Category Archives for desarrollo-personal

26 junio, 2017

De vez en cuando incorporamos emociones que conocemos de nuestro ámbito personal en nuestro ámbito laboral. Ya os hablé de los beneficios de la envidia para los negocios, para sacar su lado positivo, y ahora quiero hablaros de:

La gula

 

La gula normalmente la identificamos como un apetito desmedido de comer o beber. Está asociada con la glotonería insaciable.

Muchas veces emociones como la tristeza, la rabia o laansiedad nos hacen asaltar la nevera en busca de consuelo. A esto se le llama hambre emocional y lo explica muy bien Nuria Roura, health coach y escritora. Sin embargo, se puede hablar de hasta 9 tipos de hambre como puedes ver en el siguiente vídeo y en las empresas utilizamos también muchos de ellos.

Por su parte, la psicóloga Julia Vidal, directora del Centro de Psicología y Psiquiatría Área Humana, dice que "el comer produce satisfacción de forma inmediata". Es algo que alivia nuestro malestar a corto plazo, y esto sucede porque algunos alimentos como el chocolate suben los niveles de serotonina y causan una sensación placentera.

Hay personas que en el trabajo actúan por atracones. De repente un pico de trabajo en el que lo dan todo y después una etapa de desgana y baja intensidad, a continuación un ritmo máximo de trabajo y otra vez parón. Puede ser porque les gusta estar en esa sobreactividad, porque les hace sentir más fuertes, más valiosos, más capaces… y otras veces, porque no queda más remedio, dado que el trabajo viene por rachas. Quienes lo viven con ese placer de estar en la cresta de la ola, "a tope", dándolo todo, pueden tener activado el mecanismo de la gula.

Igualmente ocurre con los brokers, para los que su ansia por ganar más dinero, hasta volverse insaciables, puede ser clave de su éxito.

Sin embargo, en lugar de echar leña al fuego contra la gula, ahora os propongo aprovechar lo que genera la gula para aplicarlo en nuestro trabajo diario:

  • Si tenemos insatisfacción por algo que nos ha sucedido en el trabajo, una acción inteligente es revisar qué sí puedo hacer al respecto, qué está en mi mano y qué vías para cambiar la situación indeseada puedo aplicar. Sintiendo esa parte de la gula podemos comenzar a actuar con la motivación necesaria para cambiarlo.
  • Si tenemos ansiedad por lograr algo, podemos utilizar esa sensación para detectar más oportunidades de negocio, para marcarnos nuevos retos y objetivos, y para sortear obstáculos. En esa situación aprendemos a buscarnos las vueltas para conseguir las cosas, y esto, es muy positivo para el desarrollo de nuestro trabajo.
  • Si tenemos hambre de más, si queremos crecer profesionalmente, si queremos cambiar de departamento, si queremos dejar el trabajo para luchar por nuestros sueños, la gula puede ser un gran aliado.
  • El desorden que puede causar la gula, que puede que nos lleve a hacer varias cosas a la vez, sin mucho sentido, podemos aplicarlo cuando necesitemos de nuestra creatividad, cuando haya que buscar alternativas, hacer brainstorming o proponer ideas innovadoras. La conexión de ideas seguramente sea mucho más enriquecedora.
  • La gula nos lleva a la acción. Es un aliciente para avanzar rápido hacia lo que queremos, especialmente útil para cubrir necesidades en el corto plazo. Por ejemplo, si tenemos que entregar alguna documentación para ayer, o si esperan nuestro pedido mañana y falta terminarlo. Dicen que si comes muy rápido tardas más en tener la sensación de que te has llenado. Así comes más, con lo que para nuestro símil en los negocios, con la gula conseguirías más sin darte apenas cuenta porque estás en la actividad frenética de hacerlo y hasta que no pares continuarás haciendo cosas.

La otra parte de esto es que cuando comemos desenfrenadamente podemos no saborear la comida porque nos lleva a querer todo rápido y hacer todo más rápido, y podemos dejar de disfrutar del camino. Es mejor saborear unas ostras despacio y dejando que todos sus jugos se mezclen con nuestra saliva, masticando suavemente hasta tragar, que comerse 20 ostras en 5 minutos y no haberse enterado, salvo por el dolor de estómago posterior.Parar nos ayuda a  valorar lo que realmente hemos conseguido.

Así que, ¡ojo!, aunque la gula puede tener ciertas utilidades como las que os estoy planteando y puede hacernos sentir muy bien, nuestro organismo en estas circunstancias está descompensado y si se mantiene el ritmo que tenemos cuando se da la gula durante mucho tiempo podemos caer en un importante estrés.

Por tanto, como todo en esta vida, la virtud estará en no caer en el exceso que pueda dañar nuestra salud. Detectar la gula como una reacción de nuestro cuerpo que viene casi siempre dada por una emoción, y antes de que se intensifique demasiado, aprovechar todos sus beneficios en nuestro favor, ayudándonos a actuar frente a nuestros propósitos e intereses diarios. Para acompañarnos en la tarea de detectar cómo de intensa está nuestra emoción te recuerdo que puedes contar con una interesante herramienta: el péndulo emocional.

Tras lo que te he compartido ¿cómo puedes utilizar tu gula en tu beneficio, sin dañarte la salud?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

19 junio, 2017

Esta semana queremos compartir el artículo de portada del último número de la revista Woman Essentia, escrito por nuestra CEO Milagros García:

La pasión por el liderazgo

En esta ocasión y siempre desde el enfoque de las 2miradas, la mirada interna y la mirada externa, Milagros aborda la pasión, cómo podemos descubrir la nuestra, cómo vivirla o, si no las has descubierto, las causas por las que quizás no lo hayas hecho. 

Esta no es la primera vez que una de nuestras CEO´s colaboran con Woman Essentia, revista femenina online que trata temas de actualidad, cultura, moda, belleza, viajes, etc., destinada a informar sobre aspectos que conciernen a la mujer. Los artículos escritos por 2miradas en la revista se han enfocado al liderazgo. La lectura de estos artículos nos recuerdan que todos somos líderes si sabemos a dónde ir y caminamos hacia nuestro objetivo con pasión:

Líderes emocionalmente inteligentes

La Creatividad del Líder

Atributos de un líder

Dos miradas al liderazgo

Hace años que las mujeres están al mismo nivel de desarrollo profesional que los hombres. Ocupamos cada vez más puestos directivos, aportamos cualidades al trabajo que permiten obtener nuevas perspectivas y mucha creatividad para sacar adelante las empresas.  

Desde 2miradas compartimos la opinión de que el liderazgo femenino, desde la propia intuición, está más dispuesto a compartir. El rol de la mujer siempre ha sido el de velar por el bien común: si un miembro mejora todos lo hacen. Es por todo esto que las mujeres llevamos ventaja en temas como conciliación, respeto, empatía, organización según competencias de los miembros del equipo, así como en desarrollo y crecimiento profesional. Estas habilidades llevadas a la empresa sólo puedes significar una cosa: beneficio.

Como decía Federico Fellini: “No hay fin, no hay comienzo. Solo hay Pasión por la vida”, así que a vivir la vida liderando con Pasión.

Y tú ¿ya conoces tus pasiones? ¿Sabes cómo mantenerte en el camino?

Contacta con el equipo de 2miradas

12 junio, 2017

Todos tenemos derecho a enfadarnos. Además de ser una emoción esencial en todas las personas, nos puede ser de gran utilidad.

Ya os compartí algunas herramientas que os pueden ayudar a gestionar mejor vuestra ira. Quiero hoy poner de relieve la importancia de enfadarnos. No todas las situaciones que vivimos son como las queremos vivir. Hay hechos que nos agradan y otros que nos desagradan. Algunos los mantenemos o permitimos porque no nos afectan directamente o porque tenemos algún beneficio en mantenerlos. Pero hay otros momentos o sucesos que no es bueno para nosotros, ni para nuestro entorno, mantenerlos. Seguro que tienes alguno en mente.

A veces se utiliza la ira conscientemente, como hacen los niños con su "pues me enfado" y así aflojamos y consiguen lo que querían. De adultos también lo hacemos. A eso ya se llama chantaje emocional y no nos suele gustar.

Enfado Diseñado por Freepik

 

De entre todas las emociones, la ira es la que nos aporta más fortaleza, y además:

Nos lleva a la acción. Dicen que la mejor defensa es un buen ataque. Esto no es una invitación a la venganza. Es solo que la rabia nos lleva actuar. Por ejemplo, ante expresiones del tipo: "Tú no puedes hacer eso!" o "No hay huevos…". Solemos responder un "¡¿Cómo que no?!"La ira puede servirnos de revulsivo. Hay que tener cuidado cómo y con quién lo utilizamos porque puede afectar a la autoestima y no ayudar a la persona. Pero también puede ser muy útil cuando nos gustan los retos, somos competitivos o no nos gusta que nos juzguen (por lo que haremos todo lo posible por cambiar esa opinión del otro si no es la deseada).

La ira nos ayuda a poner límites. "Esto no me gusta y te agradecería que no lo hicieses más". "Hasta aquí hemos llegado". La rabia nos facilita el hacer cambios ante situaciones indeseadas. Después de pedir que se pare con la actuación que nos molesta podemos tomar cierta distancia, alejándonos físicamente de la persona y del lugar donde nos hemos sentido agredidos. Así podemos tomarnos un tiempo fuera donde distraernos o despejarnos hasta recuperar la calma.

Nos ayuda defender el territorio. El sentido de protección y la oxitocina son buenos aliados de la ira para sacar toda nuestra fuerza. Quizá hayas escuchado las expresiones: "defenderlo como una loba" o "defender alguien a capa y espada". Es por la fiereza que podemos mostrar para defender lo que nos importa, la familia, a los amigos… Quizá hayas sentido ese instinto de protección máximo con alguien.

Nos es útil para expresar lo que nos desagrada y romper con aquello que nos genera frustración. Solo si hacemos esto podremos aportar soluciones, analizar las causas del problema y estimular la creatividad poniendo foco en lo que necesitemos. Además, genera un sistema de pensamiento más flexible. Bernard Nijstad, científico holandés dice que: “Cuando la gente está brava busca conseguir cosas positivas e intenta diferentes caminos para llegar a ese fin”.

Nos sirve para saltar obstáculos. Quizá hayas visto en alguna ocasión cómo en un accidente varias personas han levantado un coche para salvar a alguien que está atrapado. Esa fuerza viene de la rabia. Aquí os dejo un ejemplo:

Liberarnos y desahogarnos. Es importante distinguir entre sentirse enfadado y actuar con violencia. Puedes estar muy enfadado y no pegar a nadie ni romper nada, con buen juicio y alto raciocinio. Y una forma de mostrar nuestro enfado puede ser a través de gritos desgarradores en un espacio abierto (sin ir contra nadie) o decir groserías. Algo que está ya demostrado que es beneficioso para nuestra salud mental, como puedes leer aquí. También hay terapias interesantes para liberar la rabia como la "CrashTeraphy" que consiste en destrozar cosas en un entorno protegido. Al fin y al cabo, reprimir las emociones es mucho más perjudicial para nuestro cuerpo que expresarlas, con lo que viviremos más.

Como dijo Steve Yeschek, especialista de la Asociación Nacional del Manejo de la Ira, en Estados Unidos, en una entrevista a la publicación SEMANA de hace unos años, “la ira podría ser una fuerza positiva para el cambio y ayudar a las personas a enfocarse en una meta o a solucionar un problema”.

Después de lo que te ha compartido, ¿te animas a expresar tu rabia de una forma más sana?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

5 junio, 2017

Querido compañero,

¿Cómo te motivas en el trabajo? ¿Qué haces para motivarte?

motivación

 

Ya te he hablado en varios artículos de la motivación, por ejemplo: claves para conocer tu Automotivación o la Motivación, también para los Líderes, entre otros. Hoy quiero compartirte 11 estímulos para mantener la Motivación en tu trabajo, basándome en los que Enrique Sueiro nos transmite en su libro “Comunicar o no ser”.

  1. El por qué. ¿Cuál es el propósito de tu trabajo? Piensa que pasamos, en general, más de 8 horas al día de nuestro tiempo en el trabajo. Esto supone un tercio de nuestra vida. Te invito a intentar encontrar un motivo que se centre más en la/s persona/s que en una tarea y a ser posible que sea lo más transcendente. Ejemplo: trabajo formando a personas para hacer un mundo mejor.
  2. El mensaje. ¿Qué te dices acerca de lo haces? ¿Cómo valoras en lo que trabajas? Crear un mensaje positivo sobre tu cometido es importante para sentirte motivado.
  3. El reconocimiento. Ya os he compartido que el primer principio de todo ser humano es Amar y ser Amado. El reconocimiento es una demostración de que te valoran y valoran lo que haces y esto es un factor motivador. Ya muchos expertos han demostrado que el efecto del entusiasmo ciego en un puesto dura entre 1-3 años. Si eres líder ¿de qué manera vas a reconocer a tus colaboradores? Si no tienes equipos a tu cargo ¿Qué vas a hacer para que te reconozcan? ¿qué posibilidades tienes de ascender dentro de tu empresa?
  4. El equipo. ¿Con qué personas trabajas? ¿Qué tipo de relación tienes con ellas? El formar parte de un equipo es un estímulo motivante.
  5. El reto. ¿Cómo afrontas los fracasos? ¿Qué capacidad de resistencia tienes para llegar al éxito o para lograr lo que deseas? Está demostrado que la mayoría de todos los deportistas de élite han fracasado una y otra vez hasta conseguir el éxito. Es importante que te fijes metas y objetivos a lograr y que aprendas de cada fracaso durante el camino. De esta manera, estarás activando tu motivación.
  6. El dinero. Es el motivador laboral por excelencia. ¿Te sientes adecuadamente remunerado por lo que realizas? ¿La actividad en sí misma tiene un gran valor para ti? ¿Podrías hacer esta actividad de manera altruista? ¿Supera tu satisfacción al realizar tu trabajo al salario que percibes?
  7. El tiempo. ¿Tienes flexibilidad horaria? ¿Tienes flexibilidad para coger vacaciones? ¿Tienes tiempo para seguir formándote? ¿Qué alternativas que requieren de tu tiempo son retribuidas por la empresa además de salarialmente? Tener la posibilidad de disponer de forma flexible nuestro tiempo en el trabajo es un gran motivador.
  8. La seguridad. ¿Qué tipo de contrato tienes? ¿Qué te da seguridad laboral? ¿Qué tipo de confianza te inspira la empresa en la que trabajas? Ya nos indica Maslow en su pirámide que la seguridad es un motivador importante personal.
  9. El talento. ¿Aprovecha tu talento la empresa en la que trabajas? ¿Cuánta gente se va de tu empresa por no aprovechar su talento? Una manera de sentirte motivado en una empresa es desarrollando todo tu talento.
  10. El ejemplo. ¿Sientes que puedes aprender de alguien dentro de tu empresa? ¿Te apoyas en compañeros cuando lo necesitas? Para sentirte motivado puedes, por ejemplo, seguir a un líder al que admiras, o sentir que sigues creciendo dentro de tu empresa.
  11. El pasado, el presente y el futuro. ¿Te centras en lo que está en tus manos? El pasado, el presente y el futuro pueden ser grandes aliados de la motivación en el trabajo, porque se puede aplicar en el presente lo que ya hemos aprendido y probado en el pasado y además, se pueden establecer objetivos o desarrollar ideas innovadoras para el futuro.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de las claves para estar motivado en el trabajo:


 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para sentirte más motivado en tu trabajo? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

Dentro de las organizaciones y de las relacione en general tachamos de ogros a las personas que se enfadan y ponen el grito en el cielo. También sucede que tenemos una sensación de alerta, amenaza u ofensa al escuchar a alguien alzar la voz, despotricar, refunfuñar, juzgar, avergonzar a otros, etc. Parece que mostrar la ira está mal visto.

Ya os hablé del péndulo de las emociones como herramienta para la gestión emocional. Y es que no es lo mismo decir: "me estoy enfadando", que pegar un puñetazo a una puerta y gritar saltándosenos los ojos de las órbitas.

como gestionar nuestra ira Diseñado por Freepik

Os dejo algunas claves para ayudarnos a manejar la ira:

Aceptar que "eso" nos enfada. Una de las principales causas de sentirnos mal con el trabajo o con los amigos y familiares, o con determinadas situaciones es porque no terminamos de aceptar que "eso" nos molesta, "eso" no nos gusta o "eso" nos da rabia. Sin embargo soy yo y no "eso" quien se enfada y personas diferentes o nosotros mismos en otro momento podemos no sentirnos tan disgustados o afectados por "eso" mismo.

A veces, nos negamos la evidencia pero nuestro lenguaje no verbal seguramente nos delate. Y también es posible que nos sintamos vulnerables porque ¡hay algo que nos saca de nuestras casillas! Ya no somos todo lo correctos y perfectos que deberíamos ser. Actuemos sobre lo que esté en nuestra mano. Y para lo que no, os dejo como ayuda el arte japonés del “Shikata ga nai” (aceptarlo, no hay más remedio).

Cuidado con lo que piensas y dices porque importa. Los debería ser así, querer tener la razón, tener pensamientos extremos (todo o nada), o catastrofistas (ver solo lo negativo), determinar lo que es justo o injusto, querer cambiar a las personas…  Aprovechar el autoconocimiento y la objetividad, revisar la irrealidad de las creencias, centrarse en mantener nuestro bienestar. ¿Me está afectando pensar así? Descarto este pensamiento y lo sustituyo por uno más útil y beneficioso para mí. Os dejo unos ejemplos de Elia Roca para reencuadrar el enfoque de las situaciones que provocan nuestra ira:

ira

Compasión. Con nosotros mismos y con los demás. Es posible que reaccionemos con ira porque no sabemos en ese momento reaccionar de otra manera. Al principio cuando estamos protestando puede que nos sintamos en nuestro derecho y nuestra autoestima esté muy alta. Pero luego, pasado un tiempo, es posible que sintamos vergüenza o culpa porque no teníamos que habernos puesto así, no era para tanto, perdimos los papeles, etc. A veces hemos de saber perdonar y dejar hacer. No darle tanta importancia.

Darnos tiempo.  Es importante tomarse el tiempo para entender qué ha sucedido y por qué nos sentimos así. Una vez que lo hemos detectado, podemos actuar y hablar con la persona correcta en el momento y lugar adecuado. Y sobre todo, en esta ocasión, dado que hemos tenido el tiempo de reflexión, podremos utilizar una comunicación más asertiva, constructiva, orientada a soluciones, con más tranquilidad. Afrontar la situación y no guardárnosla es clave para dejar atrás lo que nos molesta. Hemos de soltar el lastre y no cargar con tantas mochilas de deberías, culpas y tengo que.

Aristóteles decía: “Cualquiera puede enfadarse, eso es fácil. Lo difícil es enfadarse con la persona adecuada, en el momento justo y en el grado necesario”.

Separar a la persona del suceso. Hay enfados que separan familias incluso durante generaciones. Las últimas generaciones ya no saben ni por qué, es simplemente algo histórico que aprenden desde que nacen. Si queremos mantener las relaciones con los demás, si nos importan las personas de nuestro alrededor, es necesario que sepamos separar lo que hizo, lo que dijo o lo que no hizo o no dijo de lo que la persona es o representa para nosotros.  Todos podemos fallar a las expectativas de los demás en un determinado momento. La exigencia hacia los demás no favorece que nos sintamos mejor y terminamos por juzgar a las personas. Es conveniente no confundir a la persona con sus conductas.

Mantener la calma. Eso es fácil de decir y difícil de hacer. Con la práctica, cada vez nos daremos cuenta antes de que nos estamos enfadando, sobre todo si ponemos atención a las señales que nos da nuestro cuerpo. Y seremos más conscientes cada vez para evitar saltar de forma desmedida. Respirar de forma diafragmática, hacer ejercicios de relajación o darnos instrucciones son buenas opciones para regular nuestra intensidad ante la ira. La consciencia de nuestro cuerpo y mente, de nuestras emociones es esencial para lograr una buena gestión emocional.

Utilizar el poder de la imaginación. La PNL nos ayuda a modificar imágenes mentales que nos sirven para tomar nuevas perspectivas sobre una situación, para relativizar y alejarnos emocionalmente de lo que nos provoca la ira, etc. Por ejemplo, podemos cerrar los ojos y  pensar en la persona y el suceso que nos desagrada. Esa imagen la podemos llevar como a una pantalla de cine delante nuestra, podemos ponerla en blanco y negro, cambiarle las voces a los personajes que aparecen, colocarnos en otra posición respecto a la escena…

¿Qué vas a comenzar a hacer para gestionar tu ira mejor?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

22 mayo, 2017

Querido compañero,

¿Cómo realizas la sintonía o el Rapport? ¿Qué haces para llegar a conseguir sintonía con tu cliente?

 

tecnicas para practicar el rapport

En mi artículo anterior te hablé sobre claves para practicar el Rapport, hoy quisiera hablarte de diferentes técnicas para practicar el Rapport o técnicas para que se dé la sintonía con tu interlocutor y de los pasos a llevar a cabo para lograrla.

Es interesante practicar la sintonía o Rapport para favorecer la relación con el otro creando un ambiente agradable, de confianza y colaboración mutua. Es la ciencia de sentirse confortable con los demás y que los demás se sientan confortables con uno. Esta habilidad permite reducir rápidamente las diferencias de percepción del mundo entre las personas.

Realizar Rapport conlleva a múltiples beneficios como estás viendo, además de compartir emociones, mayor predisposición a tratar un tema determinado, mejor disponibilidad a llegar acuerdos en una negociación, conseguir que el interlocutor tenga una mayor apertura dado que se genera una mayor confianza, que surjan más pensamientos positivos entre los interlocutores…

¿Qué otros beneficios sabes que se producen cuando practicas la sintonía con el otro?

Existen múltiples formas para desarrollar el Rapport, algunas de ellas son:

  • Observar al otro y adaptarse a su estilo.
  • Copiar gestos de sus expresiones faciales.
  • Reír cuando lo hace el otro y en la misma intensidad.
  • Realizar los mismos movimientos de piernas y pies.
  • Adquirir la misma forma de mirar y de estar presente.
  • Mantener la distancia que establezca el otro.
  • Seguir los movimientos del otro de brazos y manos.
  • Hablar con el mismo o similar tono, con la misma cadencia o ritmo y llevar la conversación con la misma velocidad que el otro.
  • Expresar una similar postura corporal.
  • Respirar con la misma frecuencia.
  • Buscar el mismo estilo personal.
  • Equilibrarte con el mismo nivel energético del otro.

¿Qué otros aspectos tienes en cuenta para realizar Rapport?

También quiero aprovechar para compartirte los 3 Pasos que en 2miradas practicamos para poder realizar Rapport:

  1. Prestar atención al otro: en este paso vamos a tener en cuenta lo que llamamos en PNL Calibrar, observando la comunicación no verbal de tu interlocutor: la postura corporal de la persona, sus gestos, movimientos, respiración…

También observaremos su comunicación verbal: desarrollo del contenido, volumen, tono de voz. Todo lo que podamos apreciar en la forma del habla del otro.

Tendremos en cuenta lo que vemos, lo que oímos, lo que sentimos, olemos, palpamos, degustamos del otro. Es decir, todo lo que percibimos a través de nuestros sentidos.

  1. Acompasar: hacer de espejo con toda la información recogida en el paso anterior; es decir, duplicar lo ya observado, intentando parecernos en todo lo posible a nuestro interlocutor pero a nuestro estilo.
  2. Comprobar: cuando ya hayas realizado Rapport puedes comprobar si se ha dado la conexión mutua dejando de seguirle y realizando algún gesto distinto al de tu interlocutor. Si te copia o realiza un gesto similar al que tú has realizado se habrá verificado la sincronía. ¡Felicidades!

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla del Rapport, sus diferentes aplicaciones… Lenguaje sin palabras - Rapport

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a mejorar para realizar Rapport? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

 

 

 

Querido compañero,
¿Para qué es importante la sintonía o el Rapport? ¿En qué momentos es importante que practiques el Rapport?

Rapport

 

Llevo varios artículos escribiendo sobre la importancia y el desarrollo de habilidades sociales para resultar más agradables a los demás y predisponerlos a nuestro favor. Hoy quisiera hablarte de una habilidad que considero fundamental para lograrlo: el Rapport.

La comunicación es como  un baile y el Rapport crea la sintonía perfecta, facilitando una comunicación más plena y de confianza.

El Rapport es una habilidad por la que dos o más personas conectan. Es una sintonía psicológica y emocional que favorece la relación entre sí. El Rapport, compenetración o acompasamiento lo desarrollamos con quienes sentimos algún tipo de sintonía, con personas con quienes encontramos similitudes o con aquellos a los que admiramos, aunque el rapport también se puede comenzar provocando y luego fluir en él.

Cuando conocí esta técnica a través de uno de los Másters que he realizado de coaching me generó muchas dudas, pues pensé que si la practicaba con un cliente podría pensar que le estaba imitando, o incluso, que pudiera pensar que le estaba haciendo burla.

Con el fin de eliminar este tipo de creencias infundadas, quisiera compartirte este vídeo donde se deja muy claro, a través del estudio realizado, que el Rapport provoca bienestar en el otro: Acompasamiento o Rapport

Quiero aprovechar a compartirte algunas claves para cuando practiques el Rapport:

  • Ten cuidado porque durante esos primeros minutos que vas a practicar esta técnica es posible que te pierdas parte de la comunicación verbal del otro, pues vas a estar más pendiente de su comunicación no verbal.
  • El Rapport es una forma de influenciar a nuestro interlocutor, por lo que es vital practicar el win-win, siempre en beneficio mutuo para que la conversación y el trato sea más fluido y cómodo para las dos partes.
  • Es muy importante practicar la sutileza al acompasar los movimientos del otro cuando hacemos Rapport especialmente durante los primeros minutos. Luego ya verás que todo fluye y que ya no necesitas estar tan pendiente de su comunicación no verbal.
  • El Rapport incluye tres componentes conductuales: atención mutua, positividad mutua y coordinación.
  • Para poder realizar esta coordinación es necesario adaptarse al ritmo de la otra persona, sobre todo, emocionalmente (reflejando uno mismo el estado emocional de la otra persona para empatizar y a la vez hacer manifiesta esa empatía), también oralmente (adaptar el tono de voz y el ritmo del habla al de la otra persona) y además, gestualmente (captando su lenguaje no verbal y repitiéndolo de modo parecido).
  • La sintonía se logra con la escucha completa del otro, prueba a vaciarte de ti para llenarte del otro y lograrás que el otro se vea reflejado en ti.
  • Cuida que tu comunicación verbal case con la no verbal para no parecer inconexo o incoherente. Estas incongruencias nos hacen menos creíbles y confiables, y más contradictorios ante nuestro interlocutor.
  • Cuanto más realices Rapport más sencillo te resultará y de una forma más inconsciente lo llevarás a cabo. Además te recuerdo que el Rapport abre la puerta a la empatía.
  • Si has comprobado que estáis ya acompasados realizando el Rapport, puedes relajarte y volver a realizarlo cuando, por ejemplo, veas que la conversación se tensa.
  • También puedes dejar de hacer Rapport cuando quieras acabar una conversación, cuando te esté molestando lo que el otro te dice, cuando necesites poner límites, cuando necesites marcharte…

¿De qué otras maneras logras Rapport con tu interlocutor?

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla del Rapport, cómo crear Rapport, cuando terminar con el Rapport… ¿Qué es el Rapport?


 Después de lo que te he compartido ¿qué vas a mejorar para realizar Rapport? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

En el ámbito de la formación están cambiando las cosas. Desde los años 50 cuando los libros de texto no tenían ni dibujos, hasta hoy donde podemos encontrarnos hasta sin libros de texto.

Cada generación aprende y ha aprendido con unas herramientas. Se trata de prepararse para el futuro, un futuro incierto y cambiante. Y por eso, la formación también ha de cambiar, para adaptarse y facilitar su aplicación en el día a día.

Claves de la nueva formación

Por eso, hoy en las empresas así como en la formación, para ser buenos profesionales es importante tener en cuenta algunas claves de la nueva formación:

Poner el foco en el aprendiz. Antes se planteaba lo que el formador quería contar, ahora nos enfocamos en lo que el alumno quiere aprender. Es más personalizado y adaptado a las necesidades instantáneas de las personas. Por ejemplo, a través del Universal Design for Learning (UDL), donde todos los participantes aportan a cada experiencia de aprendizaje una multiplicidad de talentos, intereses y necesidades.

Agilidad de respuesta. En la era de Google donde tienes lo que buscas inmediatamente, aunque haya que filtrar o discernir lo más fidedigno, nos estamos acostumbrando a resolver dudas al momento, a localizar lo que nos interesa cuando lo necesitamos y a obtener respuestas rápidas. Por eso la formación no puede ser menos ágil. Ha de estar igualmente a disposición. De ahí que surjan continuamente empresas de e-learning, plataformas de acceso a una formación variada, píldoras de formación, aplicaciones que permiten tener acceso a la formación dentro y fuera del aula, etc. como si de una enciclopedia de formación se tratase.

Formación para el futuro. Estar al día, evolucionar profesionalmente, tener nuevas ideas y alternativas, son cualidades deseadas en las empresas. La formación ha de preparar y permitir tener más recursos para afrontar las situaciones que se nos presenten. Por ejemplo, con formaciones STEM o de habilidades como la comunicación, la resolución de problemas, la visión global, la autoevaluación y de aquellas que fomenten el bienestar.

Con tecnología aplicada. Cada vez más la tecnología nos facilita el acceso a la información y en este caso, a la formación. Podemos contar con la documentación compartida en la nube, con las plataformas de aprendizaje colaborativos, con las formaciones masivas online (MOOC), con audiolibros, e-books, video conferencias, conexiones de personas en red o multiconferencias, webinars, wikipedias…y ¡lo que nos queda aún por descubrir! La revista de educación virtual nos deja también sus tendencias en el aula para 2017.

Formación continua. Una formación inicial no es suficiente aunque sí necesaria. Es una base. Después hay que seguir alimentando la curiosidad, impulsando las fortalezas que vamos desarrollando, trabajando las áreas de mejora que vayan surgiendo, avanzando día a día para dar lo mejor de uno mismo y ser los mejores profesionales.

Con metodología innovadora. Enseñar a las personas a pensar para una mejor toma de decisiones: ejercitar la creatividad a través del Design thinking, aprender jugando con gamificación y edu-tainment, invertir los procesos en el aula buscando que se aproveche más el tiempo experiencial con las flipped classrooms, alumnos que explican a sus compañeros la materia ejerciendo de profesores por un día, aprendizaje a través del trabajo colaborativo o cooperativo, etc.

Para todos. La formación debe ser inclusiva y respetuosa. Debe ser válida para toda la diversidad de personas, atendiendo las diferencias culturales, generacionales, de género, para personas con discapacidades, etc. Todos podemos seguir aprendiendo.

Emocional. Está demostrado que aprendemos mejor cuando lo que aprendemos está asociado a una emoción. De ahí la importancia de contar historias, de hacer vivir experiencias, de mostrar el problema que puede una persona tener y mostrar la posible solución,…y por eso, hay una parte "humana" que se hace aún necesaria, ya sea con vídeos de formadores que explican con pasión, con formaciones presenciales que permitan el contacto directo con la materia y con otras personas que enriquezcan el proceso enseñanza-aprendizaje, etc.

Para completar esta información, desde el ESIC nos muestran algunas de las tendencias más importantes de la educación para 2017, que puedes ver aquí.

Como profesional ¿cómo quieres seguir formándote? Y como empresa, ¿quieres estar al día para atender las nuevas necesidades de formación de tus equipos? ¿Qué vas a comenzar a hacer?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

27 marzo, 2017

Hay personas que llaman la atención solo por aparecer en una sala. Hay personas que parece que siempre encuentran las palabras adecuadas para compartir con los demás. Hay personas a las que apetece conocer y escuchar. Son personas con carisma.

¿Qué es el carisma? Es una palabra que proviene del griego "charis" que significa gracia o regalo. Es la capacidad de atraer o fascinar, según la R.A.E. Por eso, es una habilidad social muy apreciada y deseada. Está relacionada con la capacidad de influencia y persuasión. Y se convierte en una cualidad indispensable para el liderazgo.

Ser carismático puede ser una fortaleza personal innata pero la buena noticia es que está demostrado que también se puede aprender. Sólo hace falta tener en cuenta algunas claves para sentirnos más cómodos, con mayor confianza, fluyendo en las diferentes situaciones que se nos presenten y sabiendo conectar con las personas que nos rodean.

Claves para desarrollar el carisma:

La coherencia entre tu comunicación verbal y no verbal. Es importante ser auténtico. Poner una cara y luego hacer o decir lo contrario no genera confianza. Somos mucho más creíbles cuando somos coherentes entre nuestra forma de ser y de hacer.

La imagen. Coco Chanel decía "viste vulgar y solo verán el vestido, viste elegante y solo verán a la mujer". Esto no es más que una forma de decir que cuidemos la imagen que queremos proyectar. Da igual si es más formal o informal pero sí saber que si tenemos una mancha o la bragueta abierta probablemente se fijen en eso en lugar de en nosotros como personas o en la importancia de nuestro mensaje. Y también que sea una imagen acorde contigo, que estés cómodo/a con ella, que seas tú mismo/a. Y paradójicamente, cuando sientes que eres tú mismo, te dará más igual lo que llevas puesto. Cuida el ser más que el parecer.

Ten el "guapo subido". Esta expresión puede que la conozcamos más las chicas que los chicos. Al menos nunca se la he oído decir a ningún chico. Sin embargo, a todos nos gusta vernos bien en el espejo, gustarnos. No hace falta ser modelo ni ser guapo. Es solo sentirnos bien. Hay ropa con la que nos vemos mejor y otra con la que no queremos ni que nos vean. Para tener carisma es importante elegir aquello con lo que te gusta verte. Cuanto mejor te veas tú, mejor te verán los demás. Es cuestión de autoestima.

Saca tus artes de seducción. En los negocios como en la vida personal, se trata de enamorar.Ve con la idea de que lo más importante en la vida es amar. Así cuando quieras conocer a alguien evitarás toda timidez o vergüenza. Tu foco estará en la otra persona, querrás conocerle, saber más, querrás hacerle sentir bien y que esté a gusto contigo.

 

Postura abierta, mirada sincera y escucha activa. La mirada atenta, los brazos abiertos, las palmas hacia arriba, espalda recta, rostro relajado y una sonrisa. Es una forma de decir que estás abierto/a a conocer a la otra persona, sin juzgarla, a tratar de comprenderla, a empatizar…

Adopta la posición VASE para transmitir seguridad 

Utiliza un lenguaje sencillo. Que nos comprendan y que resultemos cercanos tiene mucho que ver con el lenguaje que utilicemos. Una de las cualidades del carisma es la capacidad de conectar y con un lenguaje que todos entiendan, adaptado al interlocutor lo lograremos mejor.

Evita la negatividad. No nos gustan las personas que están continuamente quejándose, nos alejan. Personas positivas, alegres, que inspiran, que nos motivan y creen en nosotros, nos resultan mucho más agradables.

Habla de tus emociones. Expresa lo que sientes, contagia emociones y muestra tu pasión. Así  tu mensaje será memorable porque aquello que vivimos con emoción lo recordamos mejor. Además, tocar a tu interlocutor en el momento adecuado también es un multiplicador de la potencia de tus mensajes. Por ejemplo, como dice Pau de habilidadsocial.com en su documento 10 hábitos inteligentes para ser más carismático, "si tocas a alguien mientras expresas tristeza, percibirá tu lamento de forma más intensa. Si lo haces mientras expresas felicidad, transmitirás mayor alegría." Tocar genera cercanía y nos hace sentirnos a gusto.

Utiliza el rapport para generar más confianza. Nos sentimos mejor con personas similares a nosotras, con las que tenemos cosas en común. Así que imita los gestos de tu interlocutor de forma muy sutil, a tu manera. Alinea tu tono, ritmo y volumen de voz, así como la respiración. Prueba. El rapport es una de las claves de la conexión con los demás.

Muestra tu capacidad para superar dificultades. Admiramos a las personas que creemos más fuertes o valientes. También a las que consideramos más sabias o que han hecho algo que nosotros deseamos. Son héroes o modelos de superación. Y esto nos hace mirarlos con otros ojos. Estoy segura que tú también has superado situaciones difíciles y que te has sabido remangar cuando ha hecho falta. Pues muéstralo, no te avergüences por una situación vivida, sino celebra el haber salido de ella.

No tengas miedo. Los demás son personas igual que tú, con sus fortalezas y debilidades. Nadie es perfecto. Y tú eres tan único/a como el otro. Cree en ti.

Os dejo este vídeo de Rafael Santandreu hablando del carisma, una cuestión relacionada con la introversión y la extroversión, con sentirse bien en las relaciones sociales:

Después de conocer estas claves, ¿qué vas a comenzar a hacer para desarrollar tu carisma?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

21 marzo, 2017

Querido compañero,

¿Eres más empático o más antipático? ¿En qué momentos utilizas la simpatía?

Hoy quisiera hablarte de tres conceptos relacionados con la empatía. Para ello, pongamos el caso de una persona que nos cuenta su historia, una historia dramática o desagradable. Está enfocada en su problema, en su situación o en su pena. Nosotros tenemos tres posibles alternativas de actuación:

Simpatía: Es el caso en el que al escuchar esa historia o lo que nos está trasladando esa persona, nos sintamos tan conmovidos e implicados, que nos quedemos sintiendo las mismas emociones que la persona que nos lo cuenta aunque no sea nuestra propia situación. Nos quedamos enganchados y nos cogemos el problema como propio. Nos contagiamos de su emoción.

Cuando nos pasa esto, dejamos de tener el foco en la otra persona pasando a ser protagonistas de la historia.

Un ejemplo para ilustrar esta situaciónpuede ser: la otra persona te cuenta que acaba de perder el trabajo y que está viviendo un momento muy delicado por las consecuencias económicas que le supone. Entonces tú te conectas con su emoción recordando el despedido de una empresa que te supuso también un grave problema en tu vida.

Antipatía: Es el caso en el que al escuchar la historia del otro no queramos implicarnos, incluso la evitemos, poniéndonos corazas para no sentirnos afectados por lo que nos pueda contar.

Esto les pasa mucho a algunos médicos, que parece que no comprendan la situación de sus pacientes, que se encuentran enfermos. A veces esta antipatía es positiva, porque nos permite cuidar de nosotros si no estamos lo suficientemente fuertes para atender emocionalmente a la persona que tenemos delante.

Empatía: Es el caso en el que escuchamos a la otra persona y nos ponemos en su lugar, sabiendo que la situación no la estamos viviendo nosotros y que después podremos continuar con nuestra vida.

Podemos dedicarle nuestro tiempo a la persona, reconocer lo que la ocurre, acompañarla en el momento y después, volver a nuestra posición, recuperar nuestros propios zapatos. La situación que vive la otra persona no es la que vivimos nosotros, luego no tenemos por qué sentirnos igual.  

Desde ahí, desde nuestra propia posición, podemos preguntar si podemos  ayudar, ya que en ese caso tendremos una perspectiva diferente del problema, nuestra propia perspectiva, ajena a la de la persona con la que estamos. Si nos deja, seremos de gran ayuda y mantendríamos el foco en el otro.

Ser empático tiene muchos beneficios para mantener y mejorar nuestras relaciones sociales. Te invito a leer mi anterior artículo en el que hablo de sobre la empatía y algunas claves de su uso.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo sobre Sentir lo que otros sienten:


Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer cuando alguien te cuente algo? ¿Cuándo vas a empezar a ser más empático?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García