Category Archives for comunicacion-2

5 junio, 2018

 ¿Usas adecuadamente el teléfono?  ¿Pierdes el tiempo con cada llamada?

  malos-habitos-del-uso-del-telefono

 Foto Unsplash

Una de las causas principales de la pérdida de tiempo es el mal uso que muchos hacemos del teléfono. De ahí que quiera compartirte formas de cómo hacer un buen uso del teléfono.

Según una investigación publicada por la compañía Mobile Insurance, el ser humano gasta un tiempo aproximado de 3,7 años de su vida en la pantalla de un dispositivo móvil y este uso sigue aumentando.

Y para comenzar me gustaría comentarte algunos malos hábitos en el uso del teléfono:

  • Conversaciones largas en horas productivas. Cuando usamos el teléfono para mantener largas conversaciones nos desconcentra y además, hacemos un uso  inadecuado del tiempo. En estas conversaciones largas normalmente, nos enrollamos hablando y repitiendo las mismas cosas una y otra vez durante la misma conversación lo que nos resta efectividad y productividad.
  • Abusar de los whatsapps. Usar desmedidamente whatsapp por miedo a hacer llamadas o quedar con la persona. A veces es mejor aclarar la cuestión o el problema que se haya planteado en persona. Y hablar las cosas cara a cara puede ser más conveniente para no dar lugar a malos entendidos y llegar a soluciones en el menor tiempo posible.
  • Tener el teléfono constantemente en la mano. Esto nos lleva a contestar instintivamente, incluso cuando estamos con clientes, actuando como esclavos del teléfono o incluso, pudiendo provocar un accidente, si por ejemplo, lo atendemos cuando estamos conduciendo.
  • Hablar en alto por teléfono. Los ruidos del entorno, sonidos del teléfono, sensación distante del interlocutor… nos llevan, en muchas ocasiones, a hablar alto o chillar al teléfono, esto se considera una falta de respeto por los demás.
  • Escribir mientras estamos caminando. Además de perder información en ese paseo, podemos poner incluso en peligro nuestra vida con este mal hábito. Conozco el caso de un amigo que se puso a escribir en la calle, no dándose cuenta de que se bajó de la acera y lamentablemente, murió atropellado por un coche.
  • Usarlo en lugares públicos donde hay alguien muy cerca. Es importante tener apagado o en modo silencio el teléfono en lugares de encuentro sociales (salas de conferencia o salas de formación, actos culturales, conciertos, espacios religiosos…) o en lugares públicos (tren, autobús, avión…) Seguro que os ha pasado alguna vez haciendo un viaje, que un desconocido o un amigo se ha pasado el viaje llamando o recibiendo llamadas. Si se ha repetido en el tiempo ¿cómo te has sentido frente a este hecho si estabas con un amigo y querías hablar con él? ¿Y si era un desconocido y querías descansar en el trayecto o leer algo o estar concentrado en alguna tarea?
  • Sacar vídeos y fotos constantemente. Si eres de los que sacas fotos de todo, esto puede llevarte a perderte el momento o la experiencia que estás viviendo. Recuerdo que en uno de mis viajes, visitando los fiordos noruegos, me puse a sacar fotos de las ballenas, en lugar de vivir el momento y no a través de una cámara.

Consecuencias de los malos hábitos en el uso del teléfono:

Podemos sufrir problemas de salud. El Doctor Hugo Pazmiño, médico generalista, asegura que el constante uso de tu teléfono inteligente tiene algunas consecuencias en la salud. Este doctor afirma: "Cada vez veo más pacientes jóvenes que llegan al consultorio con problemas en la parte alta de la espalda y el cuello”. También genera problemas en los globos oculares a largo plazo, ya que los caracteres en un teléfono celular son mucho más pequeños y al responder mensajes en un teclado tan pequeño se ponen las manos y dedos en una posición tensa, pudiendo generar a la larga problemas en las articulaciones.

El Instituto Nacional de Cáncer en Estados Unidos sostiene que “los teléfonos celulares emiten energía de radiofrecuencia, una forma de radiación electromagnética no ionizante, que puede ser absorbida por los tejidos más cerca de donde se sostiene el teléfono”. Además, señala que la cantidad de exposición que sufre la persona depende de “la tecnología del teléfono, la distancia entre la antena del equipo y el usuario, la extensión y el tipo de uso, y la distancia a la persona desde las torres de telefonía celular”.

Un mal uso puede provocar una conducta obsesiva. Cuando la persona no para de revisar sus notificaciones, que van llegando una por una y repitiéndolo un sinfín de veces al cabo del día. Y esto pasa porque cada vez que escuchas el sonido de una notificación (por ejemplo, un like en Facebook) segregas dopamina, que es una recompensa para tu cerebro y con esto consigues una sensación de felicidad.

 Pérdida de tiempo. Una persona hiperconectada siempre está pensando en más de una cosa a la vez, en lugar de estar concentrado en una actividad. La atención se distribuye en algunas tareas irrelevantes, ya que el teléfono nos distrae y esto nos lleva a realizar menos tareas en el mismo tiempo creando una sensación de falsa actividad.

No saber ignorarlo cuando es necesario. Utilizarlo de forma indiscriminada nos lleva a no tener en cuenta a los demás, ni a mis necesidades del momento. El no ignorar el teléfono en determinados momentos lleva a que rompamos nuestra concentración si estamos realizando una tarea que lo requiere o nos puede llevar a romper nuestro descanso. Además, si contestamos instintivamente, incluso cuando estamos con clientes pueden sentirse que no estamos atendiéndoles como se merecen.

Proyección hacia los demás de disponibilidad total. Esto lo generamos cuando contestamos con la sensación de agradar versus disponibilidad. Y quizá luego nos arrepintamos de estar hablando con clientes a las once de la noche o el domingo por la tarde, o nuestros amigos o parejas nos lo reprochen. ¿La disponibilidad total también es hacia ellos?

 El mal hábito de usar el teléfono afecta la comunicación. El uso abusivo del teléfono nos está alejando en muchos casos de relacionarnos de manera más directa con otros seres humanos. A menudo veo a grupos de amigos, cenando juntos y hablándose a través del teléfono. Este hecho nos está llevando a la larga a la soledad.

Un uso constante del teléfono cuando estamos realizando otras actividades, rompe nuestra concentración. Taquicardia, nerviosismo, falta de concentración, pérdida de interés por aficiones previas y de la noción del tiempo, son algunas de las señales que pueden alertar de un uso excesivo del teléfono móvil, junto a las mentiras sobre el tiempo de utilización de este dispositivo, comenta la psicóloga Gloria Martín.

 ¿Qué otras consecuencias conoces de hacer un mal uso del teléfono? Con el fin de complementar lo que te he comentado, hábitos a evitar cuando uses un teléfono celular:

Después de lo que te he compartido ¿cómo vas a detectar que estás haciendo un mal uso del teléfono? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

O como Albert Einstein dijo...

“Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.”

 

Milagros García

 

22 mayo, 2018

¿Practicas la learnability?  ¿De qué forma?

Este pasado viernes tuvo lugar la convención del Grupo REDPISO 2018. Como responsable de la formación del Grupo, doy una charla en cada evento anual.

covencion-redpiso-post

En esta ocasión les hablé de la clave del presente para el futuro profesional: La Learnability, concepto del cual ya he hablado en uno de mis artículos.

Como ya indiqué entonces la Learnability es «la capacidad de aprender nuevas habilidades para mantenerse empleable a largo plazo». Además, es clave tanto para la sostenibilidad como para la competitividad de las empresas.

Te dejo un vídeo en el que Juan Carlos Cubeiro nos habla de la  Learnability. 

En la situación laboral actual tan dinámica, es necesario que las personas busquen un continuo desarrollo de sus habilidades para seguir accediendo al mercado, y que las empresas permitan que su talento desarrolle nuevas competencias, y se adapte a nuevas tecnologías y procesos.

Para que se dé la Learnability es necesario que la persona muestre:

  • Flexibilidad para tener la mente abierta, para conocer cosas nuevas, para escuchar a otros y para entender lo que otros piensan. Esto permite distinguir oportunidades, descubrir cosas nuevas y desconocidas, vislumbrar nuevos caminos y saborear lo diferente.
  • Dinamismo e innovación para lograr la learnability es necesario ser valiente y no tener miedo al fracaso, sino tener ganas de renovar y/o mejorar. Si que es cierto que para lograr la innovación dentro de una empresa tiene que haber una cultura de trabajo no hostil, una cultura inclusiva y en donde las diversas ideas resultantes de una diversidad sean libres de ser compartidas.
  • Intención de salir de la zona de confort, que la persona venza el miedo, se desafíe e intente hacer las cosas de diferente manera; en definitiva, que rompa con lo cotidiano, con hacer más de lo mismo. De esta forma la persona conseguirá sacar su máximo potencial y ganará más confianza.
  • Motivación. Aprender hacer algo nuevo o distinto o hacer algo de manera diferente o mejorar algo, supone esfuerzo. Luego es necesario que lo abordemos con dinamismo, con ganas, con impulso y con proactividad. La motivación es la clave para que los seres humanos nos mantengamos tenaces persiguiendo logros que pueden no dar fruto a corto plazo.
  • Creatividad. Es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales. La creatividad es necesaria para desarrollar la learnability, ya que gracias a ella, conseguimos: imaginar, crear, innovar, generar nuevas ideas y desarrollar nuevas habilidades.
  • Interés por conocer gente nueva, de esta forma conseguirás tener nuevas experiencias. Son muchos los beneficios que nos proporciona conocer personas nuevas como son: podemos aprender cosas nuevas, expandir el propio conocimiento cultural del mundo, expandir relaciones comerciales, además de hacernos sentir mejor con uno mismo, conocer otros puntos de vista distintos a los propios…
  • Compromiso, para desarrollar la Learnability es necesario que el candidato cumpla con el acuerdo, contrato o promesa de lo que ha dicho que iba a realizar y/o con lo que se le ha pedido, actuando para alcanzar objetivos por encima de lo que se espera.
  • Diversión, que se divierta, que disfrute aprendiendo. Aprender para disfrutar y disfrutar aprendiendo y además, hacerlo compartiéndolo con otro u otros, de esta manera los conocimientos se van transmitiendo de una persona a otra, y por el camino van evolucionando y mutando en infinidad de variantes y matices.

¿Qué otras cualidades consideras necesarias para conseguir la Learnability? Con el fin de complementar lo que te he comentado, ¿Cómo puedes impulsar tu Learnability?

“La empleabilidad ya no depende tanto de lo que se sabe, sino de lo que se puede aprender, porque los ciclos de aprendizaje son cada vez más cortos"

Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup España 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu aprendizaje? ¿Tu Learnability? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

Milagros García

Siempre he pensado que el cambio generacional es debido a los pequeños cambios que hacemos respecto a lo vivido de niños, porque queremos hacer ciertas cosas de forma diferente, a nuestra manera . A esto, hemos de sumarle las circunstancias externas que han determinado vivencias comunes para toda la población, por ejemplo, las guerras, la libertad, la globalización, la digitalización…

 

img 1
 Foto unsplash     

 

Por todo, personas de generaciones diferentes actúan de forma diferente. Y son vistas por los demás como diferentes. Si bien es cierto que creo que cada persona es un ser individual y único, en este artículo, generalizaré un poco.

Según el estudio del ObservatorioGT, Generación y Talento y la Universidad Europea de Madrid, los directivos de cada generación se comportan de determinada forma y su estilo de liderazgo se centra más en unos aspectos respecto a otros. Por ejemplo:

  1. Los considerados líderes tradicionalistas, es decir, los nacidos antes de 1955, utilizan un estilo de liderazgo basado en valores y desarrollan un rol de equipo más paternalista y cercano. Tienen un alto conocimiento y experiencia, una alta capacidad para priorizar y pueden ser valiosos coaches y mentores. Sin embargo, su estilo de comunicación es menos eficaz y dan mucha menos importancia a la conciliación.
  2. Los considerados líderes Baby Boomers, los nacidos entre 1956 y 1970, están mucho más enfocados a objetivos y al desarrollo del negocio y de las personas en la organización. Suelen ser expertos y buenos trabajadores, sienten orgullo de pertenencia y crean o son parte de una red de contactos informales y útiles dentro de la empresa. Sin embargo, tampoco prestan tanta atención a la conciliación de la vida personal y laboral, y el disfrute en el trabajo no es su prioridad.
  3. Los considerados líderes de la generación X, los nacidos entre 1971 y 1981, están centrados en los objetivos pero con una base importante en los valores. Son más adaptativos, humanos, colaborativos, productivos… Comienza a haber mayor número de mujeres directivas de esta generación y eso hace que promuevan más la conciliación. Sin embargo, no desarrollan tanto el trabajo en equipo ni fomentan el rol de equipo.
  4. Los considerados líderes de la generación Y, los nacidos entre 1982 y 1992, trabajan mucho más la comunicación eficaz, utilizan el reconocimiento a pesar de su exigencia personal y al equipo. Llevan un ritmo frenético necesario para abordar los cambios, lo que les lleva a moverse más en el corto plazo. Sin embargo, no prestan tanta atención a los valores ni a los objetivos.

 

Puedes obtener el estudio completo solicitándolo en www.generacciona.org

Ahora bien, los líderes de mañana, tendrán que ser líderes capaces de entender y acompañar a las diferentes generaciones. El liderazgo intergeneracional se presenta como una nueva competencia esencial para el futuro. Y según los encuestados, ha de tener características clave como:

principales-caracteristicas-que-deberia-tener-el-lider-ideal

Esto quiere decir, que en este momento histórico, las personas no queremos que se nos dirija igual. Y las empresas que no sumen importancia a favorecer la comunicación, que no ponga como prioridad a la persona como eje vital de la organización, cubriendo sus necesidades específicas, aprendiendo a colaborar y sacar lo mejor de las personas, siendo integrador de todos y facilitador de la conciliación, asumiendo la responsabilidad de sus acciones, en crecimiento continuo para adaptare a los cambios, con flexibilidad y aprendizaje… se encontrarán cada vez con mayor dificultad para atraer talento y sobre todo, para que quieran quedarse dedicando sus esfuerzos en esa empresa.

Sabiendo esto, ¿qué vas a hacer para desarrollar el liderazgo intergeneracional?  Que las empresas se adapten a los nuevos tiempo, dependerá del grado en que las personas se adapten a las nuevas necesidades y sigan aprendiendo.

El liderazgo una cuestión de actitud, no de edad...

Raquel Bonsfills

17 abril, 2018

La mayor parte de las veces al escuchar a una persona somos capaces de interpretar su estado de ánimo con acierto. Y utilizamos expresiones del tipo: "parece abatido", "estaba nerviosa, le temblaba la voz", "hablaba tan deprisa por lo contenta que venía con lo que le había pasado…"

Pero ¿sabías que en un gran número de estudios se ha demostrado que varios aspectos del estado físico y emocional del emisor, incluyendo edad, sexo, inteligencia, apariencia y personalidad pueden identificarse solamente por la voz? De hecho, Amazon ya está incorporando la voz como factor determinante para poder desarrollar mejor las competencias de Alexa, como explica José Melgar en su artículo de neuromarketing. Y no solo Amazon, son múltiples las empresas que están poniendo la voz como tendencia a incorporar en su tecnología o en la robótica.  

la voz y las emociones

Photo de Unsplash

El ser humano posee una estructura que le permite emitir sonidos, con un ritmo y velocidad, un tono, un timbre, una intensidad, un volumen, una energía, con una vibración de las cuerdas vocales… y que según cómo se posicionen los músculos, el aire, la cabeza o la mandíbula, pueden expresar una misma frase con diferente sentido.

Siguiendo los estudios de la técnica Alexander, y basándose en su propia experiencia con la voz, Michael McCallion afirma en la entrevista que le hicieron para la revista Muy Interesante, que cada emoción tiene su voz, y además posee su propia pauta de respiración, ya que existen muchas maneras distintas de respirar. "Ésta es la energía básica para hablar. Luego cada sílaba es una unidad en la que se usan unos músculos determinados".

Puedes hacer la prueba tú mismo. Elige una frase cualquiera de un libro o de este artículo, por ejemplo: "cada emoción tiene su voz" y repítela siguiendo las indicaciones de volumen, tono, velocidad y ritmo que se indican. ¿Notas la diferencia? Conectarte con la emoción también te ayudará porque como los buenos actores, hay que meterse en el papel para ser creíbles.

Como dice Mª Soledad Cabrelles en su artículo de la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes, una voz sana posee versatilidad, sensitividad y pureza de timbre, sin muestras de estar forzada o violentada. Por encima de todo, la voz sana posee vitalidad siendo clara y firme. Y para cuidar de nuestra voz y por ende, de nuestras emociones, podemos aplicar algunas técnicas y herramientas que nos faciliten su gestión:

Expresión facial y corporal acorde a la emoción. Puede que no nos sintamos contentos, pero poner los ojos achinados y nuestra mejor sonrisa durante un tiempo, nos hará sentir más felices que si no lo hacemos. O por ejemplo, nos costará mucho más sonar enfadados si ladeamos un poco la cabeza en un gesto de ternura, como quien mira a un cachorro o un muñeco de peluche. El cuerpo ayuda a la expresión de las emociones y tendrá repercusión en la voz.

Prepararse antes de hablar en público, calentando los músculos que intervienen en la expresión oral, relajándonos, respirando, abriendo la boca durante un rato para favorecer nuestra vocalización, hacer inflexiones en la voz… Todo ello será indispensable para resultar más persuasivos, como explica Emma Rodero en este vídeo.

Utiliza las herramientas propias del lenguaje. Una frase según dónde hagas énfasis o dónde pongas la coma o la pausa, puede cambiar totalmente. Por ejemplo: "Ayer llegaste tarde, y te vi sonreír" es diferente de "¡Ayer llegaste tarde y te vi sonreír!" o "Ayer, llegaste tarde, y ¿te vi sonreír?"

La musicoterapia. Es el proceso sistemático de intervención en el que un musicoterapeuta establece una relación de ayuda con la/s persona/s con las que trabaja mediante el uso de la música y/o de sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía, armonía) en un encuadre adecuado, con el fin de promover y/o restablecer la salud y mejorar la calidad de vida de esa/as persona/s, satisfaciendo sus necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas, y fomentando cambios significativos en ellas (Asociación Española de Musicoterapeutas Profesionales, 2014). Normalmente va acompañado de canto y percusión para favorecer la musicalidad de la voz, porque la música y la emoción comparten una misma región en el cerebro.

DAVID (Da Amazing Voice Inflection Device). Es una herramienta gratuita desarrollada por un equipo de neurocientíficos e ingenieros de audio en el CREAM Lab, IRCAM, de París, que transforma la voz en tiempo real "coloreando" cualquier grabación de voz con una emoción que no fue pensada por su emisor. Por ejemplo, tú hablas normal y te escuchas más contento. Crearon una plataforma de audio digital para modificar encubiertamente el tono emocional de las voces de los participantes mientras hablaban sobre la felicidad, la tristeza o el miedo. Los oyentes percibieron las transformaciones como ejemplos naturales del habla emocional, pero los participantes permanecieron inconscientes de la manipulación, lo que indica que no somos conscientes continuamente de nuestras propias señales emocionales. En cambio, como consecuencia de escuchar sus voces alteradas, el estado emocional de los participantes cambió en congruencia con la emoción escuchada.

Y como recomendación, "el libro de la voz", en el que Michael McCallion explica cómo utilizarla con la mayor eficacia, y cómo cuidarla, para evitar perderla cuando más la necesitamos.

Y ahora que sabes más de la voz y de sus matices en relación con las emociones, ¿qué vas a comenzar a hacer para cuidar de ella y ayudarte a expresar con mayor claridad tus mensajes o las emociones que quieres transmitir?

Aprendiendo sobre la voz en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

10 abril, 2018

¿De qué forma practicas la escucha?  ¿Qué tipo de escucha realizas?

La escucha activa es una habilidad, que no resulta sencilla para muchos, pero que afortunadamente, con el entrenamiento adecuado puede llegar a desarrollarse con gran éxito ¿estas preparado para aprender a escuchar?

aprender-a-escuchar

Foto de Unsplash

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y acallar cuando no tengas nada que decir” -  Johann Kaspar Lavater

 

Stephen R Covey en sus “Siete hábitos de la gente altamente efectiva”, incluye la escucha empática en un lugar destacado: “Procure primero comprender y después ser comprendido. La aptitud para la comunicación es la más importante de la vida. Dedicamos a la comunicación la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Pero consideremos esto: pasamos años aprendiendo a leer y escribir, años aprendiendo a hablar. ¿Y a escuchar? ¿Qué adiestramiento o educación nos permite escuchar de tal modo que comprendamos real y profundamente a otro ser humano en términos de su propio marco de referencia individual? Son relativamente pocas las personas que han tenido algún adiestramiento en la escucha. Y por lo general ese adiestramiento se basa en la ética o técnica de la personalidad, y no en una base de carácter y relaciones absolutamente vitales para la comprensión auténtica de otra persona.”

 

Covey plantea los cinco niveles de escucha e indica que cuando otra persona habla, por lo general la “escuchamos” en uno de cuatro niveles:

  1. Podemos estar ignorándola, no escucharla en absoluto.
  2. Podemos fingir. “Sí”. “Ya”. “Correcto”.
  3. Podemos practicar la escucha selectiva, oyendo sólo ciertas partes de la conversación.
  4. Finalmente, podemos brindar una escucha atenta, prestando atención y centrando toda nuestra energía en las palabras que se pronuncian.

Pero muy pocos de nosotros nos situamos en el quinto nivel:

  1. La escucha empática, la forma más alta de escuchar.

Ya en otro de mis artículos te habé de las claves para practicar una escucha activa, hoy quiero hablarte de técnicas para que puedas desarrollar la habilidad de la escucha:

  • Atención plena en el otro.

Hoy en día hemos acostumbrado a nuestra mente a que esté en muchas tareas a la vez, ya que vivimos con estímulos constantes, debido a la información y la tecnología. Por estos motivos nuestra concentración se vea afectada, y no solo nuestra concentración, sino también el modo de atendernos y atender a los demás.

El objetivo de la atención plena es el de aprender a gestionar nuestra mente, para concentrarnos en lo que estemos viviendo en cada momento, es vivir el aquí y ahora tomando conciencia del momento presente.

Si quieres llegar a desarrollar la atención plena en el otro, te invito a realizar un ejercicio que consiste en que durante 60 segundos centres toda tu atención en la respiración, dejando tus ojos abiertos y respirando normalmente. Si tu mente se distrajera no importa, dirige nuevamente tu atención a la respiración. Con el tiempo, poco a poco, se puede extender la duración de este ejercicio en períodos más largos.

Una persona que se conecta consigo mismo cuando se encuentra con el otro, seguramente será ese receptor plenamente atento que tanto necesitamos en un mundo plagado de tantos ruidos.

La atención plena en el otro consiste en escuchar plenamente al otro como si fuese un observador ajeno, separando la conducta de la intención. Observo qué me pasa mientras le escucho sin juicios.

Para facilitar la escucha activa, cuando vamos a hablar con alguien, es interesante ir con la actitud de descubrimiento, de curiosidad, de interés por averiguar ¿qué es lo que trata de transmitirme? ¿cómo se siente?

  • Parafrasear.

Parafrasear con nosotros mismo consiste en decir, con palabras más sencillas y con menos tecnicismos, las ideas propias obtenidas de un texto predeterminado. Así, se facilita su comprensión, ya que se expresa la información original extraída de una forma diferente, bajo el mismo código de comunicación.

Cuando parafrasemos con los otros verificamos o decimos con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir, con el fin de evitar sesgos en la comunicación, así comprobarás, sin romper el diálogo, si existe o no coincidencia lo que nos querían decir frente a lo que hemos entendido.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica del parafraseo serían:

  • “Entonces, lo que pasaba era que…”
  • “¿Quieres decir que te sentiste…?”
  • “Corrígeme si me equivoco, dices que…”
  • “Si no te he entendido mal…”
  • Emitir palabras de refuerzo o cumplidos.

La comunicación eficaz entre dos personas se produce cuando el receptor interpreta el mensaje en el sentido que pretende el emisor. Otra técnica de practicar la escucha activa es emitiendo palabras o frases de refuerzo o cumplidos. Para poder emitir palabras de refuerzo hemos de saber sobre qué estamos reforzando y para realizar esto, es necesario escuchar con atención.

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos puede definirse como verbalizaciones que suponen un halago para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica de emitir palabras de refuerzo o cumplidos :

  • “Te entiendo muy bien…”
  • “Tú eres fuerte…”
  • "Ya verás como juntos podremos conseguirlo“
  • Resumir.

Una buena forma de oficializar todo lo hablado, de relajar la situación y de crear un mayor compromiso es resumir la conversación incluyendo los elementos y emociones que tu interlocutor consideraba más importantes.

Resumir la conversación es una forma de demostrar que hemos escuchado. Es una forma además útil para llevar a cierres porque nos permite sintetizar las claves con las que quiero que se quede la persona.

Una forma de resumir sería:

  • Podemos comenzar diciendo: “Por ir cerrando…”, “Para concluir…”, “En resumen…”, “Para ir avanzando, hasta ahora hemos…”, “Como te he explicado…”
  • Y para terminar nuestro resumen podemos decir: “¿Estoy en lo cierto?”

¿De qué otras formas practicas la escucha activa? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de La escucha activa ¿en qué consiste?

Si practicas la habilidad de la escucha activa resulta que entenderás mejor a la gente, las personas se sentirán más vinculadas a ti y tendrás más probabilidades de conseguir lo que deseas.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar la escucha activa? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

O como solemos decir.... "Oir es preciso para el que escucha"

Milagros García

 

22 enero, 2018

Querido compañero,

¿Qué haces para tener conversaciones difíciles? ¿Cómo las resuelves?

Cómo tener una conversación difícil Photo by Nik MacMillan on Unsplash

 

Existen muchos momentos, tanto en nuestra vida personal, como profesional en los que tenemos que abordar conversaciones que nos resultan difíciles. Desde pedir un aumento de sueldo, hasta hablar con un colaborador de su baja productividad o mantener una conversación con tu pareja sobre su comportamiento en un encuentro con amigos…

Quisiera compartirte 11 claves que te pueden ayudar a tener éxito cuando tienes una conversaciones difícil o incómoda:

  1. Mi primera clave es comentarte la importancia de algo que ya te he compartido en inumerables ocasiones, la preparación: “lo bien preparado, resultado esperado y lo mal preparado, resultado caótico” ¿Qué es importante que preparares?
    1. Primero tú, tu propia gestión emocional. Indaga y párate a escucharte, a verte, a sentirte ¿Esa conversación cómo te hace sentir? Nuestro siguiente paso sería gestionar esa emoción. Puedes hacerlo siguiendo la técnica de 2miradas para la regulación emocional.
    2. Elige el momento y el lugar donde quieres que se dé la conversación.
    3. Prepara la conversación que vas a mantener. Prepara los argumentos y que estos sean lo más objetivos posibles y además, diseña diferentes estrategias para que la conversación termine de la mejor manera posible para ambas partes.
    4. Fija un objetivo de tu conversación, lo que quieres conseguir con ella. Te recuerdo cómo puedes crear los objetivos con la técnica SMART-E
  2. Aborda las conversaciones difíciles cara cara. Reúnete con la persona, no te escondas detrás de un móvil o un ordenador escribiendo un sms, whatsapp o un correo electrónico. Te recuerdo que el lenguaje escrito es más pobre que el lenguaje verbal. Cuando queremos tener conversaciones de cierto conflicto, cuando tenemos que discutir o abordar asuntos complicados es mucho más efectiva cona conversación en persona.
  3. Trata de mantener en todo momento la calma, manteniendo una conversación asertiva. Evita en todo momento de la conversación: atacar, insultar, descalificar o utilizar una comunicación verbal o no verbal  violenta. El gritar o menospreciar te va a quitar la razón, aunque la tengas. Habla en primera persona y no juzgues al otro. Así mismo, evita el sarcasmo, la ironía y la angustia.
  4. Con el fin de plantear hechos y situaciones más objetivas con seriedad es conveniente que separes a la persona del problema o de la situación planteada. “Sé firme con el problema y suave con la persona”. No confundas la persona con el problema. De esta manera evitarás las acusaciones y las etiquetas.
  5. Intenta tratar punto por punto el global de la conversación difícil. Una forma de llegar a un acuerdo final es ir cerrando acuerdos más simples. Es un método progresivo que busca paso a paso mejores acuerdos e ir avanzando juntos hacia la solución.
  6. Practica en todo momento la observación. Estate atento a todo lo que se expresa durante la conversación, a toda la comunicación verbal y no verbal, para que no pierdas ningún detalle y puedas comprender mejor a la otra persona.
  7. En nuestra conversación difícil es necesario hablar despacio, escuchar y practicar el silencio para poder hacernos entender, para entender la postura y los motivos del otro. También necesitas practicar la empatía, poniéndote en la piel de la otra persona, entendiéndola desde su perspectiva como si fuera tu situación o problema.
  8. Pon tu foco en lo que vas a lograr, en el resultado. Céntrate en la motivación y no en la postura. De esta forma te motivarás y motivarás al otro a que juntos logréis que esa conversación sea algo positivo e importante para ambas parte.
  9. Durante la conversación es necesario que chequees lo que estás entendiendo realizando la retroalimentación o el feedback. De esta forma no darás lugar a malas o falsa interpretaciones y las interpretaciones las tomarás como ciertas, evitando las discusiones sobre lo que se dijo y no se dijo. Pregunta todo lo que necesites hasta que percibas que ambos tenéis claridad sobre el tema.
  10. Resume y formaliza el acuerdo o compromiso. Incluso déjalo por escrito y firmado tal y como definísteis el acuerdo final. ¡¡Evitarás futuras desaveniencias!!
  11. Siempre que sea posible celebra el cierre de esa conversación difícil o al menos da las gracias, independientemente de que no hayáis podido cerrar la conversación desde el ganar-ganar para ambas parte.

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de cómo gestionar conversaciones difíciles de Elsa Punset.

 

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu la forma de tener una conversación difícil? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

Cada final de año es especial.

Unos van con prisas por cerrar proyectos o entregar trabajos. Otros quieren salir rápido para ir a reunirse con su familia. Otros deciden tener un tiempo consigo mismos. Otros eligen dar. Otros desean recibir...

Feliz Navidad 2017 2miradas

Para nosotras la Navidad es un tiempo de ilusión, de felicidad, de alegría, de reunión, de amor, de paz, de celebración,… Y lo más bonito es comprobar que a lo largo del año no se pierden todas estas sensaciones. Y cuando llega Navidad es cuando se renuevan y fortalecen.

Por eso, nuestro deseo para todos vosotros, para ti que lo estás leyendo, es que puedas mantener la ilusión por lo que quieras lograr, caminar día a día con alegría, apoyándote en quien lo necesites porque no estás solo, y que puedas vivir en paz contigo y con los que te rodean, aprovechando todo lo bueno, aprendiendo de todos los retos, para al final celebrar los éxitos logrados y sentirte feliz por todo lo que has hecho durante el año. Te lo mereces.

¡Que tengas una feliz Navidad y un próspero año nuevo!

Y en 2018 te seguiremos acompañando con pasión en tus formaciones, en tu desarrollo personal y profesional, o facilitando el camino del crecimiento de tus equipos.

Equipo 2miradas

El tiempo pasa. Las personas evolucionamos y el entorno laboral en el que queremos estar también es diferente.

Tras asistir al evento XLDesafío sobre ‘La Nueva Empleabilidad’ en el Espacio de la Fundación Telefónica el pasado miércoles, quiero compartir algunas reflexiones relacionadas con el panorama que en este encuentro se planteaban.

La cuarta revolución industrial de la que se habla, lleva a plantear que la tecnología va a formar parte de nuestra vida cada vez más, sin embargo, no todo es tecnología. También hay cambios culturales, sociales, políticos, económicos…

empleabilidad
Photo by rawpixel.com on Unsplash

Nos relacionamos de una forma diferente. Incluso en las relaciones de pareja, en las que de algún modo hay algo que no cambia, la capacidad de amar y ser amado, se dan cambios. Desde abrirnos a los diferentes tipos de pareja, a que sea ella quien le invita a bailar a él, hasta la forma en la que nos comunicamos utilizando las posibilidades que la conexión global nos permite para permanecer cerca estando lejos.  

En el entorno laboral también hemos cambiado mucho en los últimos años. Antes estaba mal visto que una persona cambiase de trabajo. Ahora, preguntamos qué le ha llevado al cambio y valoramos como positivo que la persona se esfuerce por conseguir sus sueños y que busque el sitio donde poder aportar el tan apreciado gusto por lo que hace. Ya no queremos ser números dentro de una empresa, no queremos jefes autoritarios que no escuchan y ajenos a las necesidades e ideas de las personas con las que colabora, no queremos que el trabajo sea una pura cuestión económica,…

Buscamos líderes cercanos, humanos, que acompañan a las personas. Los estudios relacionados con la empleabilidad revelan que las personas esperan de sus líderes: transparencia, habilidades de comunicación, menos espacio y distancia entre directivos y las personas (menos jerarquías), un propósito y visión clara de la empresa y la forma de hacer ver a cada colaborador que hace posible y es partícipe del logro de esa visión. Las empresas han de plantearse el objetivo de que ninguna persona se vaya por una mala relación con el jefe, lo que requiere un esfuerzo en la formación para mejorar las habilidades de liderazgo.

Sarah Harmon, directora de Linkedin para España y Portugal dice que cambian continuamente las competencias más buscadas por las empresas año tras año. Las competencias de hace 5 años ya no están ni siquiera en la lista de las más deseadas hoy. Y este ritmo del cambio nos hace llegar casi tarde a las competencias técnicas que se buscan para el desarrollo más productivo de las organizaciones, especialmente en algunos sectores.

Gran parte de los puestos de trabajo en el futuro vendrán del mundo STEM (siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) y, posiblemente, sean los mejor retribuidos. José María de Areilza, propone fomentar la "stempatía" porque la tecnología requiere un comportamiento colaborativo donde la empatía es clave, así como relacionarse con respeto, trabajar juntos y poner en común la creatividad.

Por tanto, las competencias en habilidades y actitudinales son las que están aportando más en las empresas: Resiliencia, Gestión del cambio, perseverancia… Y es que lo que tiene valor en el mundo son las ideas y las empresas que aportan más valor, son aquellas que han puesto más ideas en práctica, las que han probado y mejorado procesos y productos, superando el error, las que mejor se han adaptado a la diversidad de las personas, etc.

Ante esta necesidad de ideas, pongo el caso de General Electric, que tiene un área de diseño de motores de avión. Un avión ahorra más combustible siendo más ligero. Pero en el diseño que estaban haciendo se encontraban con la dificultad para rebajar el peso de un motor en su conexión con las alas. A pesar de todas las personas cualificadísimas que podían trabajar ya en la empresa, no daban con ello. Hicieron un concurso abierto y recibieron 600 ideas de diferentes personas de todo el mundo, de las cuales ninguna provino de un ingeniero aeronáutico. Quien ganó se llevó 20.000$ y su propuesta consiguió reducir el peso en un 60%. Solucionado.

El valor de las ideasPhoto by Riccardo Annandale on Unsplash

Por lo tanto, las empresas han de plantearse sus competencias necesarias para el futuro y fomentar el desarrollo profesional para que mañana haya profesionales capaces de abordar los retos del futuro. Y dada la dificultad de prever esas competencias, dado que son tan cambiantes, hemos de capacitar a las personas en su apertura, en el desarrollo de sus talentos, en el aprendizaje continuo, en buscar nuevas oportunidades, en la conexión de ideas para ir más allá de lo obvio, en competencias digitales…

Y también, las empresas, tendrán que apoyar a las personas que dedican su tiempo y su talento en ella apreciándolas y actuando para poner en marcha las mejores ideas. Una persona que aporta ideas que no se llevan a cabo de forma sistemática, se cansa de aportar y también en muchos casos, se va de la empresa. A modo de ejemplo, os dejo este vídeo, en el que podéis conocer a Molly:

 

Hoy somos más sociables y multitareas, estamos acostumbrados a ser nómadas de proyectos o de puestos como dice Santiago Bergareche, Presidente de Vocento. Y comenta que la empleabilidad, el desarrollo del talento y integración laboral son desafíos a los que nos enfrentamos. Estos retos no solo los tenemos que abordar desde la tecnología, aunque la tengamos en cuenta y la utilicemos con sabiduría para lograr crecer y mejorar el mercado laboral.

¿Estás preparado para dirigir la empresa y a las personas de forma diferente, asumiendo los retos que se presentan?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

30 octubre, 2017

Últimamente en diferentes congresos, foros y blogs leo muchas veces que hay que hacer cambios disruptivos, especialmente en cuestiones de transformación digital. Y yo me pregunto: ¿es realmente necesario que sean disruptivos?

Un cambio se considera disruptivo cuando rompe bruscamente con la situación anterior.

 

 

Sin embargo, en nuestra vida, normalmente evolucionamos, y salvo acontecimientos trágicos, no cambiamos drásticamente. Entonces, ¿por qué en las empresas queremos cambiar de manera tan radical?

En este punto, he de decir que hacer cambios bruscos  a veces sí es positivo, sobre todo en cuestiones tecnológicas, o en estrategias a seguir.  Por ejemplo, cuando la empresa empieza a entrar en una etapa de declive o llega la obsolescencia de procesos o productos y hay que subirse de nuevo al carro del mercado para volver a ser competitivos. Quizá sea el momento de parar y reflexionar para darse cuenta que hemos de cambiar de camino, y hacer algo distinto nos puede llevar mejor al éxito. Teniendo en cuenta que en este cambio disruptivo es importante aprovechar toda la experiencia, capacidades y sinergias del buen hacer hasta el momento. Lo positivo.

Y además, es necesario que los líderes tengan en cuenta que para las personas, un cambio brusco es mucho más costoso que un cambio paso a paso.

 

 

Para mí, cuando hay un abismo que saltar, porque los objetivos son ambiciosos, porque el cambio ha de ser importante, hay dos factores clave para que el equipo quieran sumarse al cambio:

  1. Foco. No vamos a hacer un salto al vacío sin un motivo, sin un sentido y hay que dárselo.

Las personas necesitamos información para tomar decisiones y también para poder gestionar nuestra propia incertidumbre ante los cambios. A mayor información menos sensación de riesgo asumimos, ofreciendo una sensación de mayor seguridad ante el cambio. Aunque también dependerá del tipo de personalidad que tengamos, de lo atrevidos, comedidos, intuitivos… que seamos.

Para enfocar a las personas en la organización hacia el cambio, habrá que indicar:

  • Qué se va a lograr, cuál es el objetivo y beneficios.
  • Qué camino ha sido el elegido para llegar a lograrlo.
  • Cómo. Un camino en el que no están solas y en el que se les va a apoyar para llegar de la mejor manera posible: con formación, con una comunicación efectiva y oportuna, con una gran atención a las necesidades que puedan surgir y sobre todo, creyendo en ellas y en su capacidad para hacerlo muy bien.
  1. Confianza. ¿Estamos pidiendo un salto de fe?

Como en Indiana Jones y la última cruzada, que era decisivo que saltase al abismo si quería conseguir salvar a su padre:

https://www.youtube.com/watch?v=0aQzG7rQ4VM

José Mª Gasalla y Laila Navarro dicen en su libro "Confianza", que para avanzar hacia los objetivos, es necesario crear confianza y nos proponen el modelo de Gestión por confianza en las organizaciones. Además, destacan que hay una serie de actitudes que crean confianza y de no haberlas, no crean confianza y a veces, pueden llegar a destruirla. Son las siguientes:

  • Decir lo que se espera del otro.
  • Dar ejemplo.
  • Tener humildad.
  • Ser generoso.
  • Ser equitativo.
  • Ofrecerse sin pedir nada a cambio.
  • Renunciar a un beneficio personal a favor de otros.
  • Transmitir seguridad.
  • Crear proximidad con las personas.
  • Dar feedback de los aspectos positivos y de los que precisan ser mejorados.
  • Rechazar la propuesta de hacer algo si no se tienen los conocimientos o habilidades necesarios.
  • Participar de manera activa, dedicada y duradera.
  • Empezar y terminar una reunión en horario establecido.
  • Manifestar verbalmente o por medio de actitudes que los principios son los mismos a lo largo del tiempo.
  • Actuar con empatía.

Una vez que hacemos todo esto para dar confianza, es cuando podemos pedirla. En realidad, no es algo tan descabellado porque actuamos continuamente apostando en la vida, con confianza de que irá bien, por ejemplo, al elegir una profesión, al elegir una pareja, al elegir a los amigos… Después ya se verá si va bien o no y haremos los cambios oportunos, pero ese primer paso, lo damos con la mayor de las confianzas e ilusiones. Nadie va a perjudicarse a sabiendas.

La confianza en uno mismo también será importante para afrontar estas situaciones complejas, cuanto más nos apoyemos en nuestros puntos fuertes, cuando más seguros estemos de nosotros mismos y de nuestras capacidades, cuanto más motivación tengamos por lograr nuestros propios objetivos personales, más fácil nos resultará tirarnos a la piscina con convicción.

Y ahora que sabes esto, ¿qué vas  hacer para afrontar con mayor éxito los cambio en tu organización?   

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

23 octubre, 2017

Querido compañero,

¿Cómo haces tus inversiones? ¿Qué tienes en cuenta al realizar tus inversiones?

 

Ya en mis 2 anteriores artículos te hablé sobre cómo ser más consciente de lo que ganas y los gastos que generas: Conciencia sobre tu economía: la educación financiera y Claves para realizar inversiones. En esta ocasión, me gustaría compartirte 10 trucos a la hora de llevar a cabo tus inversiones.

Si tu saldo es positivo podrás llevar a cabo algunas inversiones, aunque si no lo has hecho antes, sé prudente.  Te sugiero algunas claves que paso a compartirte:

  1. Solo destina a la inversión el excedente de tus ingresos y de tus gastos. Te recomiendo evitar las deudas, en la medida que sea posible. Las deudas deben ser devueltas. A mí, particularmente, no me gusta sentirme adeudada. Sólo lo he hecho si asumiendo poco riesgo puedo multiplicar de forma muy interesante la inversión realizada.
  2. La dificultad inicial es el elegir la estrategia a llevar a cabo. Para ello, te sugiero que tengas algunos conocimientos, leyendo libros y dedicando un tiempo: tiempo para realizar tus inversiones, tiempo para reflexionar y tomar una buena decisión…
  3. ¡Ojo con dónde decides invertir! Desconfía de aquellas inversiones que ofrecen rentabilidades fuera del mercado o desconfía de promesas de muy altas rentabilidades. Normalmente el riesgo y la rentabilidad van unidos, altos rendimientos conllevan asumir riesgos elevados.
  4. Busca asesoramiento profesional, por ejemplo, en el banco donde tengas tus domiciliaciones habituales o elige un intermediario autorizado y registrado en la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores).
  5. Es importante que conozcas o te ayuden a conocer tu perfil inversor: conservador, moderado o arriesgado. Esto se conoce en función de tus objetivos financieros, tu horizonte temporal, tu personalidad y tolerancia al riesgo, así como tus conocimientos financieros.
  6. Conocido tu perfil, que te informe de los productos que tenga el banco que más se adecúan para ti. Antes de tomar una decisión de inversión: de firmar algún contrato o de realizar aportaciones de capital, es importante que te informes del mínimo de inversión, histórico de rentabilidad de cada producto, intereses bancarios, comisiones, gastos de gestión, gastos de mantenimiento, tarifas de inversión y plazos y penalizaciones. Invierte sólo cuando comprendas y estés conforme con las características esenciales y los riesgos del producto elegido.
  7. Ya sabes el refrán: “no pongas todos los huevos en la misma cesta”. Diversifica tus inversiones siempre que te sea posible, no hagas una sola inversión en un único producto. Aunque es normal que empieces con una, luego podrás ir aumentándolas y variando.
  8. Evita sorpresas estableciendo las responsabilidades y las posibles actuaciones de tu asesor financiero. Deja muy claro, y si es posible por escrito, qué puede hacer y qué no.
  9. Si, por ejemplo, estás pensando en una inversión para tu jubilación, invierte en algo que pueda crecer lo más indefinidamente posible.
  10. Realiza seguimiento de tus inversiones realizadas. Una vez que hayas firmado los nuevos productos de inversión es importante que establezcas cómo quieres que tu asesor te vaya informando y pide claves y formas para que vía on line puedas estar informado en todo momento de cómo van tus inversiones.

¿Qué más tienes en cuenta a la hora de hacer tus inversiones? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de "Invertir en fondos mixtos, clave para la evolución de los mercados"

https://www.elconfidencial.com/empresas/2017-09-30/fondos-mixtos-renta-variable-santander-am-bra_1452087/

Pienso y te dejo una de mis frases que “Si quieres afianzar tu futuro, realiza inversiones acertadas, esto te reportará mayor calidad de vida”

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer con tu excedente de dinero? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García