Category Archives for habilidades

5 febrero, 2018

Querido compañero,

¿De qué forma vives tu vida? ¿Practicas la humildad?

Beneficios de vivir la vida con Humildad
Foto de Luke Ellis-Craven en Unsplash

 

Hay gente que confunde la humildad con la falta o carencia de ambición y la verdad es que son dos valores que no tienen nada que ver.

La etimología nos dice que humildad procede de “humus”, es decir, aquello que se desprende de la naturaleza y que a su vez la fertiliza y la hace crecer. La humildad sería pues “lo esencial”.

En cambio, la ambición es lo que nos mueve y motiva día a día, el deseo de superación para llegar mucho más lejos y lograr nuestros objetivos. Aunque para algunos creer que pueden lograr grandes objetivos les parece imposible, para la persona ambiciosa todo es posible con determinación, esfuerzo y dedicación. Provee la motivación y fuerza necesaria para lograr objetivos y metas en la vida.

La humildad es lo contrario al orgullo, entendido como el exceso de estimación hacia uno mismo y hacia los propios méritos por los cuales la persona se cree superior a los demás. El orgullo va unido a la vanidad, egocentrismo, soberbia, alarde, chulería, petulancia, engreimiento… La humildad, en cambio, es la virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento.

Dice Goethe: “El que con perspicacia reconoce la limitación de sus facultades, está muy cerca de llegar a la perfección”

Conseguir cosas materiales o lograr éxitos y objetivos o ir promocionando profesionalmente nos da satisfacción, pero hemos de evitar que nuestro ego se alimente de ello.

En su lugar, podemos acoger esos logros desde la autoestima, que se refuerza con la aceptación y el reconocimiento de uno mismo; es decir, recoger esos logros o éxitos reforzando la confianza en nosotros mismos y con humildad.

La humildad no pasa por ser sumiso, callar y obedecer, sino se trata de saber escuchar, aprender, respetar y sobretodo, reconocer lo que falta, ayudar en lo que sea posible.

Quisiera compartirte algunos beneficios de desarrollar la humildad:

  • Serás más feliz. Una persona humilde reconoce sus puntos fuertes sin alardear y aprecia todo lo bueno que tiene y se valora, luego no sentirá, entre otras cosas, la envidia de otras personas.
  • La humildad te lleva a triunfar en la vida. La humildad produce prudencia, la cual es muy necesaria para lograr éxitos en la vida. Además, busca la excelencia y minimiza los fracasos, lo que facilita el obtener mejores resultados.
  • Tendrás más gestión emocional. La humildad genera bienestar y tranquilidad, el orgullo en cambio, trae enfados, malhumor y enfrentamientos, por eso con la humildad se mejoran las relaciones con los seres queridos y con los demás.
  • Manejarás mejor un proceso de negociación. Como ya te he comentado el orgullo no tiene límites, en cambio, la humildad te lleva a saber elegir el momento en el cual participar, en saber callar a tiempo o elegir el momento más óptimo para hacer un cierre.
  • Estarás más abierto a la mejora continua y al crecimiento. El humilde conoce y acepta sus limitaciones, luego habrá más apertura para el aprendizaje, logrando un mayor progreso y un próspero futuro.
  • Te valorarás y valorarás a los demás. Cuando se actúa con humildad y no nos creemos seres superiores reconocemos que no somos perfectos y aceptará los errores propios y ajenos, luego aceptamos que nos podemos equivocar, ya que se elimina el miedo a sentir que uno no vale. Además, un humilde tiende a perdonar a los otros más fácilmente.

 Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que habla sobre el poder de la Humildad:

 

Recuerda “llega tan lejos para que quieran alcanzarte y tan humilde para que quieran estar a tu lado”.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu humildad? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

22 enero, 2018

Querido compañero,

¿Qué haces para tener conversaciones difíciles? ¿Cómo las resuelves?

Cómo tener una conversación difícil Photo by Nik MacMillan on Unsplash

 

Existen muchos momentos, tanto en nuestra vida personal, como profesional en los que tenemos que abordar conversaciones que nos resultan difíciles. Desde pedir un aumento de sueldo, hasta hablar con un colaborador de su baja productividad o mantener una conversación con tu pareja sobre su comportamiento en un encuentro con amigos…

Quisiera compartirte 11 claves que te pueden ayudar a tener éxito cuando tienes una conversaciones difícil o incómoda:

  1. Mi primera clave es comentarte la importancia de algo que ya te he compartido en inumerables ocasiones, la preparación: “lo bien preparado, resultado esperado y lo mal preparado, resultado caótico” ¿Qué es importante que preparares?
    1. Primero tú, tu propia gestión emocional. Indaga y párate a escucharte, a verte, a sentirte ¿Esa conversación cómo te hace sentir? Nuestro siguiente paso sería gestionar esa emoción. Puedes hacerlo siguiendo la técnica de 2miradas para la regulación emocional.
    2. Elige el momento y el lugar donde quieres que se dé la conversación.
    3. Prepara la conversación que vas a mantener. Prepara los argumentos y que estos sean lo más objetivos posibles y además, diseña diferentes estrategias para que la conversación termine de la mejor manera posible para ambas partes.
    4. Fija un objetivo de tu conversación, lo que quieres conseguir con ella. Te recuerdo cómo puedes crear los objetivos con la técnica SMART-E
  2. Aborda las conversaciones difíciles cara cara. Reúnete con la persona, no te escondas detrás de un móvil o un ordenador escribiendo un sms, whatsapp o un correo electrónico. Te recuerdo que el lenguaje escrito es más pobre que el lenguaje verbal. Cuando queremos tener conversaciones de cierto conflicto, cuando tenemos que discutir o abordar asuntos complicados es mucho más efectiva cona conversación en persona.
  3. Trata de mantener en todo momento la calma, manteniendo una conversación asertiva. Evita en todo momento de la conversación: atacar, insultar, descalificar o utilizar una comunicación verbal o no verbal  violenta. El gritar o menospreciar te va a quitar la razón, aunque la tengas. Habla en primera persona y no juzgues al otro. Así mismo, evita el sarcasmo, la ironía y la angustia.
  4. Con el fin de plantear hechos y situaciones más objetivas con seriedad es conveniente que separes a la persona del problema o de la situación planteada. “Sé firme con el problema y suave con la persona”. No confundas la persona con el problema. De esta manera evitarás las acusaciones y las etiquetas.
  5. Intenta tratar punto por punto el global de la conversación difícil. Una forma de llegar a un acuerdo final es ir cerrando acuerdos más simples. Es un método progresivo que busca paso a paso mejores acuerdos e ir avanzando juntos hacia la solución.
  6. Practica en todo momento la observación. Estate atento a todo lo que se expresa durante la conversación, a toda la comunicación verbal y no verbal, para que no pierdas ningún detalle y puedas comprender mejor a la otra persona.
  7. En nuestra conversación difícil es necesario hablar despacio, escuchar y practicar el silencio para poder hacernos entender, para entender la postura y los motivos del otro. También necesitas practicar la empatía, poniéndote en la piel de la otra persona, entendiéndola desde su perspectiva como si fuera tu situación o problema.
  8. Pon tu foco en lo que vas a lograr, en el resultado. Céntrate en la motivación y no en la postura. De esta forma te motivarás y motivarás al otro a que juntos logréis que esa conversación sea algo positivo e importante para ambas parte.
  9. Durante la conversación es necesario que chequees lo que estás entendiendo realizando la retroalimentación o el feedback. De esta forma no darás lugar a malas o falsa interpretaciones y las interpretaciones las tomarás como ciertas, evitando las discusiones sobre lo que se dijo y no se dijo. Pregunta todo lo que necesites hasta que percibas que ambos tenéis claridad sobre el tema.
  10. Resume y formaliza el acuerdo o compromiso. Incluso déjalo por escrito y firmado tal y como definísteis el acuerdo final. ¡¡Evitarás futuras desaveniencias!!
  11. Siempre que sea posible celebra el cierre de esa conversación difícil o al menos da las gracias, independientemente de que no hayáis podido cerrar la conversación desde el ganar-ganar para ambas parte.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de cómo gestionar conversaciones difíciles de Elsa Punset.

 

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu la forma de tener una conversación difícil? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

Cuando comienza el año lo empezamos con espíritu renovado, con nuevas ilusiones y propósitos. Volvemos al trabajo tras unos días diferentes y lo afrontamos con más ganas o con perspectivas de cambio. Nos apoyamos en los pensamientos de ¿qué queremos para nuestra vida? ¿Es esto?

Y es entonces cuando nos damos cuenta de la realidad del presente, de que tenemos muchas cosas por hacer y a veces, al verlas todas juntas, nos abrumamos. Nos ponemos a todo por esa fuerza que traemos pero a veces, entramos en caos. ¿Y qué podemos hacer para mantener la fuerza en este comienzo del año?

Coger el ritmo al año nuevo

Foto de Brooke Lark en Unsplash

Coger el ritmo. Con tanto por hacer es fácil que nos cansemos pronto. Hemos de coger de nuevo el ritmo. Es como comenzar a correr. Hemos de ir poco a poco. No podremos hacer una maratón el primer día que salimos a correr, ni siquiera tras haberlo dejado de hacer durante un mes. Para ayudarnos a coger el ritmo, podemos utilizar el método Kaizen japonés:

Acordarse de que no estamos solos. Aunque a veces nos sintamos solos, siempre tenemos un vecino amable que nos pasa un cable cuando se nos va la luz. O una persona que nos ofrece una magdalena recién hecha tras una discusión para apaciguar los ánimos y devolvernos la sonrisa.

Trabajar en equipo. Cuando hay mucho que abordar, y no llegamos solos, siempre podemos contar con los demás. La solidaridad y el "hoy por ti y mañana por mí", hace que al final lleguemos a todo juntos y más reforzados como equipo. Eso sí, hay que cuidar el equilibrio entre dar y recibir para no desgastarnos y percibir que la situación es abusiva.

El caos requiere organización. Cuando tenemos muchos frentes abiertos hay que priorizar. Organizar a las personas que nos pueden ayudar en diferentes partes del trabajo, y concretar los esfuerzos a realizar. El elefante que sentimos que se nos viene encima solo nos lo podemos comer a cachitos. Así que, ¡a diferenciar y abordar los trocitos!

Para ello podemos acogernos a diferentes metodologías como las utilizadas en el ámbito industrial, contable o informático. Por ejemplo:

LIFO - FIFO

Imagen de Manteinfo

  • FIFO: "Primero en entrar, primero en salir". Guarda analogía con las personas que esperan en una cola y van siendo atendidas en el orden en que llegaron. También se le denomina «primero en llegar, primero en ser atendido» (del inglés first come, first served o FCFS).
  • LIFO: “Último en entrar, primero en salir”. Guarda analogía con una pila de platos, en la que los platos van poniéndose uno sobre el otro, y si se quiere sacar uno, se saca primero el último que se ha puesto.

Además yo añado algunas que me parecen oportunas por mi experiencia:

  • Primero lo más fácil. Cuando nos está costando ponernos al día, cuando tenemos que coger de nuevo el ritmo, empieza por lo más fácil o más llevadero. Conseguirlo te irá animando e invitando a hacer lo siguiente. "¡A por otra cosa!"
  • Primero las piedras más grandes. Resolver el problema principal, el más pesado, primero. O al menos arrancarlo. Eso nos permite meter otros asuntos en los tiempos que necesitemos para desconectar o en los momentos en los que nuestro cerebro necesita parar porque la atención plena dura un tiempo. O incluso en cocina, cuando pones un guiso o un asado que lleva más tiempo, eso es lo primero que preparas. Después, mientras se hace, vas preparando otras recetas o haciendo otras tareas, como se explica en la historia del frasco y las piedras. Te dejo este vídeo para que veas cómo funciona:

Y sobre todo, recuerda que has de seguir cuidando de ti porque no podrás conseguir tantas cosas como deseas si enfermas o si te olvidas de ti.

Lograr requiere acción. Soñar es solo el principio.

¿Qué vas a comenzar a hacer para adaptarte al ritmo que te permita lograr tus propósitos de este año?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

4 diciembre, 2017

Las prisas nos son buenas, como dice Fito en su canción "Soldadito marinero" o como decía Fernando VII, según lo cuenta Benito Pérez Galdós "vísteme despacio que tengo prisa".

El mundo gira muy deprisa, parece que llegamos tarde a los cambios que hacen falta en las empresas y que las personas tratamos de subirnos al carro del futuro, pero vamos siempre un paso por detrás. Y ¿por qué tenemos esa sensación de "no llego" o me siento presionado a actuar? Porque cada uno necesita un tiempo para adaptarse, para afrontar los cambios o para decidir qué prefiere.


Photo by Georgia de Lotz on Unsplash

Existe en psicología lo que se denomina la técnica del banco de niebla. Es una  técnica que se utiliza para parar y no reaccionar de manera impulsiva ante una situación desagradable, una crítica o un enfrentamiento. Es como si meternos en esa nube, nos ayuda a darnos un tiempo para tomar conciencia de nuestras emociones, para centrarnos y preparar una respuesta más adecuada. Este tiempo puede ser diferente para cada persona.

Además, en el caso de afrontar situaciones nuevas, no siempre nos sentimos tan fuertes como para gestionar la incertidumbre y nos sentimos vulnerables. Tener un tiempo para prepararnos, para capacitarnos, formarnos, tratar de conocer lo hasta el momento desconocido, indagar, respirar, tomar distancia y perspectiva, puede ser un gran aliado para ganar confianza ante lo que nos venga.

¿Cómo podemos darnos tiempo?

Primero de todo habría que decir que sí, que podemos darnos tiempo. Algunas personas piensan que hay que dar la respuesta inmediatamente, que no pueden decir, "mañana te lo digo" porque eso bajaría su profesionalidad. Sin embargo, cuando empiezan a practicar el darse tiempo de forma consciente, se dan cuenta que la respuesta es mucho más eficiente porque le ha permitido valorar cuestiones que seguramente con las prisas no hubiera podido.

Una de las claves para darnos tiempo es programarlo. Podemos incluir dentro de nuestra jornada laboral un tiempo para leer, para reflexionar, para pensar, para nosotros mismos. Así surgirán seguramente ideas más valiosas.

Prever el tiempo que las personas necesitan. Si hay que realizar un cambio, es necesario prever el tiempo que llevaría el cambio. No podemos pretender que 200 personas cambien su modus operandi en 3 meses cuando lo vienen haciendo de forma diferente 20 años. Habrá que dar a conocer lo que se va a cambiar, probarlo, ir cogiendo confianza, detectar las dificultades, seguir avanzando, hacerlo cada vez mejor con la práctica y así hasta coger el nuevo hábito. A mayor cambio, mayor tiempo para desaprender y volver a aprender lo nuevo.

Cada persona es diferente. Igual que cada persona aprende a distinto ritmo, también actúa más o menos pausadamente, necesita más tiempo para pensar en las posibles consecuencias hasta tomar una decisión más acertada según su criterio. Dejar que las personas se tomen el tiempo que necesiten dará mejores resultados. Conócete y conoce a tu equipo.

Excusarse para salir de la situación. Pedir un momento para ir al aseo, salir de la sala en la que estemos, nos permite tomar distancia respecto a la situación de conflicto. Salir a que nos dé el aire es importante para actuar de forma más sosegada, soltar la energía negativa y volver con una nueva mucho más clarificadora, que nos ayudará a comunicarnos más asertivamente con lo que podremos mantener mejor nuestras relaciones interpersonales.

Darnos tiempo no es perder el tiempo. La ansiedad no es buena compañera de viaje. Todos preferimos la serenidad. El tiempo lo estamos dedicando a cuidar de nosotros.

Con esto no quiero decir que no haya que correr cuando toca, o que no por tomarnos un tiempo vayamos a quedarnos parados. Nos mantenemos actuando sobre aquello que haya que tratar pero desde una nueva situación, con una mirada más comprensiva y compasiva. Porque a veces, hay que bajar el ritmo.

Como dice Jeff Foster en su libro "La senda del reposo", deja de presionar para que te lleguen las respuestas, deja que todo descanse. Permite que por ahora esas respuestas queden sin responder.  Date espacio a ti mismo para respirar y deja que todo esté fuera de control, permítete no ser capaz de mantener todo en su lugar. Permítete no saber cómo, no saber nada. Todo está tan bien cuando te relajas…

¿Cómo vas a darte tu tiempo? ¿Qué vas a hacer para permitírselo a los demás?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

Querido compañero,

¿Conoces las capacidades que se empiezan a pedir en una selección de personal? ¿Sabes lo que quiere decir que una persona tenga learnability?

Claves del presente para el futuro profesional
Photo by The Climate Reality Project on Unsplash

 

Una de las competencias de alto potencial que se busca detectar en las personas para que sean futuros líderes es: su curiosidad y capacidad de aprendizaje, según un estudio realizado por Hay Group en el 2016.

A este respecto, el concepto inglés del que se habla como índicador para el futuro es la Learnability Quotient (LQ) o cociente de aprendibilidad que refleja la capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en tu vida profesional.

Según la Real Academia de Lengua Española (RAE), el aprendizaje se entiende como la acción y efecto de aprender nuevo conocimiento, la adquisición por la práctica de una conducta duradera o el alcance de nuevos significados a partir de la interacción que tiene un sujeto con el mundo que lo rodea.

La learnability se trata de la capacidad de aprender de forma efectiva y a lo largo de toda la vida. Pilar Llacer, experta española en la gestión de talento y especialista en ética de los negocios dice que hay que “estar al día de todo, estar constantemente aprendiendo, reciclándose, al margen de la edad”.

Hasta ahora lo que se valoraba en los procesos de selección eran las competencias de los candidatos, ahora se valora la capacidad de aprender. Ya indica José Antonio Marina que el mundo de la empresa cambia con mucha rapidez, lo que hace necesaria una actualización constante. Se supone que los jóvenes que terminan este año sus estudios tendrán que reciclarse entre 10 y 14 veces a lo largo de su vida laboral, lo cual exige una capacidad de aprendizaje muy amplia. Aprender no estará motivado por la ignorancia, sino por la necesidad de desarrollo personal.

A las personas que tienen esta capacidad se les llama Knowmads, nómadas del conocimiento. Este término fue creado por John Moravec​ para referirse a los trabajadores nómadas del conocimiento y la innovación. Se caracteriza por ser innovador, imaginativo, creativo, capaz de trabajar en colaboración con casi cualquier persona, en cualquier momento y lugar. Un knowmad es valorado por su conocimiento personal, lo que le proporciona una ventaja competitiva con respecto a otros trabajadores.

En la sociedad industrial los trabajadores permanecían generalmente en un lugar físico fijo, para realizar funciones muy concretas, en cambio, los trabajadores de nuestro S.XXI, en nuestra sociedad de la información y del conocimiento nos hemos vuelto mucho menos específicos en términos de ubicación y de las tareas a desempeñar, lo cual se ve favorecido por las tecnologías que permiten efectuar buena parte del trabajo de manera virtual.

La sociedad del conocimiento se rige por una ley que no podemos olvidar: “Una persona, una organización, una empresa o una sociedad entera necesitan para sobrevivir aprender al menos a la misma velocidad con que cambia el entorno. Y para progresar, necesitan hacerlo a más velocidad”

Los knowmads tienen la capacidad de volver a configurar y contextualizar su espacio de trabajo en cualquier momento, intercambiando información e ideas con otros profesionales, lo que genera ideas, productos y servicios muy diferentes a lo que haría cada uno por su parte.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de ¿Quiénes son los knowmads? Los profesionales para el siglo 21

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu Learnability? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Querido compañero,

¿Llegas a final de mes? ¿Ahorras habitualmente?

como ahorrarDiseñado por Freepik

 

En el desarrollo de las personas detectamos que hay desórdenes en diferentes ámbitos de la vida, incluyendo el ámbito económico.

Te dejo una rueda de la vida para que puedas ver cómo estás gestionando y viviendo cada una de las diferentes áreas de tu vida: Rueda de la vida: herramienta de coaching

Esta área de la vida no solo incluye los ingresos, sino la responsabilidad y el uso que hagamos de los mismos. Aprender a ser eficiente en este ámbito de tu vida te ayudará a ser más eficiente en el resto de las áreas y además, cuanto más eficiente seas en este ámbito mayor calidad tendrá tu vida.

En mis últimos artículos te he hablado de temas sobre tu economía  Conciencia sobre tu economía: la educación financiera, 10 consejos para invertir tu dinero y de claves para realizar tus inversiones.

Si tu caso es el que apenas llegas o mal llegas económicamente al final de cada mes, no te preocupes, ¡ocúpate! y verás que hay muchas maneras de poder ahorrar. Además, según los  datos del INE, alrededor del 70% de los ciudadanos declara no disponer de dinero suficiente para poder ahorrar.

Jorge Planelló, coautor de ‘Cómo ahorrar 5.000 euros al año’, no cree en grandes “sacrificios”, dice que “ahorrar” no significa gastar menos, sino no derrochar y planificar los gastos.

Hoy quiero compartirte claves para que puedas ahorrar en tu día a día:

  1. La primera, no vivas por encima de tus posibilidades y elimina gastos superfluos. Comprueba si puedes sustituir o eliminar alguno de los gastos que realizas:

    • En lugar de coger un taxi vete en metro.
    • Anula los paquetes privados de televisión.
    • Cambia tu coche por uno más barato y que requiera menor mantenimiento.
    • Cambia de casa si es grande o pagas mucho por ella.
    • Si comes habitualmente en restaurantes, busca la forma de comer en casa o prepararte y llevarte la comida. Seguro que será bueno para tu economía y para la calidad de lo que comes.
    • Si quieres hacer ejercicio, sal a correr o ve a un gimnasio low cost, en lugar de pagar a un entrenador personal. Las clases grupales son más baratas que las particulares.
    • Evita las compras por impulso, normalmente esas cosas no las necesitas.
  2. Estudia ofertas de todos los gastos generales del hogar y negocia con la competencia:

    • Ver las ofertas de las distintas compañías telefónicas y elegir la que mejor se acomode por precio a tus necesidades.
    • Revisar las tarifas de las compañías de agua, electricidad y gas y negociar descuentos anuales.
    • Comprobar y negociar los gastos de mantenimiento de las cuentas bancarias.
    • Si eres un buen pagador, negocia tu alquiler. Un arrendatario prefiere tener a una persona responsable y comprometida que poder ganar más con alguien que no conoce.
    • Negocia tu hipoteca y condiciones viendo lo que esté ofreciendo otras entidades bancarias.
    • Paga mensualmente todos los gastos anuales que sean posibles. Por ejemplo, si pagas el IBI mensualmente y no con un único pago te ahorras un 10% y además, no te llevas el sofocón en noviembre de un único pago.
  3. Si tienes niños hay muchas partidas en las que puedes ahorrar:

    • Ver la posibilidad de hacer algunas compras de segunda mano. He comprado algunas cosas como las cunas de mis 2 niñas y luego, tras su uso, las he vendido por el mismo precio.
    • Haz un listado de material escolar y comprueba lo que ya tienes en casa antes de empezar a comprar.
    • Investiga si puedes obtener alguna beca para libros, comedor o transporte.
    • El comprobar en diferentes lugares el precio de los libros puede llevar a un ahorro de hasta un 25%. Busca dónde es más económico: en tiendas on line o supermercados o beneficiarte de una financiación sin intereses en hipermercados por la compra de material escolar u otras cosas.
    • Existe ahora un programa en la comunidad de Madrid para reciclaje y reutilización de libros de texto.
    • Otra forma de ahorrar es vendiendo todo aquello que tus niños ya no necesitan, hay multitud de páginas en las que fácilmente puedes publicar los objetos como: milanuncios o Vibbo o vete a tiendas de segunda mano como: cash converters.
  4. Ahorra en el consumo habitual de energía:

    • Si aún no lo has hecho cambia todas tus bombillas por las de bajo consumo o led.
    • Procura no tener encendidas las luces que no utilices en ese momento.

      Te dejo un vídeo de cómo ahorrar en la factura de la luz:

      http://www.antena3.com/programas/eso-que-te-ahorras/noticias/descubre-como-ahorrar-en-la-factura-de-la-luz_2017091459baee750cf2b1432c7f6dc4.html

    • Programa la calefacción para las horas que sean necesarias.
    • Utiliza adecuadamente el aire acondicionado. Por ejemplo, abriendo las ventanas muchas veces o manteniendo las estancias en penumbra durante las horas de más calor, no es necesario poner el aire acondicionado.
    • No malgastes el agua. Por ejemplo, no tengas abierto el grifo todo el tiempo mientras te lavas los dientes o te duchas, hay momentos que no se necesita el agua.
    • Cuida que no haya elementos en el hogar en que se produzcan fugas de energía, por ejemplo, tener ventanas no selladas o tener vidrios rotos…
    • Si usas el coche economiza gasolina. Reduce la velocidad porque pasar de 100 a 120 kilómetros por hora eleva un 44% el consumo de combustible.
  5. Ahorra cuando te diviertas:

  6. Posibles ahorros en la compra para la casa:

    • Aprovecha los cupones y descuentos de productos de los supermercados que te dan por fidelización.
    • No compres aplazando tus compras. El interés que te va a cobrar tu banco por ello supera en muchos casos el 20%.
    • Compra marcas blancas. Esto te puede ahorrar en tu cuenta habitual cerca de un 40%.
  7. Otros tipos de ahorros:

    • Utiliza cuentas diferentes, cuenta de ingresos de cada persona, cuenta de gastos del hogar… Tener el dinero organizado te va a ayudar a saber el dinero que te sobra para hacer inversiones.
    • Elige cuentas que te den cierta rentabilidad por tener tu dinero en ellas. Aunque ahora los bancos no dan mucho, es más que nada.
    • El economista Nicolás Litvinoff explica en Lanacion.com que “es un error pensar que hay que ahorrar lo que sobre”. Litvinoff considera que el ahorro no es un extra sino parte de la administración de nuestro dinero mensual.

¿De qué otras formas ahorras? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de  Cómo ahorrar ganando un salario mínimo o muy bajo

 

 

Y si tu caso es que, aún cuidando tu economía y los gastos que generas necesitas más dinero, te invito a buscar nuevas fuentes de ingresos.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu educación financiera? ¿Cómo vas a mejorar tu libertad financiera? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

2 octubre, 2017

Querido compañero,

¿Gestionas tus finanzas? ¿De qué manera lo haces?

Designed by Freepik

 

Hoy es el día de la educación financiera, así que he decidido escribir algo al respecto.

Según la Wikipedia la educación financiera es la capacidad de entender como funciona el dinero en el mundo: como una persona lo obtiene (gana), lo administra, lo invierte y lo dona para ayudar a los demás. Más específicamente, la educación financiera se refiere al conjunto de habilidades y conocimientos que permiten a un individuo tomar decisiones informadas de todos sus recursos financieros.

A menudo conozco a personas que ganan dinero y sin embargo, no llegan a final de mes ¿conoces a alguien? ¿te pasa a ti? Quisiera compartirte algunos trucos que utilizo en mi vida cotidiana para que mi economía sea sana.

Tu economía está determinada por 3 factores:

  1. El dinero que ganas.
  2. El porcentaje que ahorras del dinero que ganas.
  3. Cómo inviertes ese dinero que ahorras.

Lo primero que quiero indicarte es el que seas consciente de lo que ganas y de los gastos que generas:

  • Hazte consciente cada mes del dinero que vas a disfrutar.

Si trabajas para una empresa lo tienes fácil pero si eres autónomo, seguro que dependiendo del mes vas a percibir unos ingresos u otros.

Rentabilidades de inversiones.

Ingresos pasivos serían las rentabilidades o beneficios que te dan otras actividades que desarrolles.

Herencias.

Ingresos extraordinarios como que te toca la lotería o los rendimientos de un libro escrito…

 

  • Realiza un listado de pagos anuales.

Aquí entrarían los seguros: médicos, coche, moto, casa, responsabilidad civil o personales.

Servicios de mantenimiento del vehículo, calderas, aire acondicionado o alarmas.

Pago de asociaciones a las que pertenezcas.

Si tienes algún crédito o hipoteca que hagas algún pago específico anual.

Declaración de hacienda si te suele salir positiva.

Si tienes casa propia pago del IBI.

Si tienes niños, en septiembre compra de libros, útiles escolares y uniformes; pago de algunas actividades anuales como las deportivas…

Recuerda que muchos de estos pagos lo puedes prorratear mensualmente.

 

  • Sé consciente de todos los gastos fijos que tienes cada mes.

Si eres autónomo el pago de la seguridad social, IRPF y el IVA.

Gastos corrientes: agua, luz, gas, comunidad, según tengas tu vivienda y/o plaza de garaje en compra o en alquiler el pago mensual correspondiente de hipoteca o alquiler.

Telefonía, internet, otras comunicaciones como canales de tv privados o servicios tecnológicos.

Gastos derivados por el transporte: abono transporte, gasolina o taxis.

Gastos de alimentación: comidas, cafés o tentempiés.

Otros gastos: medicinas habituales, si eres fumador el tabaco, cuotas del gimnasio o club al que pertenezcas, el gasto si tienes a alguien que te eche una mano con la casa…

Si tienes familia, además de estos gastos, los relacionados con los niños: guardería o colegio, comedor, actividades extraescolares, posible persona que te ayude con los niños…

 

  • Haz una previsión de los gastos variables y posibles gastos extras. Algunos ejemplos: Comprar algo de ropa o calzado.

Algún útil que se pueda necesitar en la casa por su desgaste y uso (sartenes, cazuelas, platos, cubiertos, vasos…),

Gastos de posibles invitaciones o celebraciones, ejemplo, ese mes puede ser tu cumpleaños o el cumpleaños de algún allegado, aniversarios…

Gastos generados por salidas sociales en pareja, familia o con amigos: cenas, copas, excursiones, espectáculos, actividades con niños,

Si tienes niños y no tienes familia con quien dejarlos, gastos de cuidadora.

Necesidades y requerimientos escolares y de tu desarrollo profesional

Gastos de caprichos o que generan bienestar: masajes, o ir al fisio, teatro, danza o bailes de salón…

Gastos médicos: revisiones médicas: oftalmólogo, dentista, ginecólogo, gastos extras médicos o medicamentos puntuales.

 

  • Realiza una previsión de gastos extraordinarios:

Gastos de formación continua: relacionados con formaciones.

Desarrollo personal: cita con un psicólogo o un coach.

Inversiones en nuevos negocios.

Posibles averías de electrodomésticos.

Renovación de mobiliario o decoración.

Viaje inesperado.

Robos de cosas que hay que reponer.

Derramas extraordinarias de la comunidad.

Gastos relativos a una herencia. Te dejo un vídeo donde podrás ver todos los gastos para poder heredar.

¿Qué otros gastos tienes? Sería una buena rutina ir anotando todos los gastos que generas al final del día.

Una vez que conozcas los ingresos y los gastos, comprobarás si puedes asumir esos gastos o tienes que hacer algunas restricciones.

Te dejo un artículo que complementa lo que te he comentado: Principales gastos de una familia media en España.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu educación financiera? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

28 agosto, 2017

A lo largo de la vida una de las metas más importantes es encontrar nuestro lugar en el mundo. El proceso de búsqueda personal de cualquier ser humano tiene un largo recorrido. Este es un proceso único y diferente en cada persona.

Encontrar tu lugar Diseñado por Freepik

Nacemos y por lo general crecemos en un entorno familiar, después como adultos nos convertimos en dueños de nuestro destino del cual somos responsables de casi todos los acontecimientos que nos suceden.
Agentes externos a nosotros mismos como por ejemplo la prisa que es un factor que marca nuestro frenético estilo de vida actual puede hacernos perder de vista nuestros objetivos. Para eso contamos con nuestras emociones que nos sirven de guía. Además importante prestar atención a las tareas importantes y espaciarlas de las tareas urgentes.

Imagínate a ti mismo dentro de 40 años; ¿Cómo te gustaría que fuese tu vida al echar tu vista al pasado? Anota tus pensamientos y reflexiones. Te ayudará a poner luz a tu mundo interior.

Toma nota de tus reflexiones o escribe un diario. Te ayudará a ordenar tu pensamiento y poner en práctica tus ideas.

Busca el equilibrio entre la razón y la intuición. Es cierto que si no defines bien tus objetivos y metas puedes llegar a un lugar inesperado y encontrarte perdido. Sin embargo, la intuición nos acompaña día a día en el trabajo. Nos ayuda a identificar riesgos y oportunidades, a confiar o desconfiar, a comunicarnos y reaccionar en ocasiones especiales, a captar realidades ocultas, a fluir en tareas y encontrar soluciones innovadoras.

Vive conectado a tu presente, aprendiendo de las experiencias del pasado y proyecta tu futuro como la persona que quieres llegar a ser.

Escucha tu cuerpo y tu corazón. Evolucionas como persona y tu vocación existencial va cambiando, las sensaciones corporales están en estrecha relación con las emociones. Los ejercicios de meditación y relajación son buenos para reconectar con nuestro interior y nos ayuda a tomar las decisiones correctas.

Si estás bien contigo mismo conseguirás anticiclones en tu vida.

Si necesitas ayuda para encontrar tu lugar cuenta con nosotros.

El equipo de 2miradas

 

21 agosto, 2017

Cuando ocurre una tragedia cercana, como la del pasado jueves en las Ramblas de Barcelona, es cómo si un tren nos arroyara. Es un suceso incontrolable e inesperado.  Las reacciones que nos deja a nivel físico, emocional y social son múltiples y, para los familiares y amigos de las víctimas serán para toda la vida. Mucho dolor, profunda tristeza, desolación… También indignación, impotencia, rabia, frustración, enfado.

Dada la magnitud de esta horrible tragedia en este artículo hablamos del enfado para superarlo y no caer en los errores que esperan los verdaderos artífices que cometamos. Nuestra inteligencia y capacidad de comunicación han sido los que nos han llevado a la prosperidad y la paz, no la violencia.

Cómo salir de las fauces de la tragedia

 

Ya hemos hablado del enfado en otras ocasiones. El enfado, debe verse como una actitud o fuerza que nos permite superar situaciones difíciles. Se trata de una emoción que bien gestionada nos ayudará en muchas ocasiones. 

En nuestro artículo “Manejo de la Ira: Sí, yo también me enfado”,  comentamos cómo el enfado nos lleva a la acción. ¿Cuántas veces hemos oído la frase “la mejor defensa es un buen ataque”? Sin embargo, esto no debe entenderse como una invitación a la venganza. Ya que el problema surge cuando el enfado se transforma en violencia. Hay que saber distinguirlos dado que la violencia es una conducta que tiene como único objetivo lastimar a otro, algo totalmente anormal e inmoral. Es un enfado tóxico, como lo llaman en el artículo emociones tóxicas  de Capacity. Es importante saber que la violencia es el uso inmoderado de la fuerza (física o psicológica) por parte del violento o agresor para lograr objetivos que van contra la voluntad del violentado o víctima

En nuestro artículo “¿elegimos que sentir?” encontraremos claves para conocer nuestras emociones y las de los demás, facilitando así nuestras relaciones de convivencia. Además podemos cambiar nuestras emociones cambiando nuestros pensamientos. El autocontrol nos ayudará con nuestro enfado y así evitaremos empoderar a los promotores.

Una vez recorrido este camino y afrontado cada paso, la mejor opción es el perdón. Perdonar es una actitud inteligente que te permite soltar y dejar atrás. Evitando que algo o alguien continúen haciéndonos daño. Esto no significa que no veamos las faltas, simplemente decidimos no tenerlas presentes.

 

14 agosto, 2017

¿Cuántas veces actuamos por impulso sin pensar? Las consecuencias pueden ser desastrosas. Uno de los primeros aprendizajes de los niños de tres años es la inhibición del impulso.

En el partido de ayer de la Super Copa, Cristiano Ronaldo, conocidísimo jugador del Real Madrid, en un impulso incontrolado, empujó al árbitro del partido. Aún se desconocen las consecuencias pero pueden ser francamente lamentables para él y sus compañeros.

La pregunta es ¿mereció/merece la pena? La respuesta es evidente. No podemos comprometer a nuestro equipo (de trabajo, familia, amigos…) por impulsos individuales. Si algo aprendemos pronto, es que todo acto tiene consecuencia. Si nos enfadamos o no somos capaces de inhibir correctamente nuestros impulsos, tal vez, terminemos arruinando muchos de nuestros objetivos.

Piensa luego actua

Pero ¿qué es La inhibición o control inhibitorio? Según el Dr Russell Barkley, es la capacidad del ser humano para inhibir o controlar las respuestas automáticas, y generar respuestas mediadas por la atención y el razonamiento. Rusell dice que esta habilidad cognitiva forma parte de las Funciones Ejecutivas y contribuye a la anticipación, planificación y al establecimiento de metas. Por lo que el control de la inhibición pone freno al comportamiento y detiene las reacciones automáticas inapropiadas, cambiándolas por una respuesta más razonada y más adaptada a la situación. En este vídeo Russell Barkley explica cuáles son las fases del auto-control emocional de forma genérica

Podemos gestionar nuestro enfado de otras maneras, cómo ya comentamos en nuestro artículo Como gestionar nuestra ira. También hay muchas maneras de actuar cuando nos sentimos ofendidos, no podemos olvidarnos que somos nosotros mismos los que nos ofendemos y podemos elegir hacerlo o no.

Si tenemos en cuenta todo esto, ahorremos energía y esfuerzos por nuestra parte o por parte de nuestros compañeros y podremos destinar nuestro tiempo a cosas mucho más productivas.

 

Feliz día

El equipo de 2miradas