Emprender tiene sus riesgos y el acertar en tu primer negocio como emprendedor es muy difícil, de hecho, de media se tarda 5 años y 3 proyectos fallidos hasta que un emprendedor alcanza el éxito. Muchas personas al fracasar en el primer intento de formación de empresa, nunca más lo vuelven a intentar; no tanto por ese temor al fracaso, sino el temor a la manera como lo juzga la sociedad.

¿Has fracasado con algún proyecto como emprendedor?  ¿Qué no tuviste en cuenta?

motivos-por-los-que-fracasan-los-emprendedores

 Foto de Unsplash

Un ejemplo, Jan Koum no fue elegido para trabajar en Facebook, ni en Twitter y sin embargo, fue el fundador de WhatsApp, un proyecto que lo haría millonario.

Quiero compartirte algunos motivos por los que se fracasa cuando se emprende:

  • Falta de experiencia en el sector. La experiencia en el sector en el que se vaya a emprender es valiosa y necesaria para poder tener éxito. No obstante, si no se tiene experiencia al menos es necesario investigar sobre el sector en cuestión y hoy en día, internet es una gran fuente para recabar todo tipo de información. Otra forma para facilitarte el acceso a un sector es tener un partner, socio o colaborador que sí lo conozca.
  • Falta de experiencia empresarial. Las cosas pueden cambiar si hay una predisposición inequívoca a admitir lo que no se sabe. Si lo admites, estarás dando el primer paso para encontrar una respuesta. Es fundamental rodearse de fuentes fiables: profesionales y expertos, un emprendedor debe buscar buenos consejeros en todas aquellas áreas que no domine y que sean fundamentales para la empresa.
  • Desconocer a los clientes. Es necesario conocer las preferencias de los clientes. Hoy más que nunca hay que conocer a los clientes para ofrecer el mejor servicio o el producto más personalizado; en definitiva, superar las expectativas de los clientes si queremos que nos recomienden y para poder lograrlo es fundamental conocerles.
  • Depender de un solo cliente. Es de sobra conocido que es un error el poner todos los huevos en una misma cesta. Cuando tenemos un gran número de clientes a los que satisfacer, desaparece una parte del miedo que nos impide innovar, inventar y crecer. Además, cuando se depende de un solo cliente se puede perder libertad.
  • Recursos financieros escasos. La planificación es fundamental, por lo cual antes de iniciar un emprendimiento propio es importante ahorrar recursos y dinero para tener un margen real de autofinanciamiento, ya que lo normal es no tener beneficios a corto plazo.

 

Sin duda, de entre las innumerables dificultades implícitas en el proceso de crear una nueva empresa, la mayor de todas, es encontrar financiación. La ausencia de recursos se acaba convirtiendo en la principal pesadilla de muchos potenciales emprendedores que se acaban echando atrás por la escasez de financiación. En este punto juegan un buen papel las ayudas y subvenciones para emprender al proporcionar recursos a estos futuros empresarios.

Te dejo un artículo donde se habla de 10 ayudas y subvenciones para emprender más importantes en España.

Destinar escasos recursos al marketing y a los servicios post venta. El proceso de una venta no termina nunca. La meta a la que nos dirigimos es vender y tener al cliente siempre satisfecho y fidelizado una vez ya se ha realizado la venta. Para lograr esto, se requiere una serie de esfuerzos, recursos y servicios complementarios que fortalezcan la relación con el cliente. El marketing de post venta es una de las mejores formas de crear lealtad en la marca.

 Precios a la baja. Una calidad alta con un precio bajo no es recomendable. A menos que tu emprendimiento sea de carácter social y tengas financiación segura. Si apuestas a más calidad que precios bajos, debes tener claro quiénes son tus clientes potenciales. Para ello diseña tu modelo canvas, la segmentación de clientes de ayudará mucho.

Te dejo como se elabora un modelo Canvas.

 Asignación errónea de los puestos claves. Hay una frase que hoy se escucha mucho “gran parte de la competitividad de la empresa reside en el bienestar del empleado” y la experiencia ha demostrado que una buena parte del éxito del empleado en el desempeño de su trabajo viene dado por su grado de adaptación al puesto y al entorno. A la hora de emprender es importante realizar el análisis y el diseño de los puestos de trabajo, así como realizar un reclutamiento profesional.

 Ruptura de las relaciones con los socios. A la hora de elegir a los socios conviene analizar tus puntos fuertes y débiles y escoger a quienes te puedan complementar. Lo ideal es que sean perfiles muy diferentes, aunque con una capacidad de trabajo y un nivel de compromiso similares.

 No tener un plan de empresa. Es necesario conocer los datos claves sobre tu proyecto y sobre el sector, como he dicho antes. Para eso, debes estudiar el mercado, analizar la política de precios, los costes, la rentabilidad, el número de personas que participarán, la inversión necesaria y el financiamiento. El plan de negocios te ayudará a entender los puntos clave, evitar errores, hacer proyecciones y sobre todo, a conseguir capital y préstamos para tu empresa.

 

Hay que evitar las deficiencias graves en el establecimiento de las estrategias, tener planes alternativos, establecer objetivos y expectativas realistas, tener un plan de negocios, realizar una planificación adecuada, valorar un crecimiento planificado, tener una previsión, y realizar estudios de preinversión.

El hecho de emprender un proyecto implica estar preparados para afrontar diferentes tipos de fracasos, obstáculos o posibles resultados no deseados que se van a presentar a medida que éste es desarrollado. Por lo tanto, es vital saber afrontar esos fracasos como experiencias y aprendizajes, ya que siempre se van a presentar en algún punto de nuestra idea de negocio.

¿Qué otros motivos conoces para haber fracasado en un proyecto como emprendedor? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo de ¿Por qué fracasan los emprendedores y cómo lo superan? Los tropiezos son inevitables, pero salir de allí con perseverancia, disciplina, tenacidad y experiencia es el camino al éxito.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar en todo lo que emprendas? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

 

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Milagros García