Category Archives for gestion-por-confianza-para-las-organizaciones

10 abril, 2018

¿De qué forma practicas la escucha?  ¿Qué tipo de escucha realizas?

La escucha activa es una habilidad, que no resulta sencilla para muchos, pero que afortunadamente, con el entrenamiento adecuado puede llegar a desarrollarse con gran éxito ¿estas preparado para aprender a escuchar?

aprender-a-escuchar

Foto de Unsplash

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y acallar cuando no tengas nada que decir” -  Johann Kaspar Lavater

 

Stephen R Covey en sus “Siete hábitos de la gente altamente efectiva”, incluye la escucha empática en un lugar destacado: “Procure primero comprender y después ser comprendido. La aptitud para la comunicación es la más importante de la vida. Dedicamos a la comunicación la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Pero consideremos esto: pasamos años aprendiendo a leer y escribir, años aprendiendo a hablar. ¿Y a escuchar? ¿Qué adiestramiento o educación nos permite escuchar de tal modo que comprendamos real y profundamente a otro ser humano en términos de su propio marco de referencia individual? Son relativamente pocas las personas que han tenido algún adiestramiento en la escucha. Y por lo general ese adiestramiento se basa en la ética o técnica de la personalidad, y no en una base de carácter y relaciones absolutamente vitales para la comprensión auténtica de otra persona.”

 

Covey plantea los cinco niveles de escucha e indica que cuando otra persona habla, por lo general la “escuchamos” en uno de cuatro niveles:

  1. Podemos estar ignorándola, no escucharla en absoluto.
  2. Podemos fingir. “Sí”. “Ya”. “Correcto”.
  3. Podemos practicar la escucha selectiva, oyendo sólo ciertas partes de la conversación.
  4. Finalmente, podemos brindar una escucha atenta, prestando atención y centrando toda nuestra energía en las palabras que se pronuncian.

Pero muy pocos de nosotros nos situamos en el quinto nivel:

  1. La escucha empática, la forma más alta de escuchar.

Ya en otro de mis artículos te habé de las claves para practicar una escucha activa, hoy quiero hablarte de técnicas para que puedas desarrollar la habilidad de la escucha:

  • Atención plena en el otro.

Hoy en día hemos acostumbrado a nuestra mente a que esté en muchas tareas a la vez, ya que vivimos con estímulos constantes, debido a la información y la tecnología. Por estos motivos nuestra concentración se vea afectada, y no solo nuestra concentración, sino también el modo de atendernos y atender a los demás.

El objetivo de la atención plena es el de aprender a gestionar nuestra mente, para concentrarnos en lo que estemos viviendo en cada momento, es vivir el aquí y ahora tomando conciencia del momento presente.

Si quieres llegar a desarrollar la atención plena en el otro, te invito a realizar un ejercicio que consiste en que durante 60 segundos centres toda tu atención en la respiración, dejando tus ojos abiertos y respirando normalmente. Si tu mente se distrajera no importa, dirige nuevamente tu atención a la respiración. Con el tiempo, poco a poco, se puede extender la duración de este ejercicio en períodos más largos.

Una persona que se conecta consigo mismo cuando se encuentra con el otro, seguramente será ese receptor plenamente atento que tanto necesitamos en un mundo plagado de tantos ruidos.

La atención plena en el otro consiste en escuchar plenamente al otro como si fuese un observador ajeno, separando la conducta de la intención. Observo qué me pasa mientras le escucho sin juicios.

Para facilitar la escucha activa, cuando vamos a hablar con alguien, es interesante ir con la actitud de descubrimiento, de curiosidad, de interés por averiguar ¿qué es lo que trata de transmitirme? ¿cómo se siente?

  • Parafrasear.

Parafrasear con nosotros mismo consiste en decir, con palabras más sencillas y con menos tecnicismos, las ideas propias obtenidas de un texto predeterminado. Así, se facilita su comprensión, ya que se expresa la información original extraída de una forma diferente, bajo el mismo código de comunicación.

Cuando parafrasemos con los otros verificamos o decimos con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir, con el fin de evitar sesgos en la comunicación, así comprobarás, sin romper el diálogo, si existe o no coincidencia lo que nos querían decir frente a lo que hemos entendido.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica del parafraseo serían:

  • “Entonces, lo que pasaba era que…”
  • “¿Quieres decir que te sentiste…?”
  • “Corrígeme si me equivoco, dices que…”
  • “Si no te he entendido mal…”
  • Emitir palabras de refuerzo o cumplidos.

La comunicación eficaz entre dos personas se produce cuando el receptor interpreta el mensaje en el sentido que pretende el emisor. Otra técnica de practicar la escucha activa es emitiendo palabras o frases de refuerzo o cumplidos. Para poder emitir palabras de refuerzo hemos de saber sobre qué estamos reforzando y para realizar esto, es necesario escuchar con atención.

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos puede definirse como verbalizaciones que suponen un halago para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica de emitir palabras de refuerzo o cumplidos :

  • “Te entiendo muy bien…”
  • “Tú eres fuerte…”
  • "Ya verás como juntos podremos conseguirlo“
  • Resumir.

Una buena forma de oficializar todo lo hablado, de relajar la situación y de crear un mayor compromiso es resumir la conversación incluyendo los elementos y emociones que tu interlocutor consideraba más importantes.

Resumir la conversación es una forma de demostrar que hemos escuchado. Es una forma además útil para llevar a cierres porque nos permite sintetizar las claves con las que quiero que se quede la persona.

Una forma de resumir sería:

  • Podemos comenzar diciendo: “Por ir cerrando…”, “Para concluir…”, “En resumen…”, “Para ir avanzando, hasta ahora hemos…”, “Como te he explicado…”
  • Y para terminar nuestro resumen podemos decir: “¿Estoy en lo cierto?”

¿De qué otras formas practicas la escucha activa? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de La escucha activa ¿en qué consiste?

Si practicas la habilidad de la escucha activa resulta que entenderás mejor a la gente, las personas se sentirán más vinculadas a ti y tendrás más probabilidades de conseguir lo que deseas.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar la escucha activa? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

O como solemos decir.... "Oir es preciso para el que escucha"

Milagros García

 

19 febrero, 2018
Comentarios desactivados en Claves para desarrollar la Humildad

Querido compañero,

¿Vives con humildad? ¿Quieres desarrollar la humildad?

 

En mi anterior artículo te hablaba de los beneficios de vivir la vida con humildad y del poder de la humildad, en esta ocasión quisiera invitarte a desarrollar la humildad y para ello te voy a aportar algunas claves.

Ya Confuncio nos decía que “la humildad es el sólido fundamento de todas las virtudes”. Y para ser más virtuosos, hemos de aprender a desarrollar nuestra humildad.

¿Cómo mostramos la humildad? Te dejo algunas formas que ayudan a cultivar nuestra humildad:

  • Decir “lo siento”. Reconocer que no somos perfectos y que podemos equivocarnos.
  • Decir “no sé”. Reconocer que no sabemos todo y mostrar interés por querer aprender.

Mostrar una actitud de mejora y buscar la excelencia son buenas bases para desarrollar la humildad.

  • No compararse, reconocer nuestros defectos y no obsesionarse con la imagen pública o lo que dicen de uno. Alfredo Hoffman dice “cuanto menos nos aceptamos, más necesitamos la aceptación de los demás”. Es importante aprender a ser tú mismo y aceptarte como eres, el compararte con los demás te lleva a que siempre encuentres a alguien mejor o peor en cualquier aspecto de tu vida. Te comparto un vídeo donde podrás ver el efecto de la comparación. Siempre vemos en los demás algo que no tenemos: https://www.facebook.com/soyamante/videos/1560476810740536/ Recuerda: Abre los ojos, descubre tu belleza porque para poder Amar a alguien es necesario que antes te Ames a ti mismo.
  • Decir “gracias”. El valor de ser agradecido implica que tienes en cuenta el entorno y las personas que te rodean y que se lo haces saber al otro. Decir gracias conlleva el apreciar lo que los demás hacen por ti y generar con ellos un compromiso de confianza. Lo bueno que nos sucede es motivo de reconocimiento, de alegría y de bienestar por lo que hemos de dar las gracias por ello. Además, el agradecimiento mejora y fortalece las relaciones.
  • Saber escuchar y no juzgar. Es necesario para mantener una comunicación eficaz. Escuchar es un proceso genuino que muestra verdadero y sincero interés por el otro y una prueba de respeto. Saber escuchar implica pararnos, prestar atención y vaciarnos de nuestras creencias, etiquetas o juicios sobre lo que el emisor nos esté transmitiendo o contando. Además, es importante para mejorar nuestra humilldad el practicar la escucha con nosotros mismos.
  • Respetar la diferencia. Aceptar la diferencia de raza, cultura, opinión, religión, género, edad, capacidades… lleva a valorar, apreciar, a alabar las virtudes de los otros, a poder aprender de los demás, a ser tolerantes y respetuosos y a evitar prejuicios.
  • No imponer. Es necesario para poder desarrollar la humildad el no exigir cumplimiento o aceptación de algo a alquien o el no infundir temor. Razonar implica no imponer, sino proponer y construir.
  • Aprender de los errores y asunción de los mismos. Aprender de nuestros errores nos lleva a la responsabilidad de nuestros actos. Cometer errores forma parte de la naturaleza humana, aceptarlos te lleva a desarrollarte como persona y a forjar tu humildad, el no aceptarlos te lleva a la culpabilización, al arrepentimiento y a la irresponsabilidad.
  • Estar al servicio de los demás y ser generoso. Ya te he compartido en numerosas ocasiones que el primer principio de un ser humano es Amar y ser Amado. El amor es más que un sentimiento, cuando amamos a los demás, deseamos ayudarlos. Es necesario para desarrollar la humildad el prestar servicio a los demás  con generosidad y el ayudarlos, sin tener en cuenta la edad o la posición social o económica.
  • Vivir el presente. Es fácil perdernos entre el futuro o el pasado, cuando lo único que existe es el presente. El vivir el momento presente te ayuda a aprender a disfrutar del aquí y del ahora y el reconocer, en ese momento, donde estás y lo que has conseguido con humildad.
  • Hacer lo mejor que uno puede y sabe. El esfuerzo por realizar en cada momento lo que mejor sabemos o podemos hacer va a incrementar nuestra humildad, autoconfianza, autorrealización, nuestra mejora continua y el saber conocer nuestros límites.

Recuerda:

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para desarrollar tu humildad? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

29 enero, 2018

Después de plantearnos los propósitos de año nuevo, es importante comenzar a dar los pasos necesarios para hacerlos realidad. Si no, se quedarán en meros sueños que van pasando de año a año como si de un ideal se tratasen.

Muchos de los aspectos que deseamos conseguir requieren de aprender algo, de capacitarnos mejor en algo o de prepararnos para modificar alguna conducta o comportamiento. Incluso pasan por desaprender para poder aprender algo de una forma más actualizada o más beneficiosa para nosotros o para nuestro entorno.

Plan de formación anual

 

En las empresas ocurre igual. El entorno cambiante hace que nos planteemos objetivos de supervivencia y desarrollo de la organización. Queremos crecer y para ellos las personas que componen las empresas han de crecer también.

Estamos a finales de enero y hay que concretar las acciones formativas que nos permitan acompañar a nuestros equipos en su propio desarrollo, para lograr los objetivos que nos hayamos propuesto para este año y para los próximos.

Realizar el plan de formación es un proceso que parte de la inquietud y de la percepción que la propia Dirección General tenga de la formación. Si lo valora como un coste, un gasto, un premio o un castigo, nunca le dotará los recursos necesarios para hacer crecer a la empresa. Sin embargo, si percibe la formación como una necesidad que requiere una inversión y que posibilita una mayor productividad, mayor seguridad y confianza en la realización de las funciones y por lo tanto, menor absentismo y mejor satisfacción por parte del cliente, al tener mejores respuestas, la formación será un factor determinante a incluir en los presupuestos.

Proceso formación

Es importante partir de una detección de necesidades partiendo del análisis de la empresa en tres niveles:

  1. Organizativo o institucional: Supone analizar la empresa como ente en su conjunto. Revisar sus relaciones con clientes, proveedores y demás agentes externos, así como valorar su posición frente a competidores y según las necesidades y oportunidades que ofrece el sector. Y también realizar un análisis interno de la empresa para revisar las posibles fortalezas y debilidades con vistas a la optimización. Ej. Digitalización de herramientas de atención al cliente.
  2. De negocio: Supone analizar la capacidad de respuesta de la empresa en cuanto a estructura, áreas de negocio, departamentos…y valorar las necesidades de cambios que supongan nuevas competencias a desarrollar. Habrá que estudiar la situación en el momento presente y la situación ideal para el futuro. Ej. Abrir una nueva área de negocio que atienda a los clientes asiáticos.
  3. Operativas: Supone analizar la necesidad de los puestos dentro de la empresa y la adecuación de las personas a los mismos. Además, analizar la incorporación de competencias que permitan la actualización de las personas en sus puestos, adaptarse a nuevos procedimientos, cambios en la cultura empresarial o a las necesidades derivadas de la transformación digital. Ej. Nuevas formas de financiación para ofrecer al cliente final.

De este estudio acerca de la empresa se extraerán las necesidades para la evolución de la misma en el mercado y desde el área de Recursos Humanos o desde los responsables del desarrollo de las personas dentro de la organización, tendrán que detectar las necesidades de formación que habrán de apoyarla.

De esta forma obtendremos las acciones formativas necesarias para abordar en un determinado periodo de tiempo, priorizando las más urgentes e importantes para el buen desarrollo de la organización. Estas acciones habrá que formalizarlas en un plan de formación, normalmente anual anotando el por qué de su necesidad, el para qué se quieren realizar, qué objetivo concreto se quiere conseguir y a quienes va dirigido dentro de la organización.

El presupuesto destinado a la formación de los colaboradores será en muchos casos determinante para definir cómo realizar las formaciones, dado que según cómo se planteen conllevarán diferentes costes. Pueden ser formaciones presenciales, on line, formaciones blended (mezclando la formación presencial con la digital) y habrá queelegir las modalidades de formación más adecuadas según los objetivos y los participantes.

Una vez elegido el formato, se escoge a los formadores. Pueden ser internos o externos a la empresa. Siempre tener en cuenta que estén capacitados para formar a otros, que sepan transmitir la información, que sepan organizarla y que cumplan con los criterios de la empresa en cuanto a valores, políticas y principios a seguir.

Además, hay que hacer un calendario de formaciones. Si tenemos más de una, asegurarse que los participantes podrán asistir, eligiendo el mejor horario y el lugar más adecuado para realizarlas.

Se prepara y diseña la formación, se convoca a los participantes y se realizan las formaciones. Pero no acaba ahí el proceso de formación. Porque eso sería como ir al cine, ver la película y volver al día a día exactamente igual que estábamos antes. Entonces el objetivo de la formación se habría perdido. Hay que evaluar la formación y hacer un seguimiento para asegurarse de la aplicación de nuevos conocimientos, habilidades y actitudes adquiridas.Y por tanto, de los resultados tras la formación para verificar el retorno de la inversión realizada.

Formar al equipo genera siempre un beneficio para la empresa si se traslada ese aprendizaje al día a día. Por eso hay especialistas que ayudan a las empresas a realizar sus planes de formación, hay libros y guías que ayudan a abordarlos paso a paso, e incluso como hacemos en 2miradas, ofrecemos formacionespara los responsables de llevar a cabo la gestión de la formación en las empresas.

Si queremos cambios, hemos de capacitarnos para poder conseguirlos de una mejor manera. Y prepararnos y programar las formaciones que nos hacen falta será clave para conseguir nuestros sueños.

¿Qué vas a comenzar a hacer para desarrollar tu plan de formación? ¿Necesitas ayuda?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

15 enero, 2018

Cuando cambiamos de año todos tenemos deseos de año nuevo. La semana pasada os hablamos de coger el ritmo tras las fiestas navideñas. Esta semana con las rutinas retomadas queremos decir:

¡NO! a la frustración por no conseguir tus objetivos.

¿Sabías que el 92% de los deseos de año nuevo que nos proponemos no se cumplen?

Además los estudios realizados añaden que el 20% de los propósitos de año nuevo se pierden dentro de la primera semana de enero. Y que al menos el 80% de ellos se abandonan a lo largo del año.

En 2miradas nos hemos propuesto que  la frase que nos decimos cada año con los deseos de año nuevo “¡Este año: Sí!” ocurra.

 Deseos de año nuevo Foto de Dawid Zawiła en Unsplash

Pautas a la hora de plantearnos los propósitos del nuevo año. ¿Las rehacemos?

Está demostrado que, en la medida en que un ser humano va acometiendo y alcanzando los objetivos que se fija, logra ser más feliz.

Los buenos propósitos son a veces deseos difíciles de cumplir porque muchos son imprecisos.

 

Maca Hernandez, habla sobre las Razones por las que no cumplimos los propósitos de año nuevo, previniéndonos para no cometer estos errores.

 

Una técnica ya conocida que nos ayuda con nuestros propósitos para ser específicos [Specific] detallando el propósito; seleccionando un propósito progresivo para poder controlar los avances con mediciones [Measurable], alcanzable [Achievable], sincero y realista [Realistic] y con plazo máximo de ejecución o Tiempo límite [Time targeted]. La técnica SMART [Inteligente] sintetiza estos aspectos para definir tus objetivos.

 

En 2miradas hablamos de SMART-E para añadir los factores físico  y social, teniendo en cuenta la relación entre los grupos humanos y su ambiente: cuidando de cuidando de sí mismos y del entorno siendo más Ecológicos. Para eso nos hacemos preguntas como ¿cuáles son las ventajas e inconvenientes de mi estado actual y mi entorno? ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de lo que quieres conseguir para  ti y para la gente de tu alrededor?

La ecología del éxito consiste en poner en valor personas y entorno.

 

Estamos a tu disposición si quieres comentar tu caso o tienes dudas y preguntas.

Acompañándote con pasión hacia tu éxito.

Milagros García

 

6 noviembre, 2017

Una de las principales problemáticas de la selección de personal es no saber realizar las entrevistas de trabajo. Saber qué preguntar, saber cómo organizar la entrevista, tener claros los objetivos que buscamos para poder identificar a la persona idónea, son algunas claves para que las entrevistas tengan mayor éxito.

Malas entrevistas aumentan las posibilidades de bajas laborales, elevada rotación de personal y una mayor pérdida de tiempo y dinero.

 


Diseñado por Freepik

 

Y es que la selección de personal es un arte, que tiene la dificultad añadida que la realiza una persona, con su subjetividad, con su historia y su forma de pensar. Hay quien cree que ha de ser muy serio en la entrevista, o que hay que poner trampas al entrevistado, incluso que es una falta de tacto hablar de la parte económica como factor determinante del puesto.

Desde mi punto de vista, lejos de todo esto, el objetivo en sí de la selección de personal es conocer lo máximo posible al candidato para asegurarnos, con las mínimas posibilidades de duda, que la persona va a encajar en el puesto.

Según lo que se busque y los candidatos que haya, se pueden hacer muchas pruebas, se pueden poner diferentes dinámicas, tests, o filtros que nos permitan ir afinando la elección de la persona más adecuada. De hecho, cada vez se incorporan más opciones para descubrir la manera de ser de los candidatos, como por ejemplo, lo que hacen en United Shore, que realizan room escapes para la selección de personal.

Sin embargo, para ser un buen entrevistador, es importante evitar algunos errores para seleccionar mejor:

  1. No identificar el perfil del puesto que queremos cubrir.
  2. Olvidar el objetivo: buscar la persona idónea para el puesto.
  3. No incluir las cualidades imprescindibles que hacen falta para trabajar en el equipo al que se va a ir a formar parte.
  4. No tener en cuenta los valores esenciales de la empresa. Mejor alinearnos.
  5. No ajustarse a las necesidades reales de los departamentos y de los trabajos a realizar.
  6. No basarse en el perfil buscado para poner el anuncio o para filtrar CV's. Si ponemos un anuncio según el perfil, los CV's que recibamos serán lo más aproximados al puesto a cubrir.
  7. No poner el anuncio en el sitio donde las personas que queremos nos buscarán. No vale cualquier canal para encontrar a nuestro candidato.
  8. Poner anuncios como todos los demás. La empresa quiere atraer a personas concretas, luego habrá que diferenciarse.
  9. No solo por ser responsable de un equipo se sabe hacer selección de personal. Es algo que se aprende.
  10. No preparar la entrevista. Cada candidato requiere una entrevista particular, según su formación, experiencia y las necesidades del puesto a cubrir.
  11. No todas las personas han de pasar a entrevistas personales. Hay filtros intermedios.
  12. Dejarnos llevar por las primeras impresiones. Hay que contrastar la información.
  13. Realizar la lista de preguntas que sale en internet o que nos han dejado otros profesionales. Cada puesto requiere unas preguntas.
  14. Hacer preguntas cerradas. Así no podrás conocer al candidato.
  15. Hablar y hablar, contar condiciones y la empresa versus escuchar al candidato.
  16. No prestar atención a las respuestas del candidato. Si no te interesa, ¿para qué le preguntas?
  17. Escribir opiniones sobre el candidato tanto en el CV como durante la entrevista. Se trata de poner lo que la persona dice. Ser objetivos.
  18. No por no pedir experiencia previa vale cualquier persona. Tendrás que valorar habilidades y actitudes necesarias para el puesto.
  19. El proceso de selección se acaba a la firma del contrato. Hay que cerrar el acuerdo con la persona y preparar su incorporación para que sea más óptima su puesta al día.
  20. Coger a alguien por amistad, por necesidad o por recomendación y no formarle para que se ponga al nivel que requiere el puesto.

En este vídeo podemos valorar algún ejemplo más de acciones de los entrevistadores que no siempre son las más idóneas y cómo mejorar tus entrevistas:

Seguro que se te ocurren muchos más errores que te pasen o que hayas vivido como entrevistado. Cuéntanos tu caso. Además, en 2miradas, formamos profesionales para hacer mejores entrevistas. ¿Te interesa? ¡Llámanos! Estaremos encantados de ayudar a tus responsables de equipos a realizar mejores entrevistas, logrando mayores éxitos.

¿Qué vas a dejar de hacer a la hora de afrontar tus entrevistas de trabajo?

Aprendiendo en el camino del crecimiento

Raquel Bonsfills

9 octubre, 2017

Últimamente me he encontrado con varios casos en los que "el problema" es que la personas se han olvidado de sí mismas y la suma de tareas, el constante quehacer, ha producido un efecto de insatisfacción, estrés y desmotivación ante la vida. Y también una necesidad de huir, de tomar distancia y tener tiempo para uno mismo.
Sucede que al ir pasando los días, permanecemos en la bola de la vida, en lugar de coger la vida con nuestras propias manos, dirigiéndola a donde deseamos. Y nos preguntamos ¿y cómo he llegado hasta aquí?

 

 Designed by KeenanConstance on Unsplash

 

Hay muchas personas que dejan de cuidar de sí mismas por ser adictas al trabajo, siendo su pasión o sin serlo, por responsabilidad y/o autoexigencia. Otras, porque si piensan en sí mismas se sienten egoístas, otras por el orgullo de tener que quedar por encima como en una competición...


Siempre he escuchado el dicho de "si no cuidas de ti, no vas a poder cuidar de los demás". Creo que todas las tendencias hoy día van encaminadas al autocuidado, a incluir al cuerpo como una parte esencial del ser humano, a tener en cuenta las emociones y la satisfacción personal, además de la satisfacción laboral. Las técnicas como el mindfulness, la proliferación de variedades del yoga, incluso los gimnasios de electrodos o de 24h o lo relacionado con una nutrición más sana y natural. Son todo invitaciones a parar y a poner la atención en nosotros mismos y en el equilibrio de nuestra vida.


Ahora bien. Es muy fácil decir: "dedícate tiempo" cuando tienes que llegar a casa después del trabajo y atender a tus hijos, preparar la merienda, luego la cena, hablar con tu madre, llevar a tu perro al veterinario, recoger el correo, acudir a la reunión de vecinos, planchar la ropa del día siguiente, etc.
Por eso, quiero compartir contigo unas claves que me han funcionado para no dejarme llevar y olvidarme de mí.

- Ponte en la agenda. Demostrado, lo que no está en la agenda no está. Si te apuntas al gimnasio con un ya iré, no irás. Has de apuntarte y proponerte ir a las 7 a la clase de Zumba, o de 8 a 9 antes de entrar a trabajar. O decidir hacer taichí según te levantas. O dar un paseo al volver del trabajo. Un ratito de tiempo que es solo para ti y que está programado, no dejado al azar del "si tengo tiempo".

- Haz tu lista de cosas que te gusten. Resulta que te gusta mucho ir al cine y no vas nunca. Te encanta ver a tus amigos y apenas los ves. Te lo estás perdiendo y te estás perdiendo a ti mismo/a. Por eso, haz esa lista de cosas con las que disfrutas: leer, un baño de espuma, escuchar música, un masaje relajante, salir en bici a la montaña, ir al teatro, pintar,… y entonces, vuelve al punto anterior, planifícalo. ¡Hasta en las dietas te dejan darte un capricho una vez a la semana!

Es importante darse cuenta que hay un montón de personas, cosas y lugares maravillosos a nuestro alrededor. Sin embargo, no son cosas que nos hacen felices. Ellas por sí solas no tienen ese poder, no se lo des. Solo nosotros podemos hacernos felices. Como decía Louis Hay, "hazte feliz a ti mismo, ámate a ti mismo, y cambiarás tu vida". Te recomiendo su libro, que es un manual de trabajo para conocerte y cuidar de ti.

- Date prioridad. Plantéate que esos tiempos para ti son igual de importantes que las demás tareas que tienes que hacer. Si las demás acciones no las cambias o pospones, las que decidas dedicarte, tampoco.

- No te metas en más quehaceres. Basta que tengas tiempo para que te pongas a hacer otras cosas que tienes pendientes o que de repente se te ocurren. Asegúrate que el tiempo que has conseguido sacar es para dedicártelo a ti. Y hazlo con tranquilidad, con todo el tiempo que requieras para ello, sin prisa.

- Con continuidad. Como cuando caes en la cuenta de que te has olvidado de ti ya es una gran necesidad, para recuperarte necesitarás más tiempo. No porque te vayas un fin de semana a la playa, está hecho. Por supuesto, ¡es el primer paso! así que no lo dejes de hacer. Pero recuerda que has de plantearte el siguiente. Es una carrera de fondo, es lograr el hábito, y al principio, requiere más tiempo y más consciencia. Después con la rutina adquirida puede ser solo un mantenimiento. Así que cuando acabes una actividad que te hayas dedicado, comienza a poner el foco en cuál será la siguiente.
 
-Ponte amor. A veces estamos enamorados de los demás, de la vida, y se nos olvida enamorarnos de nosotros mismos. Ponte guapo/a, gústate, abrázate, quiérete con tus bondades y con tus puntos flacos, que no por querer mejorar en algún aspecto dejes de adorar a la preciosa persona que eres. Todos somos diferentes y tus diferencias te hacen único/a.

- Haz oídos sordos a los comentarios desafortunados. Es posible que quienes estén a tu alrededor se extrañen de tu nuevo comportamiento, o incluso se quejen porque te estás dedicando el tiempo a ti en lugar de a ellos. Aquí es el momento de recordarte la frase inicial que te compartí, porque cuidar de ti y estar bien tú, te hace poder acudir a ellos con tu mejor versión. Y ellos ¡seguro que te prefieren en tu mejor versión!

- Cree que puedes. El principal problema para dejar de cuidarse es creer que no puedes dedicarte el tiempo ("¿que no tienes?" - todos tenemos 24h al día), que no te lo mereces o que no eres capaz. Y aquí te digo, sí puedes. Quizá no lo creas posible si miras desde el mismo punto de vista que tienes ahora. Hay que saber parar, tomar perspectiva de uno mismo, y querer estar mejor. Cuando creas que puedes, cuando quieras el cambio, entonces podrás sacar ese minuto al día para ti, luego esos 5 minutos más, luego 15 minutos y así sucesivamente.

Martin Seligman, padre de la psicología positiva, ha demostrado que la mejor forma de prevenir la salud mental es entrenarnos en lo que nos protege. Como dice Patricia Ramírez, en su libro "Cuenta contigo", una persona insatisfecha puede sufrir ansiedad, tristeza e incluso autodeprimirse y verse afectado así su sistema inmunológico. Por eso es importante querer ser feliz, esforzarse en el cambio, aportarse felicidad porque eso aportará salud.


Te dejo este artículo con otras 10 claves para cuidar de ti, con un vídeo estupendo de Elsa Puncet.


¿Qué vas a empezar a hacer para no olvidarte de ti y ser feliz?


Aprendiendo en el camino del crecimiento.


Raquel Bonsfills

5 septiembre, 2017

Para obtener los resultados que deseamos, es importante tener un proyecto de vida. Todas las personas en algún momento nos encontramos en un punto en el que no estamos consiguiendo los resultados que creemos que merecemos, incluso un poco perdidos. Esto sucede cuando hacemos muchas cosas pero no alcanzamos los objetivos marcados generando un círculo vicioso de desmotivación y frustración.

El no cumplir nuestros objetivos profesionales o personales puede ser debido a diferentes razones. Uno de los motivos más comunes es la incapacidad de alinearlos con el modelo de administración de nuestra vida. Otro motivo es la falta de conexión de nuestras tareas del día a día con nuestros objetivos, lo cual, genera que el impacto de las tareas se diluya en lo que queremos lograr.

¿Por qué necesitamos mantener el norte de nuestros proyectos?

Todos soñamos, sentimos y deseamos. Es condición humana el desear un futuro mejor del que tenemos y el sentir que tenemos necesidades constantes. El conseguir buenos resultados y cumplir nuestros sueños nos proporciona un alto grado de satisfacción personal. Cumplir todos nuestros objetivos no es tarea fácil pero sirve de gran ayuda el seguir buenas prácticas de gestión personal.

En este artículo te mostramos cinco buenas razones por las que necesitas un proyecto de vida:

  1. Un buen método de gestión personal hará que tus ideas se desarrollen más allá de quedarse en buenas intenciones, te obligará a trabajar en un orden y ser más metódico.

 

  1. La administración de tu vida ocupará un espacio en tu mente de forma permanente que te mantendrá conectado con tus objetivos. Esta conexión te ayudará a tomar decisiones, a ejecutarlas de manera coherente, a ser consciente y constante. La administración de tu vida vuelve tangible tu proyecto y lo que quieres lograr.

 

  1. Es necesario integrar los diferentes aspectos de tu vida lo que te ayudará a verte a ti mismo como algo integral. Al margen de tus responsabilidades o tareas pendientes, es importante conectar todos los aspectos de tu vida para que exista una sinergia. Tu proyecto de vida te permite administrar tu vida de forma coherente y unificada.

 

  1. El hábito de controlar y mejorar tu propia vida es un círculo de mejora continua de ti mismo que potenciará muy positivamente los resultados que obtengas. Un proyecto de vida te proporcionará las herramientas para conseguirlo.

 

  1. Necesitas ser perseverante y constante día a día para conseguir mejores resultados. Un proyecto de vida te ayudará a auto motivarte y  lograr tus resultados en menos tiempo siendo conscientes de que el reloj nunca para.

 

 

 

"Si necesitas reencontrar tu rumbo cuenta con la brújula de 2miradas"

El equipo de 2miradas

14 agosto, 2017

¿Cuántas veces actuamos por impulso sin pensar? Las consecuencias pueden ser desastrosas. Uno de los primeros aprendizajes de los niños de tres años es la inhibición del impulso.

En el partido de ayer de la Super Copa, Cristiano Ronaldo, conocidísimo jugador del Real Madrid, en un impulso incontrolado, empujó al árbitro del partido. Aún se desconocen las consecuencias pero pueden ser francamente lamentables para él y sus compañeros.

La pregunta es ¿mereció/merece la pena? La respuesta es evidente. No podemos comprometer a nuestro equipo (de trabajo, familia, amigos…) por impulsos individuales. Si algo aprendemos pronto, es que todo acto tiene consecuencia. Si nos enfadamos o no somos capaces de inhibir correctamente nuestros impulsos, tal vez, terminemos arruinando muchos de nuestros objetivos.

Piensa luego actua

Pero ¿qué es La inhibición o control inhibitorio? Según el Dr Russell Barkley, es la capacidad del ser humano para inhibir o controlar las respuestas automáticas, y generar respuestas mediadas por la atención y el razonamiento. Rusell dice que esta habilidad cognitiva forma parte de las Funciones Ejecutivas y contribuye a la anticipación, planificación y al establecimiento de metas. Por lo que el control de la inhibición pone freno al comportamiento y detiene las reacciones automáticas inapropiadas, cambiándolas por una respuesta más razonada y más adaptada a la situación. En este vídeo Russell Barkley explica cuáles son las fases del auto-control emocional de forma genérica

Podemos gestionar nuestro enfado de otras maneras, cómo ya comentamos en nuestro artículo Como gestionar nuestra ira. También hay muchas maneras de actuar cuando nos sentimos ofendidos, no podemos olvidarnos que somos nosotros mismos los que nos ofendemos y podemos elegir hacerlo o no.

Si tenemos en cuenta todo esto, ahorremos energía y esfuerzos por nuestra parte o por parte de nuestros compañeros y podremos destinar nuestro tiempo a cosas mucho más productivas.

 

Feliz día

El equipo de 2miradas

7 agosto, 2017

Es agosto y muchos de nosotros estamos de vacaciones, sin embargo no todos. El mundo sigue girando aunque haga mucho calor.

Es entonces, cuando las plantillas están a medias o casi no están, cuando estamos más expuestos a problemas o incidencias con algún cliente. Por eso hoy compartimos algunos recursos que te serán de mucha ayuda ante una situación así.

 atencion-al-cliente
Photo by Mitchell Hollander on Unsplash

Cuando gestionas adecuadamente una reclamación está demostrado que tiene un mayor impacto en la satisfacción y fidelización del cliente.

Hoy en día es conveniente aprovechar cualquier oportunidad para fidelizar clientes y satisfacer sus necesidades. Además, si una persona te hace una queja o reclamación, te está dando la posibilidad de mejorar tu imagen o la imagen de tu empresa. Por eso, es importante mantener la calma y practicar la escucha activa. No te pierdas nuestro artículo 9 pasos para gestionar las quejas y reclamaciones de tus clientes.

Por otro lado, cuando el cliente pone una reclamación lo que quiere es recibir una recompensa o compensación por nuestro error. El cliente en todo caso busca soluciones, más que culpables, a los problemas que le hemos ocasionado. Podemos resolver este desencuentro con un acuerdo o negociación amistosa. Por eso es necesario conocer y gestionar los elementos que aparecen en una negociación.

Estas quejas o reclamaciones pueden desaparecer con un buen servicio postventa. Ya que el proceso de una venta no acaba nunca. Tras una venta, comienzan una serie de ayudas y servicios postventa que favorecen la confianza del cliente en ti y su fidelización.

Si con todas estas herramientas aún sientes estrés ante una queja o reclamación, estas de suerte: ¡puedes gestionar tu estrés!

No te sientas ofendido ante una queja: escucha, resuelve y ¡aprende!

 

10 julio, 2017

Querido compañero,

¿Qué haces como líder para que los miembros de un equipo materialicen de la forma más eficaz y eficiente la visión de la empresa? ¿Qué haces como líder para que los miembros de tu equipo compartan una visión? ¿Qué haces para que esa visión se lleve a cabo?

compartir visión empresarial

 

Hoy leyendo el libro "Madera de Líder" del Dr. Mario Alonso Puig he recordado la importancia de que un Líder piense en grande y que tenga una visión que impulse a traspasar sus propios límites. Toda visión lleva tiempo encontrarla y hasta que logramos visualizarla requiere tiempo, paciencia y dedicación en su búsqueda.

Desde mi punto de vista, toda visión, como proyección de futuro, tiene un componente de deseo de ser realizada o de necesidad de cumplirlo y otro componente de movimiento, cambio o acción, porque si solo llevara el componente de quererlo y no perseguirlo, no haciendo nada para lograrlo, sería una ensoñación y, muy probablemente, la persona podría sufrir una frustración o una falta de autoestima, tapada por pensamientos del tipo: “esto no es para mí”, “ahora no toca”, “ya soy mayor o joven para llevarlo a cabo” …

Como líder, la visión puede partir de la propia persona y motivar e inspirar llevando a que un grupo la comparta. También esta visión la puede crear el propio grupo o equipo de personas que forman parte de una empresa o de un proyecto.

Para que un grupo de personas ayuden a que se haga realidad una visión son fundamentales varios puntos que te quiero compartir:

  1. Que esa visión sea vivida y compartida por todos los miembros del equipo o del grupo. ¿Qué significa para mí esa visión? ¿Del 1 al 10 cuanto me hace sentir bien el imaginar logrando esa visión? Te propongo también que todos sus miembros hagan un ejercicio: visualizarse cuando hayan materializado esta visión, anticipándose a lo que verá, escuchará y a cómo se sentirá. Esto sirve como elemento motivacional y además, de enfoque para sus miembros. ¿Qué veré? ¿Qué escucharé? ¿Cómo me sentiré?
  2. La visión tiene que producir algún beneficio o resultar favorable para algo o alguien. ¿Cuál es el beneficio cuando logremos materializar la visión? ¿Quién o quiénes se beneficiarán de conseguirlo?
  3. La visión tiene que suponer un reto, algo motivante que mueva al equipo o al grupo a querer llevarlo a cabo, que todos se sienten con fuerza y ganas para estar en acción, para hacer cada día algo que lleve al logro de esa visión. ¿Cuándo pienso en esa visión cómo me hace sentir? ¿Qué me motiva de esa visión?
  4. Conocer los puntos fuertes, talentos, recursos, destrezas y experiencias de los diferentes componentes que participarán a lograr que se haga realidad esa visión. Este punto es importante para aprovechar las sinergias de unos y otros, para superar retos y aprovechar oportunidades. ¿Cuáles son mis fortalezas y debilidades? ¿Cuáles son mis principales logros? ¿Cómo puedo utilizar mis fortalezas para avanzar en el logro de los resultados que se requieren para conseguir esa visión?
  5. De la misma forma es importante conocer los puntos débiles, obstáculos o barreras que podrían impedir que el equipo o grupo no avanzase en el logro de la visión. Una forma de conseguirlo es conociendo las experiencias negativas y los fracasos más relevantes de los distintos miembros. ¿Qué errores significativos has cometido? ¿Qué provocó esos fracasos? ¿Cuáles han sido tus aprendizajes? ¿Qué puede faltar al equipo?¿Qué puede limitar la continuidad del trabajo o de la fuerza del equipo?
  6. Que cada uno de los miembros del equipo o del grupo sepa qué tienen que llevar a cabo, cuál es la tarea o tareas a realizar, en definitiva, que conozcan su misión para situarse en el presente. ¿Qué voy a hacer yo hoy para que esta visión se haga realidad?
  7. Definir los objetivos a corto, medio y largo plazo a llevar a cabo hasta conseguir esa visión. Te recuerdo una técnica para que te ayude a que puedas fijarlos S.M.A.R.T-E
  8. Es importante que el equipo o grupo conozcan su aportación a la visión y esto ha de suponerles un reto y no una losa, siendo ecológico para ellos, así como para su entorno. ¿Qué supone para mí lograr esta visión? ¿Cómo se sentirá mi entorno: familia, amigos, compañeros… cuando lo logre?
  9. Es necesario fijar las reglas de funcionamiento para lograr realizar esa visión, así como el conjunto de principios, valores y creencias y la forma de comunicarse entre los diferentes participantes. ¿Cómo nos vamos a relacionar? ¿Cuándo? ¿De qué manera? ¿Cuáles son los valores del grupo o equipo?
  10. Revisar continuamente la motivación de todos los miembros del equipo, recordar la importancia de la visión porque da sentido. Y también, revisar el progreso, además de realizar todos los cambios y ajustes necesarios en pro del logro de esa visión compartida. ¿De qué forma estamos avanzando para materializarla? ¿Estamos manteniendo la visión o nos estamos desviando? ¿Cuánto me falta para lograr esa visión? ¿Cómo puedo ser más eficaz y eficiente en conseguir la visión? ¿Qué medidores utilizo para evaluar el progreso?

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de la Visión Compartida

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para que los miembros de tu equipo logren materializar la visión de la empresa? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García