Category Archives for habilidades

3 diciembre, 2018

Muchos "yo soy así y así seguiré, nunca cambiaré" como dice la canción que cantaba Alaska nos han llevado a vernos en una posición muy íntegra con nosotros mismos, pero muy poco abierta a permitirnos ser de otra forma, a cambiar de opinión, a elegir con mayor libertad...

Como dice Andrés Pérez en su artículo, en cuestiones de Marca Personal es importante la autenticidad, pero eso no significa que si cambias dejes de ser auténtico. De hecho, evolucionamos continuamente, aprendemos continuamente e incluso nuestro valores y creencias son revisables a lo largo del tiempo. ¿De dónde crees que viene lo de la crisis de los 40?

Foto de Pixabay

En Programación Neurolingüística (PNL) una de las premisas es que "el mapa no es el territorio". Es decir, que tu forma de entender el mundo es tuya. Y otra persona con una educación distinta, con una personalidad distinta, con una historia distinta, tendrá una manera de interpretar el mundo diferente.  Incluso en gemelos, porque no hay dos personas iguales. Y por mucho que nos empeñemos, la realidad o el territorio, como mucho, será la suma de cada uno de nuestros mapas.

Ahora, tengo una buena noticia. Podemos ampliar nuestro mapa para comprender mejor la interpretación de esa realidad según los demás, para encontrar sus matices, yendo más allá de nuestra propia visión, ganando perspectiva.

¿Para qué ampliar nuestro mapa mental? ¿Para qué tratar de entender que mi verdad no es la única verdad?

  • Nos ayuda a ser más tolerantes. No siempre tenemos larazón aunque nos cueste reconocerlo.
  • Podemos mejorar las relaciones interpersonales. Valoramos más a los demás y sus opiniones (aunque no las compartamos)…esto nos acerca a los demás en lugar de alejarnos.
  • Se reducen los conflictos causados por una defectuosa comunicación. Por ejemplo, los malos entendidos. Si para mí el respeto es una cuestión de autoridad, me será complicado entender que para otra persona el "respeto" signifique algo diferente. Pero seguro que tú mismo tienes tu propia definición de respeto, no?
  • Nos facilita la adaptación al cambio, nuestra mejora, nuestro crecimiento.
  • Nuestra autoestima aumenta. Más sabemos, más comprendemos, más confianza tenemos en los demás y en nosotros mismos.
  • Nos permite relativizar, relajarnos, desdramatizar. Podemos decir: "se puede llevar de otra manera". Y seguramente nos ofrezca una mayor satisfacción.

Y ¿qué hacer para ampliar o abrir nuestra mente?

Practica la curiosidad. Poner el interés en los demás, en que hay diferentes maneras de afrontar una misma situación. Es tratar de conocer a los otros, entenderlos, descubrirlos.

Utiliza tu capacidad de aprendizaje. Igual que aprendemos nuevos conceptos en áreas de desarrollo profesional, técnicas o estudios básicos, podemos aprender de las personas. De todas ellas se puede extraer una gran lección.

Cuestiona. Trata de entender a los demás con preguntas. Pide aclaraciones. ¿Qué has querido decir con esto? La pregunta es la herramienta más interesante para conocer a los demás. Practícala. Y muestra interés en la respuesta que te den, dándola por válida tanto como si fuese tu propia respuesta, sin juzgarla.

Escucha a los demás. Mantente receptivo a nuevas ideas o ideas diferentes a las tuyas. Después decide si puedes aportar alguna a tu vida o sumarle un matiz a tu propia idea.

Cambia tu perspectiva. Podemos alejarnos, acercarnos, mirar los diferentes puntos de vista que la situación, conflicto o persona puede ofrecernos. ¡Podemos sorprendernos!

https://www.youtube.com/watch?time_continue=14&v=vwF7AHTQaoc

Ponte a prueba. Amplia tu zona de confort. Atrévete a hacer aquello que no has hecho hasta ahora y te llama la atención. Puedes ir avanzando poco a poco. En nuestra vida estamos en continua evolución y superación de nosotros mismos.

No te pongas límites. ¿Qué más puedes hacer? ¿Puede ser de otra forma? ¿Mi madre/compañero/amigo/una persona de otro país pensaría o actuaría igual? ¿Hay otras opciones? Realiza tu propia lluvia de ideas con creatividad.

Te dejo un vídeo con unos consejos más para abrir tu mente. ¿Te animas a practicarlo?

 

 

Raquel Bonsfills

27 noviembre, 2018

¿Conoces el significado de tus sueños?

El-significado-de-los-sueños

Photo by Peter Fogden on Unsplash

Muchas veces nos pasamos el día entero dándole vueltas a un sueño que hemos tenido mientras dormíamos. Podemos soñar con cualquier cosa y si a veces el sueño parece tan real es porque nuestro inconsciente intenta decirnos algo.

Todos ellos, sueños y pesadillas, tienen su significado y debemos estar atentos porque contienen mucha información de nuestra propia personalidad.

La interpretación de los sueños es el arte y la técnica de asignar significado a los diversos componentes, elementos e imágenes que aparecen en los sueños. Se trata de una práctica humana milenaria, de la que se conservan registros escritos de más de 3.800 años de antigüedad.

La ciencia encargada de estudiar todo aquello relacionado con los sueños y sus significados se llama oniromancia, y ofrece un conjunto de técnicas que se emplean para descifrarlos.

Freud mantiene que todos los sueños representan la realización de un deseo por parte del soñador, incluso los sueños tipo pesadilla. Hoy en día, sigue en pie la conclusión general de Freud: los sueños son realizaciones disfrazadas de deseos reprimidos. Según su teoría, la “censura” de los sueños produce una distorsión de su contenido. Así que lo que puede parecer ser un conjunto de imágenes soñadas sin sentido, a través del análisis y del método “descifrador”, puede ser demostrado como un conjunto de ideas coherentes. Freud propone que el valor del análisis de los sueños radica en la revelación de la actividad subconsciente de la mente. Te dejo un artículo que completa esto: La Teoría de Sigmund Freud sobre la interpretación de los sueños. 

La producción de sueños es totalmente universal, mientras que poder recordarlos varía según el individuo.

Todos nuestros sueños pueden tener interpretaciones. Por ejemplo, si sueñas con animales domésticos significa la vida dentro del hogar. Está relacionado con nuestra vida íntima, familiar, la relación que tenemos con estas personas tan cercanas y nuestra vida laboral.

Si sueñas con el mar o bañarte en él y es un mar calmado anuncia suerte y éxito. En cambio, ver un mar agitado con oleaje y aguas turbias significa contrariedades, peleas familiares o enfermedad.

Soñar que estás volando es el símbolo de la libertad, este sueño ofrece buenos presagios. Son comunes a muchas personas y por lo general, simbolizan nuestra inspiración y el deseo de trascender de lo común.

También soñar nos puede ser útil desde otro punto de vista. Como nos recordaba Raquel en su artículo Creatividad para el día a día, Walt Disney decía: “si lo puedes soñar, lo puedes hacer”. Mientras que Albert Einstein decía "si lo puedes imaginar, lo puedes lograr". Además, desde la PNL (programación neurolingüística), se dice que cuando lo sueñas es porque tienes ya los recursos en ti para poderlo realizar.

En ocasiones, los sueños llegan para impulsarnos a seguir adelante, aportándonos energía e incluso, ayudándonos a lograr objetivos. Si sueñas con un aumento de salario, lograr mayor número de clientes, una promoción interna… puedes aprovecharlo para impulsarte a conseguirlo.

Realmente lo importante de soñar que logras tu objetivo es la sensación que tienes de haberlo conseguido. Nuestro subconsciente nos recuerda que puedes lograrlo, que puedes alcanzar tus metas y objetivos y que si lo quieres de verdad te ayuda a alinearte en pro de cumplir tus sueños. Recuerda que todo lo que sueñas lo puedes utilizar en tu propio beneficio.

Además, Laura Sánchez nos recuerda que soñar que logras tus objetivos puede suceder en tu vida en dos momentos muy diferentes: Puedes soñar cuando estás a punto de conseguir algo importante, y también cuando lo has dado todo por perdido, cuando ya no puedes más, cuando has perdido la seguridad en ti mismo y estás a punto de tirar la toalla.

Por seguir sumando, quisiera darte una clave para el logro de tus sueños. A menudo, veo que la mayor parte de las personas no logran sus sueños porque no saben lo que quieren hacer o no saben a donde quieren llegar y entonces, copian los planes de otros que sí tienen claro lo que quieren y dónde quieren llegar.

Dice Steve Jobs: “Si no tienes planes para ti, seguramente termines siendo parte de los planes de otra persona”

Cuando nos hablan de sueños, en muchas ocasiones, se asocia a algo inalcanzable o algo de nuestra imaginación. Sin embargo, yo te invito a que te preguntes ¿cuántas cosas que realmente te has propuesto en la vida has logrado? Seguramente que me dirás que casi un 100% de ellas. Es decir, eres capaz de lograr lo que te propones.

Luego evalúa si tu sueño es lo suficiente motivador y retador, pero también realizable para que no se quede en una ensoñación. Para ello, el primer paso es definirlo concreta y adecuadamente. Te recuerdo una técnica para comprobarlo SMART-E.

Por último, pasa a la acción, sigue tu sueño, haz cada día algo para que un día tu sueño sea una realidad.

¿Qué otras cosas haces para lograr tus sueños? Con el fin de complementar lo que te he comentado te dejo un vídeo que habla de ello 

Después de lo que te he compartido, ¿Quieres lograr tu sueño? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Milagros García

19 noviembre, 2018

Esta semana tenemos el ya famoso Black Friday. Solo hace unos años que en España hemos adquirido como propio este día. Podemos encontrar descuentos especiales en todo, desde coches, electrónica, muebles, ropa, servicios, financiación bancaria… nadie quiere dejar pasar esta oportunidad de ganar más clientes.

Además, estas ofertas también han llegado a la formación. Puedes hacer cursos a precios mucho más reducidos.

Foto Unsplash

Los descuentos que se ofrecen en la formación son realmente una oportunidad para las personas que se acogen a estas ofertas. ¿Baja el precio y baja la calidad? Sinceramente creo que no. Al menos en 2miradas y como profesionales que somos, no sabemos dar una formación de peor calidad. Siempre queremos que los alumnos se lleven lo máximo de cada formación. 

Es el momento. Igual que esperamos a las rebajas de enero para comprar esas cosas a las que tenemos echado el ojo, ahora con el Black Friday también podemos hacerlo con la formación. Si hay algún máster o formación que nos interesa, la recomendación es estar pendiente por si se suman a las promociones de este día.

Sin embargo, para quienes quieren formarse y no haya estas ofertas en las áreas que sean de su interés, os recuerdo la enorme cantidad de entidades y cursos que se ofrecen a través del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), cursos subvencionados por el Estado y que resultan gratuitos para quienes las quieran realizar.

Y como empresa, si quieres apoyar el desarrollo profesional de tus equipos, también puede salir mucho más económica bonificándote dicha formación con los fondos que se gestionan a través del FUNDAE y que toda empresa dispone en mayor o menor medida. Incluso para los autónomos, os dejo un enlace para saber cómo bonificarte la formación.

¿Black? ¿Negro? De eso nada. La formación siempre nos va a dar luz, nos va a permitir descubrir, practicar, conocer, analizar, encontrar… y todos los verbos que queráis para decir que algo siempre se nos queda, que nunca es tiempo perdido. De hecho, el retorno de la inversión en formación, es decir, el beneficio que recibe la empresa al invertir en la formación y capacitación de sus colaboradores(ROI= [Beneficio neto/costes] x 100) es de al menos un 4%. Y puede ser mucho mayor si se sabe elegir estrategia más adecuada a los temas a impartir y a los objetivos a lograr, como explica Maite Sáenz en su artículo para el Observatorio de RRHH.

¿Formación un viernes? La verdad que si va a ser de cosas técnicas, mejor que no. Los viernes tenemos la cabeza en otro sitio, más en el fin de semana, y estamos más cansados para asimilar dicha información. Eso sí, es un día estupendo para realizar jornadas outdoor o formaciones relacionadas con la inteligencia emocional, el cuidado de las personas o su bienestar.

En 2miradas pronto empezaremos a ofreceros cursos con grandes ofertas que podréis hacer online, a vuestro ritmo, cuando queráis y donde queráis. Así que ¡estar atentos!

¿Quieres seguir aprendiendo? Fórmate. ¿Quieres que tu empresa crezca? Forma a tus equipos. Ahora ya sabes cómo hacerlo a mejores precios.

"Nada tarda tanto en llegar como lo que nunca se empieza"  Alain

Raquel Bonsfills

12 noviembre, 2018

¿Qué haces cuando sientes estrés? 

El estrés según la real academia Española de la lengua es la tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves. Por otro lado, psicológicamente se entiende por estrés la respuesta ante cualquier situación de superación de un obstáculo, de peligro o de cambios.

Estres

 Foto de unsplash 

Eutrés es capaz de llenar nuestra vida de energía y vigor, permitiendo una activación de todos nuestros sistemas de forma que sus procesos se lleven a cabo de forma eficiente.

Distrés capaz de convertir nuestra vida en la antesala del “infierno” y de arruinar nuestro cuerpo y nuestra mente.

Además del estrés crónico, por la exposición prolongada a la causa, el estrés puede darse porque poseemos un ritmo biológico que cuando se encuentra en una inactividad exagerada, poco solicitado o en reposo excesivo pueden aparecer trastornos o molestias asociadas con el estrés.

Existen factores biológicos, de aprendizaje y de experiencia, que predisponen a experimentar un tipo de estrés u otro, en relación con cada agente causal.

El riesgo no sólo depende de los rasgos propios del carácter y la personalidad de cada persona, sino de la situación particular experimentada por el sujeto en un momento dado. Así, dependiendo de la situación personal que se viva, la persona estará en disposición o no de gestionar, neutralizar o combatir el estrés.

Cada persona es diferente:

  • Persona referente. Está atento a lo que siente y no normalmente no hacen frente a la situación.
  • Persona autoeficaz. Se centran en la situación. Evalúan y buscan resolver la situación.
  • Persona negativista. Niegan el problema. Estas personas no suelen actuar.

Quiero compartirte 8 formas de reducir el estrés:

  1. Toma de conciencia. Los psicólogos tienen fórmulas para ayudarnos a detectar nuestras reacciones ante el estrés. El objetivo principal es tomar consciencia, identificar, qué estamos haciendo ante situaciones que detectamos como riesgos, peligros, amenazas, etc.

Pero nosotros mismos podemos coger el hábito de escucharnos, de observarnos y darnos cuenta de lo que pensamos, sentimos o hacemos. Esta toma de conciencia podemos realizarla:

  • Diario: apuntando en una libreta lo que nos pasa cada día y por qué.
  • Tabla resumen: anotando el día, la emoción negativa y el motivo.
  • Tabla del triple sistema de respuesta: anotar la situación, el pensamiento (nivel cognitivo), el sentimiento (nivel fisiológico), lo que hemos hecho al respecto (nivel motor).

Este método es más completo. Por lo que a la hora de hacer modificaciones en nuestra forma de reaccionar, nos va a dar más información y más concreta de qué estamos haciendo mal.

  1. Gestión del tiempo. Aprovecha tu tiempo, planifícate, establece prioridades, comienza el día positivamente provecha tu tiempo, presta atención a los ladrones del tiempo, define objetivos, planifica por escrito, utiliza planes diarios, reserva tiempo muerto para los imprevistos, establece prioridades, comienza el día positivamente, ten en cuenta la curva de rendimiento, delega y comparte…
  2. Crea hábitos saludables (comidas, sueño, deporte…)

Cuidado con el orden de las comidas, no saltárselas y al menos, tomar una caliente. Comer alimentos saludables ayuda a dar energía a tu cuerpo y tu mente. Además de lo que todos sabemos de una dieta equilibrada: comer fruta, verduras, legumbres, pastas… hay ciertos alimentos que debemos evitar cuando estemos nerviosos, este es el caso de los estimulantes como el café, té, coca-cola y chocolates.

Sueño. Es muy importante que durmamos, al menos, 7 horas. No es recomendable quedarse en la cama dando vueltas. Tomar una infusión, hacer relajación. Descansar suficientemente durante la noche puede ayudarle a pensar con más claridad y a tener más energía.

Canalizar el estrés realizando actividades, deporte…  Debe ser nuestro espacio y nuestro tiempo propio. Al hacer ejercicio, el cerebro libera químicos que te hacen sentirte bien.

  1. Utilizar el humor. El humor está unido a la visión positiva, a la flexibilidad mental y a la creatividad. Por eso, conviene incorporarlo a la rutina de nuestras relaciones laborales.

El humor facilita la comunicación, ayuda a mantener el equilibrio, tomar distancia y además, alivia el dolor y desplaza las emociones negativas, nos ayuda a distanciarnos de los contratiempos.  

Puedes manejar el humor:

  • Tratando de ver el lado humorístico de las tareas.
  • Reírse de uno mismo es un aprendizaje y una experiencia contagiosa.
  • Viendo la ironía en los objetivos y los logros.
  • Relativizando las cosas, desdramatizarlas, ya que el exagerar algunos problemas nos puede llevar a la solución.
  1. Técnica solución de problemas. Cuando nos cuesta tomar decisiones, cuanto antes se tome la decisión se evitará la activación de las respuestas fisiológicas o, al menos, se evitar llegar a una fase de agotamiento y dar respuestas inadaptativas.

Los pasos a seguir para trabajar esta técnica son los siguientes:

  • Definir bien el problema en términos objetivos.
  • Escribir posibles soluciones. Aquí es importante que no te plantees si la solución es viable o no, apunta todas las ideas. Cuantas más ideas escribas mejor.
  • Toma de decisiones. Cada idea debes puntuarla de 1 a 10. Cuando lo hayas hecho debes elegir aquella idea que tiene más puntuación. Lo más importante, es que una vez que tomes una solución no pienses más.
  1. Realizar Respiración abdominal. Con las manos en el abdomen, realizar de 6-7 respiraciones todos los días, concentrado en la respiración. El aire al salir se lleva las tensiones.
  2. Mejorar nuestras habilidades sociales, mejorando por ejemplo nuestra asertividad. Reunir las conductas y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido. Decir NO, poner límites y hablar desde el yo.

Te recuerdo la técnica de comunicación asertiva DEPA Y DEPCA.

  1. Pedir ayuda a un profesional. No tenemos porqué saber todo, hay especialistas en este tema que nos pueden ayudar a mejorar nuestro estrés.

¿Qué otras cosas haces para mejorar tu estrés? El estrés hace que retumbe tu corazón, respires más rápido y te sude la frente. Pero mientras que el estrés se ha convertido en el enemigo público de la salud, nuevos estudios sugieren que el estrés solo es malo si tú piensas que lo es. La psicóloga Kelly McGonigal nos anima a ver el estrés de forma positiva, y nos presenta un inusitado mecanismo para reducir el estrés: acercarnos a los demás. Te dejo un vídeo que habla de Cómo convertir el estrés en un amigo

 

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para reducir el estrés? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

 “El estrés es una respuesta corporal no específica ante cualquier demanda que se le haga al organismo ” Hans Selyel 

Milagros García

5 noviembre, 2018

Solemos pensar que el jefe directo es el responsable de que las personas se vayan de las empresas en las que trabajan, pero está demostrado que hoy en día la principal razón por la que las personas dejan las empresas es la falta de oportunidades de desarrollo, la falta de preparación para el futuro, como comentó Steve Cadigan hace unos días en el 4º Update de RRHH que organizó la Asociación Centro de Dirección de RRHH.

Cuando-las-personas-crecen-las-empresas-crecen

Foto de unplash

Lo cierto es que cada vez las personas cambiamos más de empresa, las empresas tienen una menor durabilidad y del mismo modo, es ya notorio cómo cambian los puestos de trabajo. Dicen que en 5 años probablemente trabajemos en un puesto que no existía hasta ahora.

Además, buscamos un mayor equilibrio entre vida personal y profesional, tener horarios flexibles, buenos sueldos,… y para lograrlo las empresas han de darse cuenta que ya no queremos que nos dirijan igual, que las personas son las que hacen crecer a las empresas, porque las empresas las componen y crean las personas, y por eso, hemos de dar posibilidades de crecer personal y profesionalmente a nuestros equipos.

El desarrollo personal y profesional tiene que partir de la propia persona. Para ello, es importante:

Soñar en grande. El conformismo y la seguridad nos hacen no dar pasos hacia aquello que de verdad nos gustaría hacer. Sin embargo, para crecer es necesario soñar, visualizarnos haciendo algo diferente y poner los medios para lograrlo. Del mismo modo que un deportista de élite se visualiza ganando antes de la competición para así entrenar y esforzarse al máximo para hacer realidad su sueño.

Entender la realidad. La realidad empresarial ha cambiado. El entorno es tan variable que es necesario mantenerse al día en lo relacionado con nuestra empresa, nuestro sector, o incluso el sector en el que nos gustaría trabajar, las necesidades de los clientes, los cambios en los productos y servicios, nuevas materias primas, entorno social y local, etc. Solo si entendemos la realidad nos podremos ir preparando para afrontar los cambios o adaptarnos más rápidamente a ellos.

Conocerse. Cada uno de nosotros posee unas cualidades. En este entorno VUCA en el que nos movemos, cada vez más las empresas seleccionan a sus equipos por cualidades en lugar de por competencias. Las cualidades pueden ser físicas, psicomotrices, psicológicas o de comportamiento y algunas que podemos encuadrar dentro de la inteligencia emocional como la comunicación, resolución de conflictos, liderazgo, confianza en uno mismo, trabajo en equipo…son claves hoy en día.

Marcarse un objetivo. Hecho el análisis del entorno y revisadas las cualidades personales, podemos marcarnos un objetivo profesional. Si bien es cierto que concretarlo puede ser complicado teniendo en cuenta lo que he comentado hasta ahora, nuestro objetivo, al menos, nos ha de dar una idea de qué ha de tener, cumplir o para que sea el trabajo que queremos, y también qué no, porque puede que el puesto ni esté creado aún.

Indagar. ¿Puede mi empresa actual ofrecerme las posibilidades de llegar a ese objetivo que me he marcado? ¿Puedo yo proponerlo? Si no, ¿qué tipo de empresas o sectores poseen las características que me interesan para lograrlo?

Crea tu red de contactos profesionales. Como hablamos Steve Cadigan (exvicepresidente de talento de LinkedIn) y yo, hoy en día los proyectos, las oportunidades de negocio, las propuestas de empleo, las ideas…se generan mediante la red de contactos que poseemos. Conocer a alguien es el principio básico para acceder al camino de tus sueños. Incluso si a ese alguien lo conoces en una entrevista. No es tanto el enchufismo como el hecho de conocer a alguien que se interese por nuestras ideas o con quien crearlas juntos. Si sabes a dónde vas, te será más fácil encontrar y elegir con quién.

Mantener la learnability. No podemos proponer a nadie ideas obsoletas. Hemos de estar preparados para el cambio laboral en el que vivimos. Que ¿quieres ser líder?, pues averigua las cualidades más demandadas por las empresas para sus líderes y capacítate en ellas. Que es indispensable entender el salto a la era digital, pues interésate en cómo funciona y se desarrolla. Ya te compartí los pasos necesarios para desarrollar tu learnability.

Actúa. No te quedes pensando todo esto y no hagas nada. Márcate un plan, programa tus próximos pasos, y como suelo recomendarte, comienza por lo que te resulte más fácil para que lograrlo te sirva de motivación para seguir avanzando. Nadie te va a mirar mal por cambiar de empresa si lo haces en pro de tus objetivos de desarrollo personal y profesional (si es que es necesario).

 Y las empresas también pueden favorecer que las personas crezcan, porque además de ofrecer planes de carrera profesional preestablecidos, pueden:

Escuchar a sus colaboradores. Abrir las puertas y estar alerta para identificar esos sueños y necesidades de desarrollo profesionales de las personas que trabajan en la empresa. Es curioso que muchísimas empresas en los procesos de selección hacen la famosa pregunta ¿dónde te ves dentro de 5años? Y aunque hoy en día es difícil que sea en las mismas empresas, probablemente fuese más fácil que así sea si lo tenemos en cuenta. Si lo apuntamos en su perfil profesional, y más aún si le ayudamos a hacerlo realidad con nosotros.

Adaptarse a las necesidades de los colaboradores. Hoy en día lograr el compromiso de los colaboradores es un reto para muchas empresas, pero sería mucho más fácil conseguirlo si la empresa supiera adaptarse a las necesidades de las personas que en ella trabajan y no solo esperando que sean las personas las que se adapten a las necesidades de la empresa. Ha de ser recíproco.

Capacitar para el futuro. Si tan importante es tener equipos altamente cualificados que nos hagan el mejor trabajo posible, tendremos que darles todas las herramientas para que así sea. Si no, estamos haciéndonos trampas al solitario. Exigir sin dar lleva a frustrar a los colaboradores y un día se cansarán. Pero no vale solo con dar un curso tras otro de atención al cliente, sino que hace falta que esa atención al cliente se sepa adaptar a las nuevas necesidades de los clientes. No es el mismo curso año tras año, es el curso actualizado que prepara a nuestros equipos para el futuro, que nos permite anticiparnos a las necesidades del entorno y que nos mantienen en la vanguardia del sector.

Seguro que conoces más formas de acompañar a las personas de tu empresa en su crecimiento personal y profesional y alinearlo con los intereses de la compañía. Será un placer hacer la lista juntos. ¿Te animas a mandarnos tu idea o lo que ya haces para lograrlo?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

30 octubre, 2018

El miedo es una inseguridad, un deseo incumplido o el temor al desenlace a algo no deseado.

El miedo nos bloquea, nos paraliza, puede hacernos no llegar a nuestros objetivos y metas que nos marcamos. Todos tenemos miedos y tenemos temores, pero el miedo tiene su utilidad, es un mecanismo de supervivencia.

Nuestros miedos, la mayor parte de las veces son desproporcionados, lo que nos lleva a perder oportunidades muy valiosas para nuestra vida.

Nos hace sentir una mayor energía en nuestro cuerpo, ganamos concentración y atención para realizar los planes y abordar los objetivos deseados con nuestras elecciones diarias planes y objetivos en nuestras elecciones diarias. Por ello, el miedo debe actuar para que lo tengamos en cuenta, pero no debería limitarnos.

como-positivizar-nuestros-miedos

Foto de unsplash

Se puede disfrutar en cualquier situación, incluso en el trabajo. Como nos cuenta Ovidio Peñalver Emociones colectivas, hay una serie de elementos necesarios, para que se produzcan las experiencias más óptimas.

  • Actividad desafiante que requiere que nuestras habilidades para desarrollarla
  • Alta concentración en lo que hacemos
  • Metas claras y feedback inmediata de cómo vamos en su consecución.
  • Alta capacidad para involucrarse sin sensación de esfuerzo. No hay miedo al fracaso.
  • Despreocupación por perder el control
  • Pérdida de la autoconciencia. Nos olvidamos de nosotros mismos.
  • Alteración de la sensación del tiempo.

El objetivo es vivir el aquí y el ahora.

Profundizar en técnicas del control mental, que nos permite mejorar nuestro estado de concentración y volver al presente. Debemos de parar y relajarnos, prestar más atención a lo que hacemos, desde que nos despertamos, hasta que nos acostamos.

Tuvimos la gran suerte de poder asistir a una ponencia de, JorgeBucay quiero compartir a continuación mi forma de entenderlo.

Por todo ello, como hablamos en nuestro post de MENTE POSITIVA,tener una actitud positiva influye en tus cuatro partes como ser humano: parte física, emocional, energética y por supuesto, mental. Para lograr cualquier cosa en la vida es fundamental tener una actitud mental positiva. Ser positivo hará que continúes y no abandones tus sueños cuando las circunstancias cambien. La actitud positiva te ayuda a conocer los obstáculos, a generar recursos y a utilizar tus habilidades para lograr que tus sueños se hagan realidad o cuando sientas miedo.

  • Enfócate en el presente, a veces los problemas se ven más grandes de lo que realmente son.
  • Exprésate bien, las palabras tienen poder, habla positivamente y mejorará tú entorno.
  • Rodéate de personas positivas, cuánto más tiempo pases con gente que actúe así, es más fácil empezar a pensar de forma similar. Ríete de vez en cuando.
  • Contribuye con tus actos Actúa y ayuda a gente que lo necesita más que tú, te ayudará a olvidarte de tus problemas actuales y verlos de una manera diferente
  • Se agradecido, esto hará que se convierta todos tus pensamientos en positivos y te permitirá enfocarte en lo que realmente importa.

"No te preocupes por los fracasos, preocúpate por las posibilidades que pierdes cuando no lo intentas, aunque sientas miedo, avanza, actúa, no te preocupes." Anónimo

Milagros García

 

 

17 septiembre, 2018

¿Conoces qué es la resiliencia? ¿Qué características tiene una persona resiliente?

Resiliencia tiene su origen en la ingeniería, es una magnitud que mide la cantidad de energía por unidad de volumen que almacena un material al deformarse elásticamente por una tensión externa aplicada.

Los materiales resilientes absorben el impacto de una fuerza exterior, se adaptan e incluso, pueden llegar a cambiar de forma,no se rompen y vuelven a su forma de origen cuando la fuerza exterior desaparece.

 FotoUnsplash

Resiliencia viene del término latín resilio, «volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar». El término se adaptó al uso en psicología y otras ciencias sociales para referirse a las personas que a pesar de sufrir situaciones estresantes no son afectadas psicológicamente por ellas.

La resiliencia para la psicología positiva es la capacidad de recuperación y de crecimiento postraumático y para la Neurociencia, la resiliencia es la capacidad para afrontar una situación adversa, superarla y salir fortalecido. es la capacidad de afrontar la adversidad. Para el Instituto Español de Resiliencia “La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad creando los recursos psicológicos para salir fortalecidos y alcanzar un estado de excelencia profesional y personal”.

El término resiliencia resume la simbiosis de flexibilidad, resistencia, adaptación y recuperación. Su manifestación aporta seguridad para afrontar situaciones adversas, promueve el afán de superación, fortalece la autoconfianza, la capacidad de influencia y la empatía. Su adaptación crea en su entorno un sentimiento de cercanía, seguridad y confianza.

Esa capacidad de resistencia se prueba en situaciones de estrés o trágicas, algunas de ellas podrían ser: la pérdida inesperada de un ser querido, la ruptura de la pareja, el maltrato o abuso, una prolongada enfermedad, el fracaso de un sueño muy esperado, una catástrofe natural, problemas económicos…

Existen circunstancias en la vida como las que acabo de reseñar, que nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para afrontarlas y salir adelante. Ante estas situaciones podemos dejarnos vencer y sentir que hemos fracasado o sobreponernos y salir fortalecidos, apostando por la resiliencia.

La resiliencia no es una cualidad innata, es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de la vida. Lo que quiero decir es que normalmente las personas resilientes no nacen, se hacen, lo cual significa que no se han dado por vencidas ante los fracasos o que han tenido que luchar contra situaciones adversas. Las personas resilientes sacan lo mejor de si mismos ante los retos que van surgiendo en la vida.

Quisiera hablarte de 8 características que considero tiene una persona resiliente:

  • Confía en uno mismo y confía en los demás. Son personas que se centran en sus objetivos y los persiguen con determinación y si necesitan ayuda, no dudan en pedirla porque reconocen la importancia del trabajo en equipo.

  • Se automotiva. Las personas resilientes saben buscar nuevas formas de obtener satisfacción de la vida. Mantienen la motivación siempre alta y son capaces de detectar y atraer cosas positivas a sus vidas.

  • Tiene conocimiento de sí mismo. Una persona resiliente conoce sus principales fortalezas y habilidades, así como las limitaciones y debilidades que le permiten poder trazar metas más objetivas y realistas.

  • Se autocuida. Realiza actividades dirigidas a conservar la salud y prevenir enfermedades, tomándose tiempo para descansar y recuperar fuerzas. Además, sabe cuándo puede dar lo mejor de sí mismo y cuando debe parar.

  • Sabe manejar sus emociones. Las personas resilientes gestionan sus pensamientos que generan emociones, tienen la capacidad de reconocerlas y expresarlas. La persona con alta resiliencia se permite sentir emociones intensas sin temerlas ni huir de ellas y ésta es una buena forma de afrontar situaciones dolorosas. Te dejo los 7 pasos para saber gestionarte emocionalmente.

  • Interpreta la realidad de forma muy objetiva. Usa la lógica desde un punto de vista positivo y resolutivo, con independencia de su propia manera de pensar o de sentir.

  • Evalúa los problemas como posibilidades de mejora y los afronta. Las personas resilientes comprenden que los problemas se pueden convertir en oportunidades, aprendiendo de ellas para crecer y superarse. Actúan enfocándose en las soluciones y en el cómo superar las situaciones.

  • Siente empatía. La empatía es la capacidad de entender al otro y ponernos en su lugar, comprender sus sentimientos, a través de comprender los propios. La capacidad de dar y recibir afecto en las relaciones con los demás es mayor.

¿Qué otras características consideras que tiene una persona resiliente? Con el fin de complementar lo que te he comentado te dejo un link a un artículo que habla de la capacidad de resiliencia  y un vídeo que habla de Aprender a desarrollar la Resiliencia

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para ser resiliente? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

"Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo"  Friedrich Nietzsche

Milagros García

26 julio, 2018

¿De qué es capaz nuestro cerebro?

El cerebro humano se caracteriza por su capacidad de relacionar y asociar toda la información que recibe.

 

funciones-del-cerebro-y-sus-habilidades

 

Foto Freepik

El cerebro pesa alrededor 1,36 kilogramos, el cerebelo es el área cerebral que más pesa, ya que supone hasta el 85% del peso total. El cerebro flota en el líquido cefalorraquídeo dentro de la estructura ósea, mejor conocida como cráneo.

Además está conformado por un 78% de agua, 10% de grasa y un 8% de proteína. Supone solo el 2% del peso corporal y utiliza el 20% de la energía que producimos.

La corteza cerebral es una capa delgada y plegada. En primer lugar, se divide en dos hemisferios cerebrales, el izquierdo y el derecho, los cuales a su vez se dividen en 4 lóbulos. Ambos hemisferios están conectados a través de una estructura denominada: cuerpo calloso.

Cada hemisferio, según los estudios del neuropsicólogo Roger Sperry en los años 60, procesa la información que recibe de manera distinta:

  • El hemisferio izquierdo es el hemisferio lógico, procesa la información de manera secuencial y lineal a 40 bits por segundo, es la parte motriz capaz de reconocer grupos de letras formando palabras, y grupos de palabras formando frases, tanto en lo que se refiere al habla, la escritura, la numeración, las matemáticas y la lógica, como a las facultades necesarias para transformar un conjunto de datos en palabras, gestos y pensamientos. Se ocupa del manejo de la información lógica.Piensa en palabras y números. Verbaliza. Capta las partes y detalles y de ahí, llega al todo. Entiende los componentes uno a uno. Contiene la capacidad para las matemáticas y para leer y escribir.
  • El hemisferio derecho es el holístico. Procesa la información de manera global 1 a 10 millones de bits por segundo. Es un hemisferio integrador, centro de las facultades visio-espaciales no verbales, especializado en sensaciones, sentimientos y habilidades especiales, como las artísticas y musicales. Concibe las situaciones y las estrategias del pensamiento de una forma total. Este hemisferio necesita diversión, no aburrirse, porque si quien comunica es aburrido al contar la información por muy interesante que ésta sea nuestro hemisferio derecho intentará llevarnos a pensar o prestar atención a otras cosas.

 

El cerebro tiene muchas habilidades, algunas de ellas son:

