Tag Archives for equipo-de-trabajo

Necesitamos ideas, necesitamos innovar, mejorar procesos, ser más ágiles y flexibles, saber atender de forma más exacta las necesidades de los clientes para tener éxito con los productos y servicios que las empresas ofrecen. Y ¿cómo lo logramos?

trabajo colaborativo

  • Una forma de satisfacer las necesidades y expectativas del cliente es el trabajo colaborativo, dejarle participar en el proceso de producción o de diseño del producto o servicio que desea. Por ejemplo, Nike permite diseñar sus zapatillas a los potenciales clientes.
  • Metodología Ágile, que busca agilizar proyectos, y llevarlos a cabo con el proceso Scrum que permite ir ofreciendo un producto y/o servicio que dé una respuesta rápida según el requerimiento que vaya en cada momento demandando el cliente y que se vaya optimizando según se vaya implementando. Se avanza mientras se prueba.
  • Metodologías tipo Lean Management que buscan la eficiencia de la empresa implicando a todas las personas que la componen para saber cómo mejorar cada proceso. Además, permite probar y corregir errores sobre la marcha.
  • Plataformas de trabajo colaborativo dentro de las empresas. No siempre ha de ser el equipo habitual el que forme un equipo de trabajo para un proyecto determinado. Solemos encontrar equipos compuestos por miembros de diferentes departamentos que se unen para abordar nuevas propuestas, trabajos o el desarrollo de nuevas ideas interesantes para la empresa. Por ejemplo, se crea un equipo de gestión de crisis, promotores del cambio o aportaciones al entorno social de la empresa. Hay tantas posibilidades como ideas tengamos.

Y ¿cómo podemos hacer que sea de utilidad esta comunidad colaborativa? Para lograr este trabajo colaborativo os dejo algunas ideas:

Saber cómo vender el proyecto para que haya personas interesadas en llevarlo a cabo. Y sobre todo, no vender humo. Que lo que se diga que se va a hacer, se haga. Buscar la coherencia y la autenticidad de la empresa hacia dentro y hacia fuera.

Tener una comunicación fluida. Es necesaria una comunicación abierta, estar conectados e informados, tener la información necesaria para que todos puedan aportar en la medida que sea necesario que cada uno actúe.

Todos son necesarios. Si alguien está participando es para que se note. Se ha de trabajar realmente en equipo, un equipo donde todos los miembros cuentan, se complementan, se enriquecen, generan sinergias que suman e incluso se autogestionan como equipo, permitiendo la entrada de quienes sean importantes y desestimando las colaboraciones que no aportan o que limitan el buen desarrollo del proyecto.

Dotar de medios. Sean cuales sean los stakeholders implicados en los procesos de generación de ideas , es importante que si se les da la oportunidad para funcionar, después se les den los medios para que esas ideas se lleven a cabo, se facilite el tiempo que requiera su dedicación a esta nueva tarea, se pongan los recursos tecnológicos necesarios para el trabajo en red, etc.

Orientación al logro. Premiar el éxito y aprender del fracaso si no tiene el resultado esperado, apoyar y poner en valor el trabajo que se realiza, que haya reconocimiento por los pasos dados y lo conseguido en cada momento. Permitir disfrutar del camino hacia los resultados deseados y promover la motivación.

Liderazgo. En mi opinión en cada comunidad o entorno colaborativo es importante un líder facilitador que coordine y tenga una visión global del trabajo y del avance, que sepa entrar y salir de esta comunidad conectándola con la realidad y con el resto de la empresa.

Sentido de superación. En la creación de ideas se trabaja desde la co-creación y la cooperación, buscando la excelencia, es decir, hacerlo cada vez mejor, superando las expectativas, llegando más lejos, permitiendo soñar y poniendo toda la sabiduría para hacerlo realidad.

Y con estas propuestas para optimizar la perdurabilidad de las empresas ¿ya sabes qué comunidad colaborativa crear?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Supongo que alguna vez habrás visto, comprado o leído una guía de viaje. Suelen tener la capacidad de hacernos desear ir a los sitios que nos muestran, saborear la esencia de cada lugar del recorrido, nos indican cómo aprovechar el tiempo y nos dicen incluso los costes que nos va a suponer. ¿Crees que esto está relacionado con el liderazgo de los equipos?

 Management como guía

Tal y como nos aporta la guía de viaje, como responsables de los equipos podemos:

Poner una foto del destino: elegir el destino y lograr que todo el equipo tenga en la mente ese lugar al que todos desean llegar. Visualizarlo y que sea compartido por todos.

Definir bien el destino:  no es lo mismo decir "ruta a pie hasta la cumbre del Teide" que "ruta del vino por la Ribera del Duero". Las sensaciones, la posibilidad de pensar que es un reto, la confianza de poder lograrlo, todo dependerá de lo claro que todos lo tengan y de que resulte atractivo abordarlo.

El mapa: necesitamos saber la ruta, las paradas, las metas volantes, las etapas del recorrido. En todo proyecto hay fases, en toda estrategia hay puntos en los que revisar cómo vamos avanzando. Por eso, es importante marcarlos.

