Dentro de las organizaciones y de las relacione en general tachamos de ogros a las personas que se enfadan y ponen el grito en el cielo. También sucede que tenemos una sensación de alerta, amenaza u ofensa al escuchar a alguien alzar la voz, despotricar, refunfuñar, juzgar, avergonzar a otros, etc. Parece que mostrar la ira está mal visto.

Ya os hablé del péndulo de las emociones como herramienta para la gestión emocional. Y es que no es lo mismo decir: "me estoy enfadando", que pegar un puñetazo a una puerta y gritar saltándosenos los ojos de las órbitas.

como gestionar nuestra ira Diseñado por Freepik

Os dejo algunas claves para ayudarnos a manejar la ira:

Aceptar que "eso" nos enfada. Una de las principales causas de sentirnos mal con el trabajo o con los amigos y familiares, o con determinadas situaciones es porque no terminamos de aceptar que "eso" nos molesta, "eso" no nos gusta o "eso" nos da rabia. Sin embargo soy yo y no "eso" quien se enfada y personas diferentes o nosotros mismos en otro momento podemos no sentirnos tan disgustados o afectados por "eso" mismo.

A veces, nos negamos la evidencia pero nuestro lenguaje no verbal seguramente nos delate. Y también es posible que nos sintamos vulnerables porque ¡hay algo que nos saca de nuestras casillas! Ya no somos todo lo correctos y perfectos que deberíamos ser. Actuemos sobre lo que esté en nuestra mano. Y para lo que no, os dejo como ayuda el arte japonés del “Shikata ga nai” (aceptarlo, no hay más remedio).

Cuidado con lo que piensas y dices porque importa. Los debería ser así, querer tener la razón, tener pensamientos extremos (todo o nada), o catastrofistas (ver solo lo negativo), determinar lo que es justo o injusto, querer cambiar a las personas…  Aprovechar el autoconocimiento y la objetividad, revisar la irrealidad de las creencias, centrarse en mantener nuestro bienestar. ¿Me está afectando pensar así? Descarto este pensamiento y lo sustituyo por uno más útil y beneficioso para mí. Os dejo unos ejemplos de Elia Roca para reencuadrar el enfoque de las situaciones que provocan nuestra ira:

ira

Compasión. Con nosotros mismos y con los demás. Es posible que reaccionemos con ira porque no sabemos en ese momento reaccionar de otra manera. Al principio cuando estamos protestando puede que nos sintamos en nuestro derecho y nuestra autoestima esté muy alta. Pero luego, pasado un tiempo, es posible que sintamos vergüenza o culpa porque no teníamos que habernos puesto así, no era para tanto, perdimos los papeles, etc. A veces hemos de saber perdonar y dejar hacer. No darle tanta importancia.

Darnos tiempo.  Es importante tomarse el tiempo para entender qué ha sucedido y por qué nos sentimos así. Una vez que lo hemos detectado, podemos actuar y hablar con la persona correcta en el momento y lugar adecuado. Y sobre todo, en esta ocasión, dado que hemos tenido el tiempo de reflexión, podremos utilizar una comunicación más asertiva, constructiva, orientada a soluciones, con más tranquilidad. Afrontar la situación y no guardárnosla es clave para dejar atrás lo que nos molesta. Hemos de soltar el lastre y no cargar con tantas mochilas de deberías, culpas y tengo que.

Aristóteles decía: “Cualquiera puede enfadarse, eso es fácil. Lo difícil es enfadarse con la persona adecuada, en el momento justo y en el grado necesario”.

Separar a la persona del suceso. Hay enfados que separan familias incluso durante generaciones. Las últimas generaciones ya no saben ni por qué, es simplemente algo histórico que aprenden desde que nacen. Si queremos mantener las relaciones con los demás, si nos importan las personas de nuestro alrededor, es necesario que sepamos separar lo que hizo, lo que dijo o lo que no hizo o no dijo de lo que la persona es o representa para nosotros.  Todos podemos fallar a las expectativas de los demás en un determinado momento. La exigencia hacia los demás no favorece que nos sintamos mejor y terminamos por juzgar a las personas. Es conveniente no confundir a la persona con sus conductas.

Mantener la calma. Eso es fácil de decir y difícil de hacer. Con la práctica, cada vez nos daremos cuenta antes de que nos estamos enfadando, sobre todo si ponemos atención a las señales que nos da nuestro cuerpo. Y seremos más conscientes cada vez para evitar saltar de forma desmedida. Respirar de forma diafragmática, hacer ejercicios de relajación o darnos instrucciones son buenas opciones para regular nuestra intensidad ante la ira. La consciencia de nuestro cuerpo y mente, de nuestras emociones es esencial para lograr una buena gestión emocional.

Utilizar el poder de la imaginación. La PNL nos ayuda a modificar imágenes mentales que nos sirven para tomar nuevas perspectivas sobre una situación, para relativizar y alejarnos emocionalmente de lo que nos provoca la ira, etc. Por ejemplo, podemos cerrar los ojos y  pensar en la persona y el suceso que nos desagrada. Esa imagen la podemos llevar como a una pantalla de cine delante nuestra, podemos ponerla en blanco y negro, cambiarle las voces a los personajes que aparecen, colocarnos en otra posición respecto a la escena…

¿Qué vas a comenzar a hacer para gestionar tu ira mejor?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills