Category Archives for como-ser-buen-comercial

26 junio, 2018

 

Poner amor en lo que hacemos es algo que ya se ha dicho en numerosos ámbitos. Por ejemplo, decimos que si cocinas con amor, la comida estará mucho más rica; si ponemos amor en nuestra  vida seremos más felices. Y en el trabajo, ¿ponemos amor?

mirar-con-amor-raquel

El amor es ese sentimiento que nos invita a compartir, a dar con generosidad, a soñar, volar y creer en nosotros mismos. Visto así es un sentimiento que podemos desarrollar también en el trabajo. No digo con esto que haya que mantener relaciones con personas de nuestro trabajo, cosa que algunas empresas lo aprecian mientras que otras lo evitan como política interna, dado que piensan que perjudica más que beneficia. Lo que quiero decir es que el amor es un sentimiento que, en mi opinión, debería estar presente en las empresas, del siguiente modo:

  1. Comenzamos por un quiero: una relación laboral entre una persona y una empresa comienza con un acuerdo (contrato) por el que la persona dice: "quiero dedicar mi tiempo y esfuerzo en esta empresa" y la empresa dice: "quiero que formes parte de mi equipo". A partir de aquí habrá muchos más "quieros" a lo largo del tiempo que la persona permanezca en la empresa y de hecho, el final de la relación laboral se da con un "no quiero estar más aquí" o "no quiero que estés más aquí". Así que el quiero se convierte en una palabra de amor esencial en las relaciones empresa-colaborador.
  2. Requiere admiración: las relaciones duraderas tienen un punto de admiración, de poner en valor lo que otro hace, dice o es. Esto me parece un valor clave a aplicar en las relaciones con nuestros equipos. Nuestros colaboradores si están en la empresa será porque apreciamos lo que hacen o pueden llegar a hacer.
  3. Cuidado: Si creo que una persona es valiosa, habré de cuidar de ella. Me preocupo por una persona a la que quiero, trato de que esté a gusto, me importa lo que le pasa, cómo está, cómo se siente y cómo puedo ayudarle a hacer mejor su trabajo y a desarrollarse.
  4. Generosidad: en el trabajo y en los equipos hemos de ser generosos para llegar más lejos, para generar sinergias, provocar ideas nuevas, innovar, permitir errar, delegar, formar e incluso para fomentar el empleo o el conocimiento del trabajo accediendo a tener personas en prácticas.
  5. Afecto: Creo que mejor que llevarse mal con alguien en el trabajo es mucho más propicio llevarse bien. Con un mayor afecto entre unos y otros habrá un mejor clima de trabajo, conversaciones más sinceras y constructivas, relaciones más sanas que favorecen la productividad.
  6. Motivación: el amor nos lleva a alentar, animar, acompañar al buen desarrollo del trabajo, a las personas que lo han de desarrollar, facilitar la ayuda y apoyo que se necesite, a ser fan de nuestro equipo, a levantar los ánimos cuando no están en el mejor momento…
  7. Da libertad: amar es dejar ser, querer lo que sea mejor para el otro y permitirle crecer. Lejos de retener, al poner amor se da libertad para que la otra persona sea feliz contigo o sin ti. Por eso también amar es dejar ir, dejar elegir. Y si la persona pudiendo elegir se queda contigo, en tu equipo, es porque de verdad quiere.

Al final, poner amor en el trabajo te lleva a ser más feliz, con los demás y contigo mismo, ser más productivo y ganar más en todos los sentidos.

Y ahora que tienes unas ideas más de por qué poner amor en el trabajo, ¿te animas a hacerlo? ¡Tú puedes ser un líder amoroso!

Aprendiendo a poner amor en el camino del crecimiento

Raquel Bonsfills

22 mayo, 2018

¿Practicas la learnability?  ¿De qué forma?

Este pasado viernes tuvo lugar la convención del Grupo REDPISO 2018. Como responsable de la formación del Grupo, doy una charla en cada evento anual.

covencion-redpiso-post

En esta ocasión les hablé de la clave del presente para el futuro profesional: La Learnability, concepto del cual ya he hablado en uno de mis artículos.

Como ya indiqué entonces la Learnability es «la capacidad de aprender nuevas habilidades para mantenerse empleable a largo plazo». Además, es clave tanto para la sostenibilidad como para la competitividad de las empresas.

Te dejo un vídeo en el que Juan Carlos Cubeiro nos habla de la  Learnability. 

En la situación laboral actual tan dinámica, es necesario que las personas busquen un continuo desarrollo de sus habilidades para seguir accediendo al mercado, y que las empresas permitan que su talento desarrolle nuevas competencias, y se adapte a nuevas tecnologías y procesos.

Para que se dé la Learnability es necesario que la persona muestre:

  • Flexibilidad para tener la mente abierta, para conocer cosas nuevas, para escuchar a otros y para entender lo que otros piensan. Esto permite distinguir oportunidades, descubrir cosas nuevas y desconocidas, vislumbrar nuevos caminos y saborear lo diferente.
  • Dinamismo e innovación para lograr la learnability es necesario ser valiente y no tener miedo al fracaso, sino tener ganas de renovar y/o mejorar. Si que es cierto que para lograr la innovación dentro de una empresa tiene que haber una cultura de trabajo no hostil, una cultura inclusiva y en donde las diversas ideas resultantes de una diversidad sean libres de ser compartidas.
  • Intención de salir de la zona de confort, que la persona venza el miedo, se desafíe e intente hacer las cosas de diferente manera; en definitiva, que rompa con lo cotidiano, con hacer más de lo mismo. De esta forma la persona conseguirá sacar su máximo potencial y ganará más confianza.
  • Motivación. Aprender hacer algo nuevo o distinto o hacer algo de manera diferente o mejorar algo, supone esfuerzo. Luego es necesario que lo abordemos con dinamismo, con ganas, con impulso y con proactividad. La motivación es la clave para que los seres humanos nos mantengamos tenaces persiguiendo logros que pueden no dar fruto a corto plazo.
  • Creatividad. Es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales. La creatividad es necesaria para desarrollar la learnability, ya que gracias a ella, conseguimos: imaginar, crear, innovar, generar nuevas ideas y desarrollar nuevas habilidades.
  • Interés por conocer gente nueva, de esta forma conseguirás tener nuevas experiencias. Son muchos los beneficios que nos proporciona conocer personas nuevas como son: podemos aprender cosas nuevas, expandir el propio conocimiento cultural del mundo, expandir relaciones comerciales, además de hacernos sentir mejor con uno mismo, conocer otros puntos de vista distintos a los propios…
  • Compromiso, para desarrollar la Learnability es necesario que el candidato cumpla con el acuerdo, contrato o promesa de lo que ha dicho que iba a realizar y/o con lo que se le ha pedido, actuando para alcanzar objetivos por encima de lo que se espera.
  • Diversión, que se divierta, que disfrute aprendiendo. Aprender para disfrutar y disfrutar aprendiendo y además, hacerlo compartiéndolo con otro u otros, de esta manera los conocimientos se van transmitiendo de una persona a otra, y por el camino van evolucionando y mutando en infinidad de variantes y matices.

¿Qué otras cualidades consideras necesarias para conseguir la Learnability? Con el fin de complementar lo que te he comentado, ¿Cómo puedes impulsar tu Learnability?

“La empleabilidad ya no depende tanto de lo que se sabe, sino de lo que se puede aprender, porque los ciclos de aprendizaje son cada vez más cortos"

Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup España 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu aprendizaje? ¿Tu Learnability? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

Milagros García

24 abril, 2018

Al inicio de las movilizaciones de los llamados “indignados” en Europa, el francés Stéphane Hessel escribió un texto titulado “¡Indignaos!”. El artículo obtuvo un gran éxito. En él proclama los principios y valores en una sociedad donde parece que solo existan quejas, muchas sin compromiso, y en ocasiones buscando chivos expiatorios...  Al poco tiempo, el mismo autor, publicaría otro artículo llamado “¡Comprometeos!”, el segundo tuvo poca aceptación ¿por qué? Porque vivimos en un mundo donde nos cuesta el compromiso y pasar a la acción

queja-versus-accionFoto de pixaby 

Quejarnos se ha convertido en una pandemia ¿Has notado que siempre hay algo de qué quejarse? El clima, el tránsito, la inseguridad en las calles, las mentiras de los políticos, la salud, el dinero que no alcanza etc. Lo único que ganamos con la queja es sentirnos peor.

Hoy queremos recordarte El reto: un mundo sin quejas. Se trata de una propuesta que ya realizó 2miradas para cambiar nuestro chip vital y distinta a los típicos planteamientos de autoayuda. Una propuesta innovadora para hacer frente a la vida con una actitud totalmente positiva.

No te preocupes, simplemente ocúpate

A menudo escucho entre mis clientes que no se planifican ni se programan por falta de tiempo. Pero el tiempo no lo encontrarán si no llevan a cabo estas 2 tareas...

La planificación es, simplemente, el listado de tareas a llevar a cabo. Planificando conseguimos disminuir en una alta medida las incertidumbres que presenta el futuro. Un posible interrogante sería ¿Qué ha de hacerse? y ¿Cómo lo voy a hacer?

La programación, por su parte, es el cuándo, es aquella que nos permite anticiparnos a los problemas, con el fin de no tener que dedicar ni mucho tiempo ni mucha energía en resolverlos. ¿Cuándo se van a llevar a cabo? ¿Con qué recursos?

Si te gusta gestionar tu tiempo y, además, te gusta dirigir tu trabajo no te pierdas nuestro artículo Planificar versus Programar donde encontrarás técnicas imprescindibles para planificar y programar.

O consultas las 10 claves para programarte. Por ejemplo, la PNL (Programación Neuro Lingüística) que nos ayuda a cuidar el cómo nos hablamos, las expresiones que utilizamos y el lenguaje en el que nos comunicamos, buscando siempre un “lenguaje positivo”. Prestando especial atención a los pensamientos negativos o derrotistas. Por ejemplo, no es lo mismo pensar: “vaya día tan malo que voy a tener” a pensar “hoy voy a por todas, seguro que tendré un gran día”.

La actitud es fundamental a la hora de programarte porque llegar o no llegar a lo que quieres hacer en el día dependerá de ello, estas técnicas para programarte eficazmente te ayudarán.

No lo olvides…

Somos lo que pensamos

Milagros Garcia

17 abril, 2018

La mayor parte de las veces al escuchar a una persona somos capaces de interpretar su estado de ánimo con acierto. Y utilizamos expresiones del tipo: "parece abatido", "estaba nerviosa, le temblaba la voz", "hablaba tan deprisa por lo contenta que venía con lo que le había pasado…"

Pero ¿sabías que en un gran número de estudios se ha demostrado que varios aspectos del estado físico y emocional del emisor, incluyendo edad, sexo, inteligencia, apariencia y personalidad pueden identificarse solamente por la voz? De hecho, Amazon ya está incorporando la voz como factor determinante para poder desarrollar mejor las competencias de Alexa, como explica José Melgar en su artículo de neuromarketing. Y no solo Amazon, son múltiples las empresas que están poniendo la voz como tendencia a incorporar en su tecnología o en la robótica.  

la voz y las emociones

Photo de Unsplash

El ser humano posee una estructura que le permite emitir sonidos, con un ritmo y velocidad, un tono, un timbre, una intensidad, un volumen, una energía, con una vibración de las cuerdas vocales… y que según cómo se posicionen los músculos, el aire, la cabeza o la mandíbula, pueden expresar una misma frase con diferente sentido.

Siguiendo los estudios de la técnica Alexander, y basándose en su propia experiencia con la voz, Michael McCallion afirma en la entrevista que le hicieron para la revista Muy Interesante, que cada emoción tiene su voz, y además posee su propia pauta de respiración, ya que existen muchas maneras distintas de respirar. "Ésta es la energía básica para hablar. Luego cada sílaba es una unidad en la que se usan unos músculos determinados".

Puedes hacer la prueba tú mismo. Elige una frase cualquiera de un libro o de este artículo, por ejemplo: "cada emoción tiene su voz" y repítela siguiendo las indicaciones de volumen, tono, velocidad y ritmo que se indican. ¿Notas la diferencia? Conectarte con la emoción también te ayudará porque como los buenos actores, hay que meterse en el papel para ser creíbles.

Como dice Mª Soledad Cabrelles en su artículo de la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes, una voz sana posee versatilidad, sensitividad y pureza de timbre, sin muestras de estar forzada o violentada. Por encima de todo, la voz sana posee vitalidad siendo clara y firme. Y para cuidar de nuestra voz y por ende, de nuestras emociones, podemos aplicar algunas técnicas y herramientas que nos faciliten su gestión:

Expresión facial y corporal acorde a la emoción. Puede que no nos sintamos contentos, pero poner los ojos achinados y nuestra mejor sonrisa durante un tiempo, nos hará sentir más felices que si no lo hacemos. O por ejemplo, nos costará mucho más sonar enfadados si ladeamos un poco la cabeza en un gesto de ternura, como quien mira a un cachorro o un muñeco de peluche. El cuerpo ayuda a la expresión de las emociones y tendrá repercusión en la voz.

Prepararse antes de hablar en público, calentando los músculos que intervienen en la expresión oral, relajándonos, respirando, abriendo la boca durante un rato para favorecer nuestra vocalización, hacer inflexiones en la voz… Todo ello será indispensable para resultar más persuasivos, como explica Emma Rodero en este vídeo.

Utiliza las herramientas propias del lenguaje. Una frase según dónde hagas énfasis o dónde pongas la coma o la pausa, puede cambiar totalmente. Por ejemplo: "Ayer llegaste tarde, y te vi sonreír" es diferente de "¡Ayer llegaste tarde y te vi sonreír!" o "Ayer, llegaste tarde, y ¿te vi sonreír?"

La musicoterapia. Es el proceso sistemático de intervención en el que un musicoterapeuta establece una relación de ayuda con la/s persona/s con las que trabaja mediante el uso de la música y/o de sus elementos musicales (sonido, ritmo, melodía, armonía) en un encuadre adecuado, con el fin de promover y/o restablecer la salud y mejorar la calidad de vida de esa/as persona/s, satisfaciendo sus necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas, y fomentando cambios significativos en ellas (Asociación Española de Musicoterapeutas Profesionales, 2014). Normalmente va acompañado de canto y percusión para favorecer la musicalidad de la voz, porque la música y la emoción comparten una misma región en el cerebro.

DAVID (Da Amazing Voice Inflection Device). Es una herramienta gratuita desarrollada por un equipo de neurocientíficos e ingenieros de audio en el CREAM Lab, IRCAM, de París, que transforma la voz en tiempo real "coloreando" cualquier grabación de voz con una emoción que no fue pensada por su emisor. Por ejemplo, tú hablas normal y te escuchas más contento. Crearon una plataforma de audio digital para modificar encubiertamente el tono emocional de las voces de los participantes mientras hablaban sobre la felicidad, la tristeza o el miedo. Los oyentes percibieron las transformaciones como ejemplos naturales del habla emocional, pero los participantes permanecieron inconscientes de la manipulación, lo que indica que no somos conscientes continuamente de nuestras propias señales emocionales. En cambio, como consecuencia de escuchar sus voces alteradas, el estado emocional de los participantes cambió en congruencia con la emoción escuchada.

Y como recomendación, "el libro de la voz", en el que Michael McCallion explica cómo utilizarla con la mayor eficacia, y cómo cuidarla, para evitar perderla cuando más la necesitamos.

Y ahora que sabes más de la voz y de sus matices en relación con las emociones, ¿qué vas a comenzar a hacer para cuidar de ella y ayudarte a expresar con mayor claridad tus mensajes o las emociones que quieres transmitir?

Aprendiendo sobre la voz en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

10 abril, 2018

¿De qué forma practicas la escucha?  ¿Qué tipo de escucha realizas?

La escucha activa es una habilidad, que no resulta sencilla para muchos, pero que afortunadamente, con el entrenamiento adecuado puede llegar a desarrollarse con gran éxito ¿estas preparado para aprender a escuchar?

aprender-a-escuchar

Foto de Unsplash

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y acallar cuando no tengas nada que decir” -  Johann Kaspar Lavater

 

Stephen R Covey en sus “Siete hábitos de la gente altamente efectiva”, incluye la escucha empática en un lugar destacado: “Procure primero comprender y después ser comprendido. La aptitud para la comunicación es la más importante de la vida. Dedicamos a la comunicación la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Pero consideremos esto: pasamos años aprendiendo a leer y escribir, años aprendiendo a hablar. ¿Y a escuchar? ¿Qué adiestramiento o educación nos permite escuchar de tal modo que comprendamos real y profundamente a otro ser humano en términos de su propio marco de referencia individual? Son relativamente pocas las personas que han tenido algún adiestramiento en la escucha. Y por lo general ese adiestramiento se basa en la ética o técnica de la personalidad, y no en una base de carácter y relaciones absolutamente vitales para la comprensión auténtica de otra persona.”

 

Covey plantea los cinco niveles de escucha e indica que cuando otra persona habla, por lo general la “escuchamos” en uno de cuatro niveles:

  1. Podemos estar ignorándola, no escucharla en absoluto.
  2. Podemos fingir. “Sí”. “Ya”. “Correcto”.
  3. Podemos practicar la escucha selectiva, oyendo sólo ciertas partes de la conversación.
  4. Finalmente, podemos brindar una escucha atenta, prestando atención y centrando toda nuestra energía en las palabras que se pronuncian.

Pero muy pocos de nosotros nos situamos en el quinto nivel:

  1. La escucha empática, la forma más alta de escuchar.

Ya en otro de mis artículos te habé de las claves para practicar una escucha activa, hoy quiero hablarte de técnicas para que puedas desarrollar la habilidad de la escucha:

  • Atención plena en el otro.

Hoy en día hemos acostumbrado a nuestra mente a que esté en muchas tareas a la vez, ya que vivimos con estímulos constantes, debido a la información y la tecnología. Por estos motivos nuestra concentración se vea afectada, y no solo nuestra concentración, sino también el modo de atendernos y atender a los demás.

El objetivo de la atención plena es el de aprender a gestionar nuestra mente, para concentrarnos en lo que estemos viviendo en cada momento, es vivir el aquí y ahora tomando conciencia del momento presente.

Si quieres llegar a desarrollar la atención plena en el otro, te invito a realizar un ejercicio que consiste en que durante 60 segundos centres toda tu atención en la respiración, dejando tus ojos abiertos y respirando normalmente. Si tu mente se distrajera no importa, dirige nuevamente tu atención a la respiración. Con el tiempo, poco a poco, se puede extender la duración de este ejercicio en períodos más largos.

Una persona que se conecta consigo mismo cuando se encuentra con el otro, seguramente será ese receptor plenamente atento que tanto necesitamos en un mundo plagado de tantos ruidos.

La atención plena en el otro consiste en escuchar plenamente al otro como si fuese un observador ajeno, separando la conducta de la intención. Observo qué me pasa mientras le escucho sin juicios.

Para facilitar la escucha activa, cuando vamos a hablar con alguien, es interesante ir con la actitud de descubrimiento, de curiosidad, de interés por averiguar ¿qué es lo que trata de transmitirme? ¿cómo se siente?

  • Parafrasear.

Parafrasear con nosotros mismo consiste en decir, con palabras más sencillas y con menos tecnicismos, las ideas propias obtenidas de un texto predeterminado. Así, se facilita su comprensión, ya que se expresa la información original extraída de una forma diferente, bajo el mismo código de comunicación.

Cuando parafrasemos con los otros verificamos o decimos con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir, con el fin de evitar sesgos en la comunicación, así comprobarás, sin romper el diálogo, si existe o no coincidencia lo que nos querían decir frente a lo que hemos entendido.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica del parafraseo serían:

  • “Entonces, lo que pasaba era que…”
  • “¿Quieres decir que te sentiste…?”
  • “Corrígeme si me equivoco, dices que…”
  • “Si no te he entendido mal…”
  • Emitir palabras de refuerzo o cumplidos.

La comunicación eficaz entre dos personas se produce cuando el receptor interpreta el mensaje en el sentido que pretende el emisor. Otra técnica de practicar la escucha activa es emitiendo palabras o frases de refuerzo o cumplidos. Para poder emitir palabras de refuerzo hemos de saber sobre qué estamos reforzando y para realizar esto, es necesario escuchar con atención.

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos puede definirse como verbalizaciones que suponen un halago para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica de emitir palabras de refuerzo o cumplidos :

  • “Te entiendo muy bien…”
  • “Tú eres fuerte…”
  • "Ya verás como juntos podremos conseguirlo“
  • Resumir.

Una buena forma de oficializar todo lo hablado, de relajar la situación y de crear un mayor compromiso es resumir la conversación incluyendo los elementos y emociones que tu interlocutor consideraba más importantes.

Resumir la conversación es una forma de demostrar que hemos escuchado. Es una forma además útil para llevar a cierres porque nos permite sintetizar las claves con las que quiero que se quede la persona.

Una forma de resumir sería:

  • Podemos comenzar diciendo: “Por ir cerrando…”, “Para concluir…”, “En resumen…”, “Para ir avanzando, hasta ahora hemos…”, “Como te he explicado…”
  • Y para terminar nuestro resumen podemos decir: “¿Estoy en lo cierto?”

¿De qué otras formas practicas la escucha activa? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de La escucha activa ¿en qué consiste?

Si practicas la habilidad de la escucha activa resulta que entenderás mejor a la gente, las personas se sentirán más vinculadas a ti y tendrás más probabilidades de conseguir lo que deseas.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar la escucha activa? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

O como solemos decir.... "Oir es preciso para el que escucha"

Milagros García

 

7 agosto, 2017

Es agosto y muchos de nosotros estamos de vacaciones, sin embargo no todos. El mundo sigue girando aunque haga mucho calor.

Es entonces, cuando las plantillas están a medias o casi no están, cuando estamos más expuestos a problemas o incidencias con algún cliente. Por eso hoy compartimos algunos recursos que te serán de mucha ayuda ante una situación así.

 atencion-al-cliente
Photo by Mitchell Hollander on Unsplash

Cuando gestionas adecuadamente una reclamación está demostrado que tiene un mayor impacto en la satisfacción y fidelización del cliente.

Hoy en día es conveniente aprovechar cualquier oportunidad para fidelizar clientes y satisfacer sus necesidades. Además, si una persona te hace una queja o reclamación, te está dando la posibilidad de mejorar tu imagen o la imagen de tu empresa. Por eso, es importante mantener la calma y practicar la escucha activa. No te pierdas nuestro artículo 9 pasos para gestionar las quejas y reclamaciones de tus clientes.

Por otro lado, cuando el cliente pone una reclamación lo que quiere es recibir una recompensa o compensación por nuestro error. El cliente en todo caso busca soluciones, más que culpables, a los problemas que le hemos ocasionado. Podemos resolver este desencuentro con un acuerdo o negociación amistosa. Por eso es necesario conocer y gestionar los elementos que aparecen en una negociación.

Estas quejas o reclamaciones pueden desaparecer con un buen servicio postventa. Ya que el proceso de una venta no acaba nunca. Tras una venta, comienzan una serie de ayudas y servicios postventa que favorecen la confianza del cliente en ti y su fidelización.

Si con todas estas herramientas aún sientes estrés ante una queja o reclamación, estas de suerte: ¡puedes gestionar tu estrés!

No te sientas ofendido ante una queja: escucha, resuelve y ¡aprende!

 

24 julio, 2017

Querido compañero,

¿Cómo llevas a cabo un proceso de venta? ¿Qué errores detectas cuando haces una venta?

7 clásicos errores en un proceso de venta y como evitarlos
Designed by Freepik

En el contexto actual, si quieres incrementar tus resultados comerciales, conservar y hacer nuevos clientes, mejorar las ventas es fundamental. Los clientes enfrentan nuevos retos, necesidades y problemas. Toman menos decisiones, exigen más y son menos leales.

Hoy quiero compartirte algunos de los errores más comunes que se realizan durante un proceso de venta:

  1. Ofrecer soluciones rápidas o enfocarse en la empresa versus preguntar e indagar todo lo necesario. Es fundamental tener claro que el foco está en el cliente y no en ti. El proceso de indagación es vital si quieres saber lo que puedes ofrecer a tu cliente. Además, el preguntar es muy importante para poder rebatir las objeciones. Te recuerdo una frase: “el listo rebate con mis argumentos, el tonto lo hace con los suyos”.

     

  2. Impuntualidad versus puntualidad. Lo más importante que tenemos los seres humanos a parte de nuestra salud, es el tiempo. Si tengo tiempo puedo dedicarlo a lo que quiero o necesito, por eso la puntualidad es un sinónimo de tener o sentir respeto por el otro. No olvides que además, la puntualidad puede ser un valor para tu cliente y sería una forma poco apropiada y poco acertada de comenzar una relación comercial. El hecho de ser impuntual es motivo para muchas personas de caer mal y no generar confianza.

     

  3. Falta de preparación versus conocer todo del producto y mucho del comprador. A menudo, nos confiamos en exceso de lo que sabemos, diciéndonos a nosotros mismos frases como: “total ya lo he hecho muchas veces”. Es necesario llevar todo preparado. Nos enfrentamos a un nuevo cliente y todo lo que podamos preparar tanto de sus gustos, hobbies… de esta persona como todo lo relativo al producto o servicio que voy a vender es fundamental para lograr el éxito y la venta. Te recuerdo: “lo bien preparado resultado esperado, lo mal preparado resultado caótico”. Ten confianza en ti preparando todo lo necesario para afrontar ese nuevo proceso de venta.

     

  4. Mostrar no es vender versus hablar de ventajas y beneficios. Lo evidente es el mostrar ese producto o servicio, lo necesario para ser persuasivo es saber explicar las ventajas y beneficios que va a generar en tu vida su compra y por supuesto, lo que se puede perder si no lo adquiere contigo, marcando de esta manera la diferencia y poniendo en valor lo que le estás ofreciendo.

     

  5. Dejar abiertos los procesos de venta versus hacer cierres concretos. A menudo he escuchado en un proceso de venta ¿nos vemos? ¿cuándo hablamos? Esto es un error importante, porque el cerebro de un ser humano está hecho para elegir entre unas 3 opciones, más opciones requieren reflexión. Luego si realizamos este tipo de preguntas abiertas a nuestro cliente, lo más probable es que nos conteste: ”ya te llamaré”.

    A los clientes hay que ayudarles a tomar decisiones y una de las formas es darle 2 opciones ¿nos vemos hoy o mañana? ¿hablamos por la mañana o por la tarde?

  6. Hacer promesas sin verificar versus responsabilidad en lo que decimos. Nos ponemos tan contentos cuando alguien ha hecho algo por nosotros, por ejemplo, adquirir uno de nuestros productos o servicios que queremos ser complacientes y agradecidos devolviendo algún favor. Es un principio de gratitud de los seres humanos. Pero hay veces que lo que ofrecemos o nos pide o sugiere nuestro cliente no depende de nosotros o no está en nuestras manos hacerlo y rápidamente nos lanzamos a decir que sí. Cuida lo que prometes y mira antes de decirlo si lo puedes cumplir.

     

  7. No hacer venta complementaria versus sugerir más. Otro error que he detectado en un proceso de venta es acabar la venta y no hacer nada más. Aprovecha las oportunidades que tienes, si has dejado satisfecho a un cliente. Ofrécele otros productos o servicios o sugiérele la posibilidad de que te presente a otra persona que pueda querer lo que tú tienes.

     

¿Qué otros errores conoces en una venta? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de 5 frases prohibidas en una venta


Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para no cometer errores en un proceso de venta? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

22 mayo, 2017

Querido compañero,

¿Cómo realizas la sintonía o el Rapport? ¿Qué haces para llegar a conseguir sintonía con tu cliente?

 

tecnicas para practicar el rapport

En mi artículo anterior te hablé sobre claves para practicar el Rapport, hoy quisiera hablarte de diferentes técnicas para practicar el Rapport o técnicas para que se dé la sintonía con tu interlocutor y de los pasos a llevar a cabo para lograrla.

Es interesante practicar la sintonía o Rapport para favorecer la relación con el otro creando un ambiente agradable, de confianza y colaboración mutua. Es la ciencia de sentirse confortable con los demás y que los demás se sientan confortables con uno. Esta habilidad permite reducir rápidamente las diferencias de percepción del mundo entre las personas.

Realizar Rapport conlleva a múltiples beneficios como estás viendo, además de compartir emociones, mayor predisposición a tratar un tema determinado, mejor disponibilidad a llegar acuerdos en una negociación, conseguir que el interlocutor tenga una mayor apertura dado que se genera una mayor confianza, que surjan más pensamientos positivos entre los interlocutores…

¿Qué otros beneficios sabes que se producen cuando practicas la sintonía con el otro?

Existen múltiples formas para desarrollar el Rapport, algunas de ellas son:

  • Observar al otro y adaptarse a su estilo.
  • Copiar gestos de sus expresiones faciales.
  • Reír cuando lo hace el otro y en la misma intensidad.
  • Realizar los mismos movimientos de piernas y pies.
  • Adquirir la misma forma de mirar y de estar presente.
  • Mantener la distancia que establezca el otro.
  • Seguir los movimientos del otro de brazos y manos.
  • Hablar con el mismo o similar tono, con la misma cadencia o ritmo y llevar la conversación con la misma velocidad que el otro.
  • Expresar una similar postura corporal.
  • Respirar con la misma frecuencia.
  • Buscar el mismo estilo personal.
  • Equilibrarte con el mismo nivel energético del otro.

¿Qué otros aspectos tienes en cuenta para realizar Rapport?

También quiero aprovechar para compartirte los 3 Pasos que en 2miradas practicamos para poder realizar Rapport:

  1. Prestar atención al otro: en este paso vamos a tener en cuenta lo que llamamos en PNL Calibrar, observando la comunicación no verbal de tu interlocutor: la postura corporal de la persona, sus gestos, movimientos, respiración…

También observaremos su comunicación verbal: desarrollo del contenido, volumen, tono de voz. Todo lo que podamos apreciar en la forma del habla del otro.

Tendremos en cuenta lo que vemos, lo que oímos, lo que sentimos, olemos, palpamos, degustamos del otro. Es decir, todo lo que percibimos a través de nuestros sentidos.

  1. Acompasar: hacer de espejo con toda la información recogida en el paso anterior; es decir, duplicar lo ya observado, intentando parecernos en todo lo posible a nuestro interlocutor pero a nuestro estilo.
  2. Comprobar: cuando ya hayas realizado Rapport puedes comprobar si se ha dado la conexión mutua dejando de seguirle y realizando algún gesto distinto al de tu interlocutor. Si te copia o realiza un gesto similar al que tú has realizado se habrá verificado la sincronía. ¡Felicidades!

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla del Rapport, sus diferentes aplicaciones… Lenguaje sin palabras - Rapport

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a mejorar para realizar Rapport? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

 

 

 

 

Querido compañero,
¿Para qué es importante la sintonía o el Rapport? ¿En qué momentos es importante que practiques el Rapport?

Rapport

 

Llevo varios artículos escribiendo sobre la importancia y el desarrollo de habilidades sociales para resultar más agradables a los demás y predisponerlos a nuestro favor. Hoy quisiera hablarte de una habilidad que considero fundamental para lograrlo: el Rapport.

La comunicación es como  un baile y el Rapport crea la sintonía perfecta, facilitando una comunicación más plena y de confianza.

El Rapport es una habilidad por la que dos o más personas conectan. Es una sintonía psicológica y emocional que favorece la relación entre sí. El Rapport, compenetración o acompasamiento lo desarrollamos con quienes sentimos algún tipo de sintonía, con personas con quienes encontramos similitudes o con aquellos a los que admiramos, aunque el rapport también se puede comenzar provocando y luego fluir en él.

Cuando conocí esta técnica a través de uno de los Másters que he realizado de coaching me generó muchas dudas, pues pensé que si la practicaba con un cliente podría pensar que le estaba imitando, o incluso, que pudiera pensar que le estaba haciendo burla.

Con el fin de eliminar este tipo de creencias infundadas, quisiera compartirte este vídeo donde se deja muy claro, a través del estudio realizado, que el Rapport provoca bienestar en el otro: Acompasamiento o Rapport

Quiero aprovechar a compartirte algunas claves para cuando practiques el Rapport:

  • Ten cuidado porque durante esos primeros minutos que vas a practicar esta técnica es posible que te pierdas parte de la comunicación verbal del otro, pues vas a estar más pendiente de su comunicación no verbal.
  • El Rapport es una forma de influenciar a nuestro interlocutor, por lo que es vital practicar el win-win, siempre en beneficio mutuo para que la conversación y el trato sea más fluido y cómodo para las dos partes.
  • Es muy importante practicar la sutileza al acompasar los movimientos del otro cuando hacemos Rapport especialmente durante los primeros minutos. Luego ya verás que todo fluye y que ya no necesitas estar tan pendiente de su comunicación no verbal.
  • El Rapport incluye tres componentes conductuales: atención mutua, positividad mutua y coordinación.
  • Para poder realizar esta coordinación es necesario adaptarse al ritmo de la otra persona, sobre todo, emocionalmente (reflejando uno mismo el estado emocional de la otra persona para empatizar y a la vez hacer manifiesta esa empatía), también oralmente (adaptar el tono de voz y el ritmo del habla al de la otra persona) y además, gestualmente (captando su lenguaje no verbal y repitiéndolo de modo parecido).
  • La sintonía se logra con la escucha completa del otro, prueba a vaciarte de ti para llenarte del otro y lograrás que el otro se vea reflejado en ti.
  • Cuida que tu comunicación verbal case con la no verbal para no parecer inconexo o incoherente. Estas incongruencias nos hacen menos creíbles y confiables, y más contradictorios ante nuestro interlocutor.
  • Cuanto más realices Rapport más sencillo te resultará y de una forma más inconsciente lo llevarás a cabo. Además te recuerdo que el Rapport abre la puerta a la empatía.
  • Si has comprobado que estáis ya acompasados realizando el Rapport, puedes relajarte y volver a realizarlo cuando, por ejemplo, veas que la conversación se tensa.
  • También puedes dejar de hacer Rapport cuando quieras acabar una conversación, cuando te esté molestando lo que el otro te dice, cuando necesites poner límites, cuando necesites marcharte…

¿De qué otras maneras logras Rapport con tu interlocutor?

Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla del Rapport, cómo crear Rapport, cuando terminar con el Rapport… ¿Qué es el Rapport?


 Después de lo que te he compartido ¿qué vas a mejorar para realizar Rapport? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia el logro de tu éxito.

Milagros García

Una vez pasadas estas fechas navideñas en las que todos, en mayor o menor medida, hemos tenido compromisos familiares, con amigos, con los compañeros de empresa, etc., quería daros mi opinión sobre la puntualidad, algo a lo que todos nos hemos referido alguna vez, un concepto que forma parte de nuestras vidas desde niños.

la puntualidad

Diseñado por Freepik

Todos tenemos adquirido lo que significa ser puntual, y seguramente si a cada uno de nosotros nos preguntaran qué entendemos por puntualidad o ser puntuales, con certeza nos acercaríamos sorprendentemente a la propia definición que aporta la Real Academia Española: "Cuidado y diligencia en llegar a un lugar o partir de él a la hora convenida" y "cuidado y diligencia en hacer las cosas a su debido tiempo".

El significado de puntualidad en sí mismo ya es importante, sin embargo son sus consecuencias lo que hacen del concepto algo realmente relevante. Y lo digo porque si bien la puntualidad puede auto aplicarse, por ejemplo, cada uno de nosotros puede responsabilizarse de realizar en los plazos previstos las tareas que nos hayamos puesto en nuestra agenda, la puntualidad resulta más notable cuando afecta a dos o más partes. Es ahí cuando el hecho de llegar, partir o hacer las cosas a su debido tiempo, traspasan el factor tiempo y entran en juego otros conceptos como pueden ser: derecho y obligación, respeto, eficacia, orden, control, etc.

Y sí, muchas veces banalizamos el ser o no puntuales. Obviamente todos los escenarios no tienen el mismo nivel de importancia. No es lo mismo perder un avión por llegar 10 minutos tarde a la puerta de embarque, que hacer esperar a unos amigos esos mismos 10 minutos cuando se ha quedado a comer. Las consecuencias no son las mismas, pero vienen provocadas por el mismo hecho.

Tenemos el derecho de tener esa reunión, esa comida o esa charla a la hora convenida, y a su vez tenemos que obligarnos a que suceda así, ya que la otra parte tiene el mismo derecho que nosotros. Y es también una señal de respeto hacia la otra parte, de poner en valor el tiempo que nos dedican los demás.

¿Quién no tiene un amigo o conocido que llega tarde a las citas sistemáticamente? ¿Cuántas veces nos hemos quejado de tener que esperar en el médico o de retrasos en el transporte público? En realidad, a todos nos molesta tener que esperar cuando nosotros estamos a la hora establecida, y el hecho de estar es una muestra de orden interior, de saber organizar nuestro tiempo para que los sucesos ocurran como están planeados.

Lo mismo ocurre en el ámbito laboral: ser puntual a la entrada al trabajo, en la llegada a reuniones con colaboradores, clientes, proveedores, etc., en los tiempos fijados  de inicio y fin de esas reuniones, en el cumplimiento de las tareas en el momento establecido o antes, son características que demuestran ese orden y que aporta una confianza adicional. Además, la puntualidad redunda en la eficacia en la realización de tareas, y posibilita que los plazos se cumplan, las facturas se cobren, los clientes regresen, etc.

puntualidad respeto

Diseñado por Freepik

Y vuelvo a lanzar preguntas similares en este ámbito profesional: ¿cuántas veces nos hemos quejado de ese proveedor que nos prometía tener ese producto o tarea en una fecha concreta, y que se retrasa una y otra vez? ¿Qué opinarán nuestros clientes cuando nosotros hacemos lo mismo?

Puede que no demos a la puntualidad todo el valor que merece, pero estoy convencido de que si ponemos empeño en esta tarea, que además no supone un esfuerzo adicional, ni físico, ni emocional, ni financiero, seguro nos servirá para dotarnos de más control, organizarnos mejor, y hacer que los demás nos vean como personas cumplidoras, ordenadas y confiables.

Algunas claves para ser puntual que os pueden ayudar son:

  • Averigua cuánto tiempo te puede llevar realizar cada tarea y deja un margen para no pillarte en caso de que se demore más de lo que esperabas.
  • En las reuniones deja claro a todos los asistentes, por anticipado, el orden del día para así que todos vayan preparados a las mismas. Y si algún tema se prolonga, valora el dejarlo para una nueva reunión.
  • Piensa cómo puede afectar tu demora a los demás o a los proyectos en los que trabajas. ¿Te gustaría que te lo hiciesen a ti?
  • Si te queda un rato libre, no lo llenes con algo que sabes que te puede llevar más tiempo del tiempo que tienes.
  • Realiza las tareas más pesadas en los momentos en los que tengas más energía y las más ligeras en los momentos en los que estés más cansado.
  • Vigila tus ladrones del tiempo: propios y ajenos.

Os dejo como colofón final algunas frases que personas ilustres dejaron relacionadas con la puntualidad:

Es difícil mostrarte confiable cuando la gente tiene que esperarte” - WesFesler (jugador y entrenador de fútbol americano y baloncesto).

“Llegar tarde es una forma de decir que tu propio tiempo es más importante que el tiempo de la persona que te espera” - Karen Joy Fowler (escritora).

La puntualidad es una de las virtudes cardinales del negocio: insístela siempre en tus subordinados” -Don Marquis (humorista, periodista y escritor).

Mejor tres horas demasiado pronto que un minuto demasiado tarde” – William Shakespeare (poeta, dramaturgo y actor).

En definitiva, a los que hacéis de la puntualidad vuestra seña de identidad, os felicito por hacer de ella un verdadero valor, y a los que, digámoslo amablemente, la puntualidad no es la mayor de vuestras virtudes, os animo a que empecéis a practicarla porque ya veréis que podréis aprovecharos de todo lo bueno que trae consigo.

¿Qué vas a comenzar a hacer para ser más puntual? Empieza a programarte con eficacia y gestionarás mejor tu tiempo.

Ricardo González Rivero

Ingeniero técnico industrial