Si no tenemos salud no podemos abordar aquello que nos propongamos con la máxima eficacia y satisfacción. Y en el trabajo tampoco.

Hoy vamos a fijarnos en la salud laboral y cómo podemos atenderla.

Por mucho amor que pongamos en aquello que hagamos, hacerlo con salud y con mejores condiciones nos llevará a hacerlo más rápido, aunque puede que el resultado no varíe sustancialmente, dependiendo de cómo nos afecte la causa de nuestro malestar.

salud-laboral

 

El último estudio realizado por Talentia Software en relación con la digitalización de las empresas incluía una pregunta sobre el porcentaje de recursos que destinan las empresas a las diferentes áreas de RRHH, entre las que aparecía la salud laboral. Y como podemos observar en la imagen de los resultados, llama la atención que esta dotación por parte de las empresas no llega ni al 5%.

Estamos hablando en estos tiempos de employee experience, es decir, de la experiencia de los empleados. Y antes de eso ya llevábamos años hablando de clima laboral con plena consciencia de la importancia de la sonrisa del empleado para realizar un mejor trabajo. Sin embargo, parece que nos olvidamos de una cuestión clave, y es que sin salud puede que no tengamos ni empleados.

Recuerdo que a todos los participantes les sonaban tediosas las formaciones de seguridad en el trabajo, que fastidiaba a veces cumplir las normas sobre ponerse un casco o guantes, tener que poner mejores luminarias para trabajar sin dejarse la vista suponía un gran coste, etc. Sin embargo, lo que parecía un trámite para que no cerraran las empresas o para que no nos multasen, desde mi punto de vista estaba mal enfocado.

Hemos de ser conscientes, sobre todo en esta era, que las personas son lo más valioso que existe. Sin personas que muevan empresas, que creen empresas, que hagan crecer a las empresas, no hay empresas. Sin personas que quieran poner sus pasiones y talento al servicio de los demás, de la sociedad y del entorno en general, será difícil progresar.

Por este motivo, creo fundamental darlo una vuelta y poner el objetivo en las personas y en su bienestar. Y para ello, os dejo algunas claves:

- Conoce a tu equipo. ¿Quiénes son? ¿Qué les importa? ¿Qué necesitan? ¿Qué tienen en común? ¿Qué no sabes de ellos? ¿Qué están deseando hacer y decir que no hacen ni dicen? ¿Cómo podrían aportar más a su satisfacción en el trabajo? ¿Qué es importante que suelten para estar mejor?¿Cómo se sentirían bien?

- Realiza formación para su bienestar y rompe con la rutina. Hace tiempo os hablé de claves para nuestro bienestar, que siempre es importante tenerlas en cuenta. Hoy quiero hacer referencia a formaciones más concretas como las de gestión de estrés, de mindfulness, de coaching y coaching en la naturaleza (como hicimos hace unos días en 2miradas con los caballos), disfrutar de actividades al aire libre (para recargar de oxígeno nuestro cuerpo y nuestro cerebro), de risoterapia,… además de las necesarias por su seguridad en el trabajo, pero con el foco en la persona, no en pasar el examen. Está demostrado que dedicar un tiempo a otras actividades, enriquece nuestra mente. Nos permiten realizar mejores conexiones neuronales necesarias para innovar, para tomar decisiones más efectivas, para relacionarnos mejor, etc.

romper con la rutina

- Provee de espacios de trabajo saludables. Por ejemplo, parece ser que incluso las tiendas de Abercrombie&Fitch han puesto algo más de luz. Hay expertos arquitectos en crear espacios que ayudan a nuestro mejor desarrollo físico e intelectual. Crean oficinas o tiendas más saludables dado que al pasar tantas horas en nuestro lugar de trabajo, es importante que no sea un espacio nocivo para nuestra salud. Os dejo algunas claves de diseño  que permiten a los colaboradores sentirse mejor. ¿Qué cambios puedes incorporar en la oficina o en tu lugar de trabajo?

- Haz que quieran ir a la oficina. No hay peor sentimiento que el de despertarse y pensar que no quieres ir al trabajo. Necesitamos una motivación interna para levantarnos y hacerlo. Pero a veces, no todas las personas tienen esa motivación interna y necesitan una externa para acudir. Así que, como suelo decir, evitemos desmotivar a nuestros colaboradores para que quieran seguir yendo a trabajar.  Descubre la motivación que les lleva a ser los mejores. Personaliza y pónselo fácil. Habla con tu equipo.

- Permite la expresión madura de las emociones. Nuestro bienestar emocional tiene mucho que ver con cómo pasamos nuestro día en el trabajo, con las relaciones con los compañeros, con la inteligencia colectiva de las emociones. Así que un foco de atención clave en la oficina será la emocionalidad del equipo como dice Alicia Pomares en su artículo.

- Que no falte material. Uno de los principales problemas que surgen en la salud de los colaboradores se debe a la falta de material de prevención, bien porque no se lo hemos facilitado aún, bien porque está en mal estado, bien porque no lo tenemos... Desde luego esto es fundamental cuando se trata de guantes para los cirujanos, pero incluso una simple tarjeta de visita que no llega puede ser un tedio para el comercial que está dándose a conocer y ha de comenzar con excusas ante sus futuros clientes. Esto genera una falta de confianza e incluso de seguridad ante el posible cliente. Así que para la salud de todos, cuidemos que no falte de nada por parte de la empresa desde el minuto 1.

 Seguro que conoces aún más claves importantes para cuidar de las personas en tu trabajo. Estaré encantada de recibirlas y todos de compartirlas. Juntos sumamos.

¿Qué vas a comenzar a hacer para tener mejores resultados, mayor productividad y personas más satisfechas en tu empresa?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills