mayor que el que supones cuando te fijas llegar a un objetivo, y lo que piensas que experimentarás al lograrlo.

¿Qué otras claves conoces para lograr fluir en la vida?

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para fluir y disfrutar de la vida?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Sabes gestionarte emocionalmente? ¿Qué sientes cuando te reconocen?  

Hoy quiero hablarte de la importancia de la gestión emocional en la vida de todos los seres humanos, ya que la forma en que reacciones frente a una emoción en concreto condicionará cómo actúa sobre ti.

No podemos evitar sentir emociones, pero sí que es posible gestionar estas emociones, aunque no podamos eliminarlas ni controlarlas. Esta gestión no es tarea fácil, ya que la mayoría de nosotros no hemos recibido formación sobre cómo podemos hacerlo.

La gestión emocional es el conjunto de procesos psicológicos que nos permiten identificar y modular nuestras emociones.  De hecho, la Inteligencia Emocional (IE), es un concepto que desarrolló Daniel Goleman, y que consiste en la habilidad de identificar, comprender y regular las emociones propias y las de los demás.

Las emociones básicas y la inteligencia emocional

En 2miradas estimamos que existen 6 emociones básicas: alegría, tristeza, miedo, enfado, asco y amor. Hay numerosos estudios que demuestran que la tristeza perdura hasta cuatro veces más que la alegría.

Actualmente una de las habilidades que más valoran las empresas en sus colaboradores y en sus líderes es la inteligencia emocional que permite percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones. Es decir, se buscan personas capaces de identificar y entender tus propios estados de ánimo. Reconocer por qué te sientes como te sientes y actuar sobre las causas y consecuencias.

Las emociones existen porque si no existieran las emociones,​ no tendríamos la capacidad de sentir, pensar, disfrutar y padecer las experiencias de nuestra vida. De alguna manera, las emociones nos ofrecen una imagen intuitiva y rápida de lo que estamos viviendo.

Beneficios de la gestión emocional

Algunos de los beneficios de gestionarnos emocionalmente son:

  • Mejora nuestras relaciones personales. Una gestión emocional adecuada nos lleva a entender la postura y situación del otro y tener una visión más objetiva de lo que está ocurriendo y nos lleva a responder y no reaccionar, evitando situaciones innecesarias desagradables.
  • Logramos una comunicación más asertiva y eficaz. Las personas que se gestionan emocionalmente poseen habilidades sociales, no se sienten intimidadas ante su interlocutor, son persuasivas y tienen mayor capacidad para negociar. Tienen capacidad para pedir ayuda y reducir los conflictos por su capacidad de dialogar.
  • Saber gestionarnos nos lleva a saber expresar nuestros sentimientos, sensaciones y cómo nos sentimos. Esto nos lleva a ser más exitosos en nuestras relaciones personales y evita la aparición de problemas y malentendidos.
  • Gestionarnos emocionalmente nos capacita para saber manejarnos en nuestra vida cotidiana y ver el mundo de forma positiva. Nos permite tener confianza para enfrentar los desafíos diarios, tener más salud, aprovechar las oportunidades y disfrutar de la vida.
  • Mejoran la capacidad de liderazgo. La inteligencia emocional es una competencia imprescindible que poseen los grandes líderes. Las personas con altos niveles de inteligencia emocional obtendrán mejores resultados cuando dirijan un equipo, ya que comprenden las emociones propias y las ajenas, son empáticos, saben dialogar y, además, manejan la escucha.
  • Se consiguen los objetivos y metas con mayor motivación. La gestión emocional nos ayuda a centrarnos en tareas importantes y no dejarnos llevar de las distracciones, no dando prioridad a nuestros impulsos más primarios.
  • Nos ayuda a afrontar y aprender de nuestros errores. La gestión emocional nos da una perspectiva que nos lleva a aceptar nuestras imperfecciones, a perdonarnos y a mejorar aprendiendo de lo que no hicimos bien.
  • Permite reducir el grado de intensidad de las emociones para que no nos desborden. De esta forma se puede llegar a plantear si es la mejor opción para responder ante un hecho sucedido o no, permitiéndonos llevarlo mejor y tener un mayor equilibrio en nuestra vida.

Son múltiples los beneficios de gestionarnos emocionalmente ¿qué otros beneficios te aporta?

Ahora que ya conoces las ventajas de gestionarnos emocionalmente, os recuerdo una técnica para poder llevarlo a cabo, que ya os compartí en otro de mis artículos, los 7 Pasos para poder gestionarte emocionalmente

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para gestionarte emocionalmente? ¿Cómo vas a mejorar tu gestión emocional?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Respetas a los animales? ¿Qué sientes cuando no son respetados?  

Hoy quiero hablarte de la importancia de respetar a los animales, pues cuanto más consciente soy más defiendo que los animales tienen derecho a que se les reconozcan sus derechos, como animales no humanos. Incluso, ya se ha demostrado, que los animales no humanos, son capaces de sentir y de padecer miedo, sufrimiento, alegría, placer…

El punto de vista jurídico

Hay quien considera que las personas tienen prioridad a la hora de ser titulares de derechos porque tenemos una inteligencia más desarrollada o la capacidad de relacionarnos social o políticamente. ¿Disponen de esto todas las personas? No, y, sin embargo, no dejan de tener derechos por ello. Luego, no existe pues ningún obstáculo técnico para otorgar derechos a los animales.

La Declaración Universal de los Derechos de los Animales se proclamó oficialmente el 15 de octubre de 1978 por la Liga Internacional de los Derechos del Animal, las Ligas Nacionales afiliadas y particulares en una sede de la UNESCO en París, ante la presencia de los representantes de 14 países, España estaba entre estos países.

Aunque lamentablemente a nivel jurídico, desde un punto de vista más teórico, hay muchos juristas que dicen que los animales no tienen derechos y, además, en el ordenamiento jurídico español son considerados cosas, propiedades o recursos de los que el ser humano puede hacer uso para satisfacer sus necesidades.

En España cada Ayuntamiento tiene su propia ordenanza municipal de protección animal, donde se regulan los animales de compañía y se sanciona el maltrato y el abandono de un animal, además de recoger, entre otros, los siguientes derechos básicos:

  • Derecho a tener alimento y agua.
  • Derecho a tener un refugio que le proteja de las inclemencias del tiempo.
  • Derecho a tener asistencia veterinaria.
  • Derecho a disfrutar de movilidad.
  • Derecho a no ser maltratado ni física ni psíquicamente, ni de forma activa y/o violenta ni por omisión del deber de cuidado.
  • Derecho a no ser abandonado.

Lo que está en nuestra mano para defender a los animales

¿Qué podemos hacer para que los animales gocen de sus derechos?

  • Desde mi punto de vista es fundamental que exista una educación desde niños de concienciación y respecto a nuestro entorno y los animales, dotando de conocimiento de nuestra responsabilidad hacia los animales y la obligación de respetarlos y cuidarlos.

Y esto se puede lograr, fomentando y desarrollando el respeto, la empatía y la compasión hacia el ser humano y los demás seres vivos, algo indispensable para poder avanzar en la dirección de una sociedad justa y no violenta. Saber respetar a los demás es esencial, pues representa valorar y tolerar las diferencias y comprender que ellas nos hacen crecer. La empatía, poniéndose en el lugar de los animales, comprendiendo sus sentimientos y emociones, y la compasión favoreciendo la conexión con los animales desde un sentimiento de solidaridad para responder a sus necesidades.

Además, sería necesario explicar a los peques los intereses, necesidades y cuidados básicos que necesitan los animales. ¡No son cosas, ni bienes materiales como algunos los consideran!

  • Otra forma de lograr que los animales gocen de sus derechos es concienciar a la sociedad para conseguir el respeto y la protección de todos los animales, para satisfacer sus necesidades, evitar el maltrato y el abandono animal, y garantizar su libertad.
  • También sería necesario conseguir leyes que protejan a los animales y que penalicen la crueldad y el maltrato hacia los animales.
  • Además, ayudaría en este logro el implementar políticas en las empresas que beneficien a los animales.

¿Qué otras acciones se te ocurren que podamos llevar a cabo para garantizar los derechos de los animales?

Son muchas las acciones que aún deben evitarse para que los animales sean realmente libres y respetados como se merecen: evitar la explotación, la supresión de sus hábitats, la utilización de los animales en beneficio de los humanos, el tráfico ilegal, evitar el abandono…

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para respetar los derechos de los animales?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Sabes comunicarte adecuadamente? Cuando te comunicas, ¿reaccionas o respondes?

Antes de conocer la comunicación asertiva, pensaba que en algunas ocasiones me tenía que callar, utilizaba el silencio, creía que era lo que tocaba en ese momento, no expresarme, ni dar la oportunidad al otro de que supiera cómo me sentía.

Otras veces, actuaba pasivamente, permitiendo que otros escogieran por mí (solía perder), no llevaba la contraria a los demás, no decía no a nada. Mi miedo residía en no desagradar a nadie y, comunicándome así, me desagradaba a mí misma. Me sentía inquieta e indefensa. El resultado es que los demás conseguían sus metas a mi costa.

En algunas situaciones, he actuado agresivamente, escogiendo por otros (solía ganar), siendo ésta una forma de protegerme a mí misma (dicen que no hay mejor defensa que un buen ataque). Cuando me comunicaba así me sentía superior a los demás. El resultado es que yo conseguías mis metas a costa de los otros.

La comunicación asertiva

Ahora intento siempre comunicarme asertivamente.

¿Qué es la asertividad? Se trata de la habilidad para defender las opiniones propias de forma razonada, evitando las reacciones emocionales negativas, sin hacer daño a otros, ni a uno mismo.

Cuando soy asertivo me doy cuenta que:

  1. No tengo problema en decir “no”.
  2. Expreso mi punto de vista y mi perspectiva personal.
  3. Siento interés por mis asuntos personales.
  4. Sé tratar y argumentar las objeciones y críticas.
  5. Soy capaz de expresar mis emociones, tanto las positivas como las negativas.
  6. Tomo decisiones, iniciativas y llevo a cabo planes de acción.
  7. Defiendo mis derechos personales.

Cuando me comunico de esta manera me siento confiada, segura de mí misma y apreciada, los demás me respetan y valoran. Además, elijo por mi cuenta y negocio de forma abierta desde el ganar-ganar.

¿Qué vas hacer para comunicarte de esta manera?

Estoy siempre a tu disposición si quieres comentar tu caso o que responda a tus dudas y preguntas. 

Te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García

 

 

Querido compañero,

¿Te sientes normalmente reconocido? ¿Qué sientes cuando te reconocen?  

Hoy quiero hablarte de la importancia del reconocimiento para continuar haciendo las tareas o lo que necesitas acometer de la mejor manera posible.

¿Qué es el reconocimiento?

El reconocimiento es clave para el desarrollo de un ser humano. Sin embargo, es necesario el practicar el autorreconocimiento para ponernos en valor.

En nuestra infancia nuestra familia debe ser el primer punto donde recibir reconocimiento, que nos ayudará en nuestra autoestima; es decir, en ir creciendo emocional y personalmente. Cuando nuestro entorno nos valora, vamos a crecer con más seguridad y menos miedos, confiando más en nosotros mismos.

Después, durante la adolescencia, la opinión del grupo gana fuerza y de adultos, si mis compañeros y jefes me aprecian por lo que hago y por lo que muestro, estaré utilizando ese reconocimiento también en pro de mi autoconcepto y autoestima.

En cambio, existen personas que lamentablemente conozco que han nacido en familias faltos de afecto, con cierto maltrato, así como invalidados emocionalmente. Lo que lleva a daños como el no sentirse merecedores de amor…

La importancia del refuerzo positivo

Es cierto que desde niños se nos dice que no hagamos tal o cual cosa. La palabra más repetida es el no. Y en muchos momentos se nos pasa por alto ir reflejando las cosas que hacemos bien.

Y es que está más que demostrado que cuando nos refuerzan en nuestras cualidades positivas, nos gusta ponerlas más veces en juego.

El cerebro actúa por dolor y por placer. Por dolor, huyendo de él. Si sabes que te van a regañar, tratarás de hacerlo bien para que no te regañen o evitarás encontrarte con quien te va a regañar, para no pasar un mal rato. Nos alejamos del dolor.

Mientras que, funcionando desde el placer, desde lo que me gusta lo que veo, me gusta lo que haces, me gusta cuando resuelves así… ¿nos acerca al otro? ¿querrá esta persona seguir recibiendo ese mensaje o alguno similar? Sí.

Sinceridad para un auténtico reconocimiento

Pero, ¡cuidado! los halagos o el reconocimiento que hagamos han de ser sinceros. Si no, tendrá el efecto opuesto. Perderá crédito. Si lo vas a decir porque lo sientes de verdad, dilo, si no, mejor no digas nada.

En España no tenemos la tendencia a hacer halagos, ni a felicitar por méritos. De hecho, el que mejor notas sacaba era el “empollón”, el que más trabaja y se deja la piel, “será que se cree que la empresa es suya…” Y no.  Es importante que empecemos a poner en valor a las personas, igual que nos gusta que nos pongan en valor a nosotros.

Los beneficios del reconocimiento

El reconocimiento nos va a ir acercando los unos a los otros, generando más confianza y más ganas de estar esforzándonos, porque se reconoce, se ve, se tiene en cuenta, se escucha y se valora.

De hecho, toda empresa necesita una rentabilidad y una productividad y esto se puede lograr teniendo un equipo de alto rendimiento. Una de las herramientas necesarias para lograr este tipo de equipos es el realizar por parte de los líderes un reconocimiento laboral.

Como líderes podemos participar en la gestión emocional de nuestros colaboradores promoviendo emociones positivas y una forma de lograrlo es a través del reconocimiento.

  • ¿Qué reconocer? Las mejoras que realizan en su día a día, el buen hacer, el esfuerzo y dedicación que realizan, su predisposición a aceptar nuevos cambios, el apoyo que hacen a sus compañeros, su interés al aprendizaje a la mejora continua…
  • ¿Cuándo reconocer? Es importante que el reconocimiento se realice en el momento que muestren  su buen hacer o su actitud o su generosidad frente al resto.
  • ¿Cómo reconocer? Un reconocimiento individual señalando lo que se valora de lo realizado o puede ser un reconocimiento grupal. No solo hay que decir lo malo, también lo bueno y desde luego, la indiferencia, el sentir que no se ve lo que haces es altamente desmotivador.

Reconocer ofreciendo una retribución económica es algo bastante usado sobre todo cuando se cumplen objetivos o cuando hay bonus por beneficios. También se pueden dar días libres, o permitir salir antes de la hora, invitar a tomar algo o a comer, con un obsequio, y también promocionando a una persona, dotándole de mayor autonomía o dándole más formación. E incluso una nota, donde conste lo orgulloso que estás de esa persona es como una caricia para nuestra alma.

¿De qué otras maneras reconoces a los demás?

Oscar Wilde dijo: “Sé tú mismo. El resto de papeles ya están cogidos”, y esto se logra cuando la búsqueda de reconocimiento la colocamos en su justa medida.

Después de lo que te acabo de compartir, ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para reconocer más a los demás? ¿Cómo te vas a reconocer a ti mismo?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

Querido compañero,

¿Sientes que la vida te pesa y no puedes con ella? ¿Qué haces para sentirte más feliz? Hoy quiero hablarte de cómo salir adelante cuando nada o muy poco nos hace sentir felices.¿Qué es para ti la infelicidad?

La infelicidad es la emoción de no poder ser feliz, porque algo o alguien falta, algo no complementa la vida o algo impide alcanzar una justa o deseada felicidad. Pienso que la infelicidad sucede cuando consideramos que nuestra vida no está completa debido a la falta de una persona, una cosa o que nuestra vida no está transcurriendo como nos gustaría.

Todos hemos tenido momentos en que nada nos hace felices. ¿Te ha ocurrido alguna vez que sientes que hagas lo que hagas no te satisface, que la vida ha perdido su sabor, que la música no te provoca cosquilleo o que la sonrisa de los demás no te contagia o que tu trabajo que te apasiona ha perdido su emoción?

Factores que provocan infelicidad

He analizado de donde puede provenir esa “infelicidad” y he encontrado muchos factores que pueden provocarla, como pueden ser: la pérdida de un ser querido o de un amor, no encontrar trabajo, mirar en tu vida y sentir un vacío por todo lo que no has hecho o no has logrado, sentir fatiga nerviosa (estar sobrepasado por las obligaciones y responsabilidades), sentir envidia de lo que tienen los demás y tú no, tener miedo a la opinión pública, creer que tu vida no tiene sentido, definir objetivos o crear expectativas irrealistas, tener poca coherencia entre tus valores, pensamientos, sentimientos y acciones, vivir con adicciones, ser poco social o tener una vida poco activa, no expresar los sentimientos por miedo a ser vulnerable ante el otro, la rutina sin ninguna dosis de sorpresa e improvisación, vivir en el pasado, dar más importancia a la apariencia que al ser, no perdonar, culpar a los demás de lo que te pasa… y por supuesto, tener trastornos psicológicos no diagnosticados y no tratados.

Si sientes que nada te hace feliz, si te das cuenta de que llevas más de tres meses con el ánimo bajo, con problemas de insomnio, inapetencia y con esa apatía con la cual todo ha perdido interés para ti, es recomendable que lo hables con tu médico. Puede que estés sufriendo una depresión, y un profesional es quien te puede ofrecer el diagnóstico y los pasos a seguir de acuerdo a tus necesidades.

8 hábitos de infelicidad y consejos para contrarrestarlos

Si has descartado o confirmado que no es un problema psicológico profundo, te sugiero que te dediques unos minutos a pensar de dónde proviene esa infelicidad y, además, para detectarla te voy a facilitar algunos síntomas o hábitos que puedes estar viviendo y qué hacer para sentirte mejor:

  1. Te quejas constantemente o hablas habitualmente de cotilleos. Ya en otro de mis artículos te hablé de los perjuicios que vivimos cuando estamos en queja constante, El hábito de la queja: una expresión de la insatisfacción vital y otro post en el que hablo de Cómo dejar de quejarse para ser más feliz.
  2. Te sientes víctima de tu vida, en lugar de ser el protagonista y asumir la responsabilidad sobre las situaciones que te suceden, intentando cambiarlas y mejorarlas. Es cierto que tenemos derecho a sentirnos apagados de vez en cuando, aunque es importante saber cuándo estás dejando que afecte a tu forma de ver la vida.
  3. Pasas el tiempo esperando que ocurra algo. “Seré feliz cuando…” En este caso, es importante centrarse en ser feliz en el presente porque no hay garantías de un futuro. Te dejo nuestro artículo sobre la base para ser feliz, que en buena parte depende de ti: Quiero ser feliz.
  4. Vives en una noria emocional. No te sientes bien y sientes rabia, luego tristeza, otros momentos que solo quieres dormir y luego necesitas hablar con alguien… Aquí sería conveniente que te centraras no en lo que sientes, sino en lo que necesitas, por ejemplo, en verte mejor, sentirte útil, encontrar nuevas ilusiones, irte de vacaciones…
  5. Te dejas llevar por tus emociones y tus relaciones suelen ser intensas emocionalmente e insatisfactorias. Te invito a que practiques 7 Pasos para poder gestionarte emocionalmente y que te pares a valorar la importancia y lo que te aporta la relación para que no llegues a perder a alguien que realmente puede favorecer a que tu vida sea más feliz y dichosa.
  6. Te autosaboteas (no acabas lo que empiezas, pospones todo hasta el último momento, no cumples tus promesas, pones excusas o disculpas externas para no conseguir tus objetivos, no vives el Amor porque te sientes no merecedor de ello…) Te sugiero parar y saber lo que quieres, revisar tus creencias limitadoras y afrontar tus retos superando el miedo y saliendo de tu zona de confort.
  7. Te comparas a menudo y sientes envidia. Una persona infeliz piensa que la buena suerte de los demás les está robando la suya, que no hay suficientes cosas buenas. Los felices creemos que poseemos un plan de acción particular y creemos en posibilidades ilimitadas y no nos desanimamos pensando que la buena suerte de alguien limita los resultados en nuestra vida. ¿Cuál es tu plan de acción de lo que quieres lograr?
  8. Sales poco o nada de casa. Si se extiende demasiado puede llevar a volverse sumamente negativo porque al aislarse demasiado la persona va perdiendo poco a poco seguridad en sí misma, la depresión y la tristeza aumentan, se pierde la relación con las demás personas o se pierde la oportunidad de conocer más gente, se puede llegar a perder la autonomía personal, etc. Si llevas tiempo sin salir de casa, te sugiero obligarte a salir, aunque al principio te cueste, si lo haces, terminarás sintiéndote mejor. Puedes comenzar por acudir a lugares más tranquilos, donde sigas yendo “solo” pero puedas cambiar de aires, ver gente alrededor. Y después, empieza por quedar con personas que no te generen exigencia, que puedas ser tú mismo/a. Y así poco a poco.

Cuando eres infeliz, ¿qué otros síntomas o hábitos tienes?

Podrás ser feliz en el momento en el que dejes que tu felicidad dependa de ti, de causas internas a ti, y no de aspectos externos que no puedes controlar.

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué vas a hacer para ser más feliz?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Crees que la vida es fácil o difícil? ¿Piensas que la vida es bella o no?

Vivir es una suerte como pocas, pero también está llena de momentos difíciles. Aunque se te puedan poner las circunstancias a favor en determinados momentos y puedas decir que la vida te está resultando fácil.

Sin embargo, la vida nos lleva a momentos arduos: recibir malas noticias o sufrir penas. Nadie será ajeno a la enfermedad o a la muerte, al desprecio, al desamor, al abandono…

¿Por qué nos resulta difícil la Vida?

Si logramos identificar las razones por las cuales asumimos que la vida es tan difícil, vamos a lograr comprender que en realidad la evaluamos respecto a momentos.

El problema está en que, sobre todo, nos concentramos en situaciones que nos representan problemas. Llegando a sentir: miedo, estrés, ira, ansiedad, preocupación, impotencia…

Estas emociones mal gestionadas y continuadas en el tiempo, nos llevan a que los problemas se multipliquen, ya que el estrés y la ansiedad acarrean problemas de salud, el miedo llega a paralizar la voluntad, la ira afecta nuestro bienestar y relaciones, y la preocupación hace que nos imaginemos escenarios más desfavorables de los que desafiamos.

Cuestión de enfoque

Los momentos difíciles van a aparecer y esto es una realidad, lo que hagamos con ellos nos llevarán a agrandar el óbice o a ponérnoslo más fácil y muchos de estos momentos se van a repetir hasta que aprendamos la lección, ya que todo tiene una razón de ser y las dificultades están para superarse. Muchas veces, no vemos las correlaciones existentes entre nuestros actos del pasado y nuestras experiencias actuales y volvemos a caer, si no hay reflexión y, como indico, aprendizaje.

Además, la función de nuestra mente es crucial en cómo afrontar las dificultades de nuestra vida y en cómo percibimos los acontecimientos que nos suceden.

Claves para sobrellevar los momentos difíciles

¿Qué podemos hacer para sobrellevar los momentos difíciles? Te voy a compartir algunos ítems que a mí me han servido para hacerlos frente:

  • La primera reflexión que te quiero compartir es lo necesario de querer afrontar estos momentos. El querer ayudarnos a nosotros mismos es fundamental porque nadie nos puede ayudar a cambiar un estado mental si nosotros no queremos.
  • Reconoce tus emociones y sentimientos. Céntrate en lo que sientes. No des más vueltas al hecho que te hace sentir así, al evento o daño en sí. Eso ya pasó, no puedes retroceder en el tiempo.
  • Desahógate y habla de ello con tus seres queridos. Esto te permitirá comprender mejor tus propios miedos y obtener consejos de personas que pueden ayudarte a superar estos tiempos difíciles de manera más objetiva.
  • Priorízate. Cultiva un estado interno que te ayude a salir de las dificultades. Cuida tu salud física y mental. Come de manera equilibrada y haz ejercicio al menos veinte minutos, practica: meditación, mindfulness, yoga, taichi…
  • Gestiona tus emociones más desagradables y entrena tu mente. Ante emociones magnificadas amargas, la mente se ve obligada a percibir más dificultades y escenarios negativos de los que en realidad existen.
  • Observa la situación desde otras perspectivas, lo que puede ayudarte a encontrar pensamientos útiles para desafiar estos instantes difíciles o al menos a restar tanta importancia.
  • Intenta mantenerte en el presente. Estar en el presente te permitirá centrarte en lo que realmente puedes gestionar, que son tus emociones y pensamientos en el ahora.
  • Cuando los consejos no te valen o no encuentras consuelo, es fundamental practicar la observación y el ver más allá del problema, así como practicar el autodominio y la fortaleza interna. Por ejemplo, has dejado a alguien que quieres o te han dejado y sientes un gran dolor o un vacío, pero sabes que es la mejor decisión que has tomado. Practica el autodominio: no le llames, no te recrees con fotos, mensajes o canciones que te recuerden tu tormento…
  • Presta atención a lo que estas sembrando hoy y cuando llegue un momento que te haga percibir que la vida es difícil, piensa si no es una cosecha de lo que sembraste en el pasado. No asumas el papel de víctima, no te digas frases como: “siempre me pasa mí”, “con lo que yo soy y todo lo que hago, ¿por qué me pasa esto a mí?”.
  • Si crees que hay algo más que puedes hacer para cambiar, reconducir o aclarar esa situación que te está superando, plantéate desde la calma el cómo hacerlo y llévalo a cabo, porque has de quedarte con paz interior de que has hecho lo que estaba en tu mano, sin reproches, y no con el “podría haber hecho” o “tendría que haber dicho” y empezar el juego del arrepentimiento.
  • Piensa en ti dentro de 10 años y la relevancia que tendrá eso que ahora te cuesta digerir. ¿Será una anécdota? En ese caso, deja correr, relativiza, porque a veces eso tan importante hoy, frente a otras cosas o en otro momento, no lo es tanto. ¿Te ha pasado que te has reído de tu reacción o de lo nervioso/a que estabas o preocupado/a por algo cuando lo has recordado años después? ¿Por qué no puede ocurrir lo mismo con esto?

¿De qué otras formas afrontas los momentos difíciles de la Vida?

Existen muchas formas de intentar afrontar los momentos difíciles en la vida, pero ninguna será la misma según cómo estés tú en ese momento. Estas situaciones nos ayudan a aprender y mejorar nosotros mismos, pero a veces pueden superarnos y será necesaria la ayuda de un profesional.

Después de lo que te acabo de compartir ¿de qué te has dado cuenta? ¿Qué quieres hacer para sobrellevar mejor los momentos difíciles? ¿Cuándo vas a empezar a realizarlo?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García