Hemos hablado muchas veces de la necesidad de fluir, de ser como el bambú que puede llegar a tocar el suelo si hay un vendaval y que puede volver a enderezarse cuando sale el sol. Es decir, se mueve al son de las inclemencias del entorno manteniendo sus cualidades y utilizando de la mejor forma sus recursos.

fluir_bambu

El sentido de fluir, para mí, tiene una connotación de armonía en cualquier circunstancia, de disfrute de la vida en cada momento. Incluso nos proporciona una mayor energía en nuestro cuerpo, que se mantiene en continuo movimiento, como nos cuentan desde la kinesiología y el Jin Shin Jyutsu.

Mihaly Csikszentmihalyi, psicólogo húngaro, definió el concepto de flow (fuir o estado de flujo) como la capacidad de concentrar la energía psíquica y la atención en planes y objetivos de nuestra elección, como comenta en la entrevista que le hace Eduard Punset.

¿Alguna vez te has sentido tan centrado en la tarea, en la conversación con un amigo, en la que parecía que no hubiera más mundo alrededor (estabas como en una burbuja) y cuando has mirado el reloj te has dado cuenta de que han pasado incluso horas?

Se ha comprobado que estas experiencias óptimas de disfrute pueden darse en cualquier situación, incluso en el trabajo. Y como nos cuenta Ovidio Peñalver en su libro Emociones colectivas, hay una serie de elementos necesarios para que se produzcan las experiencias óptimas de disfrute:

  • Actividad desafiante que requiere de nuestras habilidades para desarrollarla.
  • Alta concentración en lo que hacemos.
  • Metas claras y retroalimentación (feedback) inmediata de cómo vamos en su consecución.
  • Alta capacidad para involucrarse sin sensación de esfuerzo. No hay miedo al fracaso.
  • Despreocupación por perder el control.
  • Pérdida de la autoconciencia. Nos olvidamos de nosotros mismos.
  • Alteración en la sensación del tiempo.

Podríamos decir que es la forma de vivir el aquí y ahora, con conciencia y permitiéndonos perder la consciencia deleitándonos con lo que estemos haciendo. ¿Y cómo se hace?

Profundizar en técnicas de control mental como el mindfullness, que nos permite mejorar nuestro estado de concentración y volver al presente, descartando los pensamientos del pasado y del futuro, o los ajenos a lo que estemos haciendo en ese momento.

Parar y relajarnos. Observarnos en lo que estamos haciendo en ese momento, tomando conciencia, poniendo los pies en la tierra, escuchando al otro si estamos en una conversación o a nosotros mismos relatando lo que estamos haciendo y los pensamientos que nos llegan sobre lo que estamos haciendo, conectándonos cómo nos sentimos en ese momento, detectando el olor, el sabor, el tacto de lo que tengamos entre manos y del ambiente.

Y como decía Mihaly, para fluir más es esencial prestar más atención a lo que hacemos desde la mañana a la noche, y tratar de averiguar qué cosas nos hacen sentir mejor y qué cosas nos hacen sentir peor en la vida. Después, intentar organizar nuestra vida de forma que empecemos a hacer más de aquello que nos hace sentir mejor y menos de lo que nos hace sentir peor, como contaba en la entrevista que le hicieron desde Neuronilla.

¿Quieres fluir y disfrutar de la vida?

Te espero en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills