Category Archives for blog2miradas

20 julio, 2018

Estos días he leído sobre volver al trabajo después de haber estado un tiempo fuera, o sobre qué hacer con el talento sénior, es decir, lo considerado como ser mayor de 40 años.

También he visto artículos sobre la longevidad de las personas y cómo afecta esto a las organizaciones. Las mentes están más frescas y los cuerpos más activos cuando llega la edad de jubilación que hace 20 años y sin embargo, dejan de aportar su saber en las empresas. De hecho, ya hay numerosas start ups preparadas o con el foco en este público objetivo y es un tema de tendencia según el informe de Deloitte sobre Capital Humano 2018.

trabajo-a-los-40-años

Foto Unsplash

Hoy en día en España hay controversia. Por un lado, hablamos de gestión de la diversidad, habilidad que requieren los líderes de hoy en día y del futuro, para integrar equipos de generaciones, sexo, cultura, capacidades diferentes, y a su vez, seguimos con la complejidad de incorporar a personas mayores de 40 años en las empresas porque, sobre todo, no están dispuestos a cobrar lo mismo que una persona joven, o eso creemos.

Personas que han tenido que cambiar su lugar de residencia por el cuidado de los padres mayores, personas que quieren reengancharse después de un tiempo en el extranjero, personas que vuelven de dedicarse al cuidado de los hijos y quieren retomar su carrera profesional, son personas capaces que necesitan una oportunidad.

A pesar de esto, en las empresas se siguen contratando a personas de más de 40 años cuando hablamos de puestos con experiencia o directivos. Luego hay mercado para ellos. Y además, las personas de más de 40 años están menos acostumbradas a cambiar de empresa, con lo que si conseguimos ser la empresa en la que quieren trabajar, seguramente no se vayan.

En muchos casos, el problema está en que hay que enseñar a una persona ya madura nuevas formas de trabajar, y desde luego, una persona que dejó su trabajo hace 6 años, puede que al volver a su mismo puesto, las cosas se hagan completamente diferentes, ya sea por la tecnología aplicada que pueda desconocer o por los requisitos de clientes y proveedores que hacen que ya no se pueda desarrollar el trabajo igual, o incluso, puede que ya su puesto no exista.

Por tanto, para poder reincorporar a nuevas personas mayores de 40 años a las empresas, hemos de saber, al menos:

  • Cuál es su punto de partida. Sus conocimientos, dónde se quedó, qué ya sí sabe hacer, y qué sí está dispuesto a hacer a partir de ahora.
  • Cuál es su capacidad de aprendizaje. Para una persona más mayor o para una joven, hoy este punto es un requisito indispensable. El entorno cambiar tan deprisa que como decía el anuncio hace años, te mueves, o caducas.
  • Cuál es su disponibilidad. Hoy hace falta flexibilidad para conciliar, para adaptarse a las necesidades personales y profesionales, para generar un acuerdo beneficioso para la empresa y para la persona. Y así saber cómo y de qué manera se puede contar con ella.

Y la empresa por su parte tendrá que ofrecer, al menos:

  • Un mentor. Un responsable de extraer las fortalezas y detectar el talento de la persona. Un acompañante en el proceso de integración de la persona en la empresa, en su desarrollo y en su éxito profesional.
  • Un entrenamiento. Diseñar un plan de formación en el que la persona pueda ir creciendo para conseguir las habilidades y destrezas necesarias para realizar a la perfección su trabajo diario. Y no le puede enseñar cualquiera dentro de la empresa, le tendrán que enseñar los mejores, aquellos que son modelo a seguir, que conocen el alma de la empresa, la cultura, y no solo el trabajo.
  • Una seguridad. Una vez que la persona es la elegida, se trata de hacer todo lo posible porque encuentre su sitio, donde mostremos que es importante para la empresa, que va a estar en ella siempre que quiera dedicarnos su esfuerzo por dar lo mejor de sí misma, con unas condiciones que sean satisfactorias y recompensen económica y emocionalmente.
  • Una flexibilidad. Porque este es el principio del acuerdo. Padres y madres que tienen que salir corriendo ante situaciones de sus hijos, hijos de padres que enferman porque son mayores o porque necesitan otros cuidados… es decir, hacen falta contratos flexibles, que supongan posibilidades para seguir dentro de la empresa pero en las circunstancias que cada cual pueda abordar.

En las empresas se puede diseñar un programa específico para la reincorporación de personas al mercado laboral. Hay empresas como Amazon, que han propuesto un programa de reenganche de mujeres que decidieron dedicarse a la maternidad y que quieren volver a trabajar. https://www.wherewomenwork.com/Career/359/amazon-women-returners

Se crea un mercado de trabajo paralelo en las empresas con vacantes específicas para el programa de reincorporaciones al trabajo dentro de las empresas, lo que es además un punto a favor de la responsabilidad social corporativa de las empresas y del compromiso con el crecimiento del empleo.

Las personas que entran en estos programas (cuando están bien creados) normalmente se sienten muy agradecidas porque se les ha dado la oportunidad y se esfuerzan más por dar lo mejor de sí mismas, generan un mayor sentido de pertenencia y ponen en juego de nuevo sus capacidades que a los 40 - 50 años están en muy buen estado y aún les queda muchísimo por ofrecer.

¿Quieres generar programas de reincorporación de personas valiosas? Súmate al crecimiento profesional de las personas que lo están deseando y obtén todos los beneficios de contar con ellas.

Raquel Bonsfills

16 julio, 2018

A menudo en mis formaciones y en mis redes sociales, desde que he hecho la presentación de mi libro: “Tú puedes ser Líder de ti mismo y de tu organización” me hacéis algunas preguntas y hoy quisiera compartir con todos vosotros la respuesta de la pregunta más realizada: ¿Por qué he escrito un libro y cuál ha sido mi fuente de inspiración?

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración en tu vida? ¿De qué o quien te inspiras en tu día a día?

Como-encontrar-tu-inspiración-al-escribir-un-libro

Hoy voy a contaros alguno de mis secretos mejor guardados. Siempre he sido muy ambiciosa y he procurado formarme y saber todo lo posible para conseguir hacer realidad mis logros y éxitos porque pensaba que de esta manera iba a ser FELIZ en la vida.

Con el paso del tiempo me di cuenta que por mucho que lograba personal y profesionalmente todas mis metas, seguía teniendo una “pena” en mi corazón y cada vez era más honda, pues la sensación de bienestar por lograr éxitos cada vez duraba menos tiempo.

Siempre he creído que todos los seres humanos hemos venido a hacer algo para mejorar este mundo y que hacer eso nos da la Felicidad, y yo seguía sin mi respuesta para lograr esa Felicidad tan anhelada. Entonces empecé a profundizar más en mi interior y comencé a hacer una introspección, más importante de las que había realizado hasta entonces en mis formaciones o con mis terapeutas, para lograr tener la respuesta a la pregunta de mi vida y es el por qué estoy aquí, el por qué he nacido, cuál es mi misión en mi vida.

Hace 7 años, a mis 45 años, por fin tuve la respuesta y hoy, si me lo permitís os la voy a compartir. He venido a este mundo a ayudar a los demás, a que sean más felices todas las personas a las que pueda llegar. Pero claro, como no soy conformista, no quise limitarme a llegar solo a las personas que me rodean, yo quise llegar a más y esto de la “felicidad” empresarialmente no vende o al menos no vendía 7 años atrás. Ahora, afortunadamente, empieza a oírse algo sobre la felicidad del trabajador o colaborador…

Así que pensé como podía ser fiel a mi misión y llegar a mucha gente. Descubrí que una de las formas más importantes para ser feliz es: liderar nuestra vida y capacitarnos para liderar a los demás. Por eso he escrito este libro.

El liderazgo para mí es mucho más que una habilidad directiva, es una responsabilidad para con uno mismo y con el entorno y aunque, todos nacemos con esta habilidad, más o menos innata, me di cuenta que algunas personas no acaban de desarrollarla o necesitan un empujón para lograrlo y por eso, creé este libro, este manual para apoyar a las personas que quieran mejorar y ser líderes de su vida y de su organización.

Como indico en mi libro, en este momento histórico que nos encontramos, en un cambio de paradigma, hay una necesidad imperiosa de líderes y si no, un claro ejemplo, mirad dentro de la política en España ¿quiénes os parecen líderes? Otro dato, más de un 70% de las personas que abandonan una empresa es por su jefe directo.

Y para escribir mi libro me he inspirado en mi propia vida, en mi experiencia, en mis aprendizajes y en las personas a las que he modelado como es Jesús de Nazaret o mi abuelita Elvira. De Jesús he copiado entre otras cosas: su gallardía, cómo enfrentar el miedo, su coherencia, su capacidad de aprender, la pasión… y de mi abuelita Elvira he modelado su humildad, su empatía, su capacidad de escucha, su adaptación a la diversidad…. Y hoy en día, también me he inspirado en mentores como Anastasio Llamas, de quien he aprendido, por ejemplo, a valorar lo importante frente a lo que no lo es, el apoyo incondicional a los miembros de un equipo… o de los fundadores y franquiciados del Grupo Redpiso: Manolo, Adrián, Fernando, Leo, Fran, Alain, Joserra, Gabriela… su adaptación al cambio, capacidad de atreverse a innovar y hacer las cosas diferentes y su humildad…

Y por supuesto, también me he inspirado en otros autores, a través de sus charlas o de sus libros como es Juan Carlos Cubeiro, mi prologuista, para mí una de las personas a nivel internacional que más sabe de liderazgo y he mejorado con él: mi capacidad de comunicarme, he aprendido de su sabiduría, de su experiencia, de sus ganas de saber y aprender más y más…

Así que si vas a emprender algo nuevo o vas a ponerte a escribir un libro, lo primero que te invito a practicar es apagar esas vocecitas molestas que te llenan de indecisión, de miedo y de dudas y empezar a hacer algo. Después te sugiero que te inspires y algunas formas de poder inspirarte en tu día a día para lograr tu objetivo son, como hemos visto: descubrir tu misión, reflexionar sobre tu experiencia, también inspirarte de tus modelos o referentes… Además, te ayudará a inspirarte creando un ambiente inspirador: eligiendo el mejor momento para concentrarte, música, lugar…

¿Qué otras formas conoces para inspirarte en la vida?

Para los que podáis estar interesados os dejo un link para que podáis adquirir mi libro:

“Tú puedes ser Líder de ti mismo y de tu organización”

“Si escuchas una voz en tu interior que dice “no puedes pintar”, pinta y la voz será silenciada.” - Vincent Van Gogh.

Milagros García

 

Como dice Álex Rovira en su libro "Creer, crear, lograr", a veces obviamos lo obvio.

Se nos olvida que la felicidad parece emerger de un buen estado de salud, la compañía de nuestros afectos, el contacto con la naturaleza, una buena conversación o el privilegio de trabajar en lo que nos gusta.

Y precisamente al que menos caso hacemos es al cuidado de nuestro cuerpo, del que solemos acordarnos cuando toca hacer la operación bikini o cuando entramos en alguna crisis de edad y queremos seguir viéndonos estupendos, o, sobre todo, cuando nos da algún susto que nos lleva a ir al médico. Yo suelo decir, que, si tú no paras, al final es tu cuerpo el que te para. Este sabio medio por el que transitamos en nuestra vida, nos da continuas señales sobre qué nos puede estar afectando o en qué poner atención para favorecer nuestro bienestar.

 los-mensajes-de-nuestro-cuerpo        

Foto Unsplash 

Además, nuestra estructura física también varía según seamos y sea nuestra forma de entender el mundo. Como explican en el Instituto Hune, "quienes entendieron que la propuesta de estar vivo depende de las acciones que hagamos y la emoción de miedo les llevó a sobrevivir, configuraron una estructura física sólida, fuerte, musculada.Donde se muestra la fuerza y los objetivos cumplidos. Los que entendimos que en el mundo lo importante era sentirse querido y conectar con los demás, configuramos formas suaves en nuestro cuerpo, nos recubrimos de grasa para hacer visible nuestra sensibilidad y decidimos tener expresiones agradables con todo aquel con el que nos encontráramos. Y otros, que decidieron abstraerse en sus pensamientos y que encontraron el fundamento de la vida comprendiéndolo y creando ideas sobre él, crearon un cuerpo largo, de cabeza y nariz prominente con poca musculatura, pues pensar pedía más cerebro que músculo…"

Por tanto, nuestro cuerpo dice mucho de nosotros mismos, y hay incluso una pseudociencia llamada morfopsicología que va analizando y relacionando partes de nuestro rostro con nuestra personalidad, aunque haya mucho mito en ello.

 

La cuestión es la necesidad de cuidar de nuestro cuerpo. Y sobre todo, de tomar conciencia de las señales que nos ofrece. No solo es un dicho popular que hay señales como, por ejemplo, cuando nos duele la garganta o nos quedamos afónicos, tras las que quizá haya algo que tengamos que decir que no hayamos dicho, o que haya falta de confianza para expresar algo como nuestros propios sentimientos. O si sentimos dolor en los hombros, que puede ser por cargas y responsabilidades excesivas. Y así podríamos encontrar los distintos avisos que nos dan pistas sobre lo que nos está ocurriendo y que mejor hacerlas caso a tiempo que no cuando hayamos generado una enfermedad psicosomática, autoinmune o cuando ya haya que tomar medidas más drásticas.

 

Por eso, hoy quiero dejar una serie de pautas, para cuidar nuestro cuerpo:

  • Comer bien. ¿Te ha pasado que tu cuerpo te pedía una ensalada o algo fresquito para cenar tras una comida copiosa? ¿O tras haber tomado dulce, necesitar algo salado? Aprender a escuchar al cuerpo en cuanto a necesidades alimentarias lleva a una buena relación con la comida. Una dieta sana y equilibrada, permitiendo la ingesta de todas las vitaminas, proteínas, hidratos de carbono yminerales necesarios va a favorecer la funcionalidad de nuestro cuerpo.
  • Beber agua.  El agua es esencial para mantener frescas nuestras células. Muchas veces nos dicen que hay que beber mucha agua, pero lo verdaderamente importante es mantenernos adecuadamente hidratados. Si sudamos mucho, tendremos que beber más agua. Os dejounos consejos para ayudarnos a beber agua correctamente.
  • Hacer ejercicio. En el estudio deI-Min Lee, profesor de medicina de la Harvard Medical Schoolsobre los mejores ejercicios para la salud, proponía caminar como el ejercicio más saludable. 30 minutos caminando a buen ritmo o incluso pausadamente puede beneficiar incluso al cerebro. El segundo mejor ejercicio es la natación por movilizar a todos los músculos del cuerpo. Después, el entrenamiento de fuerza pero sin grandes pesos o solo con nuestro propio peso, más bien ejecutado a base de repeticiones, y el Tai chi y los ejercicios de Kegel que contribuyen a una mayor calidad de vida.
  • Cambiar de postura regularmente. Si no vamos a hacer un ejercicio de forma continuada, al menos tener la prudencia de ir cambiando de postura regularmente. Porque si no, llegaremos a tener cuellos que un día harán llegar la cabeza al ordenador cual buitre, dedos que se acostumbran a un único movimiento propio para el uso del whatsapp, espaldas cheposas para trabajar en el portátil, o movimientos rutinarios propios de trabajos más físicos como hacer camas, levantar cajas, cocinar, conducir… Sí, nos movemos, pero siempre igual. Por eso, es importante para que no se anquilosen los músculos y mejorar el riego sanguíneo, que nos movamos frecuentemente, cada hora por lo menos se recomienda un cambio postural, pero nunca más de tres horas seguidas igual. Además, no es bueno para la concentración mental.
  • Tomar conciencia de nuestro cuerpo. Hacer un escaneo por nuestro cuerpo como para detectar si estamos correctamente sentados, si estamos presionando algún músculo o vaso sanguíneo que hará que se nos duerma algún miembro, si estamos contraídos o relajados, si estamos tensionados, estresados o forzados, si apretamos la mandíbula o los puños, si cargamos el peso sobre un pie o sobre los dos, sobre una cadera o sobre las lumbares, si tenemos la boca o los ojos secos, si tenemos la necesidad de cambiar de postura, si tenemos hambre o sed, si escuchamos demasiado ruido o si estamos a gusto. La meditación y el mindfulness han ayudado a esta toma de conciencia a través de visualizaciones y centrarse en el propio cuerpo.
  • Descansar. Los adictos al trabajo, los autoexigentes, los perfeccionistas, los mega-responsables, los emprendedores, los empresarios, y para todas las personas del mundo el descanso es esencial. Primero porque nos permite recuperarnos de la fatiga mental y física, y segundo, porque al dormir el cerebro puede recapitular y ordenar toda la información que a lo largo del día recibió y así poder aprender o darse cuenta de detalles clave, nuestras células se renuevan, crecemos y recargamos energía para afrontar un nuevo día. Por tanto, para evitar la sobrecarga y el desgaste, el mejor remedio es saber parar.
  • Conectar con la naturaleza. ¿Y qué tiene que ver con el cuerpo? Cuando salimos de la rutina, el cuerpo utiliza músculos que no suele mover, el corazón se acelera ante un suave ejercicio que cambia su ritmo habitual, la respiración puede verse alterada por momentos para adaptarse a los retos del camino, y sobre todo, y lo más beneficioso, a respirar aire puro. Una mayor calidad de oxígeno al respirar inunda nuestras células. Y todo ello sin contar con el placer de disfrutar de unas estupendas vistas, escuchar el canto de las aves, o sentir la brisa en la cara.

Cuidando nuestro cuerpo, cuidamos lo más importante que tenemos: a nosotros mismos. Y ahora que tienes estas claves para hacerlo y que seguro tú mismo conoces algunas más, ¿qué vas a comenzar a hacer diferente para estar mejor?

Aprendiendo a cuidarnos en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

 

3 julio, 2018

Emprender tiene sus riesgos y el acertar en tu primer negocio como emprendedor es muy difícil, de hecho, de media se tarda 5 años y 3 proyectos fallidos hasta que un emprendedor alcanza el éxito. Muchas personas al fracasar en el primer intento de formación de empresa, nunca más lo vuelven a intentar; no tanto por ese temor al fracaso, sino el temor a la manera como lo juzga la sociedad.

¿Has fracasado con algún proyecto como emprendedor?  ¿Qué no tuviste en cuenta?

motivos-por-los-que-fracasan-los-emprendedores

 Foto de Unsplash

Un ejemplo, Jan Koum no fue elegido para trabajar en Facebook, ni en Twitter y sin embargo, fue el fundador de WhatsApp, un proyecto que lo haría millonario.

Quiero compartirte algunos motivos por los que se fracasa cuando se emprende:

  • Falta de experiencia en el sector. La experiencia en el sector en el que se vaya a emprender es valiosa y necesaria para poder tener éxito. No obstante, si no se tiene experiencia al menos es necesario investigar sobre el sector en cuestión y hoy en día, internet es una gran fuente para recabar todo tipo de información. Otra forma para facilitarte el acceso a un sector es tener un partner, socio o colaborador que sí lo conozca.
  • Falta de experiencia empresarial. Las cosas pueden cambiar si hay una predisposición inequívoca a admitir lo que no se sabe. Si lo admites, estarás dando el primer paso para encontrar una respuesta. Es fundamental rodearse de fuentes fiables: profesionales y expertos, un emprendedor debe buscar buenos consejeros en todas aquellas áreas que no domine y que sean fundamentales para la empresa.
  • Desconocer a los clientes. Es necesario conocer las preferencias de los clientes. Hoy más que nunca hay que conocer a los clientes para ofrecer el mejor servicio o el producto más personalizado; en definitiva, superar las expectativas de los clientes si queremos que nos recomienden y para poder lograrlo es fundamental conocerles.
  • Depender de un solo cliente. Es de sobra conocido que es un error el poner todos los huevos en una misma cesta. Cuando tenemos un gran número de clientes a los que satisfacer, desaparece una parte del miedo que nos impide innovar, inventar y crecer. Además, cuando se depende de un solo cliente se puede perder libertad.
  • Recursos financieros escasos. La planificación es fundamental, por lo cual antes de iniciar un emprendimiento propio es importante ahorrar recursos y dinero para tener un margen real de autofinanciamiento, ya que lo normal es no tener beneficios a corto plazo.

 

Sin duda, de entre las innumerables dificultades implícitas en el proceso de crear una nueva empresa, la mayor de todas, es encontrar financiación. La ausencia de recursos se acaba convirtiendo en la principal pesadilla de muchos potenciales emprendedores que se acaban echando atrás por la escasez de financiación. En este punto juegan un buen papel las ayudas y subvenciones para emprender al proporcionar recursos a estos futuros empresarios.

Te dejo un artículo donde se habla de 10 ayudas y subvenciones para emprender más importantes en España.

Destinar escasos recursos al marketing y a los servicios post venta. El proceso de una venta no termina nunca. La meta a la que nos dirigimos es vender y tener al cliente siempre satisfecho y fidelizado una vez ya se ha realizado la venta. Para lograr esto, se requiere una serie de esfuerzos, recursos y servicios complementarios que fortalezcan la relación con el cliente. El marketing de post venta es una de las mejores formas de crear lealtad en la marca.

 Precios a la baja. Una calidad alta con un precio bajo no es recomendable. A menos que tu emprendimiento sea de carácter social y tengas financiación segura. Si apuestas a más calidad que precios bajos, debes tener claro quiénes son tus clientes potenciales. Para ello diseña tu modelo canvas, la segmentación de clientes de ayudará mucho.

Te dejo como se elabora un modelo Canvas.

 Asignación errónea de los puestos claves. Hay una frase que hoy se escucha mucho “gran parte de la competitividad de la empresa reside en el bienestar del empleado” y la experiencia ha demostrado que una buena parte del éxito del empleado en el desempeño de su trabajo viene dado por su grado de adaptación al puesto y al entorno. A la hora de emprender es importante realizar el análisis y el diseño de los puestos de trabajo, así como realizar un reclutamiento profesional.

 Ruptura de las relaciones con los socios. A la hora de elegir a los socios conviene analizar tus puntos fuertes y débiles y escoger a quienes te puedan complementar. Lo ideal es que sean perfiles muy diferentes, aunque con una capacidad de trabajo y un nivel de compromiso similares.

 No tener un plan de empresa. Es necesario conocer los datos claves sobre tu proyecto y sobre el sector, como he dicho antes. Para eso, debes estudiar el mercado, analizar la política de precios, los costes, la rentabilidad, el número de personas que participarán, la inversión necesaria y el financiamiento. El plan de negocios te ayudará a entender los puntos clave, evitar errores, hacer proyecciones y sobre todo, a conseguir capital y préstamos para tu empresa.

 

Hay que evitar las deficiencias graves en el establecimiento de las estrategias, tener planes alternativos, establecer objetivos y expectativas realistas, tener un plan de negocios, realizar una planificación adecuada, valorar un crecimiento planificado, tener una previsión, y realizar estudios de preinversión.

El hecho de emprender un proyecto implica estar preparados para afrontar diferentes tipos de fracasos, obstáculos o posibles resultados no deseados que se van a presentar a medida que éste es desarrollado. Por lo tanto, es vital saber afrontar esos fracasos como experiencias y aprendizajes, ya que siempre se van a presentar en algún punto de nuestra idea de negocio.

¿Qué otros motivos conoces para haber fracasado en un proyecto como emprendedor? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo de ¿Por qué fracasan los emprendedores y cómo lo superan? Los tropiezos son inevitables, pero salir de allí con perseverancia, disciplina, tenacidad y experiencia es el camino al éxito.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar en todo lo que emprendas? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

 

¡Tú puedes, puedes lograr lo que te propongas, además, te lo mereces!

Milagros García

 

11 junio, 2018

 

En esta era del talentismo, en la que cada persona ha de buscar en qué puede desarrollar su mayor potencial y cómo aportarlo al mundo, oímos numerosas frases de ánimo que invitan a ver la vida con algunas más posibilidades y oportunidades.

 

Frases como las de  Mr. Wonderful,entre otros, ha hecho que encontremos por todas partes.

Esto ha llevado a pensar que es fácil lograr aquello que nos proponemos, que si algo se te da bien, ya vas a poder vivir de ello, y que cuando estás en tu sitio, el mundo se alinea para que todo te vaya muy bien.

Por una parte, podríamos decir que es verdad. Si tú piensas que puedes lograr algo, estás más motivado y tienes más confianza en ti mismo como para lograrlo.Y por otra parte, nadie dijo que fuera fácil. Requiere esfuerzo

Hablar en estos términos de esfuerzo es una paradoja porque cuando hay algo que se te da muy bien, algo en lo que eres realmente talentoso, no te cuesta tanto esfuerzo ni aprenderlo, ni desarrollarlo, e incluso disfrutas haciéndolo y se te pasa el tiempo volando. Pero por bueno que seas haciendo algo, no significa que no tengas que esforzarte por mantenerte en un nivel óptimo, no vayas a esforzarte por mejorar cada día, por seguir aprendiendo o por mantener la constancia en los momentos más bajos.

Hace un tiempo escuché a Álvaro Cuadrado, CEO y fundador de varias empresas, decir que su padre le llevaba a correr por la playa desde niño y que cuando él se quejaba de que ya no podía más, su padre siempre le hacía correr al menos un tramo de playa más. Así día tras día hasta que un día no se quejó, día en que su padre paró antes de lo que Álvaro esperaba.

Siempre pensamos que no podemos más cuando no hemos llegado aún al límite de nuestras fuerzas. Eso no significa que estemos continuamente exhaustos, pero sí que tratemos de superarnos y crear el hábito en nosotros de ir más allá, porque resulta que podemos.

También escuché recientemente a Toni Nadal, tío y entrenador durante años de Rafa Nadal, que decía que cuando tenían programadas las clases para una hora y media, siempre fueron de mucho más tiempo, incluso de una jornada entera. Según él, esto ha hecho que Rafa tenga una capacidad de resiliencia enorme que le ha llevado a llegar más lejos.

Porque "si crees que no puedes, como si crees que puedes, estás en lo cierto", como decía Henry Ford.Te dejo este vídeo con la charla de Toni Nadal hablando del valor del esfuerzo:

Por eso, para desarrollar el talento es importante considerar algunas cuestiones:

La actitud lo es todo. Necesitamos de iniciativa para caminar hacia nuestros objetivos, para mantenernos activos y enfocados, para entender que aunque haya trabajos circunstanciales queremos seguir esforzándonos por aquello que de verdad queremos.

Descubre tu talento. Como ya te hemos contado en este blog, puedes descubrir tu pasión con un poco de indagación sobre ti mismo/a, mirándote con curiosidad, abriéndote a lo que otros creen que puede ser tu talento especial, jugando a sacarte brillo.

Continúa formándote. Como el entorno cambia tan deprisa, si quieres que tu talento sea valorado ha de estar actualizado.

Cree en ti. Muchas veces no actuamos porque pensamos que no valemos lo suficiente, no sabemos, no nos sentimos capaces… Por eso, da la vuelta al foco y mírate, conócete, reconócete, sobre todo en aquello que pensabas que no podrías lograr y ya has logrado, revisa todo lo que sí haces y se te da bien, descubre lo que te gusta hacer y si no te queda claro, explora nuevas opciones hasta encontrarlo. Confía. Tu autoestima será el elemento clave a desarrollar para lograrlo.

Atrévete. Si solo lo piensas pero no lo haces, no lo vas a lograr. Hay que ponerlo en práctica. Hay que ponerse en acción. Y para ello, empieza por la parte que te resulte más sencilla para así ir dando pasos hacia tus objetivos de forma que vayas ganando confianza a medida que avanzas. Pero empieza, el primer paso es el que más asusta y el más reconfortante. ¡Tú puedes hacerlo! Date permiso para ser feliz.

Cuida de ti. Que quieras lograrlo no significa que no vaya a haber momentos malos, que te hagan dudar o que te tambaleen. Y no pasa nada por parar y reflexionar sobre ellos, lo que necesites para recuperarte y volver con fuerzas renovadas. Y si vas cuidando de ti de forma constante y continua, dándote las píldoras que necesitas para mantener un estado físico y emocional equilibrado y sano, seguramente no llegues a desbordarte.

Decide. En los momentos bajos, en esos en los que no sabes si seguir o tirar la toalla, en los que te sientes cansado, recuerda que puedes elegir entre seguir adelante y quizá ganar la partida o dejarlo todo y volver a la situación anterior. Aquí es donde juega un papel importante la cultura del esfuerzo que hayas desarrollado a lo largo de tu vida.

Y para completar esto, te dejo unas claves para desarrollar tu talento, propuestas por Alfonso Alcántara, creador de Yoriento.

¿Estás preparado para luchar por lo que deseas? ¿Cómo vas a practicar el ir más allá, el inconformismo, y tu capacidad de resistencia?

Aprendiendo en el camino del crecimiento.

Raquel Bonsfills

5 junio, 2018

 ¿Usas adecuadamente el teléfono?  ¿Pierdes el tiempo con cada llamada?

  malos-habitos-del-uso-del-telefono

 Foto Unsplash

Una de las causas principales de la pérdida de tiempo es el mal uso que muchos hacemos del teléfono. De ahí que quiera compartirte formas de cómo hacer un buen uso del teléfono.

Según una investigación publicada por la compañía Mobile Insurance, el ser humano gasta un tiempo aproximado de 3,7 años de su vida en la pantalla de un dispositivo móvil y este uso sigue aumentando.

Y para comenzar me gustaría comentarte algunos malos hábitos en el uso del teléfono:

  • Conversaciones largas en horas productivas. Cuando usamos el teléfono para mantener largas conversaciones nos desconcentra y además, hacemos un uso  inadecuado del tiempo. En estas conversaciones largas normalmente, nos enrollamos hablando y repitiendo las mismas cosas una y otra vez durante la misma conversación lo que nos resta efectividad y productividad.
  • Abusar de los whatsapps. Usar desmedidamente whatsapp por miedo a hacer llamadas o quedar con la persona. A veces es mejor aclarar la cuestión o el problema que se haya planteado en persona. Y hablar las cosas cara a cara puede ser más conveniente para no dar lugar a malos entendidos y llegar a soluciones en el menor tiempo posible.
  • Tener el teléfono constantemente en la mano. Esto nos lleva a contestar instintivamente, incluso cuando estamos con clientes, actuando como esclavos del teléfono o incluso, pudiendo provocar un accidente, si por ejemplo, lo atendemos cuando estamos conduciendo.
  • Hablar en alto por teléfono. Los ruidos del entorno, sonidos del teléfono, sensación distante del interlocutor… nos llevan, en muchas ocasiones, a hablar alto o chillar al teléfono, esto se considera una falta de respeto por los demás.
  • Escribir mientras estamos caminando. Además de perder información en ese paseo, podemos poner incluso en peligro nuestra vida con este mal hábito. Conozco el caso de un amigo que se puso a escribir en la calle, no dándose cuenta de que se bajó de la acera y lamentablemente, murió atropellado por un coche.
  • Usarlo en lugares públicos donde hay alguien muy cerca. Es importante tener apagado o en modo silencio el teléfono en lugares de encuentro sociales (salas de conferencia o salas de formación, actos culturales, conciertos, espacios religiosos…) o en lugares públicos (tren, autobús, avión…) Seguro que os ha pasado alguna vez haciendo un viaje, que un desconocido o un amigo se ha pasado el viaje llamando o recibiendo llamadas. Si se ha repetido en el tiempo ¿cómo te has sentido frente a este hecho si estabas con un amigo y querías hablar con él? ¿Y si era un desconocido y querías descansar en el trayecto o leer algo o estar concentrado en alguna tarea?
  • Sacar vídeos y fotos constantemente. Si eres de los que sacas fotos de todo, esto puede llevarte a perderte el momento o la experiencia que estás viviendo. Recuerdo que en uno de mis viajes, visitando los fiordos noruegos, me puse a sacar fotos de las ballenas, en lugar de vivir el momento y no a través de una cámara.

Consecuencias de los malos hábitos en el uso del teléfono:

Podemos sufrir problemas de salud. El Doctor Hugo Pazmiño, médico generalista, asegura que el constante uso de tu teléfono inteligente tiene algunas consecuencias en la salud. Este doctor afirma: "Cada vez veo más pacientes jóvenes que llegan al consultorio con problemas en la parte alta de la espalda y el cuello”. También genera problemas en los globos oculares a largo plazo, ya que los caracteres en un teléfono celular son mucho más pequeños y al responder mensajes en un teclado tan pequeño se ponen las manos y dedos en una posición tensa, pudiendo generar a la larga problemas en las articulaciones.

El Instituto Nacional de Cáncer en Estados Unidos sostiene que “los teléfonos celulares emiten energía de radiofrecuencia, una forma de radiación electromagnética no ionizante, que puede ser absorbida por los tejidos más cerca de donde se sostiene el teléfono”. Además, señala que la cantidad de exposición que sufre la persona depende de “la tecnología del teléfono, la distancia entre la antena del equipo y el usuario, la extensión y el tipo de uso, y la distancia a la persona desde las torres de telefonía celular”.

Un mal uso puede provocar una conducta obsesiva. Cuando la persona no para de revisar sus notificaciones, que van llegando una por una y repitiéndolo un sinfín de veces al cabo del día. Y esto pasa porque cada vez que escuchas el sonido de una notificación (por ejemplo, un like en Facebook) segregas dopamina, que es una recompensa para tu cerebro y con esto consigues una sensación de felicidad.

 Pérdida de tiempo. Una persona hiperconectada siempre está pensando en más de una cosa a la vez, en lugar de estar concentrado en una actividad. La atención se distribuye en algunas tareas irrelevantes, ya que el teléfono nos distrae y esto nos lleva a realizar menos tareas en el mismo tiempo creando una sensación de falsa actividad.

No saber ignorarlo cuando es necesario. Utilizarlo de forma indiscriminada nos lleva a no tener en cuenta a los demás, ni a mis necesidades del momento. El no ignorar el teléfono en determinados momentos lleva a que rompamos nuestra concentración si estamos realizando una tarea que lo requiere o nos puede llevar a romper nuestro descanso. Además, si contestamos instintivamente, incluso cuando estamos con clientes pueden sentirse que no estamos atendiéndoles como se merecen.

Proyección hacia los demás de disponibilidad total. Esto lo generamos cuando contestamos con la sensación de agradar versus disponibilidad. Y quizá luego nos arrepintamos de estar hablando con clientes a las once de la noche o el domingo por la tarde, o nuestros amigos o parejas nos lo reprochen. ¿La disponibilidad total también es hacia ellos?

 El mal hábito de usar el teléfono afecta la comunicación. El uso abusivo del teléfono nos está alejando en muchos casos de relacionarnos de manera más directa con otros seres humanos. A menudo veo a grupos de amigos, cenando juntos y hablándose a través del teléfono. Este hecho nos está llevando a la larga a la soledad.

Un uso constante del teléfono cuando estamos realizando otras actividades, rompe nuestra concentración. Taquicardia, nerviosismo, falta de concentración, pérdida de interés por aficiones previas y de la noción del tiempo, son algunas de las señales que pueden alertar de un uso excesivo del teléfono móvil, junto a las mentiras sobre el tiempo de utilización de este dispositivo, comenta la psicóloga Gloria Martín.

 ¿Qué otras consecuencias conoces de hacer un mal uso del teléfono? Con el fin de complementar lo que te he comentado, hábitos a evitar cuando uses un teléfono celular:

Después de lo que te he compartido ¿cómo vas a detectar que estás haciendo un mal uso del teléfono? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

O como Albert Einstein dijo...

“Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo solo tendrá una generación de idiotas.”

 

Milagros García

 

 

Bob Moritz, director global de PwC, dice que hoy en día y de cara al futuro, las personas han de tener una gran capacidad de adaptación, que puedan aprender deprisa, que puedan llevar ese conocimiento a la práctica y que puedan dar respuestas a problemas.

Esto está claramente relacionado con una habilidad de la que te hemos venido hablando, la Learnability, que definimos como la capacidad de aprender habilidades para mantenerte empleable a largo plazo, y hemos comentado una serie de cualidades que pueden ayudarte a mantener esta habilidad.

5-pasos-para-desarrollar-tu-learnability

Sandeep Dadlani, presidente de Infosys, una de las principales empresas tecnológicas del mundo, cuenta que en los procesos de selección siempre prefieren a una persona con Learnability antes que a una persona con experiencia y conocimiento técnico, porque la tecnología cambia rápidamente. Además, en este entorno V.U.C.A. ya todas las empresas, sean tecnológicas o no, han de darle prioridad a esta habilidad de aprender continuamente.

Sin embargo, ¿cómo comenzamos a trabajarnos esta habilidad tan importante para las empresas? Son necesarios 5 pasos:

  1. Voluntad. Entre todas las cosas a las que podemos dedicar nuestro limitado tiempo diario, semanal, mensual, anual…hemos de querer que el aprendizaje sea una de ellas. El eterno aprendiz, es aquel que a lo largo de toda su vida tiene interés, tiene intención y decide seguir aprendiendo. Por ejemplo, el otro día conocí a una persona de 80 años que se había puesto a aprender el idioma albano para poder comunicarse con sus nietos porque viven allí. Eso es verdadera voluntad.
  2. Curiosidad. Como cuando éramos niños y estábamos descubriendo el mundo. Cuando nos dejábamos sorprender por todo, cuando preguntábamos 500 veces y por qué a nuestros padres, cuando absorbíamos como esponjas todo lo que nos llegaba… Mantener la curiosidad con apertura para hallar nuevos puntos de vista, nuevas personas, nuevas formas de hacer lo mismo o de obtener mejores resultados, de relacionarse, de crecer. Con curiosidad podremos adaptarnos mejor a los cambios, ampliar nuestra zona de confort y nuestro mapa mental.
  3. Conocimiento. Cuando recibimos información nueva y la asimilamos la podemos convertir en conocimiento. Un conocimiento que nos puede llegar por diversas vías: libros, periódicos, blogs, entidades dedicadas a la formación, mentores y expertos, congresos,… además de la propia experiencia que también es fuente de sabiduría.
  4. Práctica. El conocimiento que no se aplica no mueve el mundo. Por eso, es necesario poner en práctica o buscar la aplicabilidad a los contenidos aprendidos. Y por otra parte, como la Learnability es una habilidad, ésta no se coge si no se practica. Nos hacemos hábiles en algo cuando nos entrenamos en ello. Más entrenamiento, más dedicación, más hábito tendremos y más podremos desarrollar nuestra learnability.
  5. Responsabilidad. Como todas las herramientas del mundo, cada uno puede aplicarlas para optimizar o para destruir. Aquí es donde apelamos a la responsabilidad de cada uno por el bien común, para desarrollar lo aprendido con ética, en la dirección de la ecología del éxito, clave esencial de 2miradas.

Para completar estos pasos, David ReyeroTrapiello, Senior HR Business Partner de Sanofi Iberia da unas claves para potenciar la empleabilidad. Y tú, puedes testar tu capacidad actual de Learnability a través de este test que fue creado por Manpower Group, en el que podrás descubrir tu Learnability Quotient (LQ) que refleja tu capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en tu vida profesional.

Pero no solo desarrollemos la Learnability para adaptarnos a los continuos cambios que el entorno exige, sino que como dice Mark Malloch-Brown, secretario general del ministerio de asuntos exteriores de UK, hemos de desarrollar nuestra Learnability para optimizar el logro de nuestro propio éxito profesional.

¿Cuánto tiempo dedicas a aprender cada día?

Raquel Bonsfills

 

22 mayo, 2018

¿Practicas la learnability?  ¿De qué forma?

Este pasado viernes tuvo lugar la convención del Grupo REDPISO 2018. Como responsable de la formación del Grupo, doy una charla en cada evento anual.

covencion-redpiso-post

En esta ocasión les hablé de la clave del presente para el futuro profesional: La Learnability, concepto del cual ya he hablado en uno de mis artículos.

Como ya indiqué entonces la Learnability es «la capacidad de aprender nuevas habilidades para mantenerse empleable a largo plazo». Además, es clave tanto para la sostenibilidad como para la competitividad de las empresas.

Te dejo un vídeo en el que Juan Carlos Cubeiro nos habla de la  Learnability. 

En la situación laboral actual tan dinámica, es necesario que las personas busquen un continuo desarrollo de sus habilidades para seguir accediendo al mercado, y que las empresas permitan que su talento desarrolle nuevas competencias, y se adapte a nuevas tecnologías y procesos.

Para que se dé la Learnability es necesario que la persona muestre:

  • Flexibilidad para tener la mente abierta, para conocer cosas nuevas, para escuchar a otros y para entender lo que otros piensan. Esto permite distinguir oportunidades, descubrir cosas nuevas y desconocidas, vislumbrar nuevos caminos y saborear lo diferente.
  • Dinamismo e innovación para lograr la learnability es necesario ser valiente y no tener miedo al fracaso, sino tener ganas de renovar y/o mejorar. Si que es cierto que para lograr la innovación dentro de una empresa tiene que haber una cultura de trabajo no hostil, una cultura inclusiva y en donde las diversas ideas resultantes de una diversidad sean libres de ser compartidas.
  • Intención de salir de la zona de confort, que la persona venza el miedo, se desafíe e intente hacer las cosas de diferente manera; en definitiva, que rompa con lo cotidiano, con hacer más de lo mismo. De esta forma la persona conseguirá sacar su máximo potencial y ganará más confianza.
  • Motivación. Aprender hacer algo nuevo o distinto o hacer algo de manera diferente o mejorar algo, supone esfuerzo. Luego es necesario que lo abordemos con dinamismo, con ganas, con impulso y con proactividad. La motivación es la clave para que los seres humanos nos mantengamos tenaces persiguiendo logros que pueden no dar fruto a corto plazo.
  • Creatividad. Es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales. La creatividad es necesaria para desarrollar la learnability, ya que gracias a ella, conseguimos: imaginar, crear, innovar, generar nuevas ideas y desarrollar nuevas habilidades.
  • Interés por conocer gente nueva, de esta forma conseguirás tener nuevas experiencias. Son muchos los beneficios que nos proporciona conocer personas nuevas como son: podemos aprender cosas nuevas, expandir el propio conocimiento cultural del mundo, expandir relaciones comerciales, además de hacernos sentir mejor con uno mismo, conocer otros puntos de vista distintos a los propios…
  • Compromiso, para desarrollar la Learnability es necesario que el candidato cumpla con el acuerdo, contrato o promesa de lo que ha dicho que iba a realizar y/o con lo que se le ha pedido, actuando para alcanzar objetivos por encima de lo que se espera.
  • Diversión, que se divierta, que disfrute aprendiendo. Aprender para disfrutar y disfrutar aprendiendo y además, hacerlo compartiéndolo con otro u otros, de esta manera los conocimientos se van transmitiendo de una persona a otra, y por el camino van evolucionando y mutando en infinidad de variantes y matices.

¿Qué otras cualidades consideras necesarias para conseguir la Learnability? Con el fin de complementar lo que te he comentado, ¿Cómo puedes impulsar tu Learnability?

“La empleabilidad ya no depende tanto de lo que se sabe, sino de lo que se puede aprender, porque los ciclos de aprendizaje son cada vez más cortos"

Raúl Grijalba, presidente ejecutivo de ManpowerGroup España 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar tu aprendizaje? ¿Tu Learnability? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

Milagros García

Siempre he pensado que el cambio generacional es debido a los pequeños cambios que hacemos respecto a lo vivido de niños, porque queremos hacer ciertas cosas de forma diferente, a nuestra manera . A esto, hemos de sumarle las circunstancias externas que han determinado vivencias comunes para toda la población, por ejemplo, las guerras, la libertad, la globalización, la digitalización…

 

img 1
 Foto unsplash     

 

Por todo, personas de generaciones diferentes actúan de forma diferente. Y son vistas por los demás como diferentes. Si bien es cierto que creo que cada persona es un ser individual y único, en este artículo, generalizaré un poco.

Según el estudio del ObservatorioGT, Generación y Talento y la Universidad Europea de Madrid, los directivos de cada generación se comportan de determinada forma y su estilo de liderazgo se centra más en unos aspectos respecto a otros. Por ejemplo:

  1. Los considerados líderes tradicionalistas, es decir, los nacidos antes de 1955, utilizan un estilo de liderazgo basado en valores y desarrollan un rol de equipo más paternalista y cercano. Tienen un alto conocimiento y experiencia, una alta capacidad para priorizar y pueden ser valiosos coaches y mentores. Sin embargo, su estilo de comunicación es menos eficaz y dan mucha menos importancia a la conciliación.
  2. Los considerados líderes Baby Boomers, los nacidos entre 1956 y 1970, están mucho más enfocados a objetivos y al desarrollo del negocio y de las personas en la organización. Suelen ser expertos y buenos trabajadores, sienten orgullo de pertenencia y crean o son parte de una red de contactos informales y útiles dentro de la empresa. Sin embargo, tampoco prestan tanta atención a la conciliación de la vida personal y laboral, y el disfrute en el trabajo no es su prioridad.
  3. Los considerados líderes de la generación X, los nacidos entre 1971 y 1981, están centrados en los objetivos pero con una base importante en los valores. Son más adaptativos, humanos, colaborativos, productivos… Comienza a haber mayor número de mujeres directivas de esta generación y eso hace que promuevan más la conciliación. Sin embargo, no desarrollan tanto el trabajo en equipo ni fomentan el rol de equipo.
  4. Los considerados líderes de la generación Y, los nacidos entre 1982 y 1992, trabajan mucho más la comunicación eficaz, utilizan el reconocimiento a pesar de su exigencia personal y al equipo. Llevan un ritmo frenético necesario para abordar los cambios, lo que les lleva a moverse más en el corto plazo. Sin embargo, no prestan tanta atención a los valores ni a los objetivos.

 

Puedes obtener el estudio completo solicitándolo en www.generacciona.org

Ahora bien, los líderes de mañana, tendrán que ser líderes capaces de entender y acompañar a las diferentes generaciones. El liderazgo intergeneracional se presenta como una nueva competencia esencial para el futuro. Y según los encuestados, ha de tener características clave como:

principales-caracteristicas-que-deberia-tener-el-lider-ideal

Esto quiere decir, que en este momento histórico, las personas no queremos que se nos dirija igual. Y las empresas que no sumen importancia a favorecer la comunicación, que no ponga como prioridad a la persona como eje vital de la organización, cubriendo sus necesidades específicas, aprendiendo a colaborar y sacar lo mejor de las personas, siendo integrador de todos y facilitador de la conciliación, asumiendo la responsabilidad de sus acciones, en crecimiento continuo para adaptare a los cambios, con flexibilidad y aprendizaje… se encontrarán cada vez con mayor dificultad para atraer talento y sobre todo, para que quieran quedarse dedicando sus esfuerzos en esa empresa.

Sabiendo esto, ¿qué vas a hacer para desarrollar el liderazgo intergeneracional?  Que las empresas se adapten a los nuevos tiempo, dependerá del grado en que las personas se adapten a las nuevas necesidades y sigan aprendiendo.

El liderazgo una cuestión de actitud, no de edad...

Raquel Bonsfills

24 abril, 2018

Al inicio de las movilizaciones de los llamados “indignados” en Europa, el francés Stéphane Hessel escribió un texto titulado “¡Indignaos!”. El artículo obtuvo un gran éxito. En él proclama los principios y valores en una sociedad donde parece que solo existan quejas, muchas sin compromiso, y en ocasiones buscando chivos expiatorios...  Al poco tiempo, el mismo autor, publicaría otro artículo llamado “¡Comprometeos!”, el segundo tuvo poca aceptación ¿por qué? Porque vivimos en un mundo donde nos cuesta el compromiso y pasar a la acción

queja-versus-accionFoto de pixaby 

Quejarnos se ha convertido en una pandemia ¿Has notado que siempre hay algo de qué quejarse? El clima, el tránsito, la inseguridad en las calles, las mentiras de los políticos, la salud, el dinero que no alcanza etc. Lo único que ganamos con la queja es sentirnos peor.

Hoy queremos recordarte El reto: un mundo sin quejas. Se trata de una propuesta que ya realizó 2miradas para cambiar nuestro chip vital y distinta a los típicos planteamientos de autoayuda. Una propuesta innovadora para hacer frente a la vida con una actitud totalmente positiva.

No te preocupes, simplemente ocúpate

A menudo escucho entre mis clientes que no se planifican ni se programan por falta de tiempo. Pero el tiempo no lo encontrarán si no llevan a cabo estas 2 tareas...

La planificación es, simplemente, el listado de tareas a llevar a cabo. Planificando conseguimos disminuir en una alta medida las incertidumbres que presenta el futuro. Un posible interrogante sería ¿Qué ha de hacerse? y ¿Cómo lo voy a hacer?

La programación, por su parte, es el cuándo, es aquella que nos permite anticiparnos a los problemas, con el fin de no tener que dedicar ni mucho tiempo ni mucha energía en resolverlos. ¿Cuándo se van a llevar a cabo? ¿Con qué recursos?

Si te gusta gestionar tu tiempo y, además, te gusta dirigir tu trabajo no te pierdas nuestro artículo Planificar versus Programar donde encontrarás técnicas imprescindibles para planificar y programar.

O consultas las 10 claves para programarte. Por ejemplo, la PNL (Programación Neuro Lingüística) que nos ayuda a cuidar el cómo nos hablamos, las expresiones que utilizamos y el lenguaje en el que nos comunicamos, buscando siempre un “lenguaje positivo”. Prestando especial atención a los pensamientos negativos o derrotistas. Por ejemplo, no es lo mismo pensar: “vaya día tan malo que voy a tener” a pensar “hoy voy a por todas, seguro que tendré un gran día”.

La actitud es fundamental a la hora de programarte porque llegar o no llegar a lo que quieres hacer en el día dependerá de ello, estas técnicas para programarte eficazmente te ayudarán.

No lo olvides…

Somos lo que pensamos

Milagros Garcia