¿Te has encontrado alguna vez realizando un trabajo de equipo en el que alguien se escaquea? ¿Te ha pasado que tú mismo no te sentías parte del proyecto a realizar entre todos, que te has desconectado?

Todo esto tiene mucho que ver con el compromiso y con las consecuencias que tenerlo o no tenerlo tiene en nuestro trabajo y en la realización de proyectos con equipos de trabajo.

compromiso 

El compromiso, según la RAE, es la obligación contraída, la palabra dada, el convenio al que se llega entre las partes... Y esto es, también, el acuerdo que tiene una persona con la empresa cuando decide trabajar en ella y ser parte de la consecución de los objetivos.

El compromiso está relacionado con la palabra anglosajona "Engagement", más utilizada en los últimos años en el área de marketing, como indicador para realizar análisis predictivos, captar información sobre los comportamientos de la audiencia, para detectar la forma en la que podemos captar clientes, etc. Sin embargo, quiero hacer hincapié de su importancia dentro del trabajo en equipo y en que, como responsables de equipos, trataremos de lograr el compromiso de los colaboradores.

Ya existe desde hace tiempo, sobre todo en gestión de proyectos, el puesto del "Engagement manager". Esto muestra el valor de la actuación del líder sobre el compromiso. ¡Hay tarea que hacer! Por ello, os dejo unas claves para favorecer el compromiso dentro de los equipos de trabajo:  

1. Trabajar para que cada persona quiera seguir perteneciendo a la empresa, siga queriendo dedicar su tiempo y esfuerzo en ella. El sentido de pertenencia lo desarrollamos desde la adolescencia y nos acompaña el resto de nuestra vida como seres sociales que somos. Necesitamos sentirnos imprescindibles, partícipes, que aportamos valor, que importamos, etc.

2. Que cada miembro del equipo tenga muy claro qué va a hacer, cuándo, cómo, para cuando, para qué y que sepa con quien contar en cada momento, interrelacionándose. Así, se podrá plantear su propio plan de acción, porque la implicación será mayor cuando la decisión sale de uno mismo que cuando nos viene de fuera. Preguntar quién va a hacer qué, cómo se quieren repartir el trabajo, etc. son buenas preguntas para dejar que el equipo decida cómo organizarse.

3. Saber la motivación de cada miembro del equipo y las posibles necesidades y recompensas que les pueden servir para realizar una tarea, para hacérsela más agradable y para que les lleven a los resultados que deseamos. Como responsables podemos trabajar en su motivación externa, y si conocemos su motivación interna podremos estar más alineados y conseguir mejores resultados. Una motivación fundamental para el compromiso es que la persona quiera (esté motivada) seguir haciendo su trabajo con nosotros, con la personas que le rodean y en el entorno en el que se realiza.

4. "Conocer al equipo" es fundamental para poder acompañarlo a los mejores resultados. Para ello te invito a comenzar con el reto de las 3 semanas de los líderes emocionalmente inteligentes. Así podrás detectar sus necesidades, sus gustos, sus dificultades,... Cuando más conozcas al equipo mejor sabrá cómo "engancharlo".

trabajo en equipo

5. Alinear. No podemos olvidar que cada persona, ha de tener claros los límites, las reglas del juego, los valores esenciales y la forma de trabajar de la empresa o del equipo para el proyecto, para que se sienta cómodo con ellos. Cuanto más alineados estamos con la misión y con la visión de la empresa, el compromiso también aumenta.

6. Fomentar la responsabilidad. El compromiso va asociado a la responsabilidad en tanto en cuanto, todos somos uno en el trabajo en equipo. Si uno falla, fallamos todos. Si uno no cumple, la cadena se rompe y perdemos todos.

7. Testar los esfuerzos, los avances, y celebrar. En el trabajo necesitamos saber que vamos avanzando, que queda menos, que ya falta poco, que lo hemos logrado terminar, que ha sido un éxito...Y cuando el resultado final no es el que esperábamos o el cliente final no nos escoge, apoyar al equipo, aprender, y continuar. Un equipo que supera un bache unido, coge fuerza de la propia energía del equipo para seguir adelante. Sentirnos apoyados, comprendidos y reconfortados nos ayuda a querer quedarnos en la empresa. Después de caer, toca animar para poder salir de nuevo con toda la energía renovada.

Te dejo aquí otras 4 claves que el líder debe proponerse para favorecer el compromiso en el equipo.

Y ahora que sabes cómo conseguir el compromiso, ¿cómo vas a aportar tu propio compromiso para conseguir tus objetivos en tu trabajo o con aquello que te propongas en tu vida? ¿qué vas a hacer? ¿cuándo lo vas a comenzar a hacer? ¿cómo vas a saber que vas avanzando?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills