Tag Archives for nuevos-propositos

¿Cómo te sientes a tu vuelta de vacaciones? ¿Qué haces cuando vuelves de vacaciones?

8_claves_para_afrontar_la_vuelta_al_trabajo

Photo by Marvin Meyer on Unsplash

 

Cuando volvemos al trabajo tras un periodo vacacional supone  tener ciertas dificultades. Hay numerosos estudios que indican que más de la mitad de los trabajadores sufrimos consecuencias en esta vuelta a la cotidianidad laboral. Este hecho es conocido como síndrome postvacacional.

Gabriel Schwartz, director de Psicología Laboral, indica que aunque nuestro trabajo nos apasione, esta vuelta puede ser vivida con agobio y malestar.

Es algo muy normal que al volver a las rutinas diarias de trabajo nos genere desánimo, irritación, desmotivación, dificultad para conciliar el sueño, falta de concentración, tensión muscular, e incluso, problemas relacionales con otros compañeros… porque volver de las vacaciones conlleva: madrugones, atascos, cansancio, vuelta al colegio de nuestros hijos, otro tipo de alimentación, estrés…

Todo esto es cierto, pero podemos llevarlo mucho mejor si sigues algunas claves que hoy voy a compartir contigo:

  1. Deja al menos un día entre las vacaciones y tu vuelta al trabajo. Hacer esto te ayudará a mentalizarte para afrontar la nueva situación y a que el cambio sea menos traumático. Además, para facilitarte esta transición, una opción podría ser quedar con familiares y/o amigos y compartir vuestras vacaciones.
  2. Mantén unos horarios regulares y genera tiempos de descanso durante la jornada laboral. Es importante crear rutinas, tanto durante el día, como en las horas de acostarse y levantarse. De esta forma, será más fácil adquirir unos hábitos de sueño saludables porque es necesario contar con tiempos de descanso adecuados, ya que la falta de sueño incrementará los síntomas del síndrome postvacacional. Expertos recomiendan establecer descansos dentro de la oficina, como por ejemplo, realizar un descanso de unos 15 minutos si la jornada es de más de 6 horas. También indican que cada dos horas sería conveniente relajar la vista, estirar un poco la espalda y el cuello y tomar conciencia de la postura, intentando mantener la espalda recta y una postura correcta con el teclado. Nos aconsejan levantarse para dar un paseo, estirar las piernas y beber agua para estar hidratados. Durante las horas de trabajo, busca momentos de pausa para reactivar la respiración, variable esencial en los procesos de control del estrés y la ansiedad.  Estas recomendaciones ayudan a que no se resienta la salud, ni el rendimiento laboral.
  1.  Practica una vida saludable. Lleva una dieta equilibrada y una alimentación ordenada, haz ejercicio físico y mental, vigila tu salud, deja de fumar, duerme al menos 8 horas… Está demostrado que llevar una vida saludable de forma regular contribuye a mantener una buena salud y a prevenir enfermedades, a la vez que ayuda al carácter, la disciplina y a la toma de decisiones en la vida cotidiana.  Una vida saludable contribuye a establecer un bienestar físico y mental, mejorando la autonomía de la persona, la memoria, rapidez de ideas, rebaja la tensión y el estrés, mejora la relajación y promueve sensaciones como el optimismo y la euforia, al tiempo que se mejora la autoestima de las personas.  Si te sientes bien será más fácil que te adaptes a la vuelta al trabajo más rápidamente.
  1. Trabaja tus pensamientos. Pensamientos como “vaya mierda, de nuevo al trabajo”, “quien pudiera volver de vacaciones” … minan nuestro momento e incluso lo negativizan. Seamos realistas: ni las vacaciones son ideales, ni el trabajo es un horror. Las dos situaciones son necesarias y tienen su parte positiva.   Las vacaciones nos ayudan a tomar nuevo aire, a desestresarnos, a cambiar la monotonía… y el trabajo nos da estabilidad, nos proporciona una mejor situación económica… Cuida tu actitud y tus pensamientos.
  2. Organiza y planifica de forma eficaz y eficiente tu agenda. Seguro que tendrás muchos nuevos problemas a resolver, muchos correos a contestar, muchas llamadas a realizar, nuevos proyectos a afrontar, asistir y organizar nuevas reuniones… no te agobies desde el primer momento.  Comienza haciendo una lista con los asuntos y tareas que vas a afrontar y adapta tu agenda de forma progresiva a la vuelta a la rutina, sin que las tareas se te amontonen, prográmalas. Te recuerdo que te puedes comer un elefante, pero sólo a trocitos. No quieras solucionar todo desde el primer minuto, tómate tu tiempo en organizarte para afrontar tu trabajo y tus nuevos quehaceres y tareas.
  3. No esperes a las siguientes vacaciones, emplea tiempo en ti y en lo que te gusta. Tenemos tiempo libre y días festivos, organiza una nueva salida o actividades que te gusten, queda con tus amigos, lee, ve tus series favoritas… Combina tu actividad laboral creando nuevos espacios y momentos que te proporcionen sentirte bien, romper con la monotonía y despejar tu mente.
  4. Redecora tu espacio de trabajo. Incorpora elementos y accesorios que aumenten tu comodidad en el trabajo y creen un entorno de trabajo más agradable. Por ejemplo, incorporando una iluminación más suave, comprando una silla ergonómica o poniendo alguna foto de las vacaciones que te provoque al mirarla alguna sonrisa o que te aporte una sensación de bienestar o te traiga algún pensamiento positivo.
  5.  Busca apoyo en personas de tu confianza y ponte en el lugar de los demás. Expresa a tu familia, amigos e incluso, compañeros cómo te encuentras para que puedan entender tu malhumor o tu tristeza y empatiza con tu entorno, ya que ellos pueden estar pasando por algo muy similar a ti.  Ponernos en el lugar de los demás es clave para mejorar nuestras relaciones laborales y personales y mejora los vínculos de cercanía y confianza.

¿Qué otras cosas haces para afrontar tu vuelta de las vacaciones?

Con el fin de complementar lo que te acabo de comentar te dejo el siguiente  enlace para que pinches sobre el y escuches el video que a continuación te presento:

Vuelta al trabajo tras las vacaciones

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para afrontar mejor tu vuelta al trabajo tras las vacaciones? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

¿Ya has pensado lo que quieres hacer este año?

 Objetivos

En estas fechas muchas empresas revisan sus cuentas y cierran el año. Otras, comenzaron hace tiempo a prever lo que querían para el año que comenzaría, y unas cuantas más aún no se han sentado a ninguna de estas dos tareas.

Para aquellas que aún quieran plantearse las acciones para este 2015 y no sepan cómo hacerlo, hoy quiero dejaros una forma de hacerlo, ¡con planificación! Y estos pasos no solo son válidos para las empresas sino que también podemos aplicarlos en el ámbito personal. ¿Os animáis a probar a hacerlo?

1. Para comenzar, lo primero es determinar lo que queremos conseguir este año. Definir los objetivos y metas de aquellos aspectos que nos parece que sí o sí lograremos este año. Cuanto más concretos seamos, mejor podremos abordar lo que nos proponemos, sea en el ámbito que sea. Una técnica que podemos utilizar para ayudarnos a detallar los objetivos es la de SMART-E, que ya os hemos contado en anteriores ocasiones.

2. ¿De qué situación partes? Saber cómo estás ahora en relación a tus objetivos te permitirá clarificar y evaluar la distancia que te queda para lograrlo. No es lo mismo querer ir a Roma desde Verona que desde Madrid.

En las empresas hay una herramienta muy útil para tomar conciencia de la situación actual, y es el análisis DAFO. Aunque está diseñada a nivel organizativo, os animo a realizarlo de igual forma para las metas personales, identificando las Debilidades personales, Amenazas e impedimentos del entorno, Fortalezas personales para lograr lo que nos proponemos y Oportunidades que nos ofrece el entorno.

3. Definir la estrategia más adecuada. ¿Qué orientación vas a tomar? ¿Por dónde vas a guiar tus pasos?

“Si no sabes a dónde vas cualquier camino te conduce allí”  Proverbio del Corán

“Ningún viento es favorable para quien no sabe dónde va” Seneca

Se trata de elegir la estrategia que te permita de una mejor forma maximizar tus fortalezas aprovechando las oportunidades y minimizar las debilidades previendo, superando o sorteando las amenazas.

4. Planificación. Según la definición de Agustín Reyes Ponce, la planificación consiste en "fijar el curso concreto de acción que ha de seguirse, estableciendo los principios que habrán de orientarlo, la secuencia de operaciones para realizarlo y la determinación de tiempo y números necesarios para su realización."

En entornos cambiantes como los actuales, se habla también de Wikiplanning que, como nos cuenta Pablo Navajo, es el sistema de planificación para contextos complejos, que incorpora herramientas de la Web 2.0, para conocer de forma permanente, los cambios que se producen en el entorno y las expectativas de los diferentes grupos de interés, utilizando la inteligencia colectiva, la innovación abierta y el trabajo en red; empoderando a un grupo, colectivo u organización para que puedan colaborar en la decisión sobre su propio futuro y cuál es el camino por el que deben avanzar, para responder eficaz y eficientemente a las exigencias del entorno y puedan crear la organización deseada” (Navajo, 2010).

Para facilitarnos la tarea de planificación, podemos responder a las siguientes preguntas: ¿Para qué? ¿Qué voy a hacer? ¿Cómo lo voy a hacer? ¿Con qué cuento? ¿A quién necesito?

Planificación estratégica

5. Concreta y programa lo planificado. Se trata de incluir lo que queremos hacer en la agenda. Para que no quede en el aire, y se nos vaya en buenos propósitos que nunca se cumplieron hay que bajarlos al día a día. Si, por ejemplo, queremos hacer reuniones semanales porque así lo hemos determinado en la planificación, ahora hemos de incorporarlo en la rutina diaria, es decir, plantear exactamente cuándo: los lunes a las 9 de la mañana comenzando este mismo lunes.

Y ahora que sabemos cómo hacerlo, ¿qué nos impide ponernos en marcha hacia el logro de nuestros objetivos? Estoy a vuestra disposición para acompañaros en el desarrollo de este proceso, ¡si así lo quisierais!

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills