Category Archives for rrhh

Si no tenemos salud no podemos abordar aquello que nos propongamos con la máxima eficacia y satisfacción. Y en el trabajo tampoco.

Hoy vamos a fijarnos en la salud laboral y cómo podemos atenderla.

Por mucho amor que pongamos en aquello que hagamos, hacerlo con salud y con mejores condiciones nos llevará a hacerlo más rápido, aunque puede que el resultado no varíe sustancialmente, dependiendo de cómo nos afecte la causa de nuestro malestar.

salud-laboral

 

El último estudio realizado por Talentia Software en relación con la digitalización de las empresas incluía una pregunta sobre el porcentaje de recursos que destinan las empresas a las diferentes áreas de RRHH, entre las que aparecía la salud laboral. Y como podemos observar en la imagen de los resultados, llama la atención que esta dotación por parte de las empresas no llega ni al 5%.

Estamos hablando en estos tiempos de employee experience, es decir, de la experiencia de los empleados. Y antes de eso ya llevábamos años hablando de clima laboral con plena consciencia de la importancia de la sonrisa del empleado para realizar un mejor trabajo. Sin embargo, parece que nos olvidamos de una cuestión clave, y es que sin salud puede que no tengamos ni empleados.

Recuerdo que a todos los participantes les sonaban tediosas las formaciones de seguridad en el trabajo, que fastidiaba a veces cumplir las normas sobre ponerse un casco o guantes, tener que poner mejores luminarias para trabajar sin dejarse la vista suponía un gran coste, etc. Sin embargo, lo que parecía un trámite para que no cerraran las empresas o para que no nos multasen, desde mi punto de vista estaba mal enfocado.

Hemos de ser conscientes, sobre todo en esta era, que las personas son lo más valioso que existe. Sin personas que muevan empresas, que creen empresas, que hagan crecer a las empresas, no hay empresas. Sin personas que quieran poner sus pasiones y talento al servicio de los demás, de la sociedad y del entorno en general, será difícil progresar.

Por este motivo, creo fundamental darlo una vuelta y poner el objetivo en las personas y en su bienestar. Y para ello, os dejo algunas claves:

- Conoce a tu equipo. ¿Quiénes son? ¿Qué les importa? ¿Qué necesitan? ¿Qué tienen en común? ¿Qué no sabes de ellos? ¿Qué están deseando hacer y decir que no hacen ni dicen? ¿Cómo podrían aportar más a su satisfacción en el trabajo? ¿Qué es importante que suelten para estar mejor?¿Cómo se sentirían bien?

- Realiza formación para su bienestar y rompe con la rutina. Hace tiempo os hablé de claves para nuestro bienestar, que siempre es importante tenerlas en cuenta. Hoy quiero hacer referencia a formaciones más concretas como las de gestión de estrés, de mindfulness, de coaching y coaching en la naturaleza (como hicimos hace unos días en 2miradas con los caballos), disfrutar de actividades al aire libre (para recargar de oxígeno nuestro cuerpo y nuestro cerebro), de risoterapia,… además de las necesarias por su seguridad en el trabajo, pero con el foco en la persona, no en pasar el examen. Está demostrado que dedicar un tiempo a otras actividades, enriquece nuestra mente. Nos permiten realizar mejores conexiones neuronales necesarias para innovar, para tomar decisiones más efectivas, para relacionarnos mejor, etc.

romper con la rutina

- Provee de espacios de trabajo saludables. Por ejemplo, parece ser que incluso las tiendas de Abercrombie&Fitch han puesto algo más de luz. Hay expertos arquitectos en crear espacios que ayudan a nuestro mejor desarrollo físico e intelectual. Crean oficinas o tiendas más saludables dado que al pasar tantas horas en nuestro lugar de trabajo, es importante que no sea un espacio nocivo para nuestra salud. Os dejo algunas claves de diseño  que permiten a los colaboradores sentirse mejor. ¿Qué cambios puedes incorporar en la oficina o en tu lugar de trabajo?

- Haz que quieran ir a la oficina. No hay peor sentimiento que el de despertarse y pensar que no quieres ir al trabajo. Necesitamos una motivación interna para levantarnos y hacerlo. Pero a veces, no todas las personas tienen esa motivación interna y necesitan una externa para acudir. Así que, como suelo decir, evitemos desmotivar a nuestros colaboradores para que quieran seguir yendo a trabajar.  Descubre la motivación que les lleva a ser los mejores. Personaliza y pónselo fácil. Habla con tu equipo.

- Permite la expresión madura de las emociones. Nuestro bienestar emocional tiene mucho que ver con cómo pasamos nuestro día en el trabajo, con las relaciones con los compañeros, con la inteligencia colectiva de las emociones. Así que un foco de atención clave en la oficina será la emocionalidad del equipo como dice Alicia Pomares en su artículo.

- Que no falte material. Uno de los principales problemas que surgen en la salud de los colaboradores se debe a la falta de material de prevención, bien porque no se lo hemos facilitado aún, bien porque está en mal estado, bien porque no lo tenemos... Desde luego esto es fundamental cuando se trata de guantes para los cirujanos, pero incluso una simple tarjeta de visita que no llega puede ser un tedio para el comercial que está dándose a conocer y ha de comenzar con excusas ante sus futuros clientes. Esto genera una falta de confianza e incluso de seguridad ante el posible cliente. Así que para la salud de todos, cuidemos que no falte de nada por parte de la empresa desde el minuto 1.

 Seguro que conoces aún más claves importantes para cuidar de las personas en tu trabajo. Estaré encantada de recibirlas y todos de compartirlas. Juntos sumamos.

¿Qué vas a comenzar a hacer para tener mejores resultados, mayor productividad y personas más satisfechas en tu empresa?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

La transformación digital es un hecho desde que llegaron las nuevas tecnologías. Este cambio fundamental en el día a día de una organización, afecta a los tipos de productos y servicios que ofrece, la forma en que los entrega, la forma de producirlos… Toda organización que quiera continuar en la brecha en el entorno VUCA, tiene la necesidad, al menos constante, de transformarse o adaptarse, ya sea una empresa, agencia gubernamental, un proveedor de servicios, universidades, colegios, centros sanitarios, etc.

transformacion-digital

Estos cambios responden a las demandas y exigencias de los consumidores, dado que nosotros mismos estamos en constante cambio en nuestra forma de consumo y lo que consumimos, ya que formamos parte de este tejido digital.

Muchos cambios culturales, y más en estos momentos en los que estamos ante la transformación digital de las empresas, han de venir sustentados por los cambios en los valores de la organización.

Los procesos se optimizan a través de las nuevas tecnologías, se mejoran las vías de comunicación especialmente entre personas a nivel internacional, se utilizan herramientas colaborativas para atender proyectos de manera rápida, creativa, inmediata, en línea…etc. Sin embargo, cuando una empresa se plantea esta transformación y esta mejora continua de adaptación a las necesidades del entorno, es importante no caer en errores en su transformación digital.

Las empresas que están en la cresta de la ola de la transformación están integrando en sus filas a knowmads o nómadas del conocimiento, personas que aporten valor. Estas empresas cuentan con líderes responsables que saben trabajar en equipo, alcanzar objetivos y  conseguir resultados.

Si crees que puedes necesitar ayuda o apoyo en la transformación digital de tu empresa o equipo de trabajo contacta con 2miradas. Te aportamos los recursos y herramientas necesarios.

24 Abril, 2017

El pasado verano del 2016, la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, o cómo todos la conocemos: Correos, se puso en contacto con 2miradas para realizar una entrevista a nuestras CEO´s Milagros García y Raquel Bonsfills como expertas para hablar del actual entorno VUCA y cómo prepararse para afrontarlo con las mejores estrategias para la revista de Correos para directivos.

Cada cierto tiempo, los mercados, las economías, el ritmo de lo que sucede en el entorno se modifica y es necesario que sucedan ciertos cambios, porque, sin ellos, no habría innovación, sino rutina y envejecimiento.

El actual entorno VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo ofrece un nuevo contexto para las empresas españolas tras la reciente crisis vivida en el país. Los ajustes económico-financieros, los recortes de personal, la necesidad de rediseñar las estructuras empresariales, la búsqueda de nuevos mercados más favorecedores, el desarrollo de nuevos productos y servicios más adaptados a las necesidades del cliente... todo ello ha llevado a las empresas a prepararse para los nuevos retos de este entorno VUCA en el que nos encontramos.

Nuestras expertas dejan de manifiesto en la entrevista lo que han llamado la ecología del éxito, un éxito sostenible en el tiempo, que cuide y proteja el entorno empresarial, que permita seguir manteniendo la identidad de cada empresa. Un éxito basado en el logro.

La entrevista, publicada en el número 45 de la revista para grandes clientes de Correos “Más cerca”, la comparten con el experto Joan Plans, colaborador académico del Departamento de Dirección de Personas y Organización de ESADE y psicólogo especializado en habilidades directivas.

Si quieres conseguir el éxito genuino para tu empresa te recomendamos este artículo de Pablo Almera en la sección Estrategia (página 10) de la revista.

3 Abril, 2017

Querido compañero,

¿Sabes qué es un HR Business Partner? ¿Necesitas esta figura en tu empresa?

HR Business Partner

Hoy quisiera hablarte de un nuevo puesto que se está solicitando en las empresas y de los requisitos que se están pidiendo para poder ocuparlo.

El HR Business Partner

El HR Business Partner (HRBP),  se perfila desde 2016 como una de las profesiones más buscadas a nivel corporativo y estratégico, formando parte tanto del área de los recursos humanos como del área de dirección.

Según lo define Emma de Llanos Serra, directora del Programa académico “La nueva función del HR Business Partner” impartido por la escuela de negocio EADA, que la figura del HR Business Partner o  HRBP, si bien se trata de un puesto de muy reciente creación y a pesar de que el modelo está por definir, tiene como función básica ser un partner del área de dirección, tener una visión dual de negocio y recursos humanos y saber cómo gestionar éstos últimos en beneficio de la empresa. Por lo que su labor va de la mano de la propia descentralización del departamento de recursos humanos y su cada vez más profunda integración en el área de management.

La figura del HR Business Partner fue esbozada por el gurú de management Dave Ulrich en su libro “Human Resource Champions” y ya hay algunas empresas que están comenzando a implantarlo.

Te dejo un vídeo donde Dave Ulrich nos habla del futuro de HR:

 

Entonces ¿Qué puede hacer un HR Business Partner por tu empresa?  ¿En qué te puede ayudar o ser de utilidad?

 

Funciones del HR Business Partner

Un HRBP puede realizar, entre otras, funciones como:

  • Contribuye al crecimiento de la empresa implementando estrategias, políticas, procedimientos y proyectos desde el ámbito de la gestión de personas, manteniendo la esencia y valores de la organización.
  • Alinea las estrategias y operativa de RRHH con el desarrollo del negocio de la organización, fortaleciendo el capital humano y el alto valor que las personas aportan.
  • Comprende el funcionamiento del mercado, por lo que puede identificar necesidades emergentes y prever los perfiles que serán necesarios a corto plazo y buscar las mejores vías para incorporarlos a la empresa.
  • Forma o incorpora a profesionales de RRHH en cada una de las principales áreas de la empresa, que apoyan, se integran y dan soluciones a cada unidad desde la perspectiva de gestión de personas.
  • Apoya a los clientes internos y colaboradores para que puedan lograr sus objetivos de negocio.
  • Actúa como enlace entre los colaboradores y el área de RRHH o la dirección general.
  • Acompaña a cada responsable de equipos humanos para ser el máximo profesional en la gestión de personas para saber atender las inquietudes de su equipo.
  • Lidera proyectos de innovación organizacional siendo el conector entre el área RRHH y las áreas de negocios.
  • Da feedback inmediato e instantáneo sobre todos los procesos, procedimientos e iniciativas de RRHH.
  • Construye soluciones para el mejor desarrollo, productividad y bienestar de la empresa, creando un entorno de trabajo humano donde cada persona desee dar lo mejor de sí misma.
  • Diseña programas de formación y desarrollo funcionales en cooperación con los especialistas en formación y desarrollo si los hay, anticipándose de forma proactiva a las necesidades de los colaboradores en términos de formación y desarrollo de carrera.
  • Identifica el talento y desarrolla a las personas de alto potencial, procurando y facilitando que puedan desarrollarlo dentro de la organización.
  • Diseña planes de sucesión para las personas con talento clave y de puestos de trabajo claves.
  • Actúa como coach para todos los miembros de la empresa cuando sea necesario, asesorando, aconsejando e influyendo.
  • Colabora en el proceso de evaluación del rendimiento desde una perspectiva positiva de mejora continua.
  • Tiene en cuenta la gestión de la diversidad, de la movilidad y los intereses de las personas que componen las empresas.
  • Identifica procesos automatizables y áreas de mejora para ser más eficientes.
  • Promueve iniciativas que fomenten el compromiso de los colaboradores.
  • Actúa como consultor independiente para empleados en situaciones complicadas.
  • Conoce en profundidad a todas las personas que gestiona. Conoce a su equipo. Y tiene identificadas sus competencias, habilidades y como éstas pueden aportar a la empresa.

 

Principales competencias requeridas para un HRBP

Para facilitarte la selección de una persona que desempeñe estas funciones, Emma de Llanos indica que “el HR Business Partner ha de tener una visión global y una serie de competencias tales como el liderazgo, la orientación al cliente o la proactividad”. Y añadimos que para ser un buen profesional que se alinea con la empresa para ayudarla a crecer, sería conveniente tener un perfil con características como:

  • Titulación en Recursos Humanos o equivalente.
  • Experiencia previa en Gestión de Recursos Humanos, idealmente en una multinacional.
  • Máster de coaching ejecutivo y de equipos.
  • Habilidades comunicativas y sociales.
  • Habilidades de negociación y resolución de conflictos.
  • Habilidades de innovación para encontrar ideas creativas ante problemas complejos.
  • Habilidades para project management y gestión del cambio.
  • Visión para los negocios.
  • Orientación a resultados.
  • Fuerte gestión del tiempo y capacidad de gestión de prioridades.
  • Capacidad de análisis, pensamiento de calidad y habilidades para resolver problemas.
  • Dominio y conocimiento de leyes laborales.
  • Proactividad e independencia para trabajar con una mínima supervisión.
  • Habilidades de trabajo en equipo y para trabajar en un entorno matricial o en red.
  • Fuerte capacidad de resiliencia.
  • Pasional y con alta energía.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo sobre cómo un HR puede ser un Business Partner:

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a mejorar para seleccionar a un HR Business Partner? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo? Cuenta con 2miradas para poner un HRBP en tu empresa.

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

27 Febrero, 2017

A la hora del reconocimiento del trabajo bien hecho por los empleados hay personas en los equipos a las que no les gustan las celebraciones en las que se lleva algo de comer a la oficina o en las que se queda todo el equipo para comer juntos fuera de su horario laboral. A veces lo que el jefe siente como un símbolo de celebración y dinámica de reconocimiento laboral, para muchos es más bien un castigo o una obligación.

Antes de nada, creo que es importante reconocer el sentido de por qué celebrar en los equipos:

Celebrar un buen resultado conseguido es lo más habitual. Un cliente ganado, un proyecto que se ha cerrado con éxito, los objetivos cumplidos… todo son motivos de celebración.

Sin embargo, es importante que los miembros del equipo sientan que avanzan, que van logrando metas, que van estando más cerca de los objetivos a conseguir, que van ganando confianza en que se puede llegar a obtener el éxito, etc.  Es la forma de sentir satisfacción en el trabajo diario y por el trabajo bien hecho, reconocimiento laboral.

Según Jennifer Amozorrutia de Great place to Work en México: "Las  celebraciones  contribuyen  a  que  en  las  organizaciones  se  refuerce  la  confianza,  por medio de las muestras de gratitud y reconocimiento hacia las personas, lo que hace que  sientan  que  su  esfuerzo  y  dedicación  son  realmente  valorados  y  se  fortalezca  la percepción  de  apoyo organizacional.

¿Y celebrar incluso si sale mal? no celebraremos pero sí acompañaremos al equipo en la evaluación y aprendizajes de lo que no se alcanzó. No es tanto celebrar que algo no salga como esperábamos, sino que sí lo hagamos a lo largo del camino en lo que se va consiguiendo fruto del trabajo y esfuerzo o de la dedicación, de esta forma sabremos mejor entender y concretar lo que no salió bien, con el fin de poder aprender del error.  

Lo que sí es importante, es que las celebraciones sean:

Oportunas. Una celebración es  un reconocimiento laboral y debe darse en el momento que sucede. Es como participar en un concurso y que nos den el primer premio. ¿Tendría sentido celebrarlo 6 meses después? Es probable que en esos meses hayan sucedido tantas otras cosas que o bien esa celebración sea considerada insignificante, o puede que quede como que no se le dio el aprecio suficiente. Por ejemplo, se puede hacer una celebración del equipo a nivel interno en el momento en el que se logró y después que haya un reconocimiento a nivel de la compañía en general si ha sido algo relevante (por ejemplo en la cena de navidad). Y por supuesto, nunca celebrar antes de tiempo, no sea que al final no haya que celebrarlo…

En la medida adecuada. No es lo mismo ir ganando posiciones respecto al reto a lograr que conseguir el reto. Las celebraciones que se refieren a los avances que se van haciendo pueden ser más sencillos y se puede preparar algo más llamativo para cuando se logre el objetivo planteado.

A gusto de todos. Dicen que no llueve nunca a gusto de todos, pero en un equipo es importante que los miembros se sientan parte. Esto significa que si a algún miembro del equipo no le hace gracia salir a desayunar chocolate con churros cuando ganan un nuevo cliente para su cartera, igual hay que plantearse otras formas de celebrarlo. Es más, se puede consensuar entre los miembros del equipo la forma en la que se van a celebrar los logros que se consigan. Cada equipo tendrá su estilo y sus intereses, como se muestra en este vídeo:

Diferentes a los incentivos. No es lo mismo una motivación externa como puede ser por ejemplo: un premio que se quiera conseguir, un viaje excepcional, un bonus económico…que una celebración con los miembros del equipo por el buen trabajo realizado. Estas celebraciones han de ser una forma de que el equipo se dé un capricho, se sientan más felices en su día a día, se animen, se unan, se reconozcan en su satisfacción, etc. Pueden ser acciones sencillas como ponerse música que les guste, hacer un donativo para cambiar algo de su entorno, ir un día con ropa casual, tener una salida a la naturaleza, invitar a la familia al trabajo a modo de jornada de puertas abiertas, hacer una clase de yoga para todos…En definitiva, cualquier cosa que pueda ser del gusto de todos los miembros del equipo.

Alineadas con la filosofía de la empresa. No todas las celebraciones siguen las políticas o las formas de trabajar o la cultura de la empresa. Por ejemplo, en una empresa en la que es primordial la seguridad en el trabajo para protección de sus empleados, no es una opción hacer una salida en bicicleta sin cascos o por una zona que no esté preparada para ello.

Tras conocer estas características, ¿cómo vas a realizar las celebraciones con tu equipo? ¿Qué vas a tener en cuenta para reconocer el trabajo diario de tu equipo?

Recuerda que el rendimiento de nuestro día a día depende mucho del ánimo con el que realicemos el trabajo diario. Dando reconocimiento obtenemos mejores relaciones, mayor confianza, mayor compromiso y mayor satisfacción.

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Muchas personas cuando no se encuentran a gusto en su puesto de trabajo se convierten en tóxicas para el resto de los miembros del equipo y su actitud, rendimiento y resultados se ven claramente afectados.

La manzana podrida y cómo despedir a un empleado

En ocasiones nos encontramos con personas que no terminan de encajar en el equipo, que han cambiado de actitud, que se encuentran quejándose continuamente, que no obtienen la productividad esperada, que no son valorados, o que no están motivados, ni se sienten como parte de un objetivo mayor, el de la propia empresa. Éstos son solo algunos de los casos que podemos detectar en los equipos de trabajo, quizá con más frecuencia de la que nos gustaría.

Ante una persona en estas circunstancias, ¿qué hacemos?

  1. A veces mantenemos a una persona por los elevados costes de despedirla, porque no encontramos a otra que la reemplace o por lo que pueda repercutirnos por parte de sindicatos, miedo a posibles demandas, etc. Muchas empresas han dejado de ganar o han perdido incluso muchísimo dinero por mantener en sus equipos y empresas a una persona. Normalmente no es la mejor opción porque a más tiempo en sus puestos, mayores son los efectos colaterales que supone mantenerla, para el equipo, para el clima de trabajo, para la consecución de objetivos, etc.
  2. Atenderla. Seguro que detrás de su comportamiento hay una necesidad que no está cubierta. Quizá haya sucedido algo en su vida que consciente o inconscientemente le tenga en una situación de amargura, depresión o rabia. Será importante antes de nada saber qué le ocurre, dedicarle un tiempo e incluso proporcionarle apoyo psicológico, de coaching, de reconocimiento o de formación, según lo que pueda estar demandando. Si creemos que es una persona valiosa (se supone que por eso está en el equipo y en la empresa) es importante tratar de hacer algo por su bienestar antes de tomar otra clase de decisiones.
  3. Despedirla. Y esto suena a veces muy duro de decir. Parece que seamos insensibles. Si después de haber puesto todo de nuestra parte para que la persona esté mejor, continúa con el mismo comportamiento, entonces, no es cuestión de sensibilidad, es cuestión de hechos y resultados. Además, muchas veces, la persona es lo que está deseando que ocurra: salir de la empresa.

Si vas a despedir a alguien, hazlo correctamente

¿Cómo despedimos a alguien?

  1. Preparación:
  • Es esencial haber hablado con la persona de antemano y que sea consciente de que el despido es una consecuencia posible dado su comportamiento.
  • Ser objetivo al identificar las causas por las que consideramos necesario el despido. Incluso es importante dedicar un tiempo para ir anotando dichos sucesos antes de exponérselo a la persona.
  • Prevé una sustitución si es necesario y procura no mover nada hasta que no se verifique que la persona no va a continuar en la empresa.
  • Convoca a la persona a una reunión. Como hoy en día el seguimiento y el cuidado de los miembros del equipo es básico para su desarrollo, tener reuniones personales con el jefe no ha de resultar nada fuera de lo común. Y siempre será la continuación a algo hablado previamente.
  • Que no esté en boca de todos. Es importante que la decisión sea entre el responsable directo y la persona en cuestión. Por mucho que a los demás les parezca una idea estupenda que se eche a esa persona, ha de ser una conversación entre los dos. Y no hacer crónica de una muerte anunciada en la que el interesado sea el último en enterarse.
  1. En la reunión:
  • Comunícate siempre con asertividad. Escucha. Mantén la actitud de querer hacerlo muy bien y con empatía hacia la persona que tienes delante.
  • Comienza preguntando cómo siguen las acciones que se había planteado hacer para mejorar su comportamiento. Y escucha su punto de vista.
  • Expón los hechos que anotaste de lo que ha sucedido. ¿Va alineado con lo que quiere cambiar? ¿O no quiere cambiar?
  • Si ya no hay más oportunidades, y dado que la consecuencia estaba clara, simplemente hacer que la persona lo recuerde. ¿Recuerdas cuál era la consecuencia de no haber cambios en tu comportamiento?
  • Hacerle notar que es una persona valiosa y que ha quedado claro que no está a gusto ahí. No se trata de retener a nadie contra su voluntad. Además, seguro que fuera de esa empresa puede encontrar múltiples oportunidades donde ser más feliz, porque merecemos ser felices en nuestro trabajo ya que es el lugar donde pasamos la mayor parte de nuestro día. Que tenga la claridad de que si no aporta valor en tu empresa puede que sea porque no es la empresa en la que mejor puede hacerlo y seguro que hay otra empresa deseando encontrar a una persona como ella. ¡Valídala!

  • Intenta en lo posible que la decisión sea consensuada y compartida o que tome la decisión el trabajador. En muchas ocasiones, como decíamos, esta persona tampoco se siente a gusto y podemos ambas partes acordar la no continuación en la empresa o que la propia persona decida que marcharse es la mejor opción.
  • Dar las gracias por el tiempo y el trabajo dedicado a la empresa.
  • Y facilitar la salida. Preparar el papeleo del despido, dar plazos hasta la fecha de salida si así fuese convenido y establecer los siguientes pasos.
  1. Cierre.
  • Sé elegante en tu despedida. Cómo tratamos a las personas hace que se tenga una imagen de cómo funcionamos como empresa y hoy en día, influye en nuestra marca como empleadores. Deja un buen sabor de boca en la persona que se va y hablará bien de ti.
  • Recopila la información de la experiencia vivida con la persona que se va. ¿Cuál ha sido el motivo final del despido y de la insatisfacción de la persona que sale de la empresa? ¿Qué has aprendido? ¿Qué puedes mejorar? ¿Qué has de cambiar tú?

Ahora que sabes cómo despedir a alguien, ojalá que no tengas que hacerlo nunca y que tus equipos sean competentes y entusiastas. De hecho, en equipos de alto rendimiento es el propio equipo el que echa a la persona que no cumple con lo que se espera de ella, y no permite que baje su rendimiento por un miembro que no da todo lo que puede aportar o que resta al equipo. Así que, crea equipos cohesionados, comprometidos, apasionados, responsables, generosos… y lidéralos para que sean grandes equipos en la consecución de los objetivos.

Cuando hay una persona que no está bien en el equipo, pregúntate a ti qué estás haciendo para que así sea. Como líderes somos responsables del bienestar de nuestros equipos.

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

14 Noviembre, 2016

Hace un tiempo que vengo investigando y desarrollando un modelo de liderazgo para los equipos, uno que ayude a un funcionamiento más útil, ágil y práctico para las empresas de hoy. Y es que queremos tener los mejores resultados, en el menor tiempo posible, desarrollar el talento y máximo potencial de nuestros equipos, que haya una coordinación y comunicación efectiva, que estemos perfectamente inter e intraconectados, que no perdamos el foco de los sueños y objetivos a lograr… ¿Y todo eso lo tiene que hacer un líder?¿O lo pueden hacer dos?

