El entorno VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo), la nueva realidad. Se da un nuevo contexto para las empresas españolas tras la reciente crisis vivida en el país. Los ajustes económico-financieros, los recortes de personal, la necesidad de rediseñar las estructuras empresariales, la búsqueda de nuevos mercados más favorecedores, el desarrollo de nuevos productos y servicios más adaptados a las necesidades del cliente... todo ello ha llevado a las empresas a prepararse para los nuevos retos de este entorno VUCA en el que nos encontramos.

entorno VUCA desafio empresarial

Algunos de los desafíos que las empresas han de asumir ante el entorno VUCA pueden ser:

Reducir los costes fijos. Las empresas han de cuidar más que nunca sus costes fijos. Revisar dónde se puede ahorrar, desde cambiar las luminarias por modelos más eficientes, hasta cuestiones de espacio. Si se puede trabajar desde casa (no tenemos que invertir tanto en mobiliario de oficina, ni en oficinas tan grandes), etc.

Flexibilizar estructuras. Las estructuras organizacionales pasan a ser más planas, menos jerárquicas, tendiendo a la redarquía como modelo para una mayor eficiencia y conectividad de las personas y del talento. Así nos lo contaba Andrés Ortega en su blog.

Especialización, subcontratación y acuerdos de colaboración. Concretar las necesidades. Ya no buscamos albañiles, sino especialistas en hormigón armado, queremos Talent managers, o técnicos de sistemas J2EE por poner un ejemplo.

Las subcontrataciones o los acuerdos de colaboración nos permiten contar con el talento de las personas que necesitamos, exactamente durante el tiempo que se requiera, ya sean autónomos o profesionales de otras empresas especializadas.

Interactuación con todos los stakeholders relacionados con la empresa. Permitir que los clientes diseñen productos, que personas de distintos departamentos se dediquen a otras tareas o proyectos en los que deseen participar o estén altamente capacitados, como comentamos en las comunidades de trabajo colaborativo. Crear conexiones con el entorno local, desde la Responsabilidad Social Corporativa de la empresa. Todo ello, son puntos a favor del employer branding, de ser los empleadores más deseados.

Revisión de valores corporativos. Cada día las personas eligen más donde quieren trabajar. Ya no es sólo el seleccionador el que va a tomar la decisión, sino que es la propia persona la que ha de querer desarrollar su trabajo y dedicar su tiempo a esa empresa. Los valores han de estar alineados con los nuevos tiempos y con las necesidades de los clientes presentes y futuros de la organización. Y sobre todo, será importante saber trasladar esos valores a las formas de trabajar en el día a día, con coherencia y transparencia.

Mantener el know-how. Las empresas han llegado donde están por hacer un gran trabajo. La experiencia, la superación, la mejor forma de hacer, el conocimiento on the job que se desarrolla día a día ha de mantenerse en la organización. Será importante diseñar políticas de retribución adaptadas a cada persona, plantear una cultura y valores de empresa atractivos para las personas que las compongan y permitir el desarrollo de las personas dentro de la organización.

Atender la diversidad generacional. En las empresas nos encontramos con 4 generaciones de colaboradores: los baby boomers, la generación X, la generación Y y la generación Z. Todas ellas están compuestas por personas con necesidades diferentes, y por tanto requieren estilos de liderazgo, de cultura empresarial y de formas de trabajar diferentes.

Desarrollar la innovación. Muchas empresas han apostado por potenciar sus departamentos creativos, por probar con nuevos productos u optimizar procedimientos para adaptarse mejor a las nuevas demandas del entorno. Todos estos cambios han de estar respaldados por la organización, asumiendo la prueba y error, dotando de los recursos, sopesando las consecuencias económicas, de personal involucrado, etc.

Empresas que aprenden. Superar una crisis supone un gran aprendizaje. Y muchas empresas han pasado por más de una. Hemos de poner en relieve el sentido de mejora continua, aprovecharnos del story telling que la historia de nuestra empresa pueda tener y seguir adelante, recomponiéndose y creciendo de nuevo.

Para completar esta información sobre los desafíos organizacionales del momento, os dejo un vídeo con 5 habilidades que se dan en las organizaciones que aprenden:

Con estas claves para afrontar los retos que nos presenta el entorno VUCA actual, ¿qué podemos revisar, qué podemos cambiar, qué podemos mantener y mejorar?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills