Bob Moritz, director global de PwC, dice que hoy en día y de cara al futuro, las personas han de tener una gran capacidad de adaptación, que puedan aprender deprisa, que puedan llevar ese conocimiento a la práctica y que puedan dar respuestas a problemas.

Esto está claramente relacionado con una habilidad de la que te hemos venido hablando, la Learnability, que definimos como la capacidad de aprender habilidades para mantenerte empleable a largo plazo, y hemos comentado una serie de cualidades que pueden ayudarte a mantener esta habilidad.

5-pasos-para-desarrollar-tu-learnability

Sandeep Dadlani, presidente de Infosys, una de las principales empresas tecnológicas del mundo, cuenta que en los procesos de selección siempre prefieren a una persona con Learnability antes que a una persona con experiencia y conocimiento técnico, porque la tecnología cambia rápidamente. Además, en este entorno V.U.C.A. ya todas las empresas, sean tecnológicas o no, han de darle prioridad a esta habilidad de aprender continuamente.

Sin embargo, ¿cómo comenzamos a trabajarnos esta habilidad tan importante para las empresas? Son necesarios 5 pasos:

  1. Voluntad. Entre todas las cosas a las que podemos dedicar nuestro limitado tiempo diario, semanal, mensual, anual…hemos de querer que el aprendizaje sea una de ellas. El eterno aprendiz, es aquel que a lo largo de toda su vida tiene interés, tiene intención y decide seguir aprendiendo. Por ejemplo, el otro día conocí a una persona de 80 años que se había puesto a aprender el idioma albano para poder comunicarse con sus nietos porque viven allí. Eso es verdadera voluntad.
  2. Curiosidad. Como cuando éramos niños y estábamos descubriendo el mundo. Cuando nos dejábamos sorprender por todo, cuando preguntábamos 500 veces y por qué a nuestros padres, cuando absorbíamos como esponjas todo lo que nos llegaba… Mantener la curiosidad con apertura para hallar nuevos puntos de vista, nuevas personas, nuevas formas de hacer lo mismo o de obtener mejores resultados, de relacionarse, de crecer. Con curiosidad podremos adaptarnos mejor a los cambios, ampliar nuestra zona de confort y nuestro mapa mental.
  3. Conocimiento. Cuando recibimos información nueva y la asimilamos la podemos convertir en conocimiento. Un conocimiento que nos puede llegar por diversas vías: libros, periódicos, blogs, entidades dedicadas a la formación, mentores y expertos, congresos,… además de la propia experiencia que también es fuente de sabiduría.
  4. Práctica. El conocimiento que no se aplica no mueve el mundo. Por eso, es necesario poner en práctica o buscar la aplicabilidad a los contenidos aprendidos. Y por otra parte, como la Learnability es una habilidad, ésta no se coge si no se practica. Nos hacemos hábiles en algo cuando nos entrenamos en ello. Más entrenamiento, más dedicación, más hábito tendremos y más podremos desarrollar nuestra learnability.
  5. Responsabilidad. Como todas las herramientas del mundo, cada uno puede aplicarlas para optimizar o para destruir. Aquí es donde apelamos a la responsabilidad de cada uno por el bien común, para desarrollar lo aprendido con ética, en la dirección de la ecología del éxito, clave esencial de 2miradas.

Para completar estos pasos, David ReyeroTrapiello, Senior HR Business Partner de Sanofi Iberia da unas claves para potenciar la empleabilidad. Y tú, puedes testar tu capacidad actual de Learnability a través de este test que fue creado por Manpower Group, en el que podrás descubrir tu Learnability Quotient (LQ) que refleja tu capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en tu vida profesional.

Pero no solo desarrollemos la Learnability para adaptarnos a los continuos cambios que el entorno exige, sino que como dice Mark Malloch-Brown, secretario general del ministerio de asuntos exteriores de UK, hemos de desarrollar nuestra Learnability para optimizar el logro de nuestro propio éxito profesional.

¿Cuánto tiempo dedicas a aprender cada día?

Raquel Bonsfills