¿Sueles tener una mente positiva durante tu día?

Tener una actitud positiva influye en tus cuatro partes como ser humano: parte física, emocional, energética y por supuesto, mental. Para lograr cualquier cosa en la vida es fundamental tener una actitud mental positiva.

Ser positivo hará que continúes y no abandones tus sueños cuando las circunstancias cambien. La actitud positiva te ayuda a conocer los obstáculos, a generar recursos y a utilizar tus habilidades para lograr que tus sueños se hagan realidad.

Photoby rawpixel on Unsplash

Shannon L. Alder dijo: “Cuando estás alegre, le dices sí a la vida y te diviertes, y proyectas optimismo a tu alrededor, te transformas en el sol de tu constelación y las personas quieren estar cerca de ti”.

Otra ventaja es que está demostrado que una persona con mente positiva tiene menor estrés y lleva una vida más tranquila y feliz.

Como ves el tener una actitud positiva en la vida solo son ventajas y además, has de saber que es contagiosa y se puede mejorar. Te dejo 8 claves para que puedas entrenar y mantener tu mente positiva:

  • Sé agradecido con la vida y con las personas. La gratitud nos abre a la plenitud de la vida. Según Dorly Constanza Acosta, psicóloga de la Universidad Santo Tomás, existe un pensamiento que hace más fácil la existencia y es la gratitud. “Cuando podemos ver la vida a través de los lentes de la gratitud o mejor aún, cuando hacemos de ella un estilo de vida, podemos experimentar la felicidad, que no está dada porque todo esté bien, sino porque se disfruta con intensidad cada detalle de la existencia”.

Ser agradecido convertirá la ira y la frustración en sentimientos más positivos y te ayudará a enfocarte en lo que es realmente importante para ti.

  • Trabaja la gestión emocional. Paola Pachón, psicóloga de la Universidad Piloto, con especialización en gerencia del talento humano de la Pontifica Universidad Javeriana nos recuerda: “Tener inteligencia emocional para la resolución de problemas se resume en pensar antes de actuar y en hacer un análisis de la situación para responder ante esta; la clave está en no dejarse llevar por el momento, por el contrario, se debe dar un espacio a la mente para asumirlo y de esta manera saber cómo actuar”

La gestión emocional nos lleva a sentirnos mejor con nosotros mismos y con los demás. Te dejo algunas técnicas de gestión emocional a practicar en tu día a día.

  • Lleva una vida saludable. Hay numerosos estudios que indican que los optimistas son menos propensos a fumar, beber alcohol, tener una mala alimentación. Además, también suelen dormir mejor y hacer más ejercicio. Además, por ese cuidado y actitud las personas positivas se enferman menos que las que no lo son, ya que su actitud de vida fortalece el sistema inmunológico, el cardiovascular y la capacidad del cuerpo para manejar el estrés.
  • Analiza de la forma más objetiva posible cualquier situación que te ocurra. Se trata de analizar los aspectos positivos y negativos que podamos extraer de cualquier situación de nuestra vida y luego, elegir lo que quieres hacer o sacar el aprendizaje de lo vivido.
  • Vive gestálticamente. Vive el aquí y el ahora, vive el presente. Muchas veces los problemas se suelen ver más grandes de lo que en realidad son. Viviendo el presente dejas de ponerte en situaciones que quizás nunca lleguen a darse, reduciendo de esta forma los miedos y preocupaciones en las que puedes fallar que pueden suceder.
  • Rodéate de personas positivas. Las personas de nuestro entorno influyen en nuestros pensamientos y sentimientos. La actitud positiva se contagia mucho, contágiate de las personas positivas actuando y pensando de forma similar. Las personas positivas siguen un lema bastante simple en la vida, deshacerse de la negatividad, apreciar las cosas buenas de la vida y aprender de los errores. Pasar tiempo con personas que son positivas hace tu vida más alegre, pues te ayudan a poner más atención en las cosas buenas de la vida y te ayudan a alejarte de las cosas que no valen la pena.
  • Diviértete. El buen humor es importante practicarlo. Te sugiero realizar actividades como: reír, bailar, cantar… son opciones excelentes. Estas actividades potencian tu producción de serotonina, te mantendrá a salvo de la depresión y te llevará a un estado de ánimo más positivo.
  • Ayuda a los demás. Practica alguna actividad que ayude a otros, como colaborar con alguna ONG, dedicar tiempo a animales, contribuir a alguna causa social… te ayudará a olvidarte de tus problemas y a verlos de manera diferente. Además, ayudar a los demás nos produce un estado de bienestar muy positivo, elevará tu autoestima, desarrollarás un sentimiento de pertenencia y de compañerismo, aumentarás la sensación de logro y autorrealización…

¿Qué otras cosas haces para mejorar tu actitud positiva? Con el fin de complementar lo que te he comentado te dejo un vídeo que habla de Transformar tu realidad para hacerla más positiva.

 

 

Decía Víctor Frankl. “La última de nuestras libertades humanas es decidir cuál será nuestra actitud en cualquier circunstancia”.

 

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para tener una mente más positiva? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

 

Milagros García