El tiempo: cada ruta está previsto que sea realizada en un tiempo. Suele haber un tiempo estimado, pero luego puedes entretenerte en el camino, perderte, saltarte algún paso para llegar antes, o ir más o menos por donde dice la guía pero innovando o descubriendo nuevas rutas. Ese tiempo estimado, además, nos permite calcular y prever los recursos, los costes, los tiempos de producción, de distribución, de búsqueda de colaboración, de toma de decisiones, de ajuste, de reuniones, de trabajo en equipo...

 tiempo estimado de viaje

Describir lo que nos podemos encontrar en el camino: esto suele hacerse en las guías en varios sentidos: el alojamiento, la manutención, las compras, la foto desde el lugar idóneo... ¿Cómo lo podemos trasladar al equipo?  Podemos plantear con el equipo diferentes perspectivas sobre cómo vamos a llegar juntos, por ejemplo, aplicando técnicas de trabajo en equipo que nos permitan valorar lo que nos podemos encontrar, las dificultades, las facilidades, aquello que no hemos de olvidar, etc. Y también, describir lo que aporta cada miembro del equipo, que sea diferente, complementario, que sume, que sea provechoso para hacer que sea un camino de calidad, haciendo un viaje inmejorable.

Los precios: en toda guía que se precie nos vienen los costes esperados, tanto de alojamientos como de restaurantes. Y es que siempre podemos elegir el coste del proyecto.  Podemos poner los mejores materiales y los mejores profesionales, o podemos poner materiales más prácticos y menos costosos, podemos bajar la calidad, podemos disminuir los servicios ofertados, podemos elegir contratar a menor coste... Y siempre sopesaremos qué es lo que más nos interesa. La mayor parte de las veces, merece la pena invertir un poco más, hacerlo un poco mejor cada vez, caminar hacia la excelencia.

Y por último están los contenidos facilitadores: esto sí que es importante. ¿Qué hacemos si no comprendemos el idioma? ¿Si tenemos un accidente? ¿Si queremos saber más? ¿A quién acudimos? Necesitamos un líder facilitador, que resuelva dudas y conflictos, que ayude y apoye al equipo, que aporte su experiencia y sabiduría, que tenga una visión global de cómo va avanzando el proyecto, que sepa parar para que su equipo recupere fuerzas, que acompañe al equipo, lo comprenda, y, en definitiva, que el líder sea la guía que el viaje necesita.

Os dejo el vídeo de presentación del libro "Cómo preparar un gran viaje", donde seguro que encontraréis más similitudes con la forma de abordar proyectos con los equipos de trabajo.

Y tú, ¿cómo vas a aplicar el ser guía de viaje?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

El "empowerment" lleva años escuchándose en el ámbito empresarial, y creo que merece que le dediquemos un tiempo a comprender qué es y cómo se puede poner en marcha.

empowerment 

¿Qué es empoderar?

Una de las acepciones que nos ofrece el diccionario de la R.A.E. está relacionada con apoderar, con hacerse dueño de algo, ponerlo bajo su poder.

En mi opinión, la capacidad de empoderar viene dada por la capacidad de poner el mundo en nuestras manos, de hacernos conscientes de que podemos manejar nosotros nuestra vida, de responsabilizarnos sobre nuestras actuaciones y destino.

Y ¿para qué es esto de utilidad en las empresas?

En las empresas queremos cada vez más personas autónomas, con iniciativa, que asuman responsabilidad para innovar con creatividad, que sean capaces de desarrollar negocio, que tengan un buen desempeño y aporten crecimiento a la empresa.

Por este motivo, como líderes facilitamos el empoderamiento, para que cada colaborador asuma su capacidad para la toma de decisiones, otorgando la autoridad necesaria; permitimos la puesta en acción de las nuevas ideas,  damos los recursos y la confianza para la resolución de problemas, fomentamos la responsabilidad de cada persona hacia la consecución de sus objetivos, etc.

Os dejo un vídeo con más información sobre las ventajas del empoderamiento que nos facilitaba Víctor Rodríguez en Capacity: palabras con voz.

 

El fundamento para el empoderamiento según Koontz y Weichrich es: Poder = Responsabilidad. Una responsabilidad sobre las áreas de trabajo, sobre los rendimientos obtenidos, sobre los recursos utilizados, sobre las relaciones creadas y la organización del trabajo y de uno mismo, así como por los logros obtenidos.

Para el colaborador, el empoderamiento le supone un sentimiento de la confianza que deposita en él su responsable, de mayor capacidad de resolución, de mayor fortaleza y uso de sus fortalezas, de más alta autoestima, un mayor compromiso con su trabajo y con la empresa, etc. Os dejo aquí algunas claves más sobre las ventajas de empoderar a los colaboradores.

¿Cómo podemos fomentar el empoderamiento?

Con coaching. Una de las herramientas más potentes para el desarrollo de la acción desde las capacidades y recursos que tiene la propia persona. Acompañar a cada colaborador para que dé lo mejor de sí mismo.

Con liderazgo. Fomentar el autoliderazgo de cada colaborador. Ser su inspiración, ser su modelo, ayudar a utilizar los sentidos para desarrollar sus habilidades, como la visión global o saber detectar oportunidades y necesidades.

Con delegación. Basada en la confianza. Permite la capacidad de elección.

Con indagación apreciativa. Con una valoración positiva de lo que se hace, se hizo, y de lo que se puede hacer, desde el pensamiento positivo motivante. Una herramienta para practicar en la indagación apreciativa es el uso de preguntas que abran oportunidades.

Con feedback. Un feedback constructivo, una comunicación fluida bidireccional, una interrelación ágil, consultiva, potenciadora, orientada a resultados y a la mejora continua.

Con capacitación. Fomentando el conocimiento, el descubrimiento, ayudando a seguir en continua evolución personal y profesional, permitiendo que aprenda dando tiempo para su formación y para el mentoring con aquellos que puedan aportarle la capacitación necesaria para un mejor desempeño.

Con motivación. Pensar que puede y transmitírselo así, hacerle sentir importante porque por eso está en nuestro equipo.

¿Cómo vas a comenzar a empoderarte y empoderar a tu equipo?

Te espero aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills