¿Conoces qué es la resiliencia? ¿Qué características tiene una persona resiliente?

Resiliencia tiene su origen en la ingeniería, es una magnitud que mide la cantidad de energía por unidad de volumen que almacena un material al deformarse elásticamente por una tensión externa aplicada.

Los materiales resilientes absorben el impacto de una fuerza exterior, se adaptan e incluso, pueden llegar a cambiar de forma,no se rompen y vuelven a su forma de origen cuando la fuerza exterior desaparece.

 FotoUnsplash

Resiliencia viene del término latín resilio, «volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar». El término se adaptó al uso en psicología y otras ciencias sociales para referirse a las personas que a pesar de sufrir situaciones estresantes no son afectadas psicológicamente por ellas.

La resiliencia para la psicología positiva es la capacidad de recuperación y de crecimiento postraumático y para la Neurociencia, la resiliencia es la capacidad para afrontar una situación adversa, superarla y salir fortalecido. es la capacidad de afrontar la adversidad. Para el Instituto Español de Resiliencia “La resiliencia es la capacidad de afrontar la adversidad creando los recursos psicológicos para salir fortalecidos y alcanzar un estado de excelencia profesional y personal”.

El término resiliencia resume la simbiosis de flexibilidad, resistencia, adaptación y recuperación. Su manifestación aporta seguridad para afrontar situaciones adversas, promueve el afán de superación, fortalece la autoconfianza, la capacidad de influencia y la empatía. Su adaptación crea en su entorno un sentimiento de cercanía, seguridad y confianza.

Esa capacidad de resistencia se prueba en situaciones de estrés o trágicas, algunas de ellas podrían ser: la pérdida inesperada de un ser querido, la ruptura de la pareja, el maltrato o abuso, una prolongada enfermedad, el fracaso de un sueño muy esperado, una catástrofe natural, problemas económicos…

Existen circunstancias en la vida como las que acabo de reseñar, que nos pueden llevar al límite y hacer que nos cuestionemos si tenemos la fuerza y la voluntad necesarias para afrontarlas y salir adelante. Ante estas situaciones podemos dejarnos vencer y sentir que hemos fracasado o sobreponernos y salir fortalecidos, apostando por la resiliencia.

La resiliencia no es una cualidad innata, es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de la vida. Lo que quiero decir es que normalmente las personas resilientes no nacen, se hacen, lo cual significa que no se han dado por vencidas ante los fracasos o que han tenido que luchar contra situaciones adversas. Las personas resilientes sacan lo mejor de si mismos ante los retos que van surgiendo en la vida.

Quisiera hablarte de 8 características que considero tiene una persona resiliente:

  • Confía en uno mismo y confía en los demás. Son personas que se centran en sus objetivos y los persiguen con determinación y si necesitan ayuda, no dudan en pedirla porque reconocen la importancia del trabajo en equipo.

  • Se automotiva. Las personas resilientes saben buscar nuevas formas de obtener satisfacción de la vida. Mantienen la motivación siempre alta y son capaces de detectar y atraer cosas positivas a sus vidas.

  • Tiene conocimiento de sí mismo. Una persona resiliente conoce sus principales fortalezas y habilidades, así como las limitaciones y debilidades que le permiten poder trazar metas más objetivas y realistas.

  • Se autocuida. Realiza actividades dirigidas a conservar la salud y prevenir enfermedades, tomándose tiempo para descansar y recuperar fuerzas. Además, sabe cuándo puede dar lo mejor de sí mismo y cuando debe parar.

  • Sabe manejar sus emociones. Las personas resilientes gestionan sus pensamientos que generan emociones, tienen la capacidad de reconocerlas y expresarlas. La persona con alta resiliencia se permite sentir emociones intensas sin temerlas ni huir de ellas y ésta es una buena forma de afrontar situaciones dolorosas. Te dejo los 7 pasos para saber gestionarte emocionalmente.

  • Interpreta la realidad de forma muy objetiva. Usa la lógica desde un punto de vista positivo y resolutivo, con independencia de su propia manera de pensar o de sentir.

  • Evalúa los problemas como posibilidades de mejora y los afronta. Las personas resilientes comprenden que los problemas se pueden convertir en oportunidades, aprendiendo de ellas para crecer y superarse. Actúan enfocándose en las soluciones y en el cómo superar las situaciones.

  • Siente empatía. La empatía es la capacidad de entender al otro y ponernos en su lugar, comprender sus sentimientos, a través de comprender los propios. La capacidad de dar y recibir afecto en las relaciones con los demás es mayor.

¿Qué otras características consideras que tiene una persona resiliente? Con el fin de complementar lo que te he comentado te dejo un link a un artículo que habla de la capacidad de resiliencia  y un vídeo que habla de Aprender a desarrollar la Resiliencia

Después de lo que te he compartido ¿qué vas a hacer para ser resiliente? ¿Cuándo vas a empezar a hacerlo?

"Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo"  Friedrich Nietzsche

Milagros García