¿De qué forma practicas la escucha?  ¿Qué tipo de escucha realizas?

La escucha activa es una habilidad, que no resulta sencilla para muchos, pero que afortunadamente, con el entrenamiento adecuado puede llegar a desarrollarse con gran éxito ¿estas preparado para aprender a escuchar?

aprender-a-escuchar

Foto de Unsplash

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y acallar cuando no tengas nada que decir” -  Johann Kaspar Lavater

 

Stephen R Covey en sus “Siete hábitos de la gente altamente efectiva”, incluye la escucha empática en un lugar destacado: “Procure primero comprender y después ser comprendido. La aptitud para la comunicación es la más importante de la vida. Dedicamos a la comunicación la mayor parte de nuestras horas de vigilia. Pero consideremos esto: pasamos años aprendiendo a leer y escribir, años aprendiendo a hablar. ¿Y a escuchar? ¿Qué adiestramiento o educación nos permite escuchar de tal modo que comprendamos real y profundamente a otro ser humano en términos de su propio marco de referencia individual? Son relativamente pocas las personas que han tenido algún adiestramiento en la escucha. Y por lo general ese adiestramiento se basa en la ética o técnica de la personalidad, y no en una base de carácter y relaciones absolutamente vitales para la comprensión auténtica de otra persona.”

 

Covey plantea los cinco niveles de escucha e indica que cuando otra persona habla, por lo general la “escuchamos” en uno de cuatro niveles:

  1. Podemos estar ignorándola, no escucharla en absoluto.
  2. Podemos fingir. “Sí”. “Ya”. “Correcto”.
  3. Podemos practicar la escucha selectiva, oyendo sólo ciertas partes de la conversación.
  4. Finalmente, podemos brindar una escucha atenta, prestando atención y centrando toda nuestra energía en las palabras que se pronuncian.

Pero muy pocos de nosotros nos situamos en el quinto nivel:

  1. La escucha empática, la forma más alta de escuchar.

Ya en otro de mis artículos te habé de las claves para practicar una escucha activa, hoy quiero hablarte de técnicas para que puedas desarrollar la habilidad de la escucha:

  • Atención plena en el otro.

Hoy en día hemos acostumbrado a nuestra mente a que esté en muchas tareas a la vez, ya que vivimos con estímulos constantes, debido a la información y la tecnología. Por estos motivos nuestra concentración se vea afectada, y no solo nuestra concentración, sino también el modo de atendernos y atender a los demás.

El objetivo de la atención plena es el de aprender a gestionar nuestra mente, para concentrarnos en lo que estemos viviendo en cada momento, es vivir el aquí y ahora tomando conciencia del momento presente.

Si quieres llegar a desarrollar la atención plena en el otro, te invito a realizar un ejercicio que consiste en que durante 60 segundos centres toda tu atención en la respiración, dejando tus ojos abiertos y respirando normalmente. Si tu mente se distrajera no importa, dirige nuevamente tu atención a la respiración. Con el tiempo, poco a poco, se puede extender la duración de este ejercicio en períodos más largos.

Una persona que se conecta consigo mismo cuando se encuentra con el otro, seguramente será ese receptor plenamente atento que tanto necesitamos en un mundo plagado de tantos ruidos.

La atención plena en el otro consiste en escuchar plenamente al otro como si fuese un observador ajeno, separando la conducta de la intención. Observo qué me pasa mientras le escucho sin juicios.

Para facilitar la escucha activa, cuando vamos a hablar con alguien, es interesante ir con la actitud de descubrimiento, de curiosidad, de interés por averiguar ¿qué es lo que trata de transmitirme? ¿cómo se siente?

  • Parafrasear.

Parafrasear con nosotros mismo consiste en decir, con palabras más sencillas y con menos tecnicismos, las ideas propias obtenidas de un texto predeterminado. Así, se facilita su comprensión, ya que se expresa la información original extraída de una forma diferente, bajo el mismo código de comunicación.

Cuando parafrasemos con los otros verificamos o decimos con las propias palabras lo que parece que el emisor acaba de decir, con el fin de evitar sesgos en la comunicación, así comprobarás, sin romper el diálogo, si existe o no coincidencia lo que nos querían decir frente a lo que hemos entendido.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica del parafraseo serían:

  • “Entonces, lo que pasaba era que…”
  • “¿Quieres decir que te sentiste…?”
  • “Corrígeme si me equivoco, dices que…”
  • “Si no te he entendido mal…”
  • Emitir palabras de refuerzo o cumplidos.

La comunicación eficaz entre dos personas se produce cuando el receptor interpreta el mensaje en el sentido que pretende el emisor. Otra técnica de practicar la escucha activa es emitiendo palabras o frases de refuerzo o cumplidos. Para poder emitir palabras de refuerzo hemos de saber sobre qué estamos reforzando y para realizar esto, es necesario escuchar con atención.

Emitir palabras de refuerzo o cumplidos puede definirse como verbalizaciones que suponen un halago para la otra persona o refuerzan su discurso al transmitir que uno aprueba, está de acuerdo o comprende lo que se acaba de decir.

Algunos ejemplos para practicar la escucha activa con la técnica de emitir palabras de refuerzo o cumplidos :

  • “Te entiendo muy bien…”
  • “Tú eres fuerte…”
  • "Ya verás como juntos podremos conseguirlo“
  • Resumir.

Una buena forma de oficializar todo lo hablado, de relajar la situación y de crear un mayor compromiso es resumir la conversación incluyendo los elementos y emociones que tu interlocutor consideraba más importantes.

Resumir la conversación es una forma de demostrar que hemos escuchado. Es una forma además útil para llevar a cierres porque nos permite sintetizar las claves con las que quiero que se quede la persona.

Una forma de resumir sería:

  • Podemos comenzar diciendo: “Por ir cerrando…”, “Para concluir…”, “En resumen…”, “Para ir avanzando, hasta ahora hemos…”, “Como te he explicado…”
  • Y para terminar nuestro resumen podemos decir: “¿Estoy en lo cierto?”

¿De qué otras formas practicas la escucha activa? Con el fin de complementar lo que te he comentado, te dejo un vídeo en el que se habla de La escucha activa ¿en qué consiste?

Si practicas la habilidad de la escucha activa resulta que entenderás mejor a la gente, las personas se sentirán más vinculadas a ti y tendrás más probabilidades de conseguir lo que deseas.

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para mejorar la escucha activa? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

O como solemos decir.... "Oir es preciso para el que escucha"

Milagros García