  1. La principal función de nuestro cerebro es que subsistamos, para ello crea entre 70.000 y 90.000 pensamientos, llegando a tomar decisiones automáticas que nos permitan seguir existiendo. Un ejemplo, si andamos distraídos, pensando en cualquier cosa, podría pasar un coche rozándonos y sin darnos cuenta, podríamos echarnos atrás, evitando el coche y evitando morir. El cerebro cuando nos ha visto distraídos, podría tomar la rienda de las decisiones en ese momento. El cerebro se encarga de detectar amenaza o peligro, pues libera adrenalina y/o dilata nuestras pupilas para darnos una mejor visión de la amenaza que no haya surgido.
  1. El cerebro permite a las personas interactuar con éxito con su entorno a través de la comunicación con los demás. Esto es debido a que nuestro cerebro se compone de células nerviosas que interactúan con el resto del cuerpo a través de la médula espinal y del sistema nervioso. Estas células están relacionadas con sitios específicos del cerebro, donde la información se procesa y crea una respuesta adecuada.
  2. El cerebro coordina los movimientos como: controlar la marcha y el equilibrio y controlar los movimientos de precisión…para que estos sean voluntarios o reflejos. La orden la da el cerebro, que es la sede de la voluntad, pero el cerebelo es el cargado de ponerla en ejecución, coordinando la contracción de cada músculo para que el movimiento se realice adecuadamente. Además, el cerebro es el encargado de mover nuestro cuerpo casi de forma automática y de otros movimientos aprendidos, como saludar con la mano a un amigo.
  3. Gracias a nuestro cerebro podemos interpretar emociones del otro, ya que nuestro cerebro es capaz de interpretar pequeños gestos y relacionarlos a determinada emoción, así pues, mirando a alguien podemos saber la emoción que está sintiendo.
  4. También nuestro cerebro nos ayuda a gestionar nuestras emociones, el cerebro es capaz de reconocer una emoción y ayudarnos a expresarla o no. Por ejemplo, si nos sentimos muy enfadados con alguien, el cerebro la interpreta y, la regula generando la acción a seguir. Aunque es importante ayudar a nuestro cerebro a saber regular nuestras emociones. Podemos entrenarnos para saber gestionar nuestras emociones.
  5. Nuestro cerebro es capaz de predecir el futuro, una parte de nuestro órgano pensante se activa cuando intuye que algo que va a ocurrir tendrá éxito, incluso si conscientemente hemos optado por la opción contraria. Un equipo de la Universidad de Standford, liderado por Brian Knutson, escaneó el cerebro de 30 personas mientras decidían si financiar 36 proyectos desde un sitio web de crowdfunding. A cada uno de los participantes se les preguntó si les gustaría financiar el proyecto, y su cerebro fue escaneado mientras veía las fotos y descripciones de cada campaña. El algoritmo usado por el cerebro pronosticó qué proyectos serían financiados con un 59,1% de precisión, mucho más que lo esperado por el azar.
  6. Nuestro cerebro también nos protege, el hipotálamo facilita nuestra temperatura corporal, sudando cuando nuestra temperatura corporal es alta o temblando cuando sentimos frío. Además, cuando tenemos una infección tenemos fiebre, aumenta nuestra temperatura que es una forma de luchar contra la bacteria, virus… que nos esté atacando.
  7. El cerebro se enfoca en lo que le decimos que es importante. Por ejemplo, en un espacio lleno de gente hablando, como un aeropuerto, si han dicho vuestro nombre seguro que lo habéis escuchado o si de repente, desde por la mañana te has dicho hoy voy a tener un gran día, seguro que el cerebro se enfocará en ver todo lo positivo del día.

 

Elsa Punset nos recuerda que 'Debemos entrenar el cerebro en positivo'  te dejo un vídeo para que podamos lograrlo:

 


Sabiendo lo importante que es nuestro cerebro te dejo 2 trucos para cuidarlo:

 

Haz ejercicio. Para mejorar nuestra aptitud mental, al menos 30 minutos de actividad física cada dos días.

 

Cada vez hay más evidencias que apoyan la tesis de que el ejercicio aeróbico frecuente puede ser el mejor remedio para mantener nuestro cerebro sano por más tiempo. Además, es beneficioso para nuestro corazón y nuestros pulmones.

 

También te invito a practicar el ejercicio mental para mantener el cerebro activo como: los juegos mentales, de agilidad, los rompecabezas, los sudokus, ejercicios de braintraining… que te pueden resultar muy beneficios para realizarlos este verano.

 

Y duerme bien unas 8 horas seguidas. Cuando no dormimos las horas adecuadas, las proteínas se acumulan en las sinapsis, comunicación entre las neuronas, provocando que nos sea más complicado pensar y aprender cosas nuevas.

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para entrenar tu cerebro? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

“Todo lo que hacemos, cada pensamiento que hemos tenido, es producido por el cerebro humano. Pero exactamente cómo funciona sigue siendo uno de los mayores misterios sin resolver y parece que, cuanto más investigamos sus secretos, más sorpresas nos encontramos”. Neil deGrasse Tyson 

Milagros García

11 junio, 2018

 

En esta era del talentismo, en la que cada persona ha de buscar en qué puede desarrollar su mayor potencial y cómo aportarlo al mundo, oímos numerosas frases de ánimo que invitan a ver la vida con algunas más posibilidades y oportunidades.

 

Frases como las de  Mr. Wonderful,entre otros, ha hecho que encontremos por todas partes.

Esto ha llevado a pensar que es fácil lograr aquello que nos proponemos, que si algo se te da bien, ya vas a poder vivir de ello, y que cuando estás en tu sitio, el mundo se alinea para que todo te vaya muy bien.

Por una parte, podríamos decir que es verdad. Si tú piensas que puedes lograr algo, estás más motivado y tienes más confianza en ti mismo como para lograrlo.Y por otra parte, nadie dijo que fuera fácil. Requiere esfuerzo

Hablar en estos términos de esfuerzo es una paradoja porque cuando hay algo que se te da muy bien, algo en lo que eres realmente talentoso, no te cuesta tanto esfuerzo ni aprenderlo, ni desarrollarlo, e incluso disfrutas haciéndolo y se te pasa el tiempo volando. Pero por bueno que seas haciendo algo, no significa que no tengas que esforzarte por mantenerte en un nivel óptimo, no vayas a esforzarte por mejorar cada día, por seguir aprendiendo o por mantener la constancia en los momentos más bajos.

Hace un tiempo escuché a Álvaro Cuadrado, CEO y fundador de varias empresas, decir que su padre le llevaba a correr por la playa desde niño y que cuando él se quejaba de que ya no podía más, su padre siempre le hacía correr al menos un tramo de playa más. Así día tras día hasta que un día no se quejó, día en que su padre paró antes de lo que Álvaro esperaba.

Siempre pensamos que no podemos más cuando no hemos llegado aún al límite de nuestras fuerzas. Eso no significa que estemos continuamente exhaustos, pero sí que tratemos de superarnos y crear el hábito en nosotros de ir más allá, porque resulta que podemos.

También escuché recientemente a Toni Nadal, tío y entrenador durante años de Rafa Nadal, que decía que cuando tenían programadas las clases para una hora y media, siempre fueron de mucho más tiempo, incluso de una jornada entera. Según él, esto ha hecho que Rafa tenga una capacidad de resiliencia enorme que le ha llevado a llegar más lejos.

Porque "si crees que no puedes, como si crees que puedes, estás en lo cierto", como decía Henry Ford.Te dejo este vídeo con la charla de Toni Nadal hablando del valor del esfuerzo:

Por eso, para desarrollar el talento es importante considerar algunas cuestiones:

La actitud lo es todo. Necesitamos de iniciativa para caminar hacia nuestros objetivos, para mantenernos activos y enfocados, para entender que aunque haya trabajos circunstanciales queremos seguir esforzándonos por aquello que de verdad queremos.

Descubre tu talento. Como ya te hemos contado en este blog, puedes descubrir tu pasión con un poco de indagación sobre ti mismo/a, mirándote con curiosidad, abriéndote a lo que otros creen que puede ser tu talento especial, jugando a sacarte brillo.

Continúa formándote. Como el entorno cambia tan deprisa, si quieres que tu talento sea valorado ha de estar actualizado.

Cree en ti. Muchas veces no actuamos porque pensamos que no valemos lo suficiente, no sabemos, no nos sentimos capaces… Por eso, da la vuelta al foco y mírate, conócete, reconócete, sobre todo en aquello que pensabas que no podrías lograr y ya has logrado, revisa todo lo que sí haces y se te da bien, descubre lo que te gusta hacer y si no te queda claro, explora nuevas opciones hasta encontrarlo. Confía. Tu autoestima será el elemento clave a desarrollar para lograrlo.

Atrévete. Si solo lo piensas pero no lo haces, no lo vas a lograr. Hay que ponerlo en práctica. Hay que ponerse en acción. Y para ello, empieza por la parte que te resulte más sencilla para así ir dando pasos hacia tus objetivos de forma que vayas ganando confianza a medida que avanzas. Pero empieza, el primer paso es el que más asusta y el más reconfortante. ¡Tú puedes hacerlo! Date permiso para ser feliz.

Cuida de ti. Que quieras lograrlo no significa que no vaya a haber momentos malos, que te hagan dudar o que te tambaleen. Y no pasa nada por parar y reflexionar sobre ellos, lo que necesites para recuperarte y volver con fuerzas renovadas. Y si vas cuidando de ti de forma constante y continua, dándote las píldoras que necesitas para mantener un estado físico y emocional equilibrado y sano, seguramente no llegues a desbordarte.

Decide. En los momentos bajos, en esos en los que no sabes si seguir o tirar la toalla, en los que te sientes cansado, recuerda que puedes elegir entre seguir adelante y quizá ganar la partida o dejarlo todo y volver a la situación anterior. Aquí es donde juega un papel importante la cultura del esfuerzo que hayas desarrollado a lo largo de tu vida.

Y para completar esto, te dejo unas claves para desarrollar tu talento, propuestas por Alfonso Alcántara, creador de Yoriento.

¿Estás preparado para luchar por lo que deseas? ¿Cómo vas a practicar el ir más allá, el inconformismo, y tu capacidad de resistencia?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

Bob Moritz, director global de PwC, dice que hoy en día y de cara al futuro, las personas han de tener una gran capacidad de adaptación, que puedan aprender deprisa, que puedan llevar ese conocimiento a la práctica y que puedan dar respuestas a problemas.

Esto está claramente relacionado con una habilidad de la que te hemos venido hablando, la Learnability, que definimos como la capacidad de aprender habilidades para mantenerte empleable a largo plazo, y hemos comentado una serie de cualidades que pueden ayudarte a mantener esta habilidad.

5-pasos-para-desarrollar-tu-learnability

Sandeep Dadlani, presidente de Infosys, una de las principales empresas tecnológicas del mundo, cuenta que en los procesos de selección siempre prefieren a una persona con Learnability antes que a una persona con experiencia y conocimiento técnico, porque la tecnología cambia rápidamente. Además, en este entorno V.U.C.A. ya todas las empresas, sean tecnológicas o no, han de darle prioridad a esta habilidad de aprender continuamente.

Sin embargo, ¿cómo comenzamos a trabajarnos esta habilidad tan importante para las empresas? Son necesarios 5 pasos:

  1. Voluntad. Entre todas las cosas a las que podemos dedicar nuestro limitado tiempo diario, semanal, mensual, anual…hemos de querer que el aprendizaje sea una de ellas. El eterno aprendiz, es aquel que a lo largo de toda su vida tiene interés, tiene intención y decide seguir aprendiendo. Por ejemplo, el otro día conocí a una persona de 80 años que se había puesto a aprender el idioma albano para poder comunicarse con sus nietos porque viven allí. Eso es verdadera voluntad.
  2. Curiosidad. Como cuando éramos niños y estábamos descubriendo el mundo. Cuando nos dejábamos sorprender por todo, cuando preguntábamos 500 veces y por qué a nuestros padres, cuando absorbíamos como esponjas todo lo que nos llegaba… Mantener la curiosidad con apertura para hallar nuevos puntos de vista, nuevas personas, nuevas formas de hacer lo mismo o de obtener mejores resultados, de relacionarse, de crecer. Con curiosidad podremos adaptarnos mejor a los cambios, ampliar nuestra zona de confort y nuestro mapa mental.
  3. Conocimiento. Cuando recibimos información nueva y la asimilamos la podemos convertir en conocimiento. Un conocimiento que nos puede llegar por diversas vías: libros, periódicos, blogs, entidades dedicadas a la formación, mentores y expertos, congresos,… además de la propia experiencia que también es fuente de sabiduría.
  4. Práctica. El conocimiento que no se aplica no mueve el mundo. Por eso, es necesario poner en práctica o buscar la aplicabilidad a los contenidos aprendidos. Y por otra parte, como la Learnability es una habilidad, ésta no se coge si no se practica. Nos hacemos hábiles en algo cuando nos entrenamos en ello. Más entrenamiento, más dedicación, más hábito tendremos y más podremos desarrollar nuestra learnability.
  5. Responsabilidad. Como todas las herramientas del mundo, cada uno puede aplicarlas para optimizar o para destruir. Aquí es donde apelamos a la responsabilidad de cada uno por el bien común, para desarrollar lo aprendido con ética, en la dirección de la ecología del éxito, clave esencial de 2miradas.

Para completar estos pasos, David ReyeroTrapiello, Senior HR Business Partner de Sanofi Iberia da unas claves para potenciar la empleabilidad. Y tú, puedes testar tu capacidad actual de Learnability a través de este test que fue creado por Manpower Group, en el que podrás descubrir tu Learnability Quotient (LQ) que refleja tu capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en tu vida profesional.

Pero no solo desarrollemos la Learnability para adaptarnos a los continuos cambios que el entorno exige, sino que como dice Mark Malloch-Brown, secretario general del ministerio de asuntos exteriores de UK, hemos de desarrollar nuestra Learnability para optimizar el logro de nuestro propio éxito profesional.

¿Cuánto tiempo dedicas a aprender cada día?

Raquel Bonsfills