2miradas-al-liderazgo

 

Creo que es importante ante la flexibilidad que requieren los proyectos y el entorno, que surjan los líderes que sean necesarios según lo que haya que desarrollar y desempeñar en cada momento. ¿Y por qué lo creo? Porque dado que cada persona es especialista en un área, puede liderar el avance del proyecto en esa área. Por ejemplo, creamos un equipo de emergencias en las empresas para cuando sucede algún indeseado accidente o incendio, se pone a la cabeza la persona que mejor conoce lo que hay que hacer en esa situación aunque en su trabajo habitual no tenga la necesidad de ser él quien lidere el desarrollo del trabajo. Como los gansos en su vuelo en V, los líderes se pueden hacer el relevo y pueden trabajar en equipo.

Por lo tanto, en este contexto y en todo proyecto, organización y equipo, podemos plantear la actuación de los líderes desde dos miradas.

El líder de la mirada externa: es el líder hacia fuera.

mirada-externa-lider

 

Tiene clara la misión y la visión de lo que se quiere lograr y la transmite al equipo con pasión, entusiasmo, energía positiva, ánimo de logro y superación de obstáculos. Alienta y motiva a cada uno de sus miembros.

Se relaciona con el exterior, con los clientes, con el mercado… por lo que conoce las necesidades, escucha, tiene olfato para detectar las oportunidades, visión para el negocio y sabe cómo aportar el valor que éstos demandan.

Protege la imagen del equipo, lo cuida y defiende. Sabe ensalzarlo y hacerlo visible para los demás y el entorno. Actúa como lo haría el manager de un artista.

Revisa el trabajo para asegurarse de que cumpla las expectativas del cliente o del receptor del producto o servicio ofrecido. Además supervisa que se ajuste a los requisitos que éste requiere y transmite a ambas partes cómo ir adaptando las funcionalidades y mejoras que sean necesarias.

Es un líder que ayuda al equipo. Sabe lo que se puede ofrecer, conoce el producto y lo que puede llegar a lograr el equipo. Busca el éxito para todos.

Aporta los contactos y los recursos externos que puedan ser necesarios para facilitar el trabajo desde un punto de vista estratégico.

Sabe enfocar el valor para el negocio, asegura un buen retorno de la inversión (ROI) y analiza el coste/beneficio de las acciones a realizar para una mejor toma de decisiones.

Delega con confianza en el equipo. Confía y apuesta por el equipo. Promueve la asunción de responsabilidad de todos y cada uno para hacer el mejor trabajo.

 

El líder de la mirada interna: es el líder hacia dentro.

lider-mirada-interna

Es el líder facilitador. Trabaja al servicio de los demás, del proyecto y del bienestar del equipo.

Coordina el trabajo y hace seguimiento del mismo. Marca metas y acompaña en el avance hacia ellas.

Se relaciona con las personas que componen el equipo y hace equipo. Atiende sus necesidades, sus emociones, el desarrollo de sus capacidades y talento, con conversaciones auténticas que potencian y mejoran el desempeño.

Prevé los recursos necesarios para llevar a cabo el trabajo y los facilita. Para ello requiere de la visión de conjunto del proyecto y es resolutivo.

Es un líder que apoya al equipo, incentiva y motiva. Es un soporte para todos los miembros del equipo, un referente analítico y observador.

Resuelve conflictos, facilita la comunicación efectiva con feedback constructivo. Es conciliador.

Genera un clima creativo, de participación, con apertura, escucha, fomentando la excelencia. Un líder que pregunta, como hacen los grandes líderes según Bob Tiede "Los grandes líderes hacen preguntas".

Potencia la autonomía y la autogestión del equipo. Cree en su equipo, en su sabiduría, en su capacidad y es su mejor fan.

Estos roles se encuentran en todos los equipos bien gestionados. Puede que estén integrados en una misma persona o puede que se haga de una manera no explícita e informal. Os invito a averiguar quién de vuestro equipo ejerce el rol del líder de la mirada interna y el líder de la mirada externa. Y lo que es más importante, se trata de coherencia, que no se puede dar si no hay una excelente comunicación y alineación entre las personas que realizan estos roles.

¿Qué rol ejerces tú en tu equipo? ¿Eres líder de la mirada interna o externa? No hay ninguno más importante que el otro, son complementarios, colaborativos y se coordinan a la perfección.

¿Quieres plantear el liderazgo de estas 2 miradas? Te animo a hacerlo porque funciona.

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

24 Octubre, 2016

Últimamente estamos oyendo hablar de cambios de paradigma, de la necesidad de sumarse a las nuevas tecnologías, contar con nuevas infraestructuras y atender a la emocionalidad de las personas en entornos de trabajo flexibles e innovadores, entre otras cuestiones.

Se buscan personas que aporten valor

Las empresas no pueden seguir funcionando como lo hacían hace 20 años porque los clientes no demandan lo mismo que hace 20 años, ni lo mismo que hace 10 años. Y tampoco, las personas que componen las empresas tienen las mismas inquietudes, ni las mismas formas de trabajar.

En épocas anteriores se podía pensar que una empresa nos ofrecía trabajo y que nuestra responsabilidad al aceptarlo era simplemente atender a ese trabajo, deseablemente haciéndolo de la mejor forma posible. Sin embargo, esto hoy no es suficiente. Las empresas, de cara a su supervivencia, y por tanto, para seguir manteniendo la empleabilidad de las personas que las componen y el beneficio que aportan a la sociedad, buscan hoy personas que aporten valor.

¿Cómo contribuyes al éxito de la organización?

¿Qué haces tú por mantener y mejorar tu trabajo?

¿Trabajas como deseas trabajar?

Los líderes han de ser cada día más cercanos, facilitadores y acompañantes del desarrollo de las personas. Ayudan al crecimiento del negocio ayudando a crecer a sus equipos. Ésta es su aportación de valor. Y para lograrlo es importante:

Creer en las capacidades del equipo para crear. Todas las personas son valiosas. Por eso están en la organización. Y si creemos que no es así, entonces hemos de tomar otra clase de decisiones. Pero si están, es porque tenemos la claridad de que aportan al grupo, al trabajo, a la misión y visión. Además, los líderes han de fomentar y transferir los valores de la empresa a sus equipos para estar alineados, remando todos en la misma dirección.

Fomentar la participación para que se ponga sobre la mesa toda la sabiduría del grupo. El mensaje es: "¿Quieres aportar? ¡Puedes!" Para ello es necesaria la apertura para saber recibir las diferentes versiones de las aportaciones. Y también, definir las reglas del juego de la participación respetuosa e inteligente. ¿Cuál es el canal que resulta más facilitador para los participantes?

Escuchar a las personas. Para saber si una persona aporta valor hay que prestarla atención, apreciando lo que expresa. ¿Qué dice? ¿Qué no dice? ¿Qué quiere decir? ¿Va más allá? ¿Cómo de interesante puede ser lo que dice? Y por supuesto, atender también a su persona, cómo es, qué hace, cómo lo muestra… Es importante fomentar un buen clima de confianza para que se pueda hablar sin miedo a juicios, etiquetas o descalificaciones.

Encontrar la mejor opción. Con las propuestas, juntos analizar, criticar, mejorar y llegar a acuerdos para avanzar y conseguir la mejor versión de lo que se quiere aportar.

Tener capacidad de resolución. Tomar decisiones y pasar a la acción. Si no se da continuidad a las ideas que se han compartido, queda en meras intenciones y se acaba perdiendo el sentido de contribución y el "para qué" de quienes aportan. Se trata de hacer realidad, hacer tangibles las ideas porque cuando una persona con talento que quiere aportar no ve resultados, se va a otra empresa donde sí quieran implementar sus ideas.

Hoy los líderes no han de saber todo. Se rodean de personas que pueden aportar mucho valor, mucho conocimiento e ideas, líderes que tienen una visión más global para ejercer su liderazgo en entornos más abiertos, diversos y ambiguos.

Aportar valor no es cuestión solo de los "elegidos". Tú, ¿cómo puedes aportar valor?

Dando lo mejor de ti. Buscando la excelencia, siendo inconformista ante la mediocridad. Si sabes que puedes hacerlo mejor, ¡hazlo!

Utilizando los canales a tu disposición. Atrévete a aportar tus ideas y propuestas de mejora, o proponiendo nuevos canales. Siempre hay una forma de hacer llegar nuestras ideas. Y como ejemplo, esta canción de Toni, porque cuando quieres ser feliz no hay limitaciones.

Optimizando. Nadie mejor que tú conoce tu trabajo. Y seguro sabes qué cosas se pueden hacer de forma más fácil, menos burocrática, más eficientemente…

Actitud positiva. La actitud enfocada a la mejora continua, al aprendizaje y a la superación es clave para aportar valor y que se note que lo aportas. Ningún impulsor del cambio lo ha logrado con desidia y rindiéndose a la primera.

Formándote. Si crees que para hacerlo mejor has de capacitarte más, pídelo. Ponte en marcha. Comienza. Que no quede solo en debería, o me gustaría. Da el primer paso, pues ése es el principio del cambio.

Subirnos al carro del nuevo paradigma donde todos estamos trabajando por la sostenibilidad de las empresas, del empleo, de la satisfacción en el trabajo, de la armonía en la convivencia y del crecimiento personal y profesional, está en buena parte en nosotros.

¿Cuándo vas a comenzar a aportar valor?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

8 Agosto, 2016

Líder, conseguir un equipo de trabajo ganador está a tu alcance si te entrenas en el éxito.

lider

En 2miradas nos apasiona facilitarte con todo el apoyo que necesitas lograr el objetivo  una perspectiva basada en la apuesta por el factor humano, no siempre valorado en el mundo profesional y, sin embargo, de probada efectividad.

Por eso hoy vamos a recomendarte algunos trucos que sabemos son indispensables, todos ellos desde la perspectiva de un líder.

Lo primero es darnos cuenta de que estamos en un momento histórico fundamental. Y este cambio de entorno social, ya llamado entorno VUCA, lo ha provocado: la tecnología y la integración de culturas muy diversas. Por esto desde 2miradas sabemos que necesitamos líderes para el nuevo paradigma que apliquen los conocimientos que compartimos en nuestro blog. Lo segundo es saber la diferencia entre liderar y dirigir.

Además hay que tener en cuenta:

Como siempre, te esperamos aprendiendo en el camino del crecimiento y no olvides que te acompañamos con pasión hacia el logro de tu éxito.

Feliz verano - el equipo de 2miradas
18 Julio, 2016

Ser facilitador en los equipos de hoy

Con tantos cambios del entorno VUCA, con tantas nuevas tendencias en la forma de comunicarnos dentro de las organizaciones, con las nuevas tecnologías y las diferentes personas que componen las empresas, el trabajo en equipo se ha convertido en una necesidad, que a veces, no sabemos abordar porque en realidad nadie nos ha dicho cómo se juega en equipo.


facilitador para el trabajo en equipo

En estos casos, una alternativa es la de acudir a facilitadores que apoyen a los equipos a entenderse, a alinearse, a crear nuevas formas de hacer que incluyan a todos y que sumen, creando valor.

Ser facilitador es un trabajo que se extiende por todo el mundo con entidades que dan acreditación internacional como IAF. Un facilitador es un agente externo, objetivo, que es contratado para apoyar al equipo y con un objetivo a lograr: mejor trabajo en común, mejor comunicación, mejor orientación a resultados, orientación al logro, integración del equipo, mejor productividad, revisión de valores, de políticas a implantar… Hay un largo etcétera que cada empresa puede determinar.

En mi opinión, es indispensable que para que haya cambios reales dentro de un equipo y que sean sostenibles en el tiempo, el responsable del equipo, líder, director, jefe o como queramos llamarlo ha de estar implicado, y apoyado en sus decisiones por la cúpula directiva. Del mismo modo, estos responsables han de creer en los facilitadores, si no, no los hubieran contratado. Necesitamos su apoyo y su comprensión para entender que no tenemos la autoridad para controlar los resultados de lo que salga de estas sesiones. Además, han de saber que estamos a su lado para acompañarles a ellos si lo necesitan en la gestión de lo que en las sesiones se produzca.

Un facilitador ha de ganarse la confianza del grupo porque una cosa es que alguien lo haya elegido para estar ahí y otra que el grupo lo acepte. Todos estarán mirándonos, evaluando lo que digamos o hagamos. Por eso, el facilitador ha de ir con humildad, con aplomo, con decisión, recordando que está ahí para ayudar al grupo a lograr sus aspiraciones, a estar mejor y hacer que  sea más eficiente.
Por eso el facilitador plantea las expectativas del grupo, la idea por la que se crea esa jornada o sesión, y cómo se ha pensado llevar a cabo, siempre adaptándose a las ambigüedades que emerjan en el grupo. Propone fórmulas para dar voz a los más callados y estrategias para que los más habladores no dominen la discusión, generando un espacio abierto para todos en los que actuar y hablar desde el respeto.

¿Cómo se hace la facilitación con el equipo?

Hay diversas formas de dar apoyo a un equipo en su desarrollo, como realizando formación continua, haciendo sesiones de coaching o simplemente estando presentes (real o virtualmente) en su día a día. Sin embargo, lo más habitual es:

Acompañar en reuniones del equipo.

El facilitador hace de observador, escucha y siente lo que se vive en cada reunión. Interviene si lo ve necesario para hacer preguntas y señalar hechos acontecidos para hacer consciente al equipo de algo. Su trabajo es conseguir reuniones más eficientes.

También puede ayudar en la toma de decisiones sobre temas concretos, en el desarrollo de la innovación empresarial o en la resolución de conflictos. Para ello, utiliza técnicas de facilitación gráfica, juegos de rol, dinámicas de trabajo en equipo, elementos de juego como puede ser Lego serius play, ejercicios corporales y sensoriales, y una larga serie de actividades que permiten al grupo aprender y descubrir de una forma más distendida y relajada, extrayendo toda su creatividad y dejando ver su personalidad e intereses.

Realizar jornadas específicas sobre los temas a trabajar con el equipo.

Sabiendo qué objetivo se quiere trabajar, un facilitador puede organizar y diseñar jornadas en las que sacar partido, aprendizaje y plan de acción para el cambio. A veces es necesario que se hagan varias jornadas sobre un mismo tema y siempre será importante hacer seguimiento de la evolución de las propuestas.

A veces es recomendable trabajar con el equipo fuera de su entorno habitual, donde el cuerpo y la mente de cada persona tome distancia para valorar con mayor perspectiva y objetividad lo que el equipo puede lograr, necesita mejorar y desea dejar atrás. Para ello se realizan las llamadas jornadas outdoor.

Coaching de equipos. Cuando el facilitador además es coach. El equipo trabaja sobre la situación de partida, sobre lo que quiere conseguir y cómo lograrlo.

En todos los casos, se facilita que el equipo saque conclusiones sobre los aspectos que requieren de una actuación para la mejora y el logro de los objetivos planteados y diseña un plan de acción de cambio. Todo el equipo habrá de asumir sus compromisos en este plan para que tenga un buen resultado.

El seguimiento se puede realizar al inicio en sesiones más seguidas, cada semana, cada mes, después cada tres meses, cada seis o al año, dependiendo siempre de los objetivos planteados y de los planes de acción adquiridos.

Te dejo un vídeo sobre cómo se realiza un proceso de facilitación:

Ahora que sabes qué puede hacer un facilitador por la empresa y por el equipo, ¿te animas a probarlo?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills García