Tag Archives for trabajo-en-equipo

Queremos trabajar desde casa, pero cada día es más importante generar redes de contactos, redes… ¿solo on-line?

Trabajar desde casa o compartir oficina

Foto de Unsplash

Mi abuela decía que el roce hace el cariño. Y es que si eres de los que trabajan desde casa puede que en un momento dado necesites salir de tu palacio, dejarte ver, para que las oportunidades se abran, para conocer a otros que te puedan ayudar a hacer crecer tu negocio, que te inspiren, que te den nuevas perspectivas… Estar con otras personas para que puedas compartir tus penas, problemas, y alegrías con alguien más que con tu mascota.

Y no solo eso, el contacto físico se ha demostrado lo necesario que es. Las relaciones sociales además de ser claves para nuestra salud, nos permiten ejercitar nuestra inteligencia emocional.

Si no, que se lo pregunten a los miles de autónomos que tienen su propia empresa y que acaban saliendo de sus casas para poder relacionarse con otros, para sentir que tienen un grupo en el que sentirse comprendidos, reforzados, y contar con mayores posibilidades. De hecho, ahí están los prolíferos espacios de co-working que unen, que invitan a la creatividad, a sentirte más empresa que trabajador.

Por otro lado, están las personas que quieren tener días para trabajar desde casa, que prefieren la tranquilidad de su hogar (cuando no hay niños, ni compañeros de piso) que el ajetreo y ruidos varios de la oficina porque así son más productivos, sin hablar con nadie, dedicándose solo a lo suyo de manera autónoma y responsable. También hay otros profesionales que prefieren trabajar en casa para ahorrar los largos traslados de 1 y 3 horas diarias, de ida y vuelta al lugar de trabajo.

De hecho, hay empresas que han dejado que cada quien trabaje desde donde quiera el tiempo que quiera y con el tiempo han visto que la persona se desliga. Que deja de estar en el trabajo de campo, de compartir con los compañeros, de vivir el día a día, porque lleva su propio día a día. Y si bien esto puede ser muy efectivo porque te haces el trabajo a tu manera, apelando a los beneficios del jobcrafting, es más difícil contar con alguien que no está. Por eso, algunas de estas empresas que facilitan el trabajo desde casa, han implantado la necesidad de acudir a las reuniones de equipo, al menos una vez al mes, pero incluso solicitan ir por la oficina un día por semana. Otras, sin embargo, ofrecen la posibilidad de no ir a la oficina un día concreto a la semana.

Y aquí se pone sobre la mesa la confianza hacia el trabajador. El trabajo saldrá dependiendo de la responsabilidad y de las herramientas que la persona que realiza el trabajo fuera de la oficina disponga. La responsabilidad hacia el trabajo, unos objetivos claros, unas tareas a realizar concretas, una buena gestión del tiempo, asegurarse que lo que se quiere hacer desde casa se puede hacer y se hace…son claves para que las empresas se decidan a facilitar el teletrabajo. 

Esta confianza puede verse apoyada o frustrada por la directiva europea 2003/88 que obliga a las empresas españolas a tener un registro de las horas que realiza cada trabajador en jornada completa, con la idea de evitar abusos y que la persona no se vea haciendo horas extras si no se han comprometido a ello, según se explica el diario el confidencial, artículo que puedes leer aquí.

Pero ¿qué pasa con las relaciones, con el clima laboral, con la comunicación…? Según estudios relacionados con la motivación hacia el trabajo, como los realizados por Happyforce, el nivel de felicidad o el de malestar de los demás, en un nuevo trabajador se equilibra con el de sus compañeros a partir del noveno mes, pero ¿si no está con ellos? 

Es difícil implicar a alguien que va, hace su trabajo y se marcha. Que trabaja como colaborador externo, va a esa empresa o no va mucho, pero que nunca llega a formar parte de ese grupo, por mucho que sea un proyecto de varios años. Y el sentido de pertenencia a la empresa y al grupo, el sentido de integración, el poder interiorizar la cultura de dicha empresa no se da. Y llega la cena de Navidad y no va porque no conoce a nadie, porque nadie le conoce, porque ni está dentro ni está fuera por mucho que trabaje para esa empresa.  

Por tanto, creo que es necesario que en el caso que alguien decida trabajar desde su casa o desde donde quiera y pueda, entienda que la deslocalización puede tener consecuencias y que hay que plantearse algunas cuestiones antes de hacerlo:

  • El trabajo desde casa no está definido para cuestiones personales sino para trabajar. Dejar claro a los demás que aunque estés en casa estás trabajando y poner ciertas barreras que también te ayuden a ti mismo a entenderlo. Si antes necesitabas ayuda, ahora también.
  • Busca un lugar tranquilo de día y de noche. Piensa en que puede que necesites trabajar cuando todos duermen o cuando vuelven a casa a descansar o cuando estén disfrutando.
  • Necesitas acondicionar/elegir el lugar de trabajo que vayas a tener en casa. Incluye la tecnología que necesites, la conexión a Internet, el teléfono con el que mantenerte en contacto con la oficina, etc. Hay quien separa incluso perfiles dentro de sus ordenadores o tablets para su área personal y para su área profesional, cosa que hoy en día es necesaria por la confidencialidad de datos.
  • Es recomendable ponerte un horario. Si no tienes un horario estricto, puede que termines trabajando muchas más horas, sin medida. Si trabajas todas las horas, no podrás disfrutar como antes de llegar a casa y jugar con tus hijos o no podrás salir con tu pareja porque estarás trabajando. Organízate y prioriza el trabajo en el tiempo de trabajo que te hayas marcado frente a hacerte la comida o poner una lavadora.
  • Ten claros los horarios de las personas con las que trabajas porque puede que llames cuando están en su reunión de los viernes o porque es su hora de comer. Tú ya no sigues ese ritmo y se te puede olvidar.
  • Determina, si no lo hace la empresa, los momentos en los que vas a pasar por la oficina, cuándo es indispensable que vayas, cuándo es mejor para ti tener una conversación en persona que por skype o por teléfono, cuándo tu propio trabajo saldría mejor si estuvieras enterado en el momento, en directo, en contacto con los compañeros… Es decir, define en qué momentos tu tarea requiere de los demás y los demás requieren de ti. Determina también, cuándo es más eficiente estar presente.

A veces en el trabajo preferimos estar solos y a veces es más importante estar en buena compañía. En las empresas hay que jugar un papel crucial hoy en día con el clima laboral y también para ser buenos empleadores. Cuestiones como el employer branding o la employee experience marcan su futuro.

¿Quieres tener a todo el personal contento? Yo creo que solo hay una base para ello: conócelo. Y así podrás decidir si trabajar desde casa es la opción. No todo el mundo lo desea y otros, no pueden porque su trabajo es cara al público. ¿Cuál es tu caso?

Raquel Bonsfills

¿Te has encontrado alguna vez realizando un trabajo de equipo en el que alguien se escaquea? ¿Te ha pasado que tú mismo no te sentías parte del proyecto a realizar entre todos, que te has desconectado?

Todo esto tiene mucho que ver con el compromiso y con las consecuencias que tenerlo o no tenerlo tiene en nuestro trabajo y en la realización de proyectos con equipos de trabajo.

compromiso 

El compromiso, según la RAE, es la obligación contraída, la palabra dada, el convenio al que se llega entre las partes... Y esto es, también, el acuerdo que tiene una persona con la empresa cuando decide trabajar en ella y ser parte de la consecución de los objetivos.

El compromiso está relacionado con la palabra anglosajona "Engagement", más utilizada en los últimos años en el área de marketing, como indicador para realizar análisis predictivos, captar información sobre los comportamientos de la audiencia, para detectar la forma en la que podemos captar clientes, etc. Sin embargo, quiero hacer hincapié de su importancia dentro del trabajo en equipo y en que, como responsables de equipos, trataremos de lograr el compromiso de los colaboradores.

Ya existe desde hace tiempo, sobre todo en gestión de proyectos, el puesto del "Engagement manager". Esto muestra el valor de la actuación del líder sobre el compromiso. ¡Hay tarea que hacer! Por ello, os dejo unas claves para favorecer el compromiso dentro de los equipos de trabajo:  

1. Trabajar para que cada persona quiera seguir perteneciendo a la empresa, siga queriendo dedicar su tiempo y esfuerzo en ella. El sentido de pertenencia lo desarrollamos desde la adolescencia y nos acompaña el resto de nuestra vida como seres sociales que somos. Necesitamos sentirnos imprescindibles, partícipes, que aportamos valor, que importamos, etc.

2. Que cada miembro del equipo tenga muy claro qué va a hacer, cuándo, cómo, para cuando, para qué y que sepa con quien contar en cada momento, interrelacionándose. Así, se podrá plantear su propio plan de acción, porque la implicación será mayor cuando la decisión sale de uno mismo que cuando nos viene de fuera. Preguntar quién va a hacer qué, cómo se quieren repartir el trabajo, etc. son buenas preguntas para dejar que el equipo decida cómo organizarse.

3. Saber la motivación de cada miembro del equipo y las posibles necesidades y recompensas que les pueden servir para realizar una tarea, para hacérsela más agradable y para que les lleven a los resultados que deseamos. Como responsables podemos trabajar en su motivación externa, y si conocemos su motivación interna podremos estar más alineados y conseguir mejores resultados. Una motivación fundamental para el compromiso es que la persona quiera (esté motivada) seguir haciendo su trabajo con nosotros, con la personas que le rodean y en el entorno en el que se realiza.

4. "Conocer al equipo" es fundamental para poder acompañarlo a los mejores resultados. Para ello te invito a comenzar con el reto de las 3 semanas de los líderes emocionalmente inteligentes. Así podrás detectar sus necesidades, sus gustos, sus dificultades,... Cuando más conozcas al equipo mejor sabrá cómo "engancharlo".

trabajo en equipo

5. Alinear. No podemos olvidar que cada persona, ha de tener claros los límites, las reglas del juego, los valores esenciales y la forma de trabajar de la empresa o del equipo para el proyecto, para que se sienta cómodo con ellos. Cuanto más alineados estamos con la misión y con la visión de la empresa, el compromiso también aumenta.

6. Fomentar la responsabilidad. El compromiso va asociado a la responsabilidad en tanto en cuanto, todos somos uno en el trabajo en equipo. Si uno falla, fallamos todos. Si uno no cumple, la cadena se rompe y perdemos todos.

7. Testar los esfuerzos, los avances, y celebrar. En el trabajo necesitamos saber que vamos avanzando, que queda menos, que ya falta poco, que lo hemos logrado terminar, que ha sido un éxito...Y cuando el resultado final no es el que esperábamos o el cliente final no nos escoge, apoyar al equipo, aprender, y continuar. Un equipo que supera un bache unido, coge fuerza de la propia energía del equipo para seguir adelante. Sentirnos apoyados, comprendidos y reconfortados nos ayuda a querer quedarnos en la empresa. Después de caer, toca animar para poder salir de nuevo con toda la energía renovada.

Te dejo aquí otras 4 claves que el líder debe proponerse para favorecer el compromiso en el equipo.

Y ahora que sabes cómo conseguir el compromiso, ¿cómo vas a aportar tu propio compromiso para conseguir tus objetivos en tu trabajo o con aquello que te propongas en tu vida? ¿qué vas a hacer? ¿cuándo lo vas a comenzar a hacer? ¿cómo vas a saber que vas avanzando?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero, cuando quieres hacer un trabajo en equipo ¿cómo lo haces?

Trabajar en equipo 

 Hoy quiero compartirte algunas de las técnicas que utilizo cuando hay temas que abordar en equipo: Leer más

Querido compañero,

¿Qué haces para no sentirte desbordado?

 no desbordado

 Hace unas semanas te hablé de las causas que pueden hacer que te desbordes. Hoy quisiera compartirte ideas para ayudarte a no sentirte desbordado: 

  • Aprender a decir no y poner límites a personas y proyectos. Tomar este tipo de decisiones nos pueden llevar a un mayor disfrute y a una mayor tranquilidad, porque lo que hoy ocurre puede que no vuelva a repetirse.

  • Gestionar mejor nuestro tiempo. El siguiente vídeo da pistas de lo importante que es saber diferenciar qué es importante para  saber gestionar nuestro tiempo:

  • Sentirse satisfecho con lo que sí hacemos. Tratar de evitar poner el foco en todo lo que falta por hacer que nos va a parecer mucho y nos va a hacer sentir agotados sólo de verlo y poner el foco en lo que vas logrando y consiguiendo.

  • Estar aquí y ahora. Practicar la técnica Gestalt: “Vivir el aquí y el ahora”. Pregúntate: ¿Dónde estoy ahora mismo? E intenta alinear en el aquí y el ahora cuerpo y mente. Ejemplos: En este momento estás leyendo este post. El aquí y ahora supone disfrutar del momento actual, sin que el ayer o el mañana interfieran. Ahora sólo existe este momento. Si pones todos tus sentidos aquí, podrás disfrutar mucho más. Y así en todo momento de tu vida.

  • Ofrecerse un margen para lograr tus objetivos, para las fechas límites, o para llegar con tiempo a tus citas programadas. Significa anticiparte a lo inesperado. Si a las 6 tengo una visita, y suelo llegar en 10 minutos, voy a salir 15’ antes. Me agobiaré menos y llegaré emocionalmente mejor que si llego justo por un atasco ¡y mucho mejor que si llego tarde!

  • Determinar las actividades que podemos hacer y agrupar las similares. Todos tenemos un límite. Analizar lo que hacemos y pensar si seguimos siendo productivos y eficaces cuando estamos involucrados en diez proyectos, o en cinco o en dos. Todos somos diferentes, una persona puede preferir trabajar solamente en una cosa y cuando acabe empezar otra, o llevar dos o tres a la vez. ¿Cuántas pestañas del ordenador tienes abiertas en este momento?

Y agrupar: si tenéis que hacer llamadas, que sean todas en el mismo momento, o si tenéis que salir para algo, que sea todo seguido. Así estaréis más centrados, ya que hacer cosas muy diferentes puede hacer que se pierda energía y nos desconcentremos con facilidad.

  • Mejor en equipo. A veces no podemos ni tenemos que hacerlo todo nosotros mismos. Es mejor definir qué es lo importante para uno y qué es lo que realmente sólo tú mismo puedes hacer. Y saber que contamos con los demás, que hoy es por ti y mañana por mí, que juntos llegamos a más que uno sólo, delegando aquellas tareas que pueden realizar otros compañeros o nuestras parejas…

  • Establecer prioridades. ¿A qué personas quieres de verdad dedicarle tu tiempo? ¿Qué proyectos/tareas son los que tienes que acabar primero? ¿Qué puedes posponer? Y no vale decir que no se puede posponer nada, porque si se sigue así lo único que se consigue será empeorar la situación. Así que hay que volver a pensar, ¿qué podrías posponer? Acepta que no queda más remedio si de verdad quieres cambiar ese estado de estar al límite.

  • Fragmentar las tareas. “Divide y vencerás” ¿Cómo te comerías un elefante? A trocitos.

  • Excelencia versus Perfeccionismo. Si tu enfoque está en el perfeccionismo te llevará a la pérdida de tiempo y energía y nos lleva a la postergación y a sentirnos insatisfechos, si está en la excelencia mantendrá tu atención en lo que funciona y lo correcto y nos motiva. Te dejo un artículo de Xavier Guix sobre esta cuestión.

  • Autocuidado. Dicen que “la caridad empieza por uno mismo”, antes de seguir velando por los demás es importante preguntarnos ¿cómo estoy?, ¿de qué manera me afecta lo que estoy haciendo o voy a hacer por el otro?, ¿ qué quiero yo?

  • Saber parar. Para poder tomar decisiones y elegir de forma más eficaz es necesario parar y reflexionar para salir de la rutina y de la inercia.

  • Cambiar tu sentir. Depende de ti, porque tú eliges cómo tomarte las cosas.

¿Qué otras acciones puedes llevar a cabo para no desbordarte? ¿Qué vas a hacer para sentirte bien y anticiparte a que te puedas desbordar?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Qué tienes en cuenta para trabajar de forma efectiva en equipo?

José Antonio Marina ya dijo que “La razón de ser de un equipo es conseguir que un grupo de personas no extraordinarias produzcan resultados extraordinarios". Si eres de los que piensas como él ¿qué factores valoras para trabajar en equipo?

Factores a tener en cuenta en un equipo de trabajo

Por comentarte alguno de estos factores:

  1. Conocer y compartir la misión, visión, propósitos y metas comunes. Si vuestro foco no está claro (el ¿qué?) y no está alineado con la empresa, difícilmente podréis llegar a los objetivos comunes.
  2. Compartir valores y formas de actuación. Si en esto no vas acorde con tu empresa, te resultará complicado llevar a cabo tareas porque tu propia persona se verá de alguna forma amenazada, actuando de forma contraria o muy diferente a lo que tú eres.
  3. Sentido de pertenencia. Si lo que se pretenden son logros o resultados extraordinarios es absolutamente necesario el pertenecer a ese determinado grupo de personas.
  4. Generosidad en compartir la información. Para algunos, la información es poder, lo que sí es cierto es que para todos la información aporta da claridad, ubicación, alternativas o nuevo/s foco/s o capacidad de rectificar…
  5. División clara de funciones. Puedo tener claro el qué me pide la empresa, ahora bien, en un equipo es muy importante saber el ¿cómo? De esta manera evitaremos duplicidades de tareas, malentendidos, bajos rendimientos…
  6. Medidores o Indicadores de progreso. Esto es un potente mecanismo de motivación, reconocimiento, autosuperación o una fuente de motivación.
  7. Tener y reconocer en el grupo al Lider. Es necesario, dentro de un equipo, una dirección, una persona consensuadora, un líder que sepa y quiera llevar el timón de un equipo.
  8. Cooperación e interdependencia. Es necesario que dentro del equipo las personas quieran pertenecer colaborando dentro del grupo y además, tengan cierta autonomía en el mismo, con el fin de aprovechar la creatividad y la sabiduría de cada miembro.
  9. Generar la participación. Todos sabemos que dentro de un grupo de personas hay quienes no tienen ningún problema en aportar al mismo y ofrecer de forma habitual sus opiniones y participación. También es cierto que hay miembros que por timidez o falta de confianza no ofrecen fácilmente su participación. En estos casos, es fundamental propiciar que todos los integrantes se 'mojen' y hagan sus aportaciones.
  10. Proactividad. Nos lleva a tomar la iniciativa, así como responsabilizarnos de promover lo que queremos que suceda, decidiendo en cada momento el qué vamos a hacer y el cómo lo vamos a llevar a cabo.
  11. Celebrar los éxitos y aprender de los fracasos. Está demostrado que el aprendizaje de todo ser humano es de 2 formas a través de placer y a través del dolor. Una manera de mantener alta nuestra autoestima y bienestar es reconocernos y esto pasa por reconocer nuestros éxitos. Respecto a los fracasos podemos adoptar 2 posibles maneras de actuar: una desde la irresponsabilidad, autocastigándonos, y la otra, mucho más positiva, reflexionando y aprendiendo de nuestro fracaso, reforzándonos y creciendo.
  12. Confianza. Es necesario que se genere un clima de confianza, tal y como dice Robbins sobre el proceso de creación de un equipo. Además, es muy importante la autoconfianza, así como la confianza en los miembros de un equipo.

Podemos ver algunos de estos factores en este vídeo:

Después de lo que te he compartido ¿Qué otros factores tienes en cuenta a la hora de trabajar en equipo? Y ¿para qué te sirve?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García