A la hora del reconocimiento del trabajo bien hecho por los empleados hay personas en los equipos a las que no les gustan las celebraciones en las que se lleva algo de comer a la oficina o en las que se queda todo el equipo para comer juntos fuera de su horario laboral. A veces lo que el jefe siente como un símbolo de celebración y dinámica de reconocimiento laboral, para muchos es más bien un castigo o una obligación.

Antes de nada, creo que es importante reconocer el sentido de por qué celebrar en los equipos:

Celebrar un buen resultado conseguido es lo más habitual. Un cliente ganado, un proyecto que se ha cerrado con éxito, los objetivos cumplidos… todo son motivos de celebración.

Sin embargo, es importante que los miembros del equipo sientan que avanzan, que van logrando metas, que van estando más cerca de los objetivos a conseguir, que van ganando confianza en que se puede llegar a obtener el éxito, etc.  Es la forma de sentir satisfacción en el trabajo diario y por el trabajo bien hecho, reconocimiento laboral.

Según Jennifer Amozorrutia de Great place to Work en México: "Las  celebraciones  contribuyen  a  que  en  las  organizaciones  se  refuerce  la  confianza,  por medio de las muestras de gratitud y reconocimiento hacia las personas, lo que hace que  sientan  que  su  esfuerzo  y  dedicación  son  realmente  valorados  y  se  fortalezca  la percepción  de  apoyo organizacional.

¿Y celebrar incluso si sale mal? no celebraremos pero sí acompañaremos al equipo en la evaluación y aprendizajes de lo que no se alcanzó. No es tanto celebrar que algo no salga como esperábamos, sino que sí lo hagamos a lo largo del camino en lo que se va consiguiendo fruto del trabajo y esfuerzo o de la dedicación, de esta forma sabremos mejor entender y concretar lo que no salió bien, con el fin de poder aprender del error.  

Lo que sí es importante, es que las celebraciones sean:

Oportunas. Una celebración es  un reconocimiento laboral y debe darse en el momento que sucede. Es como participar en un concurso y que nos den el primer premio. ¿Tendría sentido celebrarlo 6 meses después? Es probable que en esos meses hayan sucedido tantas otras cosas que o bien esa celebración sea considerada insignificante, o puede que quede como que no se le dio el aprecio suficiente. Por ejemplo, se puede hacer una celebración del equipo a nivel interno en el momento en el que se logró y después que haya un reconocimiento a nivel de la compañía en general si ha sido algo relevante (por ejemplo en la cena de navidad). Y por supuesto, nunca celebrar antes de tiempo, no sea que al final no haya que celebrarlo…

En la medida adecuada. No es lo mismo ir ganando posiciones respecto al reto a lograr que conseguir el reto. Las celebraciones que se refieren a los avances que se van haciendo pueden ser más sencillos y se puede preparar algo más llamativo para cuando se logre el objetivo planteado.

A gusto de todos. Dicen que no llueve nunca a gusto de todos, pero en un equipo es importante que los miembros se sientan parte. Esto significa que si a algún miembro del equipo no le hace gracia salir a desayunar chocolate con churros cuando ganan un nuevo cliente para su cartera, igual hay que plantearse otras formas de celebrarlo. Es más, se puede consensuar entre los miembros del equipo la forma en la que se van a celebrar los logros que se consigan. Cada equipo tendrá su estilo y sus intereses, como se muestra en este vídeo:

Diferentes a los incentivos. No es lo mismo una motivación externa como puede ser por ejemplo: un premio que se quiera conseguir, un viaje excepcional, un bonus económico…que una celebración con los miembros del equipo por el buen trabajo realizado. Estas celebraciones han de ser una forma de que el equipo se dé un capricho, se sientan más felices en su día a día, se animen, se unan, se reconozcan en su satisfacción, etc. Pueden ser acciones sencillas como ponerse música que les guste, hacer un donativo para cambiar algo de su entorno, ir un día con ropa casual, tener una salida a la naturaleza, invitar a la familia al trabajo a modo de jornada de puertas abiertas, hacer una clase de yoga para todos…En definitiva, cualquier cosa que pueda ser del gusto de todos los miembros del equipo.

Alineadas con la filosofía de la empresa. No todas las celebraciones siguen las políticas o las formas de trabajar o la cultura de la empresa. Por ejemplo, en una empresa en la que es primordial la seguridad en el trabajo para protección de sus empleados, no es una opción hacer una salida en bicicleta sin cascos o por una zona que no esté preparada para ello.

Tras conocer estas características, ¿cómo vas a realizar las celebraciones con tu equipo? ¿Qué vas a tener en cuenta para reconocer el trabajo diario de tu equipo?

Recuerda que el rendimiento de nuestro día a día depende mucho del ánimo con el que realicemos el trabajo diario. Dando reconocimiento obtenemos mejores relaciones, mayor confianza, mayor compromiso y mayor satisfacción.

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills