Tag Archives for gestion-del-fracaso

Hay momentos en el día a día de los negocios que nos llenan de frustración, que nos suponen fracasos, que nos desaniman y abaten a todos o algunos miembros de los equipos.

 Frustracion

La frustración, como dicen Ramiro y Miguel Ángel Calle en su libro "Cambiando tus zonas erróneas", podemos definirla como "privación total de lo que esperábamos". Y surge cuando, por ejemplo, ponemos todo nuestro esfuerzo en que salga un proyecto, en conseguir a ese cliente, en lograr una oportunidad...y esto se viene abajo, se trunca, se desvanece quedando sin efecto, perdiendo todas las ilusiones.

En ese momento las emociones emergen. Hay desánimo, descontento, decepción, notamos el cansancio acumulado que mientras estábamos en la lucha no sentíamos. Y como las emociones se contagian, nos dejamos llevar por la influencia de la mayoría y la conformidad.

Entonces, llega el jefe y dice "Vamos, ¡no te desanimes!". ¡Error!

Primero porque nuestro cerebro no entiende el "no" y se queda con "desanímate". Y sí, desanímate ahora, que es cuando corresponde. Mañana ya será otro día. Las emociones han de sentirse en el momento y no guardárnoslas porque si evitamos sentir lo que toca se puede llegar a estancar en nuestro cuerpo y un día nos sale de forma desproporcionada sin saber por qué. Además, hay que vivir la emoción pertinente. Si es una pérdida tocará sentirse triste, y no reírnos a carcajadas. 

Por tanto, hemos de permitir que se expresen las emociones que han de tener lugar, y acompañar en el sentimiento de fracaso.

Y ¿cuál es el siguiente paso? Como ya veíamos cuando hablábamos de la superación personal, saber que tenemos la capacidad de salir adelante nos va a ayudar. Como también ayuda saber que en todo entrenamiento, cuando llegamos al límite aún podemos hacer una más, y ésa es la que más vale. Por eso, es importante seguir y continuar. Perseverar.

Tendremos que recapitular y reflexionar sobre lo sucedido para procurar no cometer los mismos errores, si los hubiera, y aprender de ellos. El aprendizaje nos ayudará a avanzar.

 Desarrollo, avance

En determinados momentos, necesitamos consolidar los avances, esto es necesario para el desarrollo de la empresa, nos permite coger destreza y afianzar el cambio. Después de un tiempo, el entorno, la vida, la supervivencia de la empresa requerirá un nuevo paso, volviéndonos a superar.

Y aunque hay miedos y resistencias para salir a comernos el mundo de nuevo, sólo hay que dar el primer paso para volvernos a poner en movimiento con nuevos objetivos. Como hacemos cuando aprendemos a montar en bici de niños, nos cuesta dar los primeros pedales, son irregulares, y luego, se aprende y se coge ritmo rápidamente.

Como responsables de equipos, hemos de acompañar en esta superación de las situaciones menos favorables, ayudando a comprender que hay momentos mejores y peores, que hay perspectivas diferentes ante un mismo hecho, que un obstáculo puede convertirse en una oportunidad.

Y sobre todo, provoquemos la actuación sobre lo que sí podemos hacer, lo que depende de nuestro equipo, de cada uno de los miembros y de todos en conjunto. Porque lo que depende de nosotros, es lo que podemos cambiar.

¿Quieres ayudar a tu equipo a superar los obstáculos?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Qué haces para gestionar tu fracaso?

fracaso

Hoy quisiera hablarte del fracaso, que es considerado como uno de los puntos más importantes del aprendizaje si sabemos aprovecharlo. Irvine Welsh nos dice: “Sólo se aprende a través del fracaso, y lo que se aprende es la importancia de la previsión” y  Charles Dickens decía: “Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender”. Además, el ser consciente del error te aproxima al éxito.

Dicen que el 90% de los que fracasan nunca fueron derrotados, solo renunciaron, no supieron perseverar, subestimaron el poder de la fuerza de la voluntad, el poder de entregarse y dar lo máximo de sí mismos. 

Por otro lado, dicen también que la genialidad no existe, sólo el 1% es inspiración y el 99% es transpiración. E incluso se ha llegado más lejos, se han llegado a determinar el número de horas que se consideran necesarias para conseguir este éxito o nivel expertise: 10.000 horas. Una cifra que Malcolm Gladwell señaló y que se ha convertido extrañamente en un número “mágico” para algunos. 

Dicen, y seguro que lo has escuchado en multitud de ocasiones,  que sobrevaloramos lo innato, pero que lo importante es practicar, fracasar, y levantarse, y nunca rendirse o dejar de trabajar…

Los colaboradores temen asumir riesgos cuando piensan que, si fracasan, serán castigados. En lugar de una reprimenda, es más eficaz acompañarlos a la reflexión, por ejemplo: “Luis, me da la sensación de que esto no ha salido demasiado bien. Veamos si podemos identificar lo que hicimos mal y cómo podemos evitarlo la próxima vez”.

Los colaboradores aprenden de sus errores cuando les ayudamos y entonces son pocas las posibilidades de que los repitan.

¿Cómo actúas frente al fracaso? Os propongo algunas formas de gestionarlo: 

  • Creer en uno mismo. Pensar que algo no funcionó y no pensar que uno mismo es el fracasado.
  • Asumir la responsabilidad y no lanzar balones fuera culpando a otros de algo que es de nuestra incumbencia.
  • Con preparación, persistencia e innovación. A menudo escuchamos: “quien la sigue la consigue” y “renovarse o morir”.
  • Centrarse en lo que harás. No perder el tiempo en lo que no se hará o en el “si hubiera…”.
  • Mantener una actitud positiva. Asumir que los fracasos forman parte de la vida y automotivarse para poder triunfar. Un niño cae al suelo numerosas veces antes de caminar perfectamente.
  • Analizar la situación.  Es importante estudiar y parar a analizar con objetividad los motivos que han llevado a que la situación final tuviera ese resultado. ¿Qué se ha hecho? ¿Qué no se ha hecho? ¿Cómo se sucedieron los hechos? ¿Qué relaciones de causa-efecto surgieron? ¿Qué no se esperaba?
  • Aprender de cada error. Es fundamental sacar el aprendizaje y que practiques la mejora continua,  extrayendo conclusiones para el futuro.
  • Plantear nuevos retos. De esta manera te motivarás para conseguir nuevos logros.

En muchos países desarrollados se considera que el fracaso es una manera de adquirir experiencia y de forjar el carácter, lo ven normal e incluso positivo, llegando, en algunos casos, a premiarlo.

Te dejo un vídeo que complementa todo lo que estamos tratando también desde un punto de vista de equipo, porque el fracaso también puede ser grupal:

Después de lo que te he compartido, ¿cómo vas a tratar tus fracasos? ¿Qué vas a hacer para gestionarlos mejor